A LA SOM­BRA DE LAW­REN­CE DE ARA­BIA

Clio Historia - - PERSONAJES | LA REINA DEL DESIERTO -

EN LA PRI­MA­VE­RA DE 1911, GERTRUDE HA­BÍA RE­GRE­SA­DO AL DE­SIER­TO EN

BUS­CA DE VES­TI­GIOS AR­QUEO­LÓ­GI­COS Y TES­TI­MO­NIOS DE CI­VI­LI­ZA­CIO­NES AN­TI­GUAS. En Car­che­mish se to­pó con dos ar­queó­lo­gos.

Uno se lla­ma­ba

Camp­bell Thom­son,y

el otro, Tho­mas Ed­ward Law­ren­ce. Por aquel en­ton­ces, es­te úl­ti­mo era un jo­ven de vein­ti­trés años es­pe­cia­li­za­do en al­fa­re­ría me­die­val, pe­ro en po­co tiem­po se iba a con­ver­tir en uno de los principales protagonistas de la li­be­ra­ción de los pue­blos ára­bes. Aún no ha­bía na­ci­do el mí­ti­co Law­ren­ce de Ara­bia.

Mien­tras Gertrude se con­ver­tía en la úni­ca mu­jer miem­bro del ejér­ci­to bri­tá­ni­co co­mo ofi­cial po­lí­ti­co y pa­sa­ba lar­gas ho­ras en las ofi­ci­nas ana­li­zan­do mapas y re­dac­tan­do in­for­mes, un aven­tu­re­ro Law­ren­ce se lan­za­ba a apo­yar la re­be­lión ára­be ca­bal­gan­do por el de­sier­to. Una re­be­lión que tu­vo en la ayu­da es­tra­té­gi­ca de Gertrude un apo­yo im­pres­cin­di­ble.

A pe­sar de la di­fe­ren­cia de edad, ella era vein­te años ma­yor, T. E. Law­ren­ce y Gertrude Bell sin­tie­ron siem­pre un mu­tuo res­pe­to. La la­bor de am­bos fue im­por­tan­te en la cons­truc­ción de Orien­te Pró­xi­mo des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Pe­ro, mien­tras la fi­gu­ra del ca­ba­lle­ro in­glés ata­via­do con pren­das del de­sier­to se con­vir­tió en to­do un mi­to, Gertrude y su la­bor pri­mor­dial co­mo ce­re­bro de los pla­nes bri­tá­ni­cos que­dó en un in­jus­to se­gun­do plano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.