Es­pa­ño­les en CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN

UNA DE LAS CON­SE­CUEN­CIAS DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA FUE EL PRE­SI­DIO DE MU­CHOS ES­PA­ÑO­LES EN LOS CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN ALE­MA­NES, CO­MO EL DE MAUT­HAU­SEN, EL CUAL LLE­GÓ A SER CO­NO­CI­DO CO­MO "EL CAM­PO DE LOS ES­PA­ÑO­LES".

Clio Historia - - SUMARIO - POR JAVIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

LA GUE­RRA CI­VIL FUE EL HE­CHO MÁS RE­LE­VAN­TE DE NUES­TRA HIS­TO­RIA PA­TRIA DU­RAN­TE EL SI­GLO XX, pe­ro pa­ra en­ten­der los mo­ti­vos por los que los es­pa­ño­les fue­ron em­pu­ja­dos ha­cia el cam­po de ba­ta­lla pa­ra lu­char en un con­flic­to fra­tri­ci­da de­be­mos re­tro­ce­der has­ta el si­glo XIX, y más con­cre­ta­men­te al mo­men­to en el que se inician las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les que pro­vo­ca­ron en­fren­ta­mien­tos en­tre los gru­pos tra­di­cio­nal­men­te do­mi­nan­tes en España y las nue­vas fuer­zas emer­gen­tes, cu­yo ob­je­ti­vo es la mo­der­ni­za­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de un país to­da­vía an­cla­do en el pa­sa­do. La gue­rra no fue úni­ca­men­te el ló­gi­co re­sul­ta­do de las ten­sio­nes acu­mu­la­das en España en los úl­ti­mos cien años, sino que tam­bién de­be en­mar­car­se en un con­tex­to eu­ro­peo, en el que la cri­sis eco­nó­mi­ca y la de­bi­li­dad

LA IMA­GEN DE MI­LES DE RE­FU­GIA­DOS hu­yen­do del te­rri­to­rio en el que se en­con­tra­ban por te­mor a las per­se­cu­cio­nes y las eje­cu­cio­nes ma­si­vas se hi­zo ha­bi­tual en nues­tros pue­blos y ciu­da­des.

de los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les pro­vo­can el triun­fo de los to­ta­li­ta­ris­mos y el au­ge del ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co de uno y otro signo.

En me­dio de es­ta si­tua­ción se pro­du­ce un al­za­mien­to mi­li­tar po­cos días des­pués del ase­si­na­to de Jo­sé Cal­vo So­te­lo, lí­der del par­ti­do mo­nár­qui­co Re­no­va­ción Es­pa­ño­la, pe­ro el fra­ca­so de la su­ble­va­ción pro­vo­có el es­ta­lli­do de una gue­rra de tres años de du­ra­ción, cu­yas con­se­cuen­cias fue­ron dra­má­ti­cas.

EL RE­SUL­TA­DO DE LA GUE­RRA En­tre ju­lio de 1936 y abril de 1939 la gue­rra oca­sio­nó mi­se­ria, des­truc­ción y muer­te pa­ra mi­les de per­so­nas, prin­ci­pal­men­te ci­vi­les, de uno y otro ban­do. Pe­ro las ba­jas no so­lo fue­ron re­sul­ta­do de unas ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res y de unas ba­ta­llas en las que se vie­ron im­pli­ca­dos una gran can­ti­dad de com­ba­tien­tes que, en la ma­yor par­te de las oca­sio­nes, ni si­quie­ra en­ten­dían los mo­ti­vos por los que se ha­bían vis­to obli­ga­dos a em­pu­ñar un ar­ma pa­ra uti­li­zar­la con­tra sus pro­pios com­pa­trio­tas. Las muer­tes tam­bién fue­ron el re­sul­ta­do de la ca­res­tía, la en­fer­me­dad, el frío y, peor aún, de la nau­sea­bun­da re­pre­sión ejer­ci­da so­bre mi­li­ta­res y ci­vi­les de am­bos ban­dos des­de los pri­me­ros días de la gue­rra.

