GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA: El hun­di­mien­to del BA­LEA­RES

AUN­QUE EL HUN­DI­MIEN­TO DEL CRU­CE­RO "BA­LEA­RES" NO TU­VO GRAN­DES CON­SE­CUEN­CIAS PA­RA EL DE­VE­NIR DE LA GUE­RRA CI­VIL, MAR­CÓ UN AN­TES Y UN DES­PUÉS EN ES­TA CON­TIEN­DA.

Clio Historia - - SUMARIO - POR JUAN PA­BLO PERABÁ Y JAVIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

EL 6 DE MAR­ZO DE 2018 SE CUM­PLIE­RON 80 AÑOS DEL HUN­DI­MIEN­TO DEL CRU­CE­RO “BA­LEA­RES”, en el com­ba­te del Ca­bo de Pa­los, con­si­de­ra­da la ma­yor ba­ta­lla na­val de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, que en­vió al fon­do del mar a ca­si 800 hom­bres. Has­ta prin­ci­pios de 1938 la flo­ta gu­ber­na­men­tal ha­bía de­mos­tra­do una cier­ta fal­ta de ini­cia­ti­va, de­jan­do el do­mi­nio del mar en ma­nos de la flo­ta fran­quis­ta, muy in­fe­rior en nú­me­ro pe­ro que uti­li­za­ba sus uni­da­des con gran vo­lun­tad ofen­si­va y efi­ca­cia. Es­ta si­tua­ción pro­vo­có un ex­ce­so de con­fian­za en al­gu­nos de sus man­dos, que es­ta­ban con­ven­ci­dos de la in­ca­pa­ci­dad téc­ni­ca del ad­ver­sa­rio.

Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción en la Ar­ma­da re­pu­bli­ca­na ha­bía cam­bia­do a fi­na­les de 1937 con la ayu­da del co­mi­sa­rio po­lí­ti­co de la flo­ta Bruno Alonso, y con el nom­bra­mien­to co­mo je­fe de la flo­ta y je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la mis­ma del Ca­pi­tán de Cor­be­ta, Luis Gon­zá­lez de Ubie­ta, quie­nes con­si­guie­ron res­ta­ble­cer la dis­ci­pli­na y me­jo­rar la efec­ti­vi­dad de la flo­ta me­dian­te un adies­tra­mien­to cons­tan­te y efi­caz.

LI­MI­TA­CIO­NES

El cru­ce­ro “Ba­lea­res”, ge­me­lo del “Ca­na­rias”, era un cru­ce­ro pe­sa­do ti­po Was­hing­ton cons­trui­do en vir­tud del Tra­ta­do de Was­hing­ton de li­mi­ta­ción de ar­ma­men­tos. Fue di­se­ña­do por el in­ge­nie­ro bri­tá­ni­co Watts con cier­tas pres­crip­cio­nes de in­ge­nie­ros na­va­les es­pa­ño­les.

La pro­tec­ción blin­da­da del bu­que re­sul­ta­ba un tan­to es­ca­sa de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes que im­po­nía el ci­ta­do Tra­ta­do. Los in­ge­nie­ros de las dis­tin­tas na­cio­nes que di­se­ña­ron es­te ti­po de bu­ques se veían obli­ga­dos a ele­gir en­tre ar­ma­men­to, ve­lo­ci­dad o blin­da­je. En nues­tros “Ba­lea­res” y “Ca­na­rias” se op­tó por el ar­ma­men­to (8 ca­ño­nes de 203 mm y 8 ca­ño­nes de 120 mm) y por la ve­lo­ci­dad, to­do ello en de­tri­men­to de la pro­tec­ción blin­da­da, que con­sis­tía en 50 mm en los cos­ta­dos de la flo­ta­ción, re­for­za­da con 100 mm a la al­tu­ra de los pa­ño­les de las to­rres de ar­ti­lle­ría, de­fen­di­das a su vez por blin­da­jes de 25 mm y cu­bier­ta pro­tec­to­ra de en­tre 20 y 75 mm. El cas­co lle­va­ba un largo bul­ge an­ti­torpe­dos y una muy es­tu­dia­da com­par­ti­men­ta­ción in­te­rior.

