Los erro­res de LORD KELVIN, el pa­dre de es­ca­la de tem­pe­ra­tu­ra

Clio Historia - - SUMARIO -

NA­CI­DO EN 1824, WI­LLIAM THOM­SON, MÁS ADE­LAN­TE ENCUMBRADO CO­MO BA­RÓN DE KELVIN (RE­CI­BIÓ SU TÍ­TU­LO NOBILIARIO EN 1892), fue un fí­si­co ma­te­má­ti­co de gran re­nom­bre, apre­cia­do por sus teo­rías en di­ver­sos cam­pos, en par­ti­cu­lar en el de la ter­mo­di­ná­mi­ca, co­mo tam­bién por sus apor­ta­cio­nes en in­ge­nie­ría, don­de ayu­dó a avan­zar en la tec­no­lo­gía de los ca­bles sub­ma­ri­nos.

Su tra­ba­jo cien­tí­fi­co le re­por­tó fa­ma y di­ne­ro. Lord Kelvin de­ter­mi­nó el va­lor exac­to del ce­ro ab­so­lu­to de tem­pe­ra­tu­ra (0 gra­dos Kelvin), es­ta­ble­cién­do­lo en -273,15 gra­dos Cel­sius. Tra­ba­jó du­ran­te mu­chos años en la Uni­ver­si­dad de Glas­gow, y es­tu­vo siem­pre pen­dien­te de los avan­ces cien­tí­fi­cos de la épo­ca, si bien al­gu­nos con­tra­de­cían a sus pro­pias creen­cias, co­mo cris­tiano de­vo­to que era. UN CIEN­TÍ­FI­CO PO­LÉ­MI­CO

Más allá de sus apor­ta­cio­nes a la cien­cia, que le son bien re­co­no­ci­das, Kelvin ob­tu­vo tan­to pres­ti­gio que a me­nu­do era re­ti­cen­te a ha­cer lo pro­pio con los lo­gros de sus de­más co­le­gas, cre­yén­do­se con to­do el de­re­cho a po­ner en du­da al­gu­nas de las afir­ma­cio­nes que es­tos ha­cían.

Por ejem­plo, cuan­do en 1895 se anun­ció el des­cu­bri­mien­to de los ra­yos-X y de sus pro­pie­da­des, Lord Kelvin opi­nó de in­me­dia­to que se tra­ta­ba de un frau­de. El ha­llaz­go de Rönt­gen le pa­re­ció tan fan­tás­ti­co y ab­sur­do que se ne­gó a creer­lo. Sin em­bar­go, no le cos­tó rec­ti­fi­car. El pro­pio Rönt­gen le es­cri­bió al año si­guien­te, ad­jun­tán­do­le el tra­ba­jo cien­tí­fi­co y las prue­bas que ha­bía con­se­gui­do al res­pec­to, ante lo cual el bri­tá­ni­co no pu­do, sino, de­cla­rar su ad­mi­ra­ción por el lo­gro. Más ade­lan­te, per­mi­tió in­clu­so so­me­ter­se a una se­sión de

LA CIEN­CIA ES A VE­CES CO­MO UN CAM­PO DE BA­TA­LLA, DON­DE SE AVAN­ZA Y SE RE­TRO­CE­DE, E IN­CLU­SO SE CO­ME­TEN ERRO­RES. SON MU­CHOS LOS GRAN­DES CIEN­TÍ­FI­COS QUE HAN APOR­TA­DO NO­TA­BLES IDEAS, POR LAS QUE DES­PUÉS HAN SI­DO RE­CO­NO­CI­DOS Y VA­LO­RA­DOS, PE­RO TAM­BIÉN SE HAN CO­ME­TI­DO EQUIVOCACIONES QUE AHO­RA PA­RE­CEN SOR­PREN­DEN­TES. LORD KELVIN, UN CIEN­TÍ­FI­CO BRI­TÁ­NI­CO CO­NO­CI­DO SO­BRE TO­DO POR SU ES­CA­LA DE TEM­PE­RA­TU­RA, FUE UNO DE LOS ME­JO­RES DE SU TIEM­PO, PE­RO AÚN SE RE­CUER­DAN AL­GU­NOS DE SUS DESLICES.