La ima­gen de mi­les de re­fu­gia­dos hu­yen­do del te­rri­to­rio en el que se en­con­tra­ban por te­mor a las per­se­cu­cio­nes y las eje­cu­cio­nes ma­si­vas se hi­zo ha­bi­tual en nues­tros pue­blos y ciu­da­des. Así, nu­me­ro­sos miem­bros de la iz­quier­da, co­mo sin­di­ca­lis­tas y pro­fe­so­res de re­co­no­ci­das ten­den­cias re­pu­bli­ca­nas, se vie­ron obli­ga­dos a huir de la zo­na su­ble­va­da, mien­tras que mi­les de em­pre­sa­rios, miem­bros del cle­ro, mo­nár­qui­cos y sim­ples ca­tó­li­cos di­ri­gie­ron sus pa­sos ha­cia la zo­na con­si­de­ra­da na­cio­nal pa­ra evi­tar los te­rri­bles “pa­seos”.

Con­for­me fue avan­zan­do la gue­rra, la si­tua­ción se hi­zo trá­gi­ca, so­bre to­do pa­ra los re­fu­gia­dos re­pu­bli­ca­nos, ya que el im­pa­ra­ble avan­ce de las tro­pas fran­quis­tas obli­gó a mi­les de per­so­nas a aban­do­nar sus ho­ga­res pa­ra di­ri­gir­se a la zo­na de Le­van­te y a Ca­ta­lu­ña, en don­de se lle­ga­ron a con­cen­trar ca­si un mi­llón de re­fu­gia­dos du­ran­te el año de 1938, la ma­yor

par­te de ellos an­cia­nos, mu­je­res y ni­ños.

BUS­CAN­DO RE­FU­GIO

Cuan­do la de­rro­ta se hi­zo evi­den­te pa­ra el go­bierno de la Re­pú­bli­ca, y ante la im­po­si­bi­li­dad de eva­cuar a to­da la po­bla­ción ci­vil, se dio prio­ri­dad a los ni­ños, mu­chos de los cua­les fue­ron em­bar­ca­dos pa­ra lle­var­los has­ta di­ver­sos paí­ses ame­ri­ca­nos y a la Unión So­vié­ti­ca.

El res­to ini­ció una pe­no­sa mar­cha has­ta cru­zar la fron­te­ra fran­ce­sa y bus­car re­fu­gio en un país ve­cino que, en la ma­yor par­te de las oca­sio­nes, re­ci­bió a los exi­lia­dos es­pa­ño­les con una in­di­fe­ren­cia in­sul­tan­te.

En­tre to­dos ellos, una gran par­te pu­die­ron vol­ver a España des­pués del fi­nal de la gue­rra (so­bre to­do aque­llos a los que no se les acu­sa­ba de ha­ber co­me­ti­do de­li­tos de san­gre), pe­ro otros fue­ron in­ter­na­dos en im­pro­vi­sa­dos cam­pos de con­cen­tra­ción fran­ce­ses si­tua­dos en las pla­yas cer­ca­nas de Ar­ge­lès y St. Cy­prien, aun­que tam­bién hu­bo quien de­ci­dió se­guir lu­chan­do, en es­ta oca­sión con­tra el na­zis­mo, cuan­do en ma­yo del 1940 la Wehr­macht ca­yó so­bre Fran­cia pa­ra de­rro­tar­la des­pués de unas po­cas se­ma­nas de lu­cha.

