Ase­dio al AL­CÁ­ZAR de TO­LE­DO

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JUAN PA­BLO PERABÁ Y JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PIN­NA, HIS­TO­RIA­DO­RES

DES­PUÉS DEL GOL­PE DEL 17 DE JU­LIO, LAS TRO­PAS DE ÁFRI­CA AL MAN­DO DEL GE­NE­RAL YAGÜE LO­GRA­RON CRU­ZAR EL ES­TRE­CHO DE GI­BRAL­TAR CON LA IN­TEN­CIÓN DE INI­CIAR UNA LAR­GA MAR­CHA HA­CIA EL NOR­TE Y TO­MAR MA­DRID, PE­RO LA RE­SIS­TEN­CIA DE LOS SOL­DA­DOS DE LA RE­PÚ­BLI­CA FUE MÁS IN­TEN­SA DE LO QUE EN UN PRIN­CI­PIO SE HA­BÍA ES­PE­RA­DO. PO­CO A PO­CO, LAS CIU­DA­DES Y PUE­BLOS DE LA BA­JA AN­DA­LU­CÍA Y EX­TRE­MA­DU­RA QUE NO SE HA­BÍA UNI­DO AL ALZAMIENTO CA­YE­RON EN MA­NOS DE LOS SU­BLE­VA­DOS. EN AGOS­TO SE PRO­DU­JO LA TO­MA DE BA­DA­JOZ, LO QUE PER­MI­TIÓ CREAR UNA ES­TRE­CHA ZO­NA DE CON­TAC­TO CON LA ZO­NA SUBLEVADA DEL NOR­TE. CON EL CA­MINO EX­PE­DI­TO, EL EJÉR­CI­TO AFRI­CANO, AHO­RA CO­MAN­DA­DO POR FRAN­CO, PU­SO POR FIN DI­REC­CIÓN A MA­DRID, PE­RO AN­TES DE LLE­GAR A LA CA­PI­TAL TU­VO QUE DES­VIAR­SE HA­CIA TO­LE­DO, DON­DE SE ES­TA­BA DESA­RRO­LLAN­DO UNO DE LOS EN­FREN­TA­MIEN­TOS MÁS RE­COR­DA­DOS DE ES­TA GUE­RRA QUE, DU­RAN­TE TRES AÑOS, SUMIÓ AL PAÍS EN UN AU­TÉN­TI­CO DRA­MA, CU­YAS HE­RI­DAS AÚN NO HAN LO­GRA­DO CICATRIZAR.

TO­LE­DO FUE UNA MÁS DE LAS MU­CHAS CIU­DA­DES EN LAS QUE DES­PUÉS DEL ALZAMIENTO SE PRO­DU­JE­RON ENCARNIZADOS COM­BA­TES CA­LLE­JE­ROS EN­TRE LOS PAR­TI­DA­RIOS DE LOS SU­BLE­VA­DOS Y LAS FUER­ZAS DEL OR­DEN LEA­LES A LA RE­PÚ­BLI­CA. El 18 de ju­lio el co­man­dan­te mi­li­tar de la ciu­dad im­pe­rial, Jo­sé Mos­car­dó, de­ci­dió des­pla­zar­se has­ta Ma­drid pa­ra com­pro­bar, de pri­me­ra mano, la si­tua­ción en la que se en­con­tra­ba la Di­vi­sión a la que su co­man­dan­cia mi­li­tar per­te­ne­cía, pe­ro cuan­do lle­gó a la ca­pi­tal pu­do ob­ser­var el caos que rei­na­ba en la ciu­dad, por lo que re­gre­só a su pues­to y or­de­nó el acuar­te­la­mien­to de la es­ca­sa guar­ni­ción que se en­con­tra­ba a sus ór­de­nes. La de­ci­sión es­ta­ba to­ma­da. El co­ro­nel se iba a su­mar al gol­pe y si era ne­ce­sa­rio re­sis­ti­ría en To­le­do has­ta el fi­nal. Pa­ra Mos­car­dó lo más im­por­tan­te era ga­nar tiem­po, por eso no dio cuen­ta al go­bierno re­pu­bli­cano de su elec­ción; mien­tras tan­to ini­ció los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la de­fen­sa, sien­do su gran prio­ri­dad la bús­que­da de un en­cla­ve des­de el que po­der re­sis­tir cuan­do, sin lu­gar a du­das, lle­ga­se des­de Ma­drid un ejér­ci­to re­pu­bli­cano pa­ra so­fo­car el le­van­ta­mien­to de To­le­do.

