El UNI­COR­NIO de la In­dia. Ves­ti­gios de su ori­gen ¿real?

Clio Historia - - SUMARIO - POR CARLOS A. FONT GAVIRA, HIS­TO­RIA­DOR

DI­FÍ­CIL­MEN­TE SE EN­CON­TRA­RÁ, EN­TRE LOS ANIMALES QUE HE­MOS DA­DO EN LLA­MAR FA­BU­LO­SOS, UNO QUE HA­YA DA­DO TAN­TO QUE HA­CER A LOS ERU­DI­TOS CO­MO EL UNI­COR­NIO. FUE­RA ES­TÁ HOY DE TO­DA DU­DA QUE AQUE­LLOS SE­RES QUE POBLARON LAS LE­YEN­DAS AN­TI­GUAS Y ME­DIE­VA­LES NO FUE­RON ME­RO PRO­DUC­TO DE LA FAN­TA­SÍA HU­MA­NA, SINO ANIMALES DE CAR­NE Y HUE­SO. LA FÁ­BU­LA SIEM­PRE TIE­NE UNA REALI­DAD POR FUN­DA­MEN­TO. EN LAS SI­GUIEN­TES LÍ­NEAS EMPRENDEREMOS UN VIA­JE A LA IN­DIA PA­RA DES­CU­BRIR SUS PRI­ME­RAS REPRESENTACIONES Y CO­NO­CER CÓ­MO SE FUE DEFORMANDO LA IMA­GEN ORI­GI­NAL DE ES­TA LLA­MA­TI­VA CRIA­TU­RA.

IN­DIA AÚN SI­GUE SUSCITANDO EN EL IN­VES­TI­GA­DOR OC­CI­DEN­TAL EL SU­FI­CIEN­TE IN­TE­RÉS PA­RA CONSIDERARLA TIE­RRA DE ENIG­MAS Y MIS­TE­RIOS LE­GEN­DA­RIOS. El te­rri­to­rio del sub­con­ti­nen­te in­dio alum­bró una serie de cul­tu­ras y ci­vi­li­za­cio­nes que no por des­co­no­ci­das son me­nos im­por­tan­tes. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos en Oc­ci­den­te a te­ner una idea muy diá­fa­na del ori­gen de la His­to­ria tal y co­mo la co­no­ce­mos. Las cul­tu­ras desa­rro­lla­das del An­ti­guo Egip­to y Me­so­po­ta­mia ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do co­mo los pri­me­ros ejem­plos de ci­vi­li­za­cio­nes ur­ba­nas. So­cie­da­des prós­pe­ras y com­ple­jas que se aglu­ti­na­ron en ciu­da­des don­de crea­ron ela­bo­ra­dos sis­te­mas de es­cri­tu­ra y una cos­mo­vi­sión del mun­do igual­men­te com­ple­ja. La agri­cul­tu­ra era el sus­ten­to eco­nó­mi­co de es­tas prís­ti­nas ci­vi­li­za­cio­nes asen­ta­das en las ori­llas de po­de­ro­sos ríos: los egip­cios se lo de­bían to­do al río Ni­lo y las cul­tu­ras me­so­po­tá­mi­cas no po­dían pres­cin­dir de los ríos Ti­gris y Eú­fra­tes.

CUL­TU­RA AN­CES­TRAL

Fren­te al cla­si­cis­mo or­to­do­xo hay que ir co­lo­can­do cu­ñas de he­te­ro­do­xia. Exis­tió otra ci­vi­li­za­ción flu­vial que no des­me­re­ce en na­da su desa­rro­llo, com­pa­ra­da con egip­cios y me­so­po­tá­mi­cos, cu­ya an­ti­güe­dad es mu­cho ma­yor. Nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la cul­tu­ra del Va­lle del In­do (ac­tual In­dia y Pa­kis­tán).