Fue así có­mo el su­pli­cio de mi­les de ex­com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos se per­pe­tuó du­ran­te los años que du­ró la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pues­to que, si bien al­gu­nos lo­gra­ron so­bre­vi­vir y ser­vir co­mo gue­rri­lle­ros de la Fran­cia Li­bre o en al­gu­na de la sus di­vi­sio­nes blin­da­das, co­mo La Nue­ve (Di­vi­sión Le­clerc), que fue de las pri­me­ras en en­trar en Pa­rís en agos­to del 44, otros mu­chos ex­com­ba­tien­tes es­pa­ño­les re­pu­bli­ca­nos fue­ron cap­tu­ra­dos des­pués de ser de­rro­ta­dos cuan­do se en­con­tra­ban de­fen­dien­do los Paí­ses Ba­jos ante el más que pre­vi­si­ble ata­que ger­mano.

LA LLE­GA­DA A LOS CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN

Ca­si to­dos los pri­sio­ne­ros es­pa­ño­les fue­ron in­ter­na­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción ale­ma­nes,

mien­tras que de for­ma pa­ra­dó­ji­ca otros tan­tos re­pu­bli­ca­nos que se ha­bían ne­ga­do a lu­char en las fi­las del Ejér­ci­to Ro­jo de Sta­lin fue­ron re­clui­dos en los gu­lags so­vié­ti­cos, en don­de lle­ga­rían a coin­ci­dir con miem­bros de la Di­vi­sión Azul (con los que lle­ga­ron a con­fra­ter­ni­zar), es­tos úl­ti­mos cap­tu­ra­dos mien­tras lu­cha­ban en los cam­pos de ba­ta­lla del es­te co­mo par­te de la alian­za internacional pa­tro­ci­na­da por los ale­ma­nes pa­ra de­rro­tar al co­mu­nis­mo.

En el ca­so ale­mán, los es­pa­ño­les que su­frie­ron re­pre­sión por par­te del ré­gi­men na­cio­nal­so­cia­lis­ta fue­ron, en pri­mer lu­gar, los de­por­ta­dos que se re­sis­tie­ron al ré­gi­men de tra­ba­jo obli­ga­to­rio y des­pués los cap­tu­ra­dos en los cam­pos de ba­ta­lla fran­ce­ses y los po­lí­ti­ca­men­te pe­li­gro­sos, en­tre ellos los Rots­pa­nien­kämp­fer, o com­ba­tien­tes de la España Ro­ja. La gran ma­yo­ría, se cal­cu­la que unos 7.200, aca­ba­ron con sus hue­sos en el cam­po de Maut­hau­sen, en Aus­tria, un lu­gar si­tua­do cer­ca de una can­te­ra en don­de los pri­sio­ne­ros eran obli­ga­dos a tra­ba­jar has­ta la ex­te­nua­ción, en con­di­cio­nes ex­tre­mas, jun­to al res­to de pri­sio­ne­ros de otras na­cio­na­li­da­des. Otros mu­chos fue­ron ubi­ca­dos en dis­tin­tos cam­pos de con­cen­tra­ción, en Bu­chen­wald, Da­chau y Sach­sen­hau­sen, es­te úl­ti­mo si­tua­do a es­ca­sos trein­ta ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ale­ma­na, ele­gi­do pa­ra re­cluir a los po­lí­ti­cos y sin­di­ca­lis­tas más activos de la Re­pú­bli­ca, en­tre ellos al so­cia­lis­ta Fran­cis­co Largo Ca­ba­lle­ro, pre­si­den­te del Go­bierno de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca des­de

EL PRE­SI­DEN­TE DE LA SE­GUN­DA RE­PÚ­BLI­CA, FRAN­CIS­CO LARGO CA­BA­LLE­RO fue re­clui­do en el cam­po de con­cen­tra­ción ale­mán Sach­sen­hau­sen.

sep­tiem­bre del 1936, quien ya con­ta­ba con 74 años cuan­do lle­gó al cam­po en 1943 con una sa­lud tan pre­ca­ria que fue in­ter­na­do in­me­dia­ta­men­te en la en­fer­me­ría pa­ra pa­sar allí la ma­yor par­te del tiem­po has­ta que el 24 de abril del 45 fue li­be­ra­do por una uni­dad po­la­ca del Ejér­ci­to Ro­jo.

