Fo­to his­tó­ri­ca. MÚ­SI­CA de la An­ti­güe­dad

Clio Historia - - SUMARIO - TEX­TO: OL­GA RO­MAY

La mú­si­ca y los so­ni­dos em­bru­jan, se­du­cen, con­sue­lan, asus­tan y es­ti­mu­lan los sen­ti­dos des­de tiem­pos an­ces­tra­les. De Irán a la Ga­lia, la ex­po­si­ción Mú­si­cas en la an­ti­güe­dad reúne un con­jun­to ex­cep­cio­nal de 373 pie­zas de­li­ca­das pro­ce­den­tes, en su ma­yor par­te, de las co­lec­cio­nes del Mu­sée du Lou­vre, y tam­bién de unas vein­te ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

VER­DI ES­TA­BA TAN OB­SE­SIO­NA­DO POR­QUE TO­DO EN SU ES­TRENO DE AI­DA FUE­SE PER­FEC­TO, QUE MAN­DÓ RE­PRO­DU­CIR UNA TROM­PE­TA EN­CON­TRA­DA EN UN TEM­PLO EGIP­CIO. Cuan­do fue­ron a to­car­la se die­ron cuen­ta de que aque­llo pro­du­cía un so­ni­do des­con­cer­tan­te, ha­bían co­pia­do un sim­ple pe­be­te­ro, cre­yen­do que era una trom­pe­ta. Y con es­ta his­to­ria co­mien­za la ex­po­si­ción de Cai­xafo­rum de Ma­drid. Na­da más en­trar en la ex­po­si­ción se en­cuen­tra uno con am­bas, la trom­pe­ta fal­sa y el pe­be­te­ro de per­fu­mes. Y es so­lo el prin­ci­pio.

Po­dría es­tar ho­ras ha­blan­do de las 373 pie­zas allí reuni­das, pro­ce­den­tes des­de Irán a la Ga­lia que han ce­di­do en su ma­yor par­te las co­lec­cio­nes del Mu­sée du Lou­vre, y vein­te ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellas el Me­tro­po­li­tan Mu­seum de Nue­va York, los Mu­sei Ca­pi­to­li­ni de Ro­ma, el Mu­seo Na­cio­nal de Ate­nas y el Mu­seo de Ar­te Ro­mano de Mé­ri­da. Pe­ro les ha­bla­ré de las más be­llas. So­lo se echa de me­nos los te­so­ros de los mu­seos de Berlín y los del Bri­tish.

Creo que la pie­za ar­queo­ló­gi­ca más im­pre­sio­nan­te pa­ra los vi­si­tan­tes es una be­llí­si­ma ar­pa egip­cia que se si­túa en la pri­me­ra sa­la. Es ver­de, in­con­fun­di­ble. Con­ser­va­da por las are­nas del de­sier­to, es­ta ar­pa de ma­de­ra po­li­cro­ma­da per­te­ne­ce al ter­cer pe­río­do intermedio y se da­ta en­tre el si­glo X-VIII a. C. Es una pie­za ex­cep­cio­nal, tan so­lo las cuer­das y cier­tas par­tes de cue­ro son mo­der­nas. A su la­do es­tá la re­pro­duc­ción que se hi­zo pa­ra la ex­po­si­ción uni­ver­sal de 1889, en Pa­rís.

La ex­po­si­ción es­tá or­ga­ni­za­da en ám­bi­tos, en vez de pre­sen­tar­la por ci­vi­li­za­cio­nes. De­di­ca sus dos pri­me­ras sa­las pa­ra mos­trar cua­dros, ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos y ma­te­ria­les grá­fi­cos pa­ra na­rrar có­mo sur­gió el redescubrimiento y fas­ci­na­ción en Oc­ci­den­te por la mú­si­ca an­ti­gua. Su­ce­dió en Pa­rís, a prin­ci­pios del si­glo XIX, a par­tir de la ex­pe­di­ción de Bo­na­par­te a Egip­to, que es cuan­do na­ce la ar­queo­lo­gía mu­si­cal.