En reali­dad, su ar­ma­men­to pre­vis­to nun­ca se lle­gó a com­ple­tar, da­da la exi­gen­cia de su en­tra­da en ser­vi­cio y por la es­ca­sez de los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ins­ta­lar­le la ar­ti­lle­ría se­cun­da­ria y de­más com­po­nen­tes, sién­do­le ins­ta­la­das pro­vi­sio­nal­men­te unas di­rec­cio­nes de ti­ro po­co me­nos que ar­te­sa­na­les.

Así, des­pro­vis­to de sus di­rec­cio­nes de ti­ro y ar­ti­lle­ría an­ti­aé­rea, sin las to­rres de po­pa de su

ar­ti­lle­ría prin­ci­pal y con otras ca­ren­cias, se in­cor­po­ró a la Flo­ta de Ope­ra­cio­nes Na­cio­nal el 28 de di­ciem­bre de 1936 en las ac­cio­nes pa­ra la to­ma de Má­la­ga. Es­tas de­fi­cien­cias sa­lie­ron a re­lu­cir en el “Com­ba­te de Cher­chel” el 7 de sep­tiem­bre de 1937 en­tre los cru­ce­ros gu­ber­na­men­ta­les “Li­ber­tad” y “Méndez Núñez” y el “Ba­lea­res”, los cua­les en­ta­bla­ron com­ba­te artillero a ve­lo­ci­da­des cer­ca­nas a los 32,5 nu­dos y dis­tan­cia ar­ti­lle­ra en­tre 13.000 y 16.800 me­tros, su­frien­do el “Ba­lea­res” vi­bra­cio­nes en su di­rec­ción de ti­ro prin­ci­pal y ave­ría en el cir­cui­to eléc­tri­co, así co­mo fa­llos en la gi­ros­có­pi­ca y ro­tu­ra de un te­lé­me­tro, re­ci­bien­do dos im­pac­tos que le causaron 26 ba­jas.

OPE­RA­CIÓN BA­LEA­RES

En fe­bre­ro de 1938 lle­gan al Je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la Ar­ma­da en Bur­gos, el al­mi­ran­te Juan Cervera Val­de­rra­ma, no­ti­cias fi­de­dig­nas de ac­ti­vi­da­des de adies­tra­mien­to en la flo­ta gu­ber­na­men­tal con­sis­ten­tes en ejer­ci­cios de ma­nio­bra, prác­ti­cas de ti­ro, trans­mi­sio­nes y lan­za­mien­to de torpe­dos. Otra in­for­ma­ción avi­sa de que es­ta mis­ma flo­ta pre­pa­ra un ata­que sor­pre­sa so­bre la flo­ta “na­cio­nal” que ope­ra en el Me­di­te­rrá­neo, en la que in­ter­ven­drán tres cru­ce­ros –el “Mi­guel de Cer­van­tes”, ya in­cor­po­ra­do tras su lar­ga re­pa­ra­ción, el “Li­ber­tad” y el “Méndez Núñez”–, seis des­truc­to­res, cua­tro sub­ma­ri­nos, quin­ce lan­chas tor­pe­de­ras y se­ten­ta avio­nes de gran bom­bar­deo ti­po “Ka­tius­ka”.

La ope­ra­ción con­sis­te en apro­ve­char que una frac­ción de la flo­ta su­ble­va­da se en­cuen­tra ale­ja­da de su ba­se en Pal­ma pa­ra ata­car­la pri­me­ro con avio­nes, des­pués con sus bu­ques y, fi­nal­men­te, por sub­ma­ri- nos cuan­do se di­ri­jan de re­gre­so a Pal­ma, po­si­ble­men­te ave­ria­dos.

Co­mo quie­ra que los cru­ce­ros del ban­do su­ble­va­do han si­do ata­ca­dos du­ran­te los úl­ti­mos días en la mar y en el puer­to por avio­nes de bom­bar­deo enemi­gos, y el man­do fran­quis­ta con­si­de­ra ve­ro­sí­mil la con­ti­nua­ción de los ata­ques con­tra sus bu­ques, se­gún se des­pren­de de la in­for­ma­ción re­ci­bi­da, el 22 de fe­bre­ro de 1938 el cru­ce­ro “Al­mi­ran­te Cervera” es bom­bar­dea­do por la avia­ción re­pu­bli­ca­na, sien­do al­can­za­do di­rec­ta­men­te por dos bom­bas. Una de ellas, pe­ne­tra por la chi­me­nea de po­pa em­po­trán­do­se en el co­lec­tor de la cal­de­ra pe­ro sin es­ta­llar; y la otra es­ta­lla en el com­bés, y va­rias en el agua a po­ca dis­tan­cia, sien­do al­can­za­do el bar­co por la me­tra­lla y cau­san­do 15 muer­tos y 66 he­ri­dos.