Des­gra­cia­da­men­te, la vi­da no re­sul­tó tan “plá­ci­da” pa­ra el res­to de es­pa­ño­les in­ter­na­dos en Sach­sen­hau­sen, ya que, se­gún pa­la­bras de uno de los su­per­vi­vien­tes del cam­po, el fran­cés Ro­ger Bor­da­ge, los pri­sio­ne­ros se vie­ron so­me­ti­dos a una pre­sión ex­tre­ma: "gol­pes, la­var­se la ca­ra con agua he­la­da, y con una re­du­ci­da ra­ción que in­cluía un lí­qui­do ne­gro que de­cían era ca­fé, un pe­da­zo de pan y una sal­chi­cha". A pe­sar de los ho­rro­res su­fri­dos en es­te cam­po, las con­di­cio­nes de vi­da no fue­ron tan dra­má­tif­sa co­mo en Maut­hau­sen, en don­de mu­rie­ron unos 4.800 es­pa­ño­les de los cer­ca de 8.000 que fue­ron in­ter­na­dos has­ta 1945.

MAUT­HAU­SEN, EL CAM­PO DE LOS ES­PA­ÑO­LES

Es­te cam­po de con­cen­tra­ción se le­van­tó en 1938, pe­ro en un prin- ci­pio so­lo con­ta­ba con es­ca­sos ba­rra­co­nes, en los que fue­ron in­ter­na­dos al­gu­nos ju­díos y opo­si­to­res ale­ma­nes al ré­gi­men im­pues­to por Hitler des­de 1933.

De los cer­ca de 5.000 com­pa­trio­tas muer­tos en el cam­po (se de­cía que ca­da pie­dra de Maut­hau­sen re­pre­sen­ta­ba la vi­da de un es­pa­ñol) mu­chos fa­lle­cie­ron en­tre 1941 y 1942, pe­ro a par­tir de 1943 la si­tua­ción me­jo­ró re­la­ti­va­men­te ya que la fal­ta de mano de obra es­cla­va hi­zo que pa­ra los ale­ma­nes la ani­qui­la­ción de los pri­sio­ne­ros de­ja­se de ser la prio­ri­dad. Ade­más, en el ca­so de los es­pa­ño­les, se de­be de te­ner en cuen­ta que mu­chos ha­bían es­ta­do en el ejér­ci­to y otros es­ta­ban ha­bi­tua­dos a la dis­ci­pli­na de par­ti­do, so­bre to­do los co­mu­nis­tas, por lo tan­to uti­li­za­ron esa ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción pa­ra so­bre­vi­vir en me­dio de la lo­cu­ra.

En Maut­hau­sen el eje de la vi­da lo cons­ti­tuía la can­te­ra de gra­ni­to, en don­de los pri­sio­ne­ros eran obli­ga­dos a tra­ba­jar, en oca­sio­nes has­ta su muer­te. Pa­ra lle­gar has­ta ella, los re­clu­sos te­nían que su­bir 186 pel­da­ños car­ga­dos con enor­mes pie­dras a la es­pal­da, una la­bor mu­cho más com­ple­ja si te­ne­mos en cuen­ta la de­bi­li­dad fí­si­ca pro­vo­ca­da por la si­tua­ción de subali­men­ta­ción en la que se en­con­tra­ban la ma­yor par­te de los tra­ba­ja­do­res (al­gu­nos pri­sio­ne­ros que pe­sa­ban 75 ki­los cuan­do fue­ron in­ter­na­dos fue­ron li­be­ra­dos pen­san­do so­lo 30 ki­los).