LA SU­BLE­VA­CIÓN

El lu­gar es­co­gi­do no po­dría ha­ber si­do me­jor; el Al­cá­zar era una im­po­nen­te for­ta­le­za de grue­sos mu­ros, si­tua­da en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da que le per­mi­ti­ría con­tro­lar el te­rri­to­rio cir­cun­dan­te. El gran pro­ble­ma pa­ra Mos­car­dó era, en cam­bio, lo re­du­ci­do de la guar­ni­ción con la que ha­cer fren­te al pe­li­gro que ace­cha­ba en el ho­ri­zon­te. Asi-

mis­mo, tam­bién tu­vo que ha­cer fren­te a la preo­cu­pan­te fal­ta de ma­te­rial bé­li­co pa­ra ofre­cer un ti­po de re­sis­ten­cia con una mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de éxi­to fren­te a un enemi­go su­pe­rior en nú­me­ro. Los de­fen­so­res del Al­cá­zar tan so­lo con­ta­ban con 1.200 fu­si­les, dos pe­que­ñas pie­zas de ar­ti­lle­ría y unas tre­ce ame­tra­lla­do­ras.

Los mo­vi­mien­tos del co­ro­nel no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos pa­ra el go­bierno de la Re­pú­bli­ca, por lo que no tar­da­ron en po­ner­se en con­tac­to con él pa­ra co­no­cer sus in­ten­cio­nes. Tam­bién pa­ra pe­dir­le que en­via­se ha­cia Ma­drid to­das las mu­ni­cio­nes dis­po­ni­bles en la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Ar­mas de To­le­do; pe­ro, co­mo era de es­pe­rar, Mos­car­dó no mos­tró, en nin­gún mo­men­to, la más mí­ni­ma in­ten­ción de des­pren­der­se de es­ta va­lio­sa car­ga.

Fue en­ton­ces cuan­do el co­ro­nel em­pe­zó a ju­gar al ga­to y al ra­tón con el go­bierno de la ca­pi­tal. Una y otra vez res­pon­día con to­do ti­po de ex­cu­sas pa­ra evi­tar que la mu­ni­ción sa­lie­se de To­le­do y, so­bre to­do, pa­ra ga­nar un tiem­po que ne­ce­si­ta­ba más que otra co­sa en el mun­do. El en­ga­ño no se pro­lon­gó du­ran­te mu­chos días, ya que el 21 de ju­lio na­die du­da­ba de las in­ten­cio­nes del co­ro­nel, por lo que es­te no du­dó en de­cla­rar el es­ta­do de gue­rra y to­mar po­si­cio­nes al­re­de­dor de la ciu­dad de To­le­do pa­ra re­pe­ler un

El co­man­dan­te Mos­car­dó te­nía que ha­cer fren­te a la fal­ta de ma­te­rial bé­li­co. LOS DE­FEN­SO­RES DEL AL­CÁ­ZAR tan so­lo con­ta­ban con 1.200 fu­si­les, dos pe­que­ñas pie­zas de ar­ti­lle­ría y unas tre­ce ame­tra­lla­do­ras.

ata­que que, a buen se­gu­ro, no tar­da­ría mu­cho en pro­du­cir­se. Las si­guien­tes ho­ras fue­ron fre­né­ti­cas; los de­fen­so­res del Al­cá­zar em­pe­za­ron una ver­ti­gi­no­sa lu­cha con­tra el re­loj y em­pe­za­ron a trans­por­tar, lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble, cer­ca de 700.000 car­tu­chos des­de la Fá­bri­ca de Ar­mas has­ta el Al­cá­zar y to­das las pro­vi­sio­nes po­si­bles pa­ra po­der ha­cer fren­te al in­mi­nen­te ase­dio al que se ve­rían so­me­ti­dos.

Por su par­te, las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les no se man­tu­vie­ron inac­ti­vas en su fé­rrea de­ter­mi­na­ción de abor­tar la su­ble­va­ción en la ciu­dad del Ta­jo, por lo que se dio la or­den de avan­zar a la di­vi­sión del ge­ne­ral Ri­quel­me com­pues­ta por 15.000 hom­bres con el apo­yo de 23 ca­ño­nes de cam­pa­ña, 2 ba­te­rías an­ti­aé­reas y 2 tan­ques. An­te la evi­den­te su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca del ejér­ci­to re­pu­bli­cano, Mos­car­dó no pu­do ni si­quie­ra plan­tear­se la de­fen­sa del pe­rí­me­tro de­fen­si­vo or­ga­ni­za­do en To­le­do, por lo que or­de­nó a sus po­co más de 1.000 sol­da­dos to­mar po­si­cio­nes en el Al­cá­zar y allí es­pe­ró acon­te­ci­mien­tos.