A par­tir de aquel mo­men­to se pu­bli­can los him­nos dél­fi­cos, apa­re­cen las trom­pe­tas en la tum­ba de Tu­tan­ka­món, los cím­ba­los en Su­sa, la li­ra “El­gin” en Ate­nas, el sis­tro de un sa­cer­do­te de Isis en Ni­mes etc. El fer­vor se re­no­vó en el si­glo XX gra­cias a la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne. ¿Quién no ha vis­to Quo Va­dis? De­trás de la pe­lí­cu­la hu­bo una ver­da­de­ra in­ves­ti­ga­ción pa­ra re­crear los so­ni­dos de aque­llas tu­bas ro­ma­nas y de las trom­pe­tas cur­vas de las le­gio­nes. Pe­ro en la ex­po­si­ción, fren­te a los car­te­les de la pe­lí­cu­la, hay un lu­gar don­de se pue­den es­cu­char in si­tu có­mo so­na­ban los ins­tru­men­tos.

En la se­gun­da sa­la se pue­de oír un sis­tro, un oboe, una si­rin­ga o unos cró­ta­los. To­do es po­si­ble en la ex­po­si­ción, los so­ni­dos má­gi­cos de ins­tru­men­tos mí­ti­cos co­mo una trom­pe­ta egip­cia, las de­li­ca­das no­tas de una li­ra ro­ma­na, el rit­mo que nos mar­ca una pan­de­re­ta o un tam­bor. No so­lo uno pue­de oír la mú­si­ca, pue­de tam­bién ver los ins­tru­men­tos ori­gi­na­les tras las vi­tri­nas, con­ser­va­dos por la se­que­dad del de­sier­to de Egip­to, traí­dos pa­ra que no­so­tros po­da­mos con­tem­plar esos ob­je­tos y de­cir có­mo di­jo en su día Na­po­león: "Cua­ren­ta si­glos nos con­tem­plan".

De Mesopotamia, nos im­pac­tan las es­te­las de pie­dra, don­de re­yes mi­le­na­rios sa­len a ca­zar acom­pa­ña­dos de mú­si­cos, o los ba­jo­rre­lie­ves con dio­ses crea­do­res de la mú­si­ca. Allí es­tá gra­ba­do en pie­dra pa­ra la eter­ni­dad el de­miur­go su­me­rio En­ki (o Ea en aca­dio) crean­do la fi­gu­ra del mú­si­co del rey, que lue­go trans­mi­te a los hom­bres el ar­te del he­chi­zo, de las in­vo­ca­cio­nes má­gi­cas.

Se su­ce­den en las sa­las las ci­vi­li­za­cio­nes del cre­cien­te fér­til, un tro­zo de la His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, en­tre­la­za­da con la

evo­lu­ción de la mú­si­ca de una tras otras ci­vi­li­za­cio­nes que ama­ban el can­to y los him­nos. Se pue­de ver con ni­ti­dez un ar­pa gra­ba­da en pie­dra en la co­no­ci­da co­mo Es­te­la de la mú­si­ca pro­ce­den­te de Irak que se da­ta en­tre el 2140-2110 a.C., tal vez la pie­za más an­ti­gua de to­da la ex­po­si­ción.

To­da la mi­to­lo­gía grie­ga se des­plie­ga ante nues­tros ojos en va­si­jas, te­rra­co­tas y es­ta­tuas. La mú­si­ca im­preg­na su tea­tro, su mi­to­lo­gía, su po­lí­ti­ca. No ca­be es­pe­rar me­nos de los grie­gos, no en vano, un ni­ño grie­go re­ci­bía for­ma­ción mu­si­cal con 7 años. Se es­pe­ra­ba de él que, cuan­do lle­ga­se a adul­to, pu­die­se to­car la li­ra en un ban­que­te. En Gre­cia, ya ha­bía con­cur­sos de au­lós, cí­ta­ra y co­ros a fi­na­les del si­glo VI a.C.

To­das las tra­ge­dias y co­me­dias te­nían su ano­ta­ción mu­si­cal, con­ser­va­da tan so­lo en dos pa­pi­ros de Eu­rí­pi­des. ¡Qué de­cir de una crá­te­ra con una dan­za pí­rri­ca que nos ha­ce so­ñar con un gue­rre­ro grie­go bai­lan­do al rit­mo de un au­lós!