Por si es­to pu­die­se pa­re­cer po­co, los re­clu­sos tam­bién tu­vie­ron que li­diar con los ca­pa­ta­ces po­la­cos que les em­pu­ja­ban y gol­pea­ban im­pu­ne­men­te con unos bas­to­nes rí­gi­dos. La si­tua­ción de­bía de ser dan­tes­ca, in­hu­ma­na, pe­ro la so­li­da­ri­dad en­tre los re­clu­sos es­pa­ño-

les y su an­sia de su­per­vi­ven­cia no dis­mi­nu­yó ni ante las más ad­ver­sas cir­cuns­tan­cias.

El 26 de agos­to de 1940 mu­rió el pri­mer es­pa­ñol en el cam­po, pe­ro la reac­ción de sus com­pa­trio­tas cau­só asom­bro en­tre los in­ter­nos de Maut­hau­sen, más aún de los ver­du­gos, cuan­do ob­ser­va­ron có­mo el res­to de los es­pa­ño­les guar­da­ba un mi­nu­to de si­len­cio por el re­cuer­do del com­pa­ñe­ro fa­lle­ci­do (si­tua­ción que la­men­ta­ble­men­te se re­pe­ti­ría con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en los me­ses pos­te­rio­res).

CO­LA­BO­RA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA Re­sul­ta ló­gi­co pen­sar que el so­me­ti­mien­to a es­te bru­tal ré­gi­men de tra­ba­jo re­du­cía las po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia, por los que los es­pa­ño­les de­ci­die­ron co­la­bo­rar en­tre ellos y ase­gu­rar­se los tra­ba­jos es­pe­cia­li­za­dos. De es­ta for­ma, a par­tir del año 1943, em­pe­za­ron a ser­vir co­mo al­ba­ñi­les, ad­mi­nis­tra­ti­vos, pe­lu­que­ros, lim­pia­do­res, sas­tres e in­clu­so in­tér­pre­tes del ale­mán.

Su la­bor fue tan des­ta­ca­ble que los an­ti­guos com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos crea­ron una or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na que lo­gró fun­cio­nar des­de me­dia­dos de 1941, de for­ma tan efec­ti­va que cuan­do el cam­po em­pe­zó a po­blar­se con re­clu­sos pro­ce­den­tes del fren­te ru­so, no du­da­ron en trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos a los re­cién lle­ga­dos pa­ra ha­cer más lle­va­de­ra su es­tan­cia en el lu­gar.

No me­nos loa­ble fue su fe en la de­rro­ta del na­zis­mo, in­clu­so en los pri­me­ros años, cuan­do tan so­lo los bri­tá­ni­cos re­sis­tían a du­ras pe­nas el em­pu­je de los ejér­ci­tos ale­ma­nes que, has­ta ese mo­men­to, se ha­bían pa­sea­do vic­to­rio­sos por los cam­pos de ba­ta­lla de me­dia Eu­ro­pa.

Se­gún al­gu­nos su­per­vi­vien­tes, no re­sul­ta­ba ex­tra­ño es­cu­char a los es­pa­ño­les pro­nun­ciar la fra­se: "una vic­to­ria más", ca­da vez que lle­ga­ban al úl­ti­mo de los fa­mo­sos 186 es­ca­lo­nes que se­pa­ra­ban los ba­rra­co­nes de Maut­hau­sen de la can­te­ra.

Es más, tan se­gu­ros es­ta­ban de la vic­to­ria alia­da que los re­pu­bli­ca­nos se preo­cu­pa­ron por con­ser­var prue­bas de las atro­ci­da­des per­ge­ña­das por na­zis, es­pe­cial­men­te por los SS, pa­ra uti­li­zar­las

EL 26 DE 1940 MU­RIÓ EL PRI­MER ES­PA­ÑOL EN EL CAM­PO. La reac­ción de sus com­pa­trio­tras cau­só asom­bro en­tre los in­ter­nos de Maut­hau­sen, cuan­do ob­ser­va­ron có­mo guar­da­ban un mi­nu­to de si­len­cio por el fa­lle­ci­do.

pos­te­rior­men­te y con­de­nar­les por sus crí­me­nes de gue­rra.

