Ba­ta­lla de BRU­NE­TE: la dis­trac­ción re­pu­bli­ca­na

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

LA DE BRU­NE­TE FUE LA MA­YOR Y MÁS DU­RA BA­TA­LLA DE ME­DIOS ACORAZADOS LIBRADA EN LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA. El Ejér­ci­to re­pu­bli­cano per­dió 61 blin­da­dos, mu­chos de ellos al­can­za­dos por an­ti­tan­ques, e in­ter­vino por pri­me­ra vez el ba­ta­llón de ca­rros na­cio­nal. El Ejér­ci­to Po­pu­lar de la Re­pú­bli­ca bus­có una pe­ne­tra­ción rá­pi­da y pro­fun­da, apo­ya­da por las ma­yo­res ma­sas de avia­ción y ar­ti­lle­ría an­ti­aé­rea vis­tas has­ta en­ton­ces en Es­pa­ña, y so­lo la ma­la ex­plo­ta­ción del éxi­to ini­cial re­pu­bli­cano y la de­fen­sa a ul­tran­za del pro­pio te­rreno de los na­cio­na­les, im­pi­dió que se al­can­za­ra el éxi­to pre­vis­to.

LA OFEN­SI­VA RE­PU­BLI­CA­NA

La ofen­si­va re­pu­bli­ca­na de dis­traer al enemi­go y evi­tar que sus tro­pas ocupasen San­tan­der, no dio el re­sul­ta­do es­pe­ra­do. El ejér­ci­to re­pu­bli­cano ha­bía to­ma­do la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña en seis días. Sin em­bar­go, el 18 de ju­lio, los re­bel­des con­tra­ata­ca­ron y re­to­ma­ron Bru­ne­te. Es­ta es la his­to­ria de la con­tien­da.

Tras la caí­da de Bil­bao en ju­nio de 1937, el je­fe del Es­ta­do Ma­yor Cen­tral del Ejér­ci­to Po­pu­lar de la Re­pú­bli­ca, el ge­ne­ral Ro­jo, con el ase­so­ra­mien­to de los so­vié­ti­cos, pla­neó un ata­que que te­nía co­mo fin des­truir, al me­nos par­cial­men­te, el Ejér­ci­to Na­cio­nal que ase­dia­ba Ma­drid, rea­li­zan­do un ata­que que ame­na­za­ra sus co­mu­ni­ca­cio­nes y que pro­vo­ca­ra el des­plie­gue de su fren­te, des­de el Man­za­na­res al arro­yo Bu­tar­que, li­be­rán­do­la, en úl­ti­mo ex­tre­mo, de su aco­so.

La de­fi­ni­ti­va idea de ma­nio­bra con­sis­tía en un es­fuer­zo prin­ci­pal des­de El Es­co­rial-Ga­la­pa­gar ha­cia Na­val­car­ne­ro, con­cre­tán­do­se en el ata­que en la di­rec­ción ge­ne­ral Val­de­mo­ri­llo-Villanueva de la Ca­ña­da-Bru­ne­te-Vi­lla­vi­cio­sa de Odón, con in­ten­ción de rom­per la lí­nea de re­sis­ten­cia enemi­ga y pe­ne­trar pro­fun­da­men­te en su dis­po­si­ti­vo, si­guien­do di­rec­ción nor­te. Es­ta zo­na, do­mi­na­da por los ob­ser­va­to­rios re­pu­bli­ca­nos, es­ta­ba po­bre­men­te ocu­pa­da y mal de­fen­di­da por los na­cio­na­les, por lo que se de­ter­mi­nó que el ata­que ini­cial fue­ra una in­fil­tra­ción noc­tur­na sin pre­pa­ra­ción ar­ti­lle­ra pre­via.

El te­rreno, una am­plia lla­nu­ra di­lu­vial cir­cun­da­da por los ríos Gua­da­rra­ma y Pe­ra­les y con es­ca­sas ele­va­cio­nes, ofre­cía gran­des po­si­bi­li­da­des, ya que, si se rom­pía el fren­te na­cio­nal, se ex­ten­día un es­pa­cio abier­to sin obs­tácu­los na­tu­ra­les ha­cia el sur, ha­cia Na­val­car­ne­ro, y de ahí has­ta el cur­so del río Ta­jo, cu­yo mar­gen iz­quier­do se­guía en po­der re­pu­bli­cano. Tie­rras de la­bor, vi­ñas y zo­nas de mon­te ra­so con en­ci­na­res dis­per­sos y una ve­ge­ta­ción ári­da y es­ca­sa. En me­dio de la pla­ni­cie cas­te­lla­na, en un cru­ce de ca­rre­te­ras una lo­ca­li­dad has­ta la fe­cha prác­ti­ca­men­te anó­ni­ma: Bru­ne­te.

