MU­SEO REAL DE PIN­TU­RAS

Clio Historia - - ARTE | MUSEO DEL PRADO -

EL PRI­MI­TI­VO MU­SEO DE LAS CIEN­CIAS SU­FRIÓ UNA SE­RIE DE CA­LA­MI­DA­DES, RES­PON­SA­BLES EN PAR­TE DEL CAM­BIO EN LA FI­SO­NO­MÍA QUE PRO­YEC­TÓ JUAN DE VI­LLA­NUE­VA EN SU PLAN ORI­GI­NAL. Ha­bla­mos, en­tre otras, de la des­truc­ción de bue­na par­te del edi­fi­cio du­ran­te la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia y la uti­li­za­ción del mis­mo co­mo cuar­tel de la ca­ba­lle­ría fran­ce­sa en 1808. Co­mo ya sa­be­mos, la res­tau­ra­ción fue apo­ya­da de­ci­di­da­men­te por la es­po­sa de Fer­nan­do VII, Isa­bel de Bra­gan­za, y en 1818 se lle­vó a ca­bo por An­to­nio Ló­pez Agua­do, dis­cí­pu­lo del ar­qui­tec­to y au­tor del pro­yec­to.

Al año si­guien­te se inau­gu­ró el edi­fi­cio, es­ta vez ya co­mo Mu­seo Real de Pin­tu­ras, con­te­nien­do par­te de las co­lec­cio­nes Reales de Pin­tu­ra y Es­cul­tu­ra Es­pa­ño­las, pro­ce­den­tes de los dis­tin­tos Si­tios Reales, en­tre otras, las de Ve­láz­quez. Hay que te­ner en cuen­ta que las obras del ge­nial pin­tor no ha­bían sa­li­do nun­ca de pa­la­cio y no ha­bían si­do con­tem­pla­das por el pú­bli­co en ge­ne­ral, has­ta que el Mu­seo del Pra­do abrió por pri­me­ra vez sus puer­tas al pú­bli­co, en 1819. En aquel mo­men­to, la re­le­van­cia del pin­tor no se hi­zo del to­do pa­ten­te, de­bi­do a que los gus­tos ar­tís­ti­cos de los vi­si­tan­tes de la épo­ca eran más bien ro­mán­ti­cos, com­bi­na­dos con un acu­sa­do to­que na­tu­ra­lis­ta y do­mi­na­dos por una gran religiosidad, muy ale­ja­dos del es­ti­lo ba­rro­co del ar­tis­ta. Por lo tan­to, no es has­ta la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, coin­ci­dien­do con la es­tan­cia en España del pin­tor fran­cés Ma­net, que fue quien lo des­cu­brió real­men­te, con­si­de­rán­do­lo el me­jor ar­tis­ta de to­das las épo­cas y na­cio­na­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.