POR MA­NUEL MON­TES, PE­RIO­DIS­TA Y DI­VUL­GA­DOR CIEN­TÍ­FI­CO UNA SEC­CIÓN DE AMAZINGS (NOTICIASDELACIENCIA.COM) SO­BRE EL PA­SA­DO DE LA CIEN­CIA, LA TEC­NO­LO­GÍA Y SUS PROTAGONISTAS

ra­yos-X pa­ra com­pro­bar de pri­me­ra mano có­mo es­tos po­dían mos­trar el in­te­rior óseo de nues­tros cuer­pos.

Du­ran­te es­ta mis­ma épo­ca (Kelvin ya te­nía más de 70 años y se mos­tra­ba muy con­ser­va­dor), y a pe­sar de su in­te­rés por la in­ge­nie­ría, el fa­mo­so cien­tí­fi­co se mos­tró muy crí­ti­co ante la po­si­bi­li­dad es­gri­mi­da por al­gu­nos de que al­gún día se­ría po­si­ble ha­cer reali­dad el sue­ño de la avia­ción. So­lo con­fia­ba en los ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos en glo­bo, y aun así no creía que es­te sis­te­ma pu­die­ra te­ner un in­te­rés prác­ti­co. En 1902 lle­gó a afir­mar que no creía que un avión fue­ra ja­más a po­der usar­se pa­ra al­go útil. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, al año si­guien­te, se efec­tua­ba el pri­mer vue­lo de un avión gra­cias a los her­ma­nos Wright, lo cual asom­bró al mun­do y dio el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da ha­cia una re­vo­lu­ción in­dus­trial sin pre­ce­den­tes.

Las li­mi­ta­cio­nes de la cien­cia de su tiem­po pro­vo­ca­ron tam­bién que Kelvin se equi­vo­ca­se en al­gu­nas otras pre­dic­cio­nes. Sien­do bien co­no­ci­do que la com­bus­tión or­di­na­ria ne­ce­si­ta oxí­geno pa­ra pro­du­cir­se, y ante el cre­cien­te au­men­to de la que­ma de com­bus­ti­bles en to­do el mun­do, lle­gó a la con­clu­sión de que el oxí­geno de la at­mós­fe­ra te­rres­tre no du­ra­ría pa­ra siem­pre. De he­cho, asu­mien­do que es­te era pro­du­ci­do a tra­vés de la fo­to­sín­te­sis de las plan­tas, Kelvin cal­cu­ló en 1898 que di­cha sus­tan­cia se ago­ta­ría an­tes de que trans­cu­rrie­ran cua­tro si­glos, pin­tan­do un ne­gro fu­tu­ro pa­ra la Hu­ma­ni­dad y los de­más or­ga­nis­mos vi­vos que ne­ce­si­tan el oxí­geno pa­ra vi­vir.

Mu­cho más tar­de, otros cien­tí­fi­cos cons­ta­ta­ron que no so­lo las plan­tas efec­túan la fo­to­sín­te­sis, y que de he­cho exis­ten mu­chas otras fuen­tes que las que tu­vo en cuen­ta Kelvin, las cua­les pro­du­cen cons­tan­te­men­te oxí­geno en nues­tro pla­ne­ta. Los li­mi­ta­dos da­tos dis­po­ni­bles en ese mo­men­to ju­ga­ron una ma­la pa­sa­da al in­sig­ne cien­tí­fi­co, cu­yas pre­dic­cio­nes fue­ron de to­das ma­ne­ras es­cu­cha­das con te­mor de­bi­do a su pres­ti­gio. Ca­si 100 años des­pués se des­cu­brían al­gu­nas de las principales fuen­tes de pro­duc­ción de oxí­geno en la Tie­rra, co­mo la cia­no­bac­te­ria ma­ri­na Pro­chlo­ro­coc­cus. LA EDAD DE LA TIE­RRA

Otro de los con­si­de­ra­bles erro­res de Kelvin fue su es­ti­ma­ción de la edad de la Tie­rra. Sus cálcu­los ya cho­ca­ban con sus pro­pias creen­cias cris­tia­nas, pe­ro in­clu­so así se que­dó muy cor­to.