EN JU­LIO DE 1937, LA RE­PÚ­BLI­CA TRA­TÓ DE LE­VAN­TAR EL SI­TIO DE LOS FRAN­QUIS­TAS SO­BRE MA­DRID CON UN PLAN QUE PRO­DU­JO CER­CA DE 40.000 BA­JAS: LA CRUEN­TA BA­TA­LLA DE BRU­NE­TE. LA OFEN­SI­VA RE­PU­BLI­CA­NA DE DIS­TRAER AL ENEMI­GO Y EVI­TAR QUE SUS TRO­PAS OCUPASEN SAN­TAN­DER, NO DIO EL RE­SUL­TA­DO ES­PE­RA­DO.

El es­fuer­zo prin­ci­pal del ata­que lo lle­va­ría a ca­bo un even­tual ejér­ci­to de ma­nio­bra a las ór­de­nes de Mia­ja, que dis­po­nía de los Cuer­pos de Ejér­ci­to V y XVIII, al man­do res­pec­ti­va­men­te del ma­yor de mi­li­cias Mo­des­to y del te­nien­te co­ro­nel de ar­ti­lle­ría Ju­rao. En el pri­me­ro se in­te­gra­ban las Di­vi­sio­nes 11, 46 y 35, y en el se­gun­do, las Di­vi­sio­nes 34, 10 y 15. Su mi­sión se­ría avan­zar des­de la sie­rra has­ta Bru­ne­te, for­mar sen­das ca­be­zas de puen­te so­bre el río Gua­da­rra­ma y se­guir has­ta la ca­rre­te­ra de Ex­tre­ma­du­ra.

EL ATA­QUE

En la ma­dru­ga­da del 5 de ju­lio de 1937 se des­en­ca­de­nó el ata­que de dis­trac­ción so­bre la Cues­ta de la Rei­na (zo­na de Aran­juez). La ofen­si­va plan­tea­da en un pri­mer mo­men­to fra­ca­só, así co­mo su re­pe­ti­ción, efec­tua­da la tar­de si­guien­te. Los na­cio­na­les capturaron dos ca­rros ru­sos T-26.

Du­ran­te la no­che del 5 al 6 de ju­lio se pro­du­jo la in­fil­tra­ción, con su­ma cau­te­la y sin pre­pa­ra­ción ar­ti­lle­ra, de las fuer­zas del Ejér­ci­to de Ma­nio­bra. El éxi­to fue pleno, al me­nos en la par­te co­rres­pon­dien­te a la ini­cial pe­ne­tra­ción de diez ki­ló­me­tros; jun­to a ello, el fra­ca­so en la ex­plo­ta­ción del éxi­to mar­ca­ría de­fi­ni­ti­va­men­te la ba­ta­lla.

EN LA MA­DRU­GA­DA DEL 5 DE JU­LIO DE 1937 se des­en­ca­de­nó el ata­que de dis­trac­ción so­bre la Cues­ta de la Rei­na. La ofen­si­va fra­ca­só, así co­mo su re­pe­ti­ción, efec­tua­da la tar­de si­guien­te.

En re­la­ción con el V Cuer­po, so­bre las 6 de la ma­ña­na, Bru­ne­te, de­fen­di­do por unos 60 com­ba­tien­tes, es­ta­ba ro­dea­do por fuer­zas de la 11ª Di­vi­sión y cae­ría a las 11.30 ho­ras; otras fuer­zas se­gui­rían avan­zan­do has­ta cer­ca de Se­vi­lla la Nue­va, pe­ro al cho­car con al­gu­na re­sis­ten­cia, re­tro­ce­die­ron has­ta las pro­xi­mi­da­des de Bru­ne­te; otros des­ta­ca­men­tos avan­za­ron, en con­tra de la or­den de ope­ra­cio­nes, has­ta cer­ca de Boa­di­lla del Mon­te, re­tro­ce­dien­do al en­con­trar re­sis­ten­cia; y en di­rec­ción a Vi­lla­vi­cio­sa de Odón, el avan­ce ter­mi­nó tam­bién a unos po­cos ki­ló­me­tros de Bru­ne­te. Más al oes­te, en Qui­jor­na y Vér­ti­ce Lla­nos, la 46ª Di­vi­sión en­con­tró fe­roz re­sis­ten­cia por par­te de los de­fen­so­res na­cio­na­les.

En la zo­na del Cuer­po de Ejér­ci­to XVIII, tras cin­co asal­tos, Villanueva de la Ca­ña­da su­cum­bió pa­sa­das las 21 ho­ras, ha­bien­do fi­ja­do los es­fuer­zos de las Di­vi­sio­nes 34ª y 35ª. Ya pa­ra en­ton­ces se ha­bía pro­du­ci­do uno de los he­chos de­ter­mi­nan­tes de aque­lla ba­ta­lla: la reac­ción in­me­dia­ta de las uni­da­des ata­ca­das y la de­fen­sa a ul­tran­za de sus po­si­cio­nes, to­do lo cual fre­nó el éxi­to ini­cial del ata­que.