HI­TO HIS­TÓ­RI­CO

Uno de los mo­men­tos más fa­mo­sos del ase­dio del Al­cá­zar (des­pués uti­li­za­do por la pro­pa­gan­da fran­quis­ta) se pro­du­jo el 23 de ju­lio, cuan­do Mos­car­dó re­ci­bió una lla­ma­da del je­fe de las mi­li­cias de To­le­do por la que se le ex­hor­ta­ba a la ren­di­ción y a la en­tre­ga de la pla­za, pe­ro es­pe­cial­men­te se le co­mu­ni­ca­ba que los mi­li­cia­nos te­nían pre­so a su hi­jo y que no du­da­rían en fu­si­lar­lo si no de­po­nía las ar­mas en diez mi­nu­tos. No ca­be du­da de que ese fue el mo­men­to más trau­má­ti­co en la vi­da del ofi­cial, pe­ro con­tra to­do pro­nós­ti­co Mos­car­dó co­gió el te­lé­fono y res­pon­dió a su hi­jo, que en ese mo­men­to ya se en­con­tra­ba al otro la­do del au­ri­cu­lar, con su fa­mo­sa fra­se: "Si es cier­to (que te van a fu­si­lar) en­co­mien­da tu al­ma a Dios, da un vi­va a Es­pa­ña y se­rás un hé­roe que mue­re por ella. ¡Adiós, hi­jo mío, un be­so muy fuer­te!". La res­pues­ta del ofi­cial su­ble­va­do hi­zo ver a Ri­quel­me que la ren­di­ción de la pla­za no se con­se­gui­ría sin lu­cha. Co­mo era de es­pe­rar, el ge­ne­ral re­pu­bli­cano or­de­nó el ini­cio del bom­bar­deo me­dian­te la uti­li­za­ción de la po­de­ro­sa ar­ti­lle­ría de 105 mm. La ba­ta­lla por el Al­cá­zar ha­bía co­men­za­do.

EL PRIN­CI­PIO DE LA CON­TIEN­DA

Des­de ese día el atro­na­dor ru­gi­do de los ca­ño­nes re­pu­bli­ca­nos no ce­sa­rían de emi­tir su ma­ca­bra sin­fo­nía has­ta que se re­sol­vie­se es­te en­fren­ta­mien­to en­tre los dos ban­dos que, a par­tir de es­te mo­men­to, se iban a en­fren­tar en­tre sí, en una gue­rra fra­tri­ci­da, pro­vo­ca­da en par­te por el

ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co que se pro­pa­gó por una Eu­ro­pa que es­ta­ba a pun­to de de­vo­rar­se a sí mis­ma.

A pe­sar de la con­tun­den­cia del ata­que, los de­fen­so­res del Al­cá­zar no vie­ron com­pro­me­ti­da su pre­ca­ria si­tua­ción de­bi­do a la so­li­dez del re­cin­to de­fen­si­vo. Es más, el prin­ci­pal pro­ble­ma du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas del ase­dio fue la es­ca­sez de ví­ve­res, al­go que les obli­gó a sa­cri­fi­car a sus ca­ba­llos pa­ra po­der ha­cer fren­te al ham­bre y la ca­res­tía. Po­co a po­co, la si­tua­ción se fue ha­cien­do más com­ple­ja por lo que, se­gún con­ta­ron los su­per­vi­vien­tes, se op­tó por re­du­cir el ran­cho a la mi­tad y a ra­cio­nar el con­su­mo de agua. Es­te es­fuer­zo no re­sul­tó su­fi­cien­te; era evi­den­te que los si­tia­dos no po­drían re­sis­tir du­ran­te mu­cho más tiem­po, por lo que pu­sie­ron sus es­pe­ran­zas en la lle­ga­da de las tro­pas de Fran­co, que, en agos­to de 1936, ya mar­cha­ba in­di­si­mu­la­da­men­te ha­cia el nor­te.