El río In­do con sus más de tres mil ki­ló­me­tros de lon­gi­tud es de los más im­pre­sio­nan­tes des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co y cru­cial des­de el his­tó­ri­co por la cul­tu­ra del mis­mo nom­bre

que se asen­tó en sus ori­llas. Las prue­bas ar­queo­ló­gi­cas en­con­tra­das en Mohen­jo Da­ro, Ha­rap­pa, Ka­li­bun­ga y Lot­hal, in­di­can que es­ta ci­vi­li­za­ción ha­bía desa­rro­lla­do un ex­ce­len­te sis­te­ma de desagüe y un geo­mé­tri­co ur­ba­nis­mo. Es cu­rio­so que otras ci­vi­li­za­cio­nes co­mo la egip­cia o la me­so­po­tá­mi­ca gas­ta­ron in­gen­tes can­ti­da­des de re­cur­sos y mi­les de obre­ros pe­re­cie­ron en la cons­truc­ción de so­ber­bios tem­plos de­di­ca­dos a sus dio­ses, mien­tras que las vi­vien­das in­di­vi­dua­les eran bas­tan­te sim­ples. En la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do ocu­rre, pre­ci­sa­men­te, lo con­tra­rio: en au­sen­cia de gran­des tem­plos o pa­la­cios reales asom­bra la per­fec­ción y es­me­ro de las ca­sas par­ti­cu­la­res, así co­mo las cons­truc­cio­nes de uso co­lec­ti­vo co­mo desagües y ba­ños. Esa es la gran­de­za de es­ta cul­tu­ra que fren­te a pirámides y zi­gu­rats ofre­ce a la pos­te­ri­dad co­mo tes­ti­mo­nio de su ge­nio cons­truc­tor el al­can­ta­ri­lla­do y las pis­ci­nas pú­bli­cas.

Mi tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción co­men­za­ba por di­ri­gir­me a Gu­ja­rat, en la In­dia Oc­ci­den­tal, cu­yas abra­sa­do­ras pla­ni­cies y pai­sa­je se­mi­de­sér­ti­co si­guen ocul­tan­do mu­chas sor­pre­sas. En pri­mer lu­gar hay que te­ner pre­sen­te que el re­lie­ve y me­dio fí­si­co ha su­fri­do drás­ti­cos cam­bios des­de ha­ce mi­le­nios y Gu­ja­rat no siem­pre fue el de­sier­to sa­lino que hoy nos sa­lu­da.

El Gran Runn del Kutch se abre co­mo ex­ten­sas lla­nu­ras sa­li­nas pro­pen­sas a inun­dar­se con las llu­vias del mon­zón y apa­ren­tar ser un pe­que­ño mar. Du­ran­te el desa­rro­llo de la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do es­ta zo­na era mar y Lot­hal, hoy en día una ciu­dad tie­rra aden­tro, era un ac­ti­vo puer­to a cu­yo mue­lle lle­ga­ban mer­can­cías pro­ce­den­tes de Su­me­ria y Ak­kad. Me di­ri­gí ha­cia un pue­ble­ci­to que se lla­ma Dho­la­vi­ra que al­ber­ga unas rui­nas y res­tos ma­te­ria­les in­creí­bles de la cul­tu­ra del In­do. Es­te lu­gar re­ve­la la exis­ten­cia de una ciu­dad con una dis­po­si­ción ur­ba­nís­ti­ca no­ta­ble, do­ta­da de an­chas ave­ni­das, una ciudadela cen­tral, vi­vien­das es­pa­cio­sas, nu­me­ro­sas puer­tas de en­tra­da a la ciu­dad y una pre­sa que de­mues­tra la exis­ten­cia de su sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to de agua. La ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do es­tá ja­lo­na­da de mis­te­rios, des­de sus in­des­ci­fra­bles pic­to­gra­mas has­ta su abrup­to fi­nal. Hay un as­pec­to ma­te­rial, en prin­ci­pio po­co re­so­nan­te, que nos ofre­ce el pri­mer re­tra­to ico­no­grá­fi­co de un uni­cor­nio. El me­dio don­de apa­re­ce nues­tra mí­ti­ca cria­tu­ra es el me­nos es­pe­ra­do: un se­llo.

LA CI­VI­LI­ZA­CIÓN DEL VA­LLE DEL IN­DO es­tá ja­lo­na­da de mis­te­rios, des­de sus in­des­ci­fra­bles pic­to­gra­mas has­ta su abrup­to fi­nal.

