EDI­FI­CIOS PAS­SIV­HAUS

La le­gis­la­ción es­pa­ño­la que re­gu­la la edi­fi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción por cuan­to com­pe­te a las ma­te­rias de me­dio am­bien­te y sos­te­ni­bi­li­dad es­tá muy le­jos de ser una pa­lan­ca de cambio ha­cia la ver­da­de­ra es­tan­da­ri­za­ción de los Edi­fi­cios de Con­su­mo Ca­si Nu­lo (E

ClimaNoticias - - Sumario -

La reha­bi­li­ta­ción del par­que edi­fi­ca­to­rio re­du­ci­ría un 92,5% el con­su­mo ener­gé­ti­co na­cio­nal

Un ejem­plo de la fal­ta de efec­ti­vi­dad de la ac­tual le­gis­la­ción po­de­mos en­con­trar­lo en la re­cien­te y más que di­fu­sa e in­ter­pre­ta­ble de­fi­ni­ción de ECCN que ha­ce el go­bierno cen­tral en la Dis­po­si­ción adi­cio­nal cuar­ta del Real De­cre­to 56/2016, de 12 de fe­bre­ro de 2018, don­de se establecen co­mo los re­qui­si­tos mí­ni­mos que de­ben sa­tis­fa­cer esos edi­fi­cios aque­llos que, en ca­da mo­men­to, se de­ter­mi­nen en el Có­di­go Téc­ni­co de Edi­fi­ca­ción’ (en ade­lan­te CTE). Se­gún es­ta Dis­po­si­ción, Es­pa­ña es­ta­ble­ce co­mo ECCN aquel que pre­sen­ta una de­man­da teó­ri­ca pa­ra ca­le­fac­ción en­tre 15 y 70 ki­lo­va­tios ho­ra por me­tro cua­dra­do y año [kwh/ m2.año]. Es­to es al­go pa­ra­dó­ji­co cuan­do hay es­tán­da­res de cons­truc­ción só­li­dos, ma­du­ros y efi­caz­men­te pro­ba­dos en nu­me­ro­sos paí­ses del mun­do, en­tre ellos Es­pa­ña, que ga­ran­ti­zan una de­man­da in­fe­rior a 15 kwh/m2.año, lo que se tra­du­ce en un con­su­mo ener­gé­ti­co no­ta­ble­men­te in­fe­rior, en torno a un 85% de re­duc­ción so­bre el ac­tual DB-HE1.

Lo­grar que se mo­di­fi­que la ac­tual de­fi­ni­ción de ECCN

Uno de los ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios de la Pla­ta­for­ma de Edi­fi­ca­ción Pas­siv­haus (PEP) es lo­grar que se mo­di­fi­que la ac­tual de­fi­ni­ción de ECCN rea­li­za­da por el go­bierno cen­tral y que es­ta se apro­xi­me lo más po­si­ble a los es­tric­tos lí­mi­tes que es­ta­ble­ce el es­tán­dar Pas­siv­haus, uno de los más com­ple­tos y exi­gen­tes del mun­do en edi­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­te. Pa­ra Ade­li­na Uriar­te, pre­si­den­ta de la Pla­ta­for­ma de Edi­fi­ca­ción Pas­siv­haus, “es im­por­tan­te afi­nar las he­rra­mien­tas de me­di­ción y pro­mo­ver aque­llas cons­truc­cio­nes que sean real­men­te más acor­des con los pa­rá­me­tros de con­su­mo ca­si nu­lo. Y aquí es fun­da­men­tal el pro­ta­go­nis­mo de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en un am­plio aba­ni­co de pa­pe­les, en­tre ellos, los de usua­rio, téc­ni­co y le­gis­la­dor. Ade­más, su rol de di­vul­ga­ción y trans­mi­sión de co­no­ci­mien­to en ma­te­ria de cons­truc­ción y reha­bi­li­ta­ción ha­cia el con­su­mo ca­si nu­lo es fun­da­men­tal”.

El es­tán­dar Pas­siv­haus cer­ti­fi­ca úni­ca­men­te edi­fi­ca­cio­nes que lo­gran ga­ran­ti­zar una de­man­da ener­gé­ti­ca pa­ra ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción me­nor o igual a 15 kwh por m2 al año; una de­man­da de ener­gía pri­ma­ria me­nor o igual a 120 kwh por m2 y año; y la prác­ti­ca au­sen­cia de in­fil­tra­cio­nes de ai­re en el in­te­rior de la vivienda o edi­fi­cio (me­nor o igual a 0,6 re­no­va­cio­nes/ho­ra a 50 pas­ca­les de pre­sión com­pro­ba­da me­dian­te en­sa­yo Blo­wer­door).