Por su par­te, el ejér­ci­to de Ri­quel­me em­pe­zó a te­mer por la po­si­bi­li­dad de que­dar atra­pa­do en­tre dos fren­tes si al fi­nal se con­fir­ma­ba la lle­ga­da del ejér­ci­to afri­cano des­de el Sur. Ade­más, pa­ra ellos la to­ma del Al­cá­zar fue un asun­to prio­ri­ta­rio, por la ima­gen que es­ta vic­to­ria po­dría dar a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Así, se re­do­bla­ron los es­fuer­zos pa­ra tra­tar de aca­bar con la re­sis­ten­cia de los su­ble­va­dos. Du­ran­te es­te mes, los dis­pa­ros de la ar­ti­lle­ría si­guie­ron re­so­nan­do pe­ro, al mis­mo tiem­po, se in­ten­ta­ron nue­vas so­lu­cio­nes co­mo in­cen­diar el edi­fi­cio y uti­li­zar ga­ses la­cri­mó­ge­nos. Na­da de lo he­cho has­ta es­te mo­men­to ha­bía lo­gra­do dar sus fru­tos, aun­que las co­sas pa­re­cían que es­ta­ban a pun­to de cam­biar a fa­vor del ejér­ci­to asal­tan­te. Me­dian­te re­so­lu­ción de un Con­se­jo de Mi­nis­tros se de­ci­dió uti­li­zar dos mi­nas ba­jo el Al­cá­zar. La in­ten­ción era cla­ra: lle­nar de ex­plo­si­vos los

con­duc­tos sub­te­rrá­neos y ha­cer vo­lar el edi­fi­cio y a to­dos aque­llos que se en­con­tra­ban en su in­te­rior. Por si pu­die­se pa­re­cer po­co, la di­vi­sión de Ri­quel­me in­ten­si­fi­có el bom­bar­deo de una for­ma tan con­tun­den­te que se pro­du­jo el des­mo­ro­na­mien­to de la fa­cha­da nor­te del Al­cá­zar. El fi­nal se an­to­ja­ba cer­cano pa­ra los su­ble­va­dos, pe­ro la lle­ga­da de una car­ta por co­rreo aé­reo in­for­man­do so­bre la in­mi­nen­te lle­ga­da de Fran­co, hi­zo re­no­var las es­pe­ran­zas de los úl­ti­mos de­fen­so­res del edi­fi­cio, por lo que to­ma­ron po­si­cio­nes en un de­ses­pe­ra­do in­ten­to de re­pe­ler las aco­me­ti­das de los mi­li­cia­nos de Ri­quel­me.

EL DERRUMBAMIENTO

Des­pués de un ar­duo y con­cien­zu­do tra­ba­jo, lle­ga­mos al 17 de sep­tiem­bre de 1936. Las mi­nas ya se en­con­tra­ban a pun­to pa­ra ser uti­li­za­das y en el ban­do re­pu­bli­cano la con­fian­za y el op­ti­mis­mo era tal que has­ta el pre­si­den­te del Go­bierno, Lar­go Ca­ba­lle­ro, acom­pa­ña­do por un nu­tri­do gru­po de pe­rio­dis­tas in­ter­na­cio­na­les, se des­pla­zó has­ta To­le­do pa­ra pre­sen­ciar en pri­me­ra per­so­na el re­sul­ta­do de la ope­ra­ción. A las 6:31 del día si­guien­te, tras un fuer­te bom­bar­deo ar­ti­lle­ro, dos mi­nas car­ga­das con unos 2.500 ki­los de tri­li­ta ha­cían explosión. El es­ta­lli­do fue es­tre­me­ce­dor; los si­tia­do­res que­da­ron so­bre­co­gi­dos por el im­pac­to mien­tras que los ase­dia­dos, con el co­ra­zón en­co­gi­do, cre­ye­ron que el edi­fi­cio pron­to cae­ría so­bre sus ca­be­zas. Cuan­do se di­si­pó la cor­ti­na de hu­mo pro­vo­ca­da por la de­to­na­ción, los sol­da­dos de Ri­quel­me com­pro­ba­ron que to­das sus ex­pec­ta­ti­vas se ha­bían con­ver­ti­do en una reali­dad. El as­pec­to del Al­cá­zar era de­sola­dor. El to­rreón del su­r­oes­te ha­bía de­ja­do

EL FI­NAL SE AN­TO­JA­BA CER­CANO PA­RA LOS SU­BLE­VA­DOS, pe­ro la lle­ga­da de una car­ta por co­rreo aé­reo in­for­man­do so­bre la in­mi­nen­te lle­ga­da de Fran­co, hi­zo re­no­var las es­pe­ran­zas de los úl­ti­mos de­fen­so­res del Al­cá­zar de To­le­do, to­man­do po­si­cio­nes an­te el ata­que de Ri­quel­me.

prác­ti­ca­men­te de exis­tir, mien­tras que la fa­cha­da oes­te se ha­bía con­ver­ti­do en un gi­gan­tes­co mon­tón de es­com­bros. Era el mo­men­to de ini­ciar el ata­que fi­nal so­bre el Al­cá­zar de To­le­do.