EL UNI­COR­NIO DEL VA­LLE DEL IN­DO

Los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de Dho­la­vi­ra pro­du­je­ron una can­ti­dad in­gen­te de se­llos de esteatita. En ellos apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na, animales sal­va­jes, etc. Es­tos se­llos son de un ta­ma­ño irri­so­rio (3,5x3,5 cm) con un gro­sor de 0,76 cm. En­tre las representaciones más abundantes des­ta­can las re­fe­ri­das a la vi­da sal­va­je del Va­lle del In­do. Con­tem­pla­mos representaciones de animales co­no­ci­dos por to­dos co­mo bú­fa­los, ele­fan­tes, ri­no­ce­ron­tes, ti­gres… Animales to­dos ellos ne­ce­si­ta­dos de ve­ge­ta­ción abun­dan­te y agua en can­ti­dad, lo cual nos de­mues­tra los drás­ti­cos cam­bios cli­ma­to­ló­gi­cos que ha su­fri­do el Va­lle del In­do du­ran­te mi­le­nios des­de la an­ti­gua fer­ti­li­dad a la ac­tual se­que­dad. Pe­ro, en­tre es­te ca­tá­lo­go zoo­ló­gi­co en for­ma de se­llo, des­ta­ca un ani­mal, en prin­ci­pio, po­co es­pec­ta­cu­lar: una es­pe­cie de bó­vi­do, de ma­ci­zo cuer­po, ro­bus­tas pa­tas y as­ta­do. El as­pec­to a re­sal­tar es, pre­ci­sa­men­te es­to úl­ti­mo, su cuerno, y ha­ce­mos bien en uti­li­zar el sin­gu­lar, pues­to que el ani­mal so­lo pre­sen­ta uno. Si so­mos es­cép­ti­cos po­de­mos ale­gar que es un error del ar­tis­ta o ar­te­sano que la­bró el se­llo, pe­ro la cues­tión es que to­dos los se­llos que re­pre­sen­tan es­te ani­mal apa­re­cen de la mis­ma ma­ne­ra. ¿Es­ta­mos, en­ton­ces, an­te la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción de la His­to­ria de un uni­cor­nio?

Cuan­do la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do fe­ne­ció, por ra­zo­nes y cau­sas igual­men­te mis­te­rio­sas, va­rios mi­le­nios des­pués de su fin em­pe­za­ron a trans­mi­tir­se en Oc­ci­den­te no­ti­cias de In­dia pro­ce­den­te de via­je­ros oca­sio­na­les co­mo Cte­sias de Cni­do o He­ró­do­to. Por ejem­plo, Cte­sias dio una pri­me­ra des­crip­ción del uni­cor­nio bas­tan­te pe­re­gri­na: “Te­nía el cuer­po blan­co, la ca­be­za de co­lor de púr­pu­ra, los ojos azu­les, y en me­dio de la fren­te un cuerno de un co­do de lar­go, blan­co en la ba­se, ne­gro en el cen­tro y ro­jo en la pun­ta”.

Asi­mis­mo, la ex­pe­di­ción mi­li­tar de Alejandro Magno (327-326 a.C.) re-

pre­sen­tó el des­cu­bri­mien­to de un mun­do des­co­no­ci­do ro­zan­do la fan­ta­sía más fe­bril. Es­te pri­mer en­cuen­tro y cho­que de Orien­te y Oc­ci­den­te fue im­por­tan­te, pues­to que has­ta ese mo­men­to la In­dia, des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co y se­gún He­ró­do­to, no com­pren­día más que la co­mar­ca ba­ña­da por los cin­co afluen­tes del In­do del ac­tual Pun­yab, fron­te­ra con Af­ga­nis­tán. El río In­do se mos­tró an­te los asom­bra­dos ex­pe­di­cio­na­rios grie­gos y ma­ce­do­nios co­mo un enor­me cau­dal de agua, de diez ki­ló­me­tros de an­chu­ra sal­pi­ca­do de vio­len­tos tor­be­lli­nos e in­fes­ta­do de vo­ra­ces co­co­dri­los. Al­gu­nos miem­bros del ejér­ci­to fue­ron re­ca­ban­do in­for­ma­cio­nes e, in­clu­so, re­co­lec­tan­do ejem­pla­res de la exó­ti­ca fau­na y flora que iban en­con­tran­do. ¿Pue­do oír o ver al­go re­la­cio­na­do con el uni­cor­nio el mis­mí­si­mo Alejandro Magno?