LO QUE EL MAN­DO GU­BER­NA­MEN­TAL pre­ten­de ha­cer es ases­tar un se­rio gol­pe a los bu­ques de la flo­ta enemi­ga, ata­cán­do­les con torpe­dos lan­za­dos des­de lan­chas rá­pi­das cuan­do aque­llos se en­cuen­tren fon­dea­dos en la bahía de Pal­ma.

El al­mi­ran­te Cervera Val­de­rra­ma aler­ta al con­tral­mi­ran­te Fran­cis­co Mo­reno en su ba­se de Pal­ma, rea­li­zán­do­le una se­rie de re­co­men­da­cio­nes, que es­te na­tu­ral­men­te ya ha te­ni­do en cuen­ta. La más im­por­tan­te, el acom­pa­ña­mien­to de los cru­ce­ros por des­truc­to­res que les den co­ber­tu­ra.

Sin em­bar­go, es­ta ins­truc­ción no es via­ble, ya que los bu­ques de es­ta cla­se dis­po­ni­bles son los vie­jos tor­pe­de­ros ad­qui­ri­dos a Ita­lia, que pre­sen­tan gran­des de­fi­cien­cias en su plan­ta motora; co­mo tam­po­co se con­si­de­ra apro­pia­da la par­ti­ci­pa­ción de los mi­na­do­res, da­do que su ve­lo­ci­dad má­xi­ma no su­pera los 18 nu­dos, por lo que to­dos ellos son más ap­tos pa­ra otra cla­se de mi­sio­nes. Por tan­to, los cru­ce­ros se las ten­drán que arre­glar so­los.

EL OB­JE­TI­VO

Lo que el man­do gu­ber­na­men­tal pre­ten­de ha­cer en es­ta ope­ra­ción es ases­tar un se­rio gol­pe a los bu­ques de la flo­ta enemi­ga, ata­cán­do­les con torpe­dos lan­za­dos des­de lan­chas rá­pi­das cuan­do aque­llos se en­cuen­tren fon­dea­dos en la bahía de Pal­ma.

Pa­ra ello, las lan­chas de la flo­ti­lla de Port­man L-11, L-21 y L-31, pre­vio re­lleno de com­bus­ti­ble en el puer­to de Ali­can­te, se re­uni­rán po­co an­tes del oca­so del 5 de mar­zo con los des­truc­to­res de la pri­me­ra flo­ti­lla “Jor­ge Juan”, “Es­ca­ño”, “Ulloa” y “Al­mi­ran­te Valdés”, en un pun­to si­tua­do 14 mi­llas al Es­te de aquel puer­to, pa­ra des­pués di­ri­gir­se a 27 nu­dos en for­ma­ción con­jun­ta ha­cia For­men­te­ra.

A la al­tu­ra de es­ta is­la, las lan­chas se abas­te­ce­rán de ga­so­li­na trans­por­ta­da por los des­truc­to­res, pro­si­guien­do su na­ve­ga­ción has­ta Pal­ma pa­ra que a las 0.30 ho­ras del día 6 ata­quen a los bu­ques enemi­gos que se en­cuen­tren fon­dea­dos en la bahía. Una vez efec­tua­do el ata­que las lan­chas se re­ti­ra­rán a Va­len­cia.

Avis­ta­dos los cru­ce­ros “na­cio­na­les” fon­dea­dos en la bahía de Pal­ma en el re­co­no­ci­mien­to aé­reo efec­tua­do en la ma­ña­na del día 5 de mar­zo por la avia­ción re­pu­bli­ca­na, su man­do na­val de­ci­de lle­var a ca­bo la ope­ra­ción pre­vis­ta pa­ra la no­che del mis­mo día.