El amor a la mú­si­ca tam­bién se re­fle­ja en la acu­ña­ción de mo­ne­das, en las que apa­re­cen ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, in­clu­so Ne­rón, el úni­co em­pe­ra­dor ro­mano que lle­gó a te­ner for­ma­ción mu­si­cal, apa­re­ce en ellas co­mo aman­te de la mú­si­ca.

Nos sor­pren­den por su gran ta­ma­ño las pie­zas ro­ma­nas. En la ex­po­si­ción se pue­de con­tem­plar una tu­ba o trom­pe­ta rec­ta en­con­tra­da cer­ca de la ciu­dad de Or­leáns, se tra­ta­ba de una ofren­da a Mar­te, dios de la gue­rra. Y otra de las pie­zas que no hay que per­der­se es un va­cia­do de un frag­men­to de la co­lum­na de Tra­jano con sus trom­pe­tis­tas o cor­nú­pi­des y, jus­to al la­do, en una es­te­la en pie­dra, po­de­mos leer el re­gla­men­to de un co­le­gio de cor­nú­pi­des del nor­te de Áfri­ca.

En­con­tra­mos tam­bién de­ta­lles so­bre las téc­ni­cas pa­ra to­car los ins­tru­men­tos, so­bre la ma­ne­ra de pul­sar las cuer­das (con o sin plec­tro) o de en­tre­cho­car los cím­ba­los, o so­bre la uti­li­za­ción de ac­ce­so­rios, co­mo, por ejem­plo, la phor­beia, una ban­da que su­je­ta las me­ji­llas del au­le­ta (to­ca­dor de oboe).

Ve­mos a las mu­je­res ro­ma­nas en los frag­men­tos de los fres­cos de Pom­pe­ya afi­nan­do sus ins­tru­men­tos, y uno pue­de evo­car la vi­da de los gi­ne­ceos, don­de las fé­mi­nas re­ci­bían for­ma­ción mu­si­cal. Hay, in­clu­so, una be­llí­si­ma es­te­la fu­ne­ra­ria pro­ce­den­te de Mé­ri­da, en la que apa­re­ce una jo­ven de 16 años con su laúd, su bien más pre­cia­do con el que se fue a la tum­ba, or­gu­llo­sa de su ins­tru­men­to que le acom­pa­ña al in­fra­mun­do.

Ya ca­si al fi­nal se pue­de es­cu­char, ade­más, los so­ni­dos de un can­to del si­glo XIV a.C. en­con­tra­dos en una ta­bli­lla de ba­rro en la ciu­dad por­tua­ria de Uga­rit.

No se pier­dan una pe­que­ña te­rra­co­ta, ya en la úl­ti­ma sa­la, que pa­sa des­aper­ci­bi­da por in­sig­ni­fi­can­te, pe­ro con una cu­rio­sa his­to­ria: la le­yen­da di­ce que re­pre­sen­ta un frag­men­to del ór­gano hi­dráu­li­co in­ven­ta­do en Ale­jan­dría, en la cor­te de los Pto­lo­meos por Cte­si­bio.

Y, por úl­ti­mo, se pue­de con­tem­plar un in­tere­san­te ma­pa que ilus­tra el ori­gen y la di­fu­sión de los ins­tru­men­tos des­de Orien­te a Eu­ro­pa.

Una de­li­cia, en de­fi­ni­ti­va.

ES­TA EX­PO­SI­CIÓN SI­GUE LA LÍ­NEA DE OTROS PRO­YEC­TOS QUE SE HAN DESA­RRO­LLA­DO CON­JUN­TA­MEN­TE CON EL MU­SÉE DU LOU­VRE, CO­MO LOS DE­DI­CA­DOS AL EGIP­TO FA­RAÓ­NI­CO, LAS RU­TAS DE ARA­BIA, LOS PRÍN­CI­PES ETRUSCOS, MESOPOTAMIA, DE­LA­CROIX Y LE BRUN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.