Es cier­to que en Gu­ja­rat, en las pla­ni­cies sa­li­nas del gran Rann del Kutch ha­bi­ta el ona­gro o asno sal­va­je in­dio (khur), pe­ro du­da­mos que Aris­tó­te­les, pre­cep­tor de Alejandro Magno, se con­fun­die­se, pues­to que a él lle­ga­ron los da­tos re­co­gi­dos por los sol­da­dos du­ran­te su in­cur­sión en In­dia. La des­crip­ción aris­to­té­li­ca lo­gró que a par­tir de ahí al­gu­nos au­to­res fue­ran, po­co a po­co, fi­jan­do la for­ma equina del uni­cor­nio.

Los au­to­res ro­ma­nos, si­glos des­pués que los grie­gos, tam­bién en­tra­ron de lleno en el de­ba­te so­bre la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za ani­mal del uni­cor­nio. Pli­nio lo­gró se­pa­rar co­mo dos es­pe­cies dis­tin­tas al uni­cor­nio y al ri­no­ce­ron­te. La con­fu­sión vie­ne da­da por el úni­co cuerno, en el ca­so de la es­pe­cie asiá­ti­ca, que pre­sen­ta el ri­no­ce­ron­te, pe­ro los ro­ma­nos co­no­cían a es­te an­ti­di­lu­viano ani­mal, pues los ha­bían vis­to lu­char en la are­na de los jue­gos de cir­co e, in­clu­so apa­re­ce re­pre­sen­ta­do en mo­sai­cos.

No obs­tan­te, no se ex­pli­ca có­mo el cuerno del ri­no­ce­ron­te pu­do trans­for­mar­se en la lar­ga y de­fen­sa rec­ta, ador­na­da con es­pi­ra­les, que na­ce en la fren­te del uni­cor­nio re­pre­sen­ta­do en la he­rál­di­ca. La ex­pli­ca­ción pro­vie­ne del si­tio más in­ve­ro­sí­mil: una cria­tu­ra marina.

FAL­SOS UNICORNIOS

En los años me­die­va­les per­sis­tió la con­fu­sión del uni­cor­nio con el ri­no­ce­ron­te, por ra­zo­nes ob­vias, co­mo le ocu­rrió al cé­le­bre via­je­ro y co­mer­cian­te Mar­co Po­lo (1254-1324). El ve­ne­ciano des­cri­be en re­la­ción a la is­la de Su­ma­tra una mis­te­rio­sa cria­tu­ra de la si­guien­te ma­ne­ra: “Tie­nen mu­chos ele­fan­tes sal­va­jes y bas­tan­tes unicornios, que ape­nas son más pe­que­ños que un ele­fan­te. Tie­nen el pe­lo de bú­fa­lo, el pie co­mo de ele­fan­te, un cuerno en mi­tad de la fren­te, muy gordo y ne­gro. Per­ma­ne­ce gus­to­sa­men­te en­tre el ba­rro y el fan­go en la­gos y bos­ques”. Al leer el re­la­to de Mar­co Po­lo se ale­ja la ima­gen del grá­cil ca­ba­llo medieval que pue­bla cuen­tos y le­yen­das. Vol­ve­mos a la con­fu­sión pri­me­ra, aun­que otros au­to­res me­die­va­les, co­mo Cos­mas In­di­co­pleus­tes, te­nían una vi­sión más cla­ra. Es­te mer­ca­der de Ale­jan­dría vi­si­tó gran par­te de Asia y, tras ha­cer­se mon­je, es­cri­bió una re­la­ción de sus via­jes: To­po­gra­fía cris­tia­na del uni­ver­so. Cos­mas des­cri­bía la his­to­ria na­tu­ral de los animales de la In­dia y de Cei­lán y ci­ta­ba al ri­no­ce­ron­te, el to­ro sal­va­je, la ca­bra al­miz­cla­da, y al uni­cor­nio, el cual no con­si­de­ra un ani­mal qui­mé­ri­co.