La ca­pa­ci­dad de los edi­fi­cios pa­si­vos pa­ra la re­duc­ción de emi­sio­nes a la at­mós­fe­ra es muy al­ta. Y mu­cho más efi­cien­tes y opor­tu­nos en cuan­to a con­su­mos má­xi­mos de ener­gía por

me­tro cua­dra­do y año (15 kwh) que los en­tre 15 y 70 kwh por me­tro cua­dra­do y año que su­po­ne co­mo ‘ade­cua­dos’ ac­tual­men­te el CTE pa­ra un Edi­fi­cio de Con­su­mo Ca­si Nu­lo.

La re­duc­ción de con­su­mo de un edi­fi­cio cer­ti­fi­ca­do Pas­siv­haus fren­te a lo que mar­ca el CTE se acer­ca al 85%. Es­te da­to po­dría ser cer­cano al 92,5% en ca­so de reha­bi­li­ta­ción del par­que edi­fi­ca­to­rio exis­ten­te en Es­pa­ña, don­de po­de­mos par­tir de va­lo­res ini­cia­les de con­su­mo en­tre 150 y 200 kwh por me­tro cua­dra­do al año. Pa­ra Uriar­te, “que­da mu­cho por ha­cer, en mu­chos ni­ve­les, y es tam­bién fun­da­men­tal in­cluir en la le­gis­la­ción un área que exi­ja que los re­qui­si­tos so­bre con­su­mo ca­si nu­lo de­ben ser me­di­bles y cons­ta­ta­bles pa­ra que el usua­rio se­pa lo que es­tá com­pran­do y ten­ga co­no­ci­mien­to de las pres­ta­cio­nes de un de­ter­mi­na­do edi­fi­cio. Si cons­trui­mos edi­fi­cios con pres­ta­cio­nes Pas­siv­haus es­ta­ría­mos re­du­cien­do de for­ma im­por­tan­te el con­su­mo de ener­gía, que pos­te­rior­men­te es con­ta­mi­na­ción aho­rra­da”. Fi­nal­men­te, des­de PEP se in­ci­de en que la con­cien­cia­ción de la po­bla­ción es tam­bién un pun­to cla­ve y ha de abor­dar­se en to­da nue­va le­gis­la­ción ya que la his­to­ria ha de­mos­tra­do que una par­te im­por­tan­te de las so­lu­cio­nes, en dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas, han na­ci­do de la con­cien­cia­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y de la ciu­da­da­nía so­bre ellos. Se de­ben ex­pli­car los con­cep­tos de for­ma pre­ci­sa y, con da­tos, apor­tar ries­gos y con­se­cuen­cias de un mal uso de los re­cur­sos y las ener­gías. Las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de­ben ser las prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas.

UNA EDI­FI­CA­CIÓN PASIVA ES UN TI­PO DE CONS­TRUC­CIÓN EN­FO­CA­DA A LA MÁ­XI­MA RE­DUC­CIÓN DE LA ENER­GÍA NE­CE­SA­RIA PA­RA SU CLI­MA­TI­ZA­CIÓN

Los cin­co prin­ci­pios bá­si­cos Pas­siv­haus Una edi­fi­ca­ción pasiva es un ti­po de cons­truc­ción en­fo­ca­da a la má­xi­ma re­duc­ción de la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra su cli­ma­ti­za­ción, lo­gran­do man­te­ner en su in­te­rior una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te y con­for­ta­ble, y unas con­di­cio­nes idó­neas de con­fort acús­ti­co y de ca­li­dad del ai­re me­dian­te la op­ti­mi­za­ción de los re­cur­sos exis­ten­tes.

La idea ba­se es apro­ve­char al má­xi­mo el sol y la orien­ta­ción del in­mue­ble pa­ra cap­tar la ma­yor ener­gía po­si­ble. A par­tir de ahí, bas­ta apli­car ex­haus­ti­va­men­te cin­co prin­ci­pios bá­si­cos en la cons­truc­ción del edi­fi­cio: uti­li­zar im­por­tan­tes ni­ve­les de ais­la­mien­to tér­mi­co; cui­dar su di­se­ño y ejecución eli­mi­nan­do los puen­tes tér­mi­cos, dan­do con­ti­nui­dad al ais­la­mien­to a lo lar­go de to­do el edi­fi­cio; in­cluir puer­tas y ven­ta­nas de al­tas pres­ta­cio­nes tér­mi­cas (tri­ple acris­ta­la­mien­to, ba­jas trans­mi­tan­cias y co­rrec­ta ins­ta­la­ción); ga­ran­ti­zar la her­me­ti­ci­dad al ai­re ex­te­rior; y re­cu­rrir a una ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca con re­cu­pe­ra­ción de ca­lor de al­to ren­di­mien­to, que per­mi­te ven­ti­lar re­cu­pe­ran­do en­tre el 80% y el 90% de la ener­gía que es­tá den­tro del pro­pio in­mue­ble.

La idea ba­se es apro­ve­char al má­xi­mo el sol y la orien­ta­ción del in­mue­ble pa­ra cap­tar la ma­yor ener­gía po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.