El cien­tí­fi­co afir­mó que nues­tro pla­ne­ta de­bía te­ner en­tre 24 y 100 mi­llo­nes de años, se­gún sus co­no­ci­mien­tos de ter­mo­di­ná­mi­ca. Pen­sa­ba que la Tie­rra pri­mi­ge­nia fue una bo­la in­can­des­cen­te, y en ba­se a ello cal­cu­ló el tiem­po que de­bía ha­ber pa­sa­do has­ta que es­ta lle­gó a en­friar­se lo su­fi­cien­te. La ci­fra apor­ta­da por Kelvin con­tra­de­cía la en­ton­ces po­pu­lar teo­ría de la evo­lu­ción, por­que es­ta ne­ce­si­ta­ba de mu­chí­si­mo más tiem­po pa­ra dar lu­gar a or­ga­nis­mos avan­za­dos.

En 1896, sin em­bar­go, se des­cu­brió la ra­diac­ti­vi­dad, y en el fu­tu­ro se sa­bría que el in­te­rior de la Tie­rra con­tie­ne ele­men­tos ra­diac­ti­vos que des­pren­den calor cons­tan­te­men­te, afec­tan­do a los cálcu­los de for­ma de­ci­si­va. Ade­más, la Tie­rra no se ha­bría en­fria­do por con­duc­ción, sino que la exis­ten­cia del fe­nó­meno de la con­vec­ción y otros en­ton­ces des­co­no­ci­dos, co­mo la teo­ría de pla­cas, cam­bia­ron ra­di­cal­men­te la cues­tión. Aho­ra sa­be­mos que la Tie­rra tie­ne unos 4.500 mi­llo­nes de años y que la evo­lu­ción ha te­ni­do tiem­po más que su­fi­cien­te pa­ra efec­tuar su tra­ba­jo.

No to­dos los erro­res que se impu­tan a Lord Kelvin son su­yos. Al­gu­na fuen­te le atri­bu­ye la afir­ma­ción de que no que­da­ba ya na­da por des­cu­brir en la fí­si­ca en su épo­ca. En reali­dad, él nun­ca di­jo tal co­sa, una ase­ve­ra­ción que, por otro la­do, ha si­do re­pe­ti­da­men­te des­men­ti­da has­ta la ac­tua­li­dad, gra­cias a los cons­tan­tes avan­ces en es­te cam­po.

A pe­sar de su par­ti­cu­lar ca­rác­ter, Lord Kelvin ha pa­sa­do a la His­to­ria co­mo uno de los gran­des per­so­na­jes que ha da­do la cien­cia. Sus acier­tos (mu­chos) y sus erro­res (al­gu­nos), son so­lo la cons­ta­ta­ción de que el cam­po cien­tí­fi­co es ca­paz de au­to­co­rre­gir­se a sí mis­mo y de al­can­zar así las más al­tas co­tas de ex­ce­len­cia.

EL CIEN­TÍ­FI­CO afir­mó que nues­tro pla­ne­ta de­bía te­ner en­tre 24 y 100 mi­llo­nes de años, se­gún sus co­no­ci­mien­tos de ter­mo­di­ná­mi­ca. Pen­sa­ba que la Tie­rra pri­mi­ge­nia fue una bo­la in­can­des­cen­te.

KELVIN, EL SE­GUN­DO POR LA IZ­QUIER­DA.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, RE­TRA­TO DE LORD KELVIN. A LA DE­RE­CHA, LA CA­SA DE LORD KELVIN, EN GLAS­GOW.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.