Sin em­bar­go, nos te­ne­mos que di­ri­gir al mar, ines­pe­ra­da­men­te, pa­ra lo­ca­li­zar un ani­mal que, apa­ren­te­men­te no re­la­cio­na­do con el mi­to del uni­cor­nio, pe­ro que aca­bó “pres­tán­do­le” su atri­bu­to de­fi­ni­to­rio: su cuerno en es­pi­ral. Nos es­ta­mos re­fi­rien­do al nar­val o uni­cor­nio ma­rino. Des­de el si­glo XIV la ma­yor par­te de los cuer­nos de uni­cor­nio que se ven­dían en Eu­ro­pa, al­gu­nos de los cua­les eran ate­so­ra­dos por sus re­yes, eran traí­dos por navegantes que los ha­lla­ban en las cos­tas de los ma­res del Nor­te. El nar­val es un ce­tá­ceo de ca­si 4,5 me­tros de lar­go y po­see un cuer­po ci­lín­dri­co de ca­si 1.600 kgs. No tie­ne pa­re­ci­do fí­si­co, ni si­quie­ra re­mo­to, con la ima­gen idea­li­za­da que te­ne­mos del uni­cor­nio. No obs­tan­te, el nar­val po­see un dien­te de ca­si 2 me­tros de lon­gi­tud y en for­ma de es­pi­ral. ¡Es el cuerno del uni­cor­nio!

No sa­be­mos el pro­ce­so por el cual se es­ta­ble­ció una asi­mi­la­ción en­tre el nar­val y el uni­cor­nio, pe­ro los vi­kin­gos co­mer­cia­li­za­ban colmillos de nar­val, los cua­les los ha­cían pa­sar co­mo cuer­nos de uni­cor­nio. La fu­sión en­tre el ani­mal te­rres­tre y el ma­rino em­pe­zó a fra­guar­se y al­gu­nos atri­bu­tos del pri­me­ro fue­ron apli­ca­dos al se­gun­do has­ta que al fin na­ció la idea de plan­tar la lar­ga de­fen­sa del nar­val en la fren­te del uni­cor­nio transformado en ca­ba­llo.

Los dien­tes del nar­val eran muy bus­ca­dos y se les atri­buía to­da cla­se de vir­tu­des me­di­ci­na­les y cu­ra­ti­vas. Los nar­va­les fue­ron muy co­mu­nes en los ma­res oc­ci­den­ta­les de Eu­ro­pa, pues­to que de ellos se ha­bla en los es­cri­tos de Al­ber­to Magno. Has­ta co­bra va­lor el tes­ti­mo­nio de Es­tra­bón, cuan­do de­sig­na a es­te es­pe­cie de ce­tá­ceo con el nom­bre de uni­cor­nio ma­rino.

CAN­DI­DA­TOS PA­RA RE­SOL­VER EL MI­TO

Lle­va­mos nu­me­ro­sas lí­neas ha­blan­do del uni­cor­nio co­mo ani­mal fa­bu­lo­so, más ex­pli­ca­ble por el mi­to que por la bio­lo­gía, pe­ro ¿exis­te una reali­dad por fun­da­men­to en es­ta his­to­ria? To­man­do co­mo prue­ba ori­gi­nal y pri­mi­ge­nia las representaciones de uni­cor­nio la­bra­das en los se­llos pro­du­ci­dos por la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do, cree­mos acer­ta­do ana­li­zar la fau­na que ha­bi­ta­ba esa

LOS VI­KIN­GOS co­mer­cia­li­za­ban colmillos de nar­val, los cua­les los ha­cían pa­sar co­mo cuer­nos de uni­cor­nio.

épo­ca y lu­gar pa­ra evitar con­fu­sio­nes y mal for­ma­cio­nes de la cria­tu­ra co­mo su­ce­dió si­glos des­pués.