Lla­ma la aten­ción, en es­te sen­ti­do, la fi­gu­ra del fo­tó­gra­fo es­pa­ñol Fran­cis­co Boix, quien lo­gró ha­cer co­pias de to­das las imá­ge­nes que pa­sa­ron por sus ma­nos y pos­te­rior­men­te las es­con­dió has­ta el fi­nal de la gue­rra.

Es­tas fotos rea­li­za­das por Boix fue­ron uti­li­za­das, pre­ci­sa­men­te, du­ran­te los jui­cios de Nú­rem­berg pa­ra des­mo­tar el ale­ga­to de al­gu­nos je­rar­cas del na­zis­mo co­mo Al­bert Speer, quie­nes ase­gu­ra­ron no sa­ber na­da de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en los cam­pos de con­cen­tra­ción ale­ma­nes.

Al fi­nal, to­dos los pa­de­ci­mien­tos su­fri­dos por los ex­com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les tu­vie­ron su re­com­pen­sa. El 5 de ma­yo de 1945 una uni­dad del ejér­ci­to de EE.UU. lle­ga­ba a Maut­hau­sen pa­ra en­con­trar­se con un con­jun­to de ban­de­ras es­pa­ño­las y unas pan­car­tas en don­de se po­día leer: "Los es­pa­ño­les an­ti­fas­cis­tas sa­lu­dan a las fuer­zas li­ber­ta­do­ras". Mu­chos de nues­tros com­pa­trio­tas ha­bían lo­gra­do sal­var­se, pe­ro otros tan­tos en­con­tra­ron una muer­te in­jus­ta en un en­cla­ve mal­di­to y muy le­jos del país por el que tan­to ha­bían lu­cha­do. La li­be­ra­ción del cam­po no sig­ni­fi­có el fi­nal de los pa­de­ci­mien­tos pa­ra los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, ya que una gran par­te no pu­do re­gre­sar a sus ho­ga­res y se vie­ron obli­ga­dos a so­li­ci­tar asi­lo, so­bre to­do en Fran­cia, en don­de ter­mi­na­rían sus días sin po­der ol­vi­dar los pa­de­ci­mien­tos su­fri­dos du­ran­te su es­tan­cia en los cam­pos de con­cen­tra­ción de los na­zis.

EN­TRA­DA AL CAM­PO DE CON­CEN­TRA­CIÓN DE AUSCH­WITZ.

MIEM­BROS DE LA DI­VI­SIÓN AZUL, AL­GU­NOS DE LOS CUA­LES TAM­BIÉN ES­TU­VIE­RON PRE­SOS EN LOS GULGAGS SO­VIÉ­TI­COS.

GULAG SO­VIÉ­TI­CO. EN ES­TOS CAM­POS DE TRA­BA­JO FOR­ZA­DO FUE­RON APRE­SA­DOS CIEN­TOS DE ES­PA­ÑO­LES.

LI­BE­RA­CIÓNDEL CAM­PO DE CON­CEN­TRA­CIÓN NA­ZI DE MAUTHASSEN.

EL PRE­SI­DEN­TE DE LA SE­GUN­DA RE­PÚ­BLI­CA, FRAN­CIS­CO LARGO CA­BA­LLE­RO, QUIEN FUE APRE­SA­DO EN UN CAM­PO DE CON­CEN­TRA­CIÓN ALE­MÁN.

EL FO­TÓ­GRA­FO FRAN­CIS­CO BOIX FUE UNO DE LOS ES­PA­ÑO­LES CAP­TU­RA­DOS EN MAUT­HAU­SEN.

CAN­TE­RA DEL CAM­PO DE CON­CEN­TRA­CIÓN ALEMANÁN DE MAUT­HAU­SEN. IMÁ­GE­NES DEL CAM­PO DE CON­CEN­TRA­CIÓN DE MAUT­HAU­SEN, DEL FO­TÓ­GRA­FO FRAN­CIS­CO BOIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.