In­me­dia­ta­men­te, 4 co­lum­nas re­pu­bli­ca­nas in­te­gra­das por unos 2.500 hom­bres, ague­rri­dos y va­le­ro­sos, se lan­za­ron con­tra las es­ca­sas tro­pas su­ble­va­das que a du­ras pe­nas se­guían re­sis­tien­do en el in­te­rior del re­cien­to. El desáni­mo cun­dió en­tre los ase­dia­dos cuan­do fue­ron cons­cien­tes de que po­co po­drían ha­cer pa­ra man­te­ner las lí­neas, pe­ro aun así se atrin­che­ra­ron en­tre los es­com­bros pa­ra re­sis­tir has­ta que les lle­ga­se la muer­te. Mien­tras to­do es­to ocu­rría, una co­lum­na re­pu­bli­ca­na avan­za­ba ha­cia una trampa mor­tal que ellos mis­mos ha­bían pro­vo­ca­do, por­que des­pués de la explosión se ha­bía crea­do un enor­me crá­ter prác­ti­ca­men­te in­fran­quea­ble, por lo que cuan­do tra­ta­ron de su­pe­rar­lo pa­ra aden­trar­se en el in­te­rior del edi­fi­cio fue­ron re­pe­li­dos por los hom­bres de Mos­car­dó que se­guían lu­chan­do des­de la par­te su­pe­rior de las rui­nas del Al­cá­zar. Al mis­mo tiem­po, una nue­va co­lum­na re­pu­bli­ca­na car­gó con­tra la zo­na oes­te re­cien­te­men­te de­rrui­da, pe­ro los de­fen­so­res, cons­cien­tes de que por es­te lu­gar re­ci­bi­rían el ata­que de­fi­ni­ti­vo, con­cen­tra­ron a ca­si to­dos sus efec­ti­vos y res­pon­die­ron con un con­ti­nua­do fue­go de fu­si­le­ría. A pe­sar de to­do, la pre­sión no dis­mi­nu­yó: por la zo­na nor­te, otra co­lum­na gu­ber­na­men­tal ca­yó so­bre una po­si­ción de­fen­di­da por es­ca­sos efec­ti­vos que, no obs­tan­te, con­si­guie­ron man­te­ner a ra­ya a los asal­tan­tes.

A las po­cas ho­ras, los re­pu­bli­ca­nos em­pe­za­ron a ser cons­cien­tes del fra­ca­so del ata­que. Los si­guien­tes días si­guie­ron in­ten­tán­do­lo, una y otra vez, has­ta que el día 24 de sep­tiem­bre las tro­pas del ge­ne­ral su­ble­va­do Jo­sé En­ri­que Va­re­la lle­ga­ron a To­le­do y obli­ga­ron a las tro­pas gu­ber­na­men­ta­les a re­ti­rar­se has­ta Aran­juez, te­me­ro­sas de ser atra­pa­das en un cer­co. Se di­ce que cuan­do Va­re­la ac­ce­dió al in­te­rior del Al­cá­zar, Mos­car­dó re­ci­bió a su su­pe­rior de la si­guien­te for­ma: "Sin no­ve­dad en el Al­cá­zar, mi ge­ne­ral".

VIS­TAS DEL AL­CÁ­ZAR DE TO­LE­DO, EN LA AC­TUA­LI­DAD.

EX­TE­RIOR DEL AL­CÁ­ZAR DE TO­LE­DO AN­TES DEL ASE­DIO.

IMA­GEN DEL DEL AL­CÁ­ZAR DE TO­LE­DO DES­PUÉS DEL ASE­DIO.

LA TO­RRE SU­R­OES­TE CA­YÓ EL 18 DE SEP­TIEM­BRE. EL ASE­DIO FI­NAL TU­VO LU­GAR POR ES­TA EN­TRA­DA AL AL­CÁ­ZAR DE TO­LE­DO.

LA TO­RRE NO­ROES­TE CA­YÓEL 8 DE SEP­TIEM­BRE. LA TO­RRE NO­RES­TE CA­YÓEL 4 DE SEP­TIEM­BRE.

EVA­CUA­CIÓN DE LOS HE­RI­DOS DU­RAN­TE EL ASE­DIO AL AL­CÁ­ZAR DE TO­LE­DO.

IN­TE­RIOR DEL AL AL­CÁ­ZAR DE TO­LE­DO DU­RAN­TE EL ASE­DIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.