El uni­cor­nio del va­lle del In­do pre­sen­ta una ex­tra­ña com­bi­na­ción en­tre un an­tí­lo­pe y un bó­vi­do (buey), pues reúne ele­men­tos de am­bos. Ac­tual­men­te en par­tes de Gu­ja­rat si­gue exis­tien­do una es­pe­cie de an­tí­lo­pe que se le ase­me­ja. El nilg­hai o an­tí­lo­pe azul (Bo­se­lap­hus Tra­go­ca­me­lus) es un im­por­tan­te an­tí­lo­pe en­dé­mi­co del In­dos­tán. Es­te ani­mal pre­sen­ta un di­mor­fis­mo se­xual muy acu­sa­do, ya que las hem­bras pre­sen­tan un co­lor leo­na­do cla­ro, mien­tras que los ma­chos son más os­cu­ros des­te­llan­do cier­to tono azu­la­do en su pe­la­je. Los bri­tá­ni­cos, cuan­do lle­ga­ron a la In­dia, lo de­no­mi­na­ron “to­ro azul” (blue bull). El nilg­hai pre­sen­ta un as­pec­to es­bel­to y un cuer­po for­ni­do. El na­tu­ra­lis­ta Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te lo des­cri­bía de la si­guien­te cu­rio­sa ma­ne­ra: “Un to­ro con apa­rien­cia de cier­vo o cier­vo con apa­rien­cia de to­ro”. El nilg­hai, a pe­sar de su muscu­loso cuer­po y ro­bus­to cue­llo, dis­po­ne de unas lar­gas ex­tre­mi­da­des que le per­mi­ten una ve­loz ca­rre­ra. Du­ran­te mi es­tan­cia en In­dia me ocu­rrió una anéc­do­ta con es­te ani­mal en el tra­yec­to que va de Bhav­na­gar a Ve­la­va­dar. La ca­rre­te­ra era es­tre­cha y más allá so­lo se veían cam­pos de cul­ti­vos. A am­bos la­dos de la ca­rre­te­ra es­cuá­li­das aca­cias y ar­bus­tos es­pi­no­sos ja­lo­na­ban el ca­mino. De ma­ne­ra re­pen­ti­na un nilg­hai hem­bra sa­lió de la na­da y cru­zó la ca­rre­te­ra de­lan­te nues­tra a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble. Su cuer­po en mo­vi­mien­to me re­cor­dó a un ca­ba­llo tro­tan­do. Bien pu­die­ra el nilg­hai pres­tar su cuer­po y ve­lo­ci­dad a nues­tro uni­cor­nio pe­ro dis­po­ne úni­ca­men­te de dos pe­que­ños cuer­nos y, por tan-

¿ES PO­SI­BLE QUE EN TIEM­POS PRIMITIVOS, du­ran­te el apo­geo de la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do, ha­bi­ta­ra en la In­dia un an­tí­lo­pe sin­gu­lar con un so­lo cuerno?

to, lo te­ne­mos que re­cha­zar co­mo ba­se na­tu­ral de la mí­ti­ca cria­tu­ra.

En el mis­mo há­bi­tat exis­te otra es­pe­cie de an­tí­lo­pe que sí dis­po­ne de unos cuer­nos en for­ma de es­pi­ral pa­re­ci­dos al dien­te del nar­val. El an­tí­lo­pe cer­vi­ca­pra o an­tí­lo­pe ne­gro (An­ti­lo­pe cer­vi­ca­pra) tam­bién es ex­clu­si­vo de la Pe­nín­su­la in­dia y ha­bi­ta las lla­nu­ras abier­tas. Ani­mal do­ta­do de una in­creí­ble ve­lo­ci­dad era ca­za­do por los prín­ci­pes in­dios me­dian­te el em­pleo de gue­par­dos do­mes­ti­ca­dos (chee­tah) Co­mo tan­tos animales el cer­vi­ca­pra es un ani­mal sa­gra­do pa­ra el hin­duis­mo, el jai­nis­mo y el bu­dis­mo. Por ejem­plo en el tem­plo de Swa­mi­na­ra­yan en la ciu­dad de Gand­hid­man apa­re­cen un par de cer­vi­ca­pras be­lla­men­te es­cul­pi­dos. Aun­que la cor­na­men­ta de es­te grá­cil an­tí­lo­pe se ase­me­ja más al uni­cor­nio del In­do el res­to de pa­re­ci­dos, es ya inexis­ten­te. La anor­ma­li­dad apa­ren­te de que el uni­cor­nio pre­sen­te un úni­co cuerno pa­re­ce in­va­li­dar cualquier can­di­da­to na­tu­ral que se le ase­me­je.

