UNA MU­JER CON­TRA LOS DE­RE­CHOS DE SU GÉ­NE­RO

Clio Historia - - PERSONAJES | LA REINA DEL DESIERTO -

A PE­SAR DE QUE GERTRUDE BELL NO LLE­VÓ UNA VI­DA CON­VEN­CIO­NAL y tu­vo una li­ber­tad na­da co­mún en las mu­je­res de su tiem­po, no por ello se sin­tió sen­si­bi­li­za­da con las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas de la épo­ca en la que ella vi­vió.

Des­de su ju­ven­tud, cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar en Lon­dres, fue cons­cien­te de las in­jus­ti­cias so­cia­les que te­nían que so­por­tar las mu­je­res. Al­go tan ba­nal co­mo sa­lir a vi­si­tar un mu­seo no po­día ha­cer­lo si no era acom­pa­ña­da de una ca­ra­bi­na. "Co­mo soy una chi­ca, me es­tá prohi­bi­do ver co­sas bo­ni­tas", de­cía Ger­tru Bell.

Sin em­bar­go, ella no se unió al mo­vi­mien­to de las su­fra­gis­tas que en In­gla­te­rra lle­gó a rea­li­zar ac­tos vio­len­tos pa­ra con­se­guir que las mu­je­res pu­die­ran vo­tar. To­do lo con­tra­rio, dio su apo­yo a la co­no­ci­da co­mo la Li­ga con­tra el su­fra­gio fe­me­nino.

Una de sus te­sis se ba­sa­ba en la in­ca­pa­ci­dad de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras y con po­ca pre­pa­ra­ción pa­ra po­der li­de­rar un país o pa­ra es­co­ger a sus go­ber­nan­tes. Gertrude, aun­que pu­die­ra pa­re­cer una con­tra­dic­ción, de­fen­día la tra­di­ción y el or­den so­cial es­ta­ble­ci­do y creía fir­me­men­te en los ro­les fi­ja­dos pa­ra am­bos se­xos. A pe­sar de que ella fue­ra cons­cien­te de que era una ex­cep­ción a esa nor­ma.

Tam­po­co se sen­tía có­mo­da en­tre mu­je­res. Tu­vo po­cas ami­gas de ver­dad y, con su ma­dre adop­ti­va, Flo­ren­ce, man­tu­vo una re­la­ción afec­tuo­sa, pe­se a que no siem­pre fue cor­dial. Una pos­tu­ra que man­tu­vo tam­bién con las es­po­sas de los fun­cio­na­rios, mi­li­ta­res y di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos con los que tra­ba­jó a lo largo de su vi­da, pe­ro con las que nun­ca se sin­tió có­mo­da. En cier­ta oca­sión ase­gu­ró con­tun­den­te:

"No quie­ro en­fren­tar­me a to­do el mun­do fe­me­nino con el que ya me lle­vo bas­tan­te mal, ¡con­de­na­das mu­je­res!".

De he­cho, a Gertrude el mun­do fe­me­nino no le in­tere­só de­ma­sia­do. A pe­sar de con­si­de­rar­se una da­ma ele­gan­te y preo­cu­pa­da por su as­pec­to fí­si­co, nun­ca se sin­tió a gus­to con las de­más alum­nas del Queen’s Co­lle­ge, sal­vo al­gu­na ami­ga con­cre­ta. Cuan­do se aden­tró en el de­sier­to, tam­po­co se in­tere­só por al­go que ha­bía he­cho co­rrer ríos de tin­ta a lo largo de los si­glos, la vi­da en los ha­re­nes. Lo que de ver­dad le in­tere­sa­ba de las tri­bus del de­sier­to era el po­der que ejer­cían los hom­bres en la zo­na, lo que hi­cie­ran sus mu­je­res po­co le in­tere­sa­ba.

Una de las po­cas co­sas que hi­zo Gertrude en fa­vor de las mu­je­res fue des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial cuan­do, en­tre las dis­tin­tas cues­tio­nes que abor­dó acer­ca del nue­vo es­ta­do de Irak, re­cla­mó la crea­ción de es­cue­las fe­me­ni­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.