So­bre las 3 de la tar­de el ge­ne­ral Va­le­ra se hi­zo car­go del fren­te ata­ca­do y re­or­ga­ni­zó el des­plie­gue. Aquel mis­mo día Fran­cis­co Fran­co en­vió una es­cua­dri­lla de ca­za de la Le­gión Cón­dor des­de el Fren­te Nor­te, y las Di­vi­sio­nes 150ª y 108ª, acan­to­na­das a gran

ES­PE­CIAL MEN­CIÓN ME­RE­CE LA OPOR­TU­NA REAC­CIÓN del te­nien­te co­ro­nel Jo­sé Ál­va­rez En­tre­na, quien cor­tó el pa­so, con mí­ni­mos efec­ti­vos y en las pro­xi­mi­da­des de Bru­ne­te, de la ca­rre­te­ra de Vi­lla­vi­cio­sa al río Gua­da­rra­ma.

dis­tan­cia del fren­te y con sus uni­da­des dis­per­sas. En el sec­tor del Cuer­po de Ejér­ci­to de Va­lle­cas, los ata­ques, ini­cial­men­te vic­to­rio­sos, al fi­nal de la jor­na­da ha­bían si­do re­cha­za­dos.

El 7 de ju­lio ca­yó en po­der re­pu­bli­cano el vér­ti­ce Lla­nos, sien­do, prác­ti­ca­men­te el úni­co éxi­to im­por­tan­te en los es­ce­na­rios de los es­fuer­zos prin­ci­pal y se­cun­da­rio del ata­que. Al día si­guien­te ca­yó Qui­jor­na, pe­ro las fuer­zas na­cio­na­les ocu­pa­ron en fuer­za las dos ori­llas del río Gua­da­rra­ma; en esa jor­na­da se in­cor­po­ró Fran­co a la zo­na de ope­ra­cio­nes y se creó la Di­vi­sión "Asen­sio", ade­más de ini­ciar­se el tras­la­do de las Bri­ga­das Na­va­rras IV y V.

Los días si­guien­tes si­guie­ron los ata­ques ma­si­vos del Ejér­ci­to Po­pu­lar de la Re­pú­bli­ca, con­si­guien­do el 9 en­vol­ver Villanueva del Pardillo y el 10 Vi­lla­fran­ca del Cas­ti­llo, ade­más de ocu­par el vér­ti­ce Mo­cha. A par­tir de ese mo­men­to se es­ta­bi­li­za­ron los fren­tes.

Los pri­me­ros ata­ques de la contraofensiva na­cio­nal se des­en­ca­de­na­ron el día 18, re­cu­pe­rán­do­se Vi­lla­fran­ca el 19. La reac­ción re­pu­bli­ca­na fue muy im­por­tan­te el 21, efec­tuan­do ata­ques al vér­ti­ce Cum­bre y la lí­nea del Gua­da­rra­ma. La re­cu­pe­ra­ción Bru­ne­te tu­vo lu­gar el 24 y la de su ce­men­te­rio al día si­guien­te, es­ta­bi­li­zán­do­se de­fi­ni­ti­va­men­te los fren­tes el 27.

LOS PRI­ME­ROS ATA­QUES DE LA CONTRAOFENSIVA NA­CIO­NAL se des­en­ca­de­na­ron el día 18, re­cu­pe­rán­do­se Vi­lla­fran­ca el 19. La reac­ción re­pu­bli­ca­na fue muy im­por­tan­te el 21, efec­tuan­do ata­ques al vér­ti­ce Cum­bre y la lí­nea del Gua­da­rra­ma.

RUI­NAS DE CA­SA PALATAS, CER­CA DE LA LO­CA­LI­DAD DE VILLANUEVA DEL PARDILLO.

IMA­GEN DE UN TAN­QUE T 26, EL MO­DE­LO UTI­LI­ZA­DO PA­RA COM­BA­TIR EN BRU­NE­TE.

RES­TOS DE MU­NI­CIÓN UTI­LI­ZA­DA EN LA BA­TA­LLA DE BRU­NE­TE.

UNO DE LOS FORTINES RE­PU­BLI­CA­NOS, UBI­CA­DOS EN BRU­NE­TE. AHO­RA EL CSIC HA PUES­TO EN MAR­CHA LOS TRA­BA­JOS DE REHA­BI­LI­TA­CIÓN DE LOS FORTINES DE LA GUE­RRA CI­VIL POR PAR­TE DE PA­TRI­MO­NIO Y DEL CISC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.