No obs­tan­te, en la In­dia si­gue exis­tien­do otro an­tí­lo­pe que pre­sen­ta un nú­me­ro pe­re­grino de cuer­nos que ha­ce pa­li­de­cer al uni­cor­nio. El chou­sing­ha (Te­tra­ce­rus qua­dri­cor­nis) pre­sen­ta na­da más y me­nos que cua­tro cuer­nos en su ca­be­za. Ani­mal pe­que­ño pues so­lo al­can­za los 60 cen­tí­me­tros de al­tu­ra en la cruz, dos cuer­nos ocu­pan la po­si­ción más usual mien­tras que los otros dos, se­me­jan­tes, pe­ro más pe­que­ños, se si­túan en la fren­te, ape­nas so­bre las ór­bi­tas.

Tan­to el nilg­hai co­mo el an­tí­lo­pe de cua­tro cuer­nos son bó­vi­dos muy primitivos que des­de la Edad Ter­cia­ria ape­nas han su­fri­do cam­bios. ¿Es po­si­ble que en tiem­pos his­tó­ri­cos du­ran­te el apo­geo de la ci­vi­li­za­ción del Va­lle del In­do ha­bi­ta­ra en la In­dia un an­tí­lo­pe sin­gu­lar con un so­lo cuerno? ¿Un uni­cor­nio? En tiem­pos re­cien­tes han si­do le­gión los in­ves­ti­ga­do­res y cu­rio­sos que han tra­ta­do de dar res­pues­tas a es­te enig­ma zoo­ló­gi­co.

CON­CLU­SIO­NES

La Na­tu­ra­le­za en­vuel­ve en la bru­ma del mis­te­rio a nu­me­ro­sas de sus cria­tu­ras. Una de ellas cau­ti­vó la ima­gi­na­ción hu­ma­na por su sin­gu­lar fi­so­no­mía: el uni­cor­nio. Un ani­mal con as­pec­to de ca­ba­llo y un gran cuerno en mi­tad de su fren­te es la ima­gen co­no­ci­da que nos ha si­do le­ga­da de es­ta cria­tu­ra po­bla­do­ra ha­bi­tual de cuen­tos y re­la­tos fan­tás­ti­cos. Pa­re­ce que el uni­cor­nio per­te­ne­ce al mun­do de la le­yen­da y no de la reali­dad, pe­ro cualquier ani­mal mi­to­ló­gi­co po­see una ba­se real que es opor­tuno ex­plo­rar.

El mis­mo Ser­vi­cio Ar­queo­ló­gi­co de la In­dia al que es­te au­tor con­sul­tó nos res­pon­dió de la si­guien­te ma­ne­ra: “El ani­mal con un cuerno re­pre­sen­ta­do no es un error del ar­tis­ta. No se co­no­ce que el ani­mal exis­ta en la reali­dad a par­tir de las evi­den­cias dis­po­ni­bles”. La In­dia, aún hoy en día, ofre­ce animales sal­va­jes que se ase­me­jan o pue­den es­tar em­pa­ren­ta­do con aquel uni­cor­nio que re­pre­sen­ta­ron los ha­bi­tan­tes de la an­ti­gua cul­tu­ra del va­lle del In­do. La mis­ma tie­rra que al­ber­ga hoy en día al an­tí­lo­pe de cua­tro cuer­nos ¿pu­do ha­ce mi­le­nios ofre­cer abri­go a un an­tí­lo­pe pe­ro so­lo con uno?

SELLOSDE ESTEATITA (MU­SEO AR­QUEO­LÓ­GI­CO DHO­LA­VI­RA, IN­DIA).

PIS­CI­NA EN EL YA­CI­MIEN­TO AR­QUEO­LÓ­GI­CO DE DHO­LA­VI­RA (IN­DIA).

DESAGÜES EN LOT­HAL (IN­DIA).

VIVIENDASYACIMIENTO AR­QUEO­LÓ­GI­CO DE LOT­HAL (IN­DIA).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.