La ba­ta­lla de TE­RUEL: la re­sis­ten­cia “ro­ja”

La re­sis­ten­cia re­pu­bli­ca­na

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JUAN PA­BLO PERABÁ Y JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PIN­NA

PE­SE A LA RE­SIS­TEN­CIA RE­PU­BLI­CA­NA, EL BAN­DO NA­CIO­NAL CON­SI­GUIÓ HA­CER­SE CON LA CIU­DAD DE TE­RUEL TRAS CUA­REN­TA Y CIN­CO DÍAS. LAS TRO­PAS DE FRAN­CO LO­GRA­BAN UN TRIUN­FO QUE PO­NÍA LAS BA­SES DE LO QUE POS­TE­RIOR­MEN­TE SE­RÍA LA GUE­RRA.

AFINALES DEL AÑO 1937, EL EJÉR­CI­TO FRAN­QUIS­TA TE­NÍA YA CON­TRO­LA­DA LA PRÁC­TI­CA TO­TA­LI­DAD DE LA ZO­NA NOR­TE PE­NIN­SU­LAR. Fru­to de las cam­pa­ñas desa­rro­lla­das a lo lar­go del ve­rano y el oto­ño, ha­bían si­do to­ma­das Viz­ca­ya, San­tan­der y As­tu­rias. Aho­ra los pla­nes de

Fran­co eran di­ri­gir­se a Gua­da­la­ja­ra, pa­ra des­de allí lan­zar el ata­que de­fi­ni­ti­vo so­bre Ma­drid, dan­do así por fi­na­li­za­da la gue­rra. A tal efec­to, se des­pla­za­ron nu­me­ro­sos efec­ti­vos mi­li­ta­res ha­cia la pro­vin­cia de So­ria. Sin em­bar­go, es­tos pla­nes fue­ron des­cu­bier­tos por la in­te­li­gen­cia re­pu­bli­ca­na y no pu­die­ron lle­gar a con­su­mar­se. El Es­ta­do Ma­yor Cen­tral re­pu­bli­cano, con el fin de ade­lan­tar­se a las in­ten­cio­nes del enemi­go, pro­pu­so al mi­nis­tro de De­fen­sa,

In­da­le­cio Prieto, lan­zar una ofen­si­va so­bre Te­ruel.

La elec­ción de es­ta ciu­dad no era ca­sual, pues se sa­bía que es­ta­ba mal de­fen­di­da y es­to ha­cía que se cre­ye­ra un ob­je­ti­vo re­la­ti­va­men­te fá­cil que ha­ría po­si­ble ele­var la mo­ral de la tro­pa y con­tra­rres­tar los úl­ti­mos gol­pes su­fri­dos, en es­pe­cial en la ofen­si­va de Bru­ne­te, en la que se ha­bía per­di­do el me­jor ar­ma­men­to del ejér­ci­to re­pu­bli­cano.

EL INI­CIO DE LA OPE­RA­CIÓN

La ofen­si­va so­bre Te­ruel se ini­ció el 15 de di­ciem­bre, en pleno in­vierno, al­go que des­pués ten­dría una de­ci­si­va in­fluen­cia en el desa­rro­llo de la ba­ta­lla. El ejér­ci­to de Le­van­te, a las ór­de­nes de Her­nán­dez Sa­ra­bia, con­ta­ba con unos 100.000 hom­bres, y en él es­ta­ba in­te­gra­da la 11ª Di­vi­sión al man­do de Lís­ter. Es­te úl­ti­mo, jun­to al co­ro­nel Fer­nán­dez He­re­dia, ini­cia­ron la ope­ra­ción avan­zan­do ha­cia una co­li­na, la de la Mue­la, si­tua­da al oes­te de la ciu­dad. Ese mis­mo día, por la no­che, Te­ruel ya se en­con­tra­ba ba­jo la ame­na­za de ser to­tal­men­te si­tia­da, por lo que el co­ro­nel al man­do de la guar­ni­ción de la ciu­dad, Rey d'Han­court, em­pe­zó a re­ti­rar a sus hom­bres ha­cia el in­te­rior.

El día 23, Fran­co to­mó la de­ci­sión de sus­pen­der la ofen­si­va so­bre Gua­da­la­ja­ra, en­ten­dien­do que no po­día per­mi­tir­se aban­do­nar la de­fen­sa de la be­lla ciu­dad ara­go­ne­sa. Or­de­nó el en­vío de tro­pas de re­fuer­zo for­ma­das en­tre otros por la Di­vi­sión 81, los ca­rros de com­ba­te de Yagüe y las tro­pas na­va­rras y ara­go­ne­sas.

Si­guien­do di­rec­tri­ces de Fran­cis­co Fran­co, se for­ma­ron dos cuer­pos de ejér­ci­to, uno al nor­te del Tu­ria, a las ór­de­nes del ge­ne­ral Aranda, y otro al sur, ba­jo el man­do del ge­ne­ral Va­re­la. Dá­vi­la ejer­cía de je­fe su­pre­mo y la Le­gión Cón­dor de­fen­día la ope­ra­ción. El mis­mo Fran­co en­vió un men­sa­je a Rey d'Han­court que de­cía: "El Ge­ne­ra­lí­si­mo sa­lu­da a los de­fen­so­res de Te­ruel. Nues­tro Ejér­ci­to pre­pa­ra sus fuer­zas pa­ra el in­me­dia­to aplas­ta­mien­to de los asal­tan­tes. El enemi­go

EL FRÍO se con­vir­tió e un fe­roz enemi­go que ata­ca­ba a los dos ban­dos, que tu­vie­ron que so­por­tar tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 18 gra­dos ba­jo ce­ro.

es­tá muy cas­ti­ga­do. [...] De­ben de­fen­der­se a to­da cos­ta las po­si­cio­nes, eco­no­mi­zan­do mu­ni­cio­nes y ví­ve­res. [...] Los tan­ques enemi­gos son im­po­ten­tes den­tro de la ciu­dad, por­que no pue­den dis­pa­rar ha­cia arri­ba. [...] Des­de aho­ra que­da us­ted nom­bra­do co­man­dan­te de la pla­za con to­da au­to­ri­dad. La con­duc­ta he­roi­ca de Vi­lla­real, Ovie­do, Bel­chi­te ser­vi­rá de ejem­plo pa­ra esa glo­rio­sa guar­ni­ción. Te­ned con­fian­za en Es­pa­ña, co­mo Es­pa­ña con­fía en vo­so­tros".

El día 31 de di­ciem­bre las fuer­zas fran­quis­tas con­si­guie­ron, con gran es­fuer­zo, y a pe­sar del cli­ma ab­so­lu­ta­men­te ad­ver­so, al­can­zar La Mue­la por la tar­de. Por la no­che cin­co ba­ta­llo­nes na­cio­na­les ya es­ta­ban con­cen­tra­dos al­re­de­dor de Te­ruel, to­do es­to so­por­tan­do tem­pe­ra­tu­ras que lle­ga­ron a los 18 gra­dos ba­jo ce­