En apo­yo de es­ta ope­ra­ción, el grue­so de la Flo­ta cons­ti­tui­do por los cru­ce­ros “Li­ber­tad” y “Méndez Núñez” y los des­truc­to­res “Sán­chez Bar­cáiz­te­gui”, “Al­mi­ran­te An­te­que­ra”, “Le­pan­to”, “Gra­vi­na” y “La­za­ga”, se ha­cen a la mar des­de su ba­se en Car­ta­ge­na a las 15.40 ho­ras.

A las 17.05 ho­ras el man­do de la flo­ta gu­ber­na­men­tal, a bor­do del

“Li­ber­tad”, re­ci­be la no­ti­cia de que la flo­ti­lla de lan­chas tor­pe­de­ras ha vuel­to a puer­to de­bi­do al es­ta­do de la mar y al es­ca­so des­pla­za­mien­to de las lan­chas. A pe­sar de ello, Luis Gon­zá­lez de Ubie­ta de­ci­de con­ti­nuar con el plan que tie­ne asig­na­do, or­de­nan­do al je­fe de los des­truc­to­res de la pri­me­ra flo­ti­lla que se man­ten­ga por los al­re­de­do­res del pun­to de reunión con las lan­chas, por si me­jo­ra la me­teo­ro­lo­gía y es­tas pue­den in­cor­po­rar­se al plan ini­cial, co­sa que no lle­ga­ría a su­ce­der.

Ese mis­mo día, a las 15 ho­ras los cru­ce­ros fran­quis­tas “Ba­lea­res”, “Ca­na­rias” y “Al­mi­ran­te Cervera”, por es­te or­den, al man­do del con­tral­mi­ran­te Ma­nuel de Vier­na, que enar­bo­la su in­sig­nia en el “Ba­lea­res”, se ha­bían he­cho a la mar.

El al­mi­ran­te je­fe de la ba­se de Pal­ma Fran­cis­co Mo­reno que­da en tie­rra aque­ja­do de un ata­que de hi­per­ten­sión. La mi­sión con­sis­te en es­col­tar a los mer­can­tes “Aiz­ko­ri Men­di” y “Um­be Men­di”, que trans­por­tan un im­por­tan­te car­ga­men­to de ma­te­rial de gue­rra, has­ta la al­tu­ra del Ca­bo Tres For­cas. Se tra­ta de re­pe­tir una vez más una mi­sión ru­ti­na­ria, de las mu­chas rea­li­za­das a lo largo de los me­ses de gue­rra, sin opo­si­ción del enemi­go.

EL INI­CIO DE LA BA­TA­LLA

Na­ve­gan­do en al­ta­mar, a 18 nu­dos en lí­nea de fi­la, se es­ta­ble­cen to­das las pre­ven­cio­nes de cam­pa­ña y en­cuen­tran el con­voy a es­col­tar a las 17.36 ho­ras. Na­ve­gan los cru­ce­ros en zig-zag pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad con­tra sub­ma­ri­nos, re­gu­lan­do el avan­ce a los 10 nu­dos que da­ba el con­voy. Apa­gan to­das las lu­ces, me­nos las dis­cre­tas de al­can­ce, y na­ve­gan con mar lla­na, ven­to­li­nas del nor­te y re­gu­lar vi­si­bi­li­dad, en lí­nea de fi­la, a 1.000 me­tros de dis­tan­cia. A 0.40 ho­ras del do­min­go 6, el “Ba­lea­res”, que va en ca­be­za de lí­nea, avis­ta va­rios bu­ques con las lu­ces apa­ga­das, abier­tos unos 25º de la proa por es­tri­bor, al pa­re­cer un cru­ce­ro y cua­tro des­truc­to­res; or­de­na za­fa­rran­cho de com­ba­te, ele­var la ve­lo­ci­dad a 26 nu­dos y ma­nio­bras eva­si­vas, go­ber­nan­do so­bre el lu­gar don­de apa­re­cen los bu­ques, me­tien­do li­ge­ra­men­te a es­tri­bor.

