Pa­tri­cio Si­not, el BRU­JO “ILUS­TRA­DO”

Clio Historia - - SUMARIO -

HA­BÍA NA­CI­DO EN IR­LAN­DA HA­CIA 1575 O 1576, AUN­QUE LLE­GÓ A GA­LI­CIA CON SUS PA­DRES, EXI­LIA­DOS, A FI­NA­LES DEL SI­GLO XVI. Se lla­ma­ba Pa­tri­cio Si­not, y aun­que no sa­be­mos mu­cho de su in­fan­cia, en 1596 ya se ha­bía ti­tu­la­do co­mo ba­chi­ller en Cá­no­nes. Se pre­sen­tó en un par de oca­sio­nes a la Cá­te­dra de Re­tó­ri­ca de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, y lo­gró el pues­to que tan­to an­sia­ba en 1611. Des­de en­ton­ces man­tu­vo su pues­to has­ta 1622, a pe­sar de te­ner al­gu­nos pro­ble­mas con la di­rec­ción del cen­tro por su im­pun­tua­li­dad y sus au­sen­cias a las cla­ses que de­bía im­par­tir. Y es que la en­se­ñan­za de la Gra­má­ti­ca no era su úni­ca ocu­pa­ción.

Pa­tri­cio Si­not era un bru­jo. Pe­ro no uno cual­quie­ra, sino un bru­jo “ilus­tra­da­do”, co­mo co­rres­pon­día a su ni­vel de co­no­ci­mien­tos: un as­tró­lo­go que es­tu­dia­ba los li­bros de gran­des ni­gro­man­tes co­mo Ju­lio Es­ta­dio y Abraham Abe­nar, y que se de­di­ca­ba a rea­li­zar horóscopos y adi­vi­nar el fu­tu­ro en ba­se a sus es­tu­dios. Eso ex­pli­ca que no tu­vie­ra mu­chos clien­tes, pues en aque­lla épo­ca en tie­rras ga­lle­gas se pre­fe­rían otro ti­po de he­chi­ce­ros: los que usa­ban ora­cio­nes, pie­dras o hier­bas, en­tre otras co­sas.

Pe­ro al me­nos dos per­so­nas acu­die­ron a él, pa­ra su des­gra­cia. Una de ellas lo vi­si­tó por­que ha­cía tiem­po que se sen­tía in­dis­pues­to. Si­not le pre­gun­tó por su da­tos de na­ci­mien­to y en ba­se a ellos hi­zo sus pre­dic­cio­nes, in­di­cán­do­le que lo ame­na­za­ban dos gra­ves pe­li­gros: Uno por agua y otro por fue­go.

El del agua era, se­gún Si­not, el que le cau­sa­ba la in­dis­po­si­ción. Y es que, el as­tró­lo­go pu­do dar­le in­di­ca­cio­nes de que un año an­tes ha­bía vi­si­ta­do a una fa­mi­lia que le ha­bía da­do vino re­ba­ja­do con agua em­pon­zo­ña­da. Le dio da­tos pre­ci­sos de quién era di­cha fa­mi­lia, dón­de vi­vía, y a qué se de­di­ca­ba, de mo­do que al fin el pa­cien­te pu­do re­cor­dar el su­ce­so. Si­not le in­di­có que man­ten­dría su ma­les­tar has­ta que cum­plie­ra los trein­ta años, y que de no ha­ber si­do un hom­bre es­pe­cial­men­te fuer­te ha­bría muer­to por aque­llo.

El se­gun­do de los clien­tes que tu­vo Pa­tri­cio Si­not se ex­pla­yó en mul­ti­tud de de­ta­lles so­bre las ac­ti­vi­da­des del as­tró­lo­go. Así, in­di­có que acu­dió a él en re­pe­ti­das oca­sio­nes pa­ra rea­li­zar di­ver­sas con­sul­tas, a las que siem­pre da­ba Si­not res­pues­ta. La pri­me­ra de ellas ha­cía re­fe­ren­cia al ro­bo de dos­cien­tos reales. Si­not in­di­có en un pri­mer lu­gar que el la­drón se lla­ma­ba Gre­go­rio, o tal vez Juan. Fi­nal­men­te lo iden­ti­fi­có co­mo Juan Ló­pez, un es­tu­dian­te. Tam­bién le pre­gun­tó a Si­not si un her­mano su­yo re­cu­pe­ra­ría su pues­to en la igle­sia que le ha­bían qui­ta­do, y el as­tró­lo­go in­di­có que eso no ocu­rri­ría, pues­to que ha­bía una per­so­na po­de­ro­sa que se le opo­nía y en ta­les cir­cuns­tan­cias le re­sul­ta­ría im­po­si­ble re­cu­pe­rar el pues­to.

Es­te mis­mo tes­ti­go in­di­có que en di­ver­sas oca­sio­nes lo ha­bía vis­to ha­cer de­duc­cio­nes en sus ta­blas, rea­li­zan­do fi­gu­ras con va­rias lí­neas y círcu­los, ano­tan­do nú­me­ros y rea­li­zan­do cálcu­los, pa­ra es­ta­ble­cer si ha­bría o no buen tiem­po, o si se pro­du­ci­ría un he­cho con­cre­to en la fe­cha so­li­ci­ta­da, acer­tan­do nor­mal­men­te en sus pre­dic­cio­nes.

To­dos es­tos in­for­mes lle­ga­ron a la In­qui­si­ción, y Si­not fue juz­ga­do. Vien­do que era un hom­bre bas­tan­te po­bre, y pa­ra que pu­die­ra se­guir acu­dien­do a sus cla­ses, se le pres­cri­bió co­mo cár­cel, en una es­pe­cie de re­clu­sión do­mi­ci­lia­ria, la ciu­dad de San­tia­go, que no po­día aban­do­nar mien­tras se ce­le­bra­ra el jui­cio.

El 14 de ma­yo de 1622 se lle­vó a ca­bo la pri­me­ra vis­ta. Pa­tri­cio si­not se de­fen­dió in­di­can­do que era cris­tiano vie­jo, que de he­cho sus pa­dres ha­bían te­ni­do que aban­do­nar Ir­lan­da por su fe y que ha­bían si­do per­se­gui­dos por ella. Ase­gu­ró que no te­nía tra­tos con de­mo­nios, sino que sus adi­vi­na­cio­nes las rea­li­za­ba ba­sán­do­se en la cien­cia.

De na­da le sir­vie­ron sus ale­ga­tos. La sen­ten­cia, del 21 de ju­nio del mis­mo año, lo des­te­rró de la ciu­dad du­ran­te dos años. Por su ca­li­dad de pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad, y pa­ra que es­ta no se vie­ra en­vuel­ta en el es­cán­da­lo, Si­not no par­ti­ci­pó en el gran au­to de fe que se ce­le­bró en la ciu­dad, aun­que per­dió su úni­co me­dio de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.