Da­da la vi­si­bi­li­dad que ha­bía, se cal­cu­la que es­ta­rían a unos 2.000 me­tros de dis­tan­cia, y co­mo su lí­nea era lar­ga, dos de sus bul­tos pa­san cer­ca del “Al­mi­ran­te Cervera”, que iba en ter­cer lu­gar. El con­voy en ese mo­men­to les que­da­ba a unos 4.000 me­tros por la ale­ta de ba­bor. Se tra­ta del enemi­go,

lo cual con­fir­man por se­ña­les de Scot el “Ca­na­rias” y el “Cervera”. El al­mi­ran­te, que te­me un ata­que al con­voy, or­de­na una vuel­ta com­ple­ta so­bre ba­bor al­re­de­dor de es­te, per­dien­do con­tac­to con la for­ma­ción enemi­ga.

Por el otro la­do, el des­truc­tor re­pu­bli­cano “Sán­chez Bar­caiz­te­gui”, que tam­bién ha lo­ca­li­za­do a la flo­ta enemi­ga, lan­za dos torpe­dos con­tra el “Cervera”, sin lo­grar al­can­zar­lo. La evo­lu­ción so­bre ba­bor du­ra trein­ta y cin­co mi­nu­tos, gi­ran­do un círcu­lo com­ple­to y vol­vien­do a la 1 ho­ra 30 mi­nu­tos al rum­bo pri­mi­ti­vo.

A las 2 ho­ras, vuel­ve a ver el “Ba­lea­res” unas som­bras por la amu­ra de ba­bor. A es­ta ho­ra la ce­rra­zón era gran­de y la vi­si­bi­li­dad un se­rio in­con­ve­nien­te, da­da la di­men­sión de los cru­ce­ros. El Al­mi­ran­te, que veía ve­nir unos bul­tos, or­de­nó dis­pa­rar un pro­yec­til ilu­mi­nan­te. Co­mo se vio des­pués, es­to su­pu­so un grave error. En ese mo­men­to la es­cu­cha an­ti­sub­ma­ri­na del “Ba­lea­res” per­ci­bió rui­do de tur­bi­nas muy pró­xi­mas a gran ve­lo­ci­dad. Los cru­ce­ros na­ve­ga­ban a 26 nu­dos, ca­yen­do rá­pi­da­men­te la lí­nea a ba­bor. Coin­ci­dien­do con es­tas ór­de­nes, el cru­ce­ro en­ca­jó al­gu­nos im­pac­tos de ar­ti­lle­ría y dos torpe­dos, que pro­vo­ca­ron gran­des ex­plo­sio­nes y la vo­la­du­ra de los pa­ño­les de mu­ni­cio­nes de proa, des­man­te­lán­do­le las to­rres y la su­per­es­truc­tu­ra, in­clui­do el puen­te y des­apa­re­cien­do to­dos los hom­bres que se en­con­tra­ban en él. Se pro­du­je­ron gran­des in­cen­dios en el cen­tro y la po­pa, y en las ca­jas de ur­gen­cia de la ar­ti­lle­ría an­ti­aé­rea, que hi­cie­ron ex­plo­sión.

Los torpe­dos causaron el des­ga­rra­mien­to de los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble, ade­más de gran­des

vías de agua, que hi­cie­ron ho­ci­car el bu­que ha­cia proa unos 15 gra­dos, inu­ti­li­zan­do las cá­ma­ras de cal­de­ras y de­jan­do, por tan­to, el bar­co pa­ra­do, sin ener­gía eléc­tri­ca y com­ple­ta­men­te a os­cu­ras. Una gran co­lum­na de hu­mo y va­por muy pi­can­te subió a gran al­tu­ra, su­ce­dién­do­se con­ti­nuas ex­plo­sio­nes en los pa­ño­les de mu­ni­cio­nes. Tam­bién es­ta­lla­ron unos de­pó­si­tos de ga­so­li­na, de­mos­tran­do que el da­ño en el bar­co era irre­pa­ra­ble. El bu­que es­ta­ba per­di­do.

En es­ta si­tua­ción, el comandante del “Ca­na­rias”, ca­pi­tán de Na­vío Car­los Es­tra­da, asu­mió el man­do de la di­vi­sión de cru­ce­ros y go­ber­nó es­ta pa­ra evi­tar la co­li­sión con el “Ba­lea­res”, que se ha­bía que­da­do pa­ra­do.

Luis Gon­za­lez de Ubie­ta, en su Par­te de Cam­pa­ña so­bre el com­ba­te, na­rra: "A las 2.15 ho­ras se re­co­no­cier­baon los bu­ques enemi­gos de vuel­ta en­con­tra­da por Br en lí­nea de fi­la for­ma­da por Ca­na­rias, Ba­lea­res y Al­mi­ran­te Cervera, que rom­pie­ron el fue­go con gra­na­das lu­mi­no­sas so­bre nues­tra Flo­ta, sien­do in­me­dia­ta­men­te con­tes­ta­do por el Li­ber­tad. A las 2.14 ho­ras se le dio al je­fe de la se­gun­da flo­ti­lla de des­truc­to­res or­den de ata­que. El Sán­chez Bar­cáiz­te­gui lan­zó cua­tro torpe­dos so­bre los bu­ques enemi­gos a las 2.17 ho­ras au­men­tan­do ve­lo­ci­dad y co­lo­cán­do­se por nues­tra Pr ha­cien­do fue­go de ar­ti­lle­ría so­bre el enemi­go. El Al­mi­ran­te An­te­que­ra lan­zó a las 2.18 ho­ras cin­co torpe­dos. El Le­pan­to lan­zó tres torpe­dos. En pleno com­ba­te artillero se vio al bu­que del cen­tro de la lí­nea enemi­ga Ba­lea­res vo­lar en me­dio de una gran lla­ma­ra­da a la que se le apre­ció una al­tu­ra de unos 1.200 me­tros por ha­ber si­do al­can­za­do por los torpe­dos”.

EL FIN DEL "BA­LEA­RES"

El res­plan­dor de es­ta lla­ma­ra­da, pro­vo­ca­da por el es­ta­lli­do de los pol­vo­ri­nes, fue ob­ser­va­da por los des­truc­to­res bri­tá­ni­cos ”HMS Bo­reas” y “HMS Kem­pen­felt”, que rea­li­za­ban la­bo­res de pa­tru­lla a 40 mi­llas de dis­tan­cia. Es­tos se di­ri­gie­ron ha­cia el lu­gar a to­da má­qui­na, vien­do que los es­fuer­zos de los su­per­vi­vien­tes del “Ba­lea­res” por man­te­ner a flo­te el cru­ce­ro eran inú­ti­les.

Con gran ries­go in­ten­ta­ron so­co­rrer a los náu­fra­gos, tra­tan­do va­rias ve­ces atra­car­se al cos­ta­do del “Ba­lea­res”. Pe­ro la pe­li­gro­sa es­co­ra que es­te ha­bía ad­qui­ri­do, con las hé­li­ces ya fue­ra del agua, les hi­zo desis­tir de es­te pro­pó­si­to, pro­ce­dien­do a re­co­ger los hom­bres con gran di­fi­cul­tad con bo­tes y ba­lle­ne­ras. A las 5 de la ma­dru­ga­da, mien­tras se afa­nan en es­ta ta­rea, el cru­ce­ro es­co­ró vio­len­ta­men­te a es­tri­bor lan­zan­do al agua gran nú­me­ro de hom­bres, mu­chos de los cua­les fue­ron ab­sor­bi­dos por los re­mo­li­nos ori­gi­na­dos por el hun­di­mien­to del bar­co. El “Ba­lea­res” se hun­dió, fi­nal­men­te, a 75 mi­llas al nor­te y 80 al es­te de Ca­bo de Pa­los, lle­ván­do­se con él a las pro­fun­di­da­des del Me­di­te­rrá­neo a 788 hom­bres.

EL COMANDANTE DEL "CA­NA­RIAS", el ca­pi­tán de Na­vío Car­los Es­tra­da, asu­mió el man­do de la di­vi­sión de cru­ce­ros y go­ber­nó es­ta pa­ra evi­tar la co­li­sión con el "Ba­lea­res", que se ha­bía que­da­do pa­ra­do.

EL CRU­CE­RO "BA­LEA­RES" ERA GE­ME­LO AL CRU­CE­RO "CA­NA­RIAS".

EL CRU­CE­RO "BA­LEA­RES" ES AL­CAN­ZA­DO POR EL FUE­GO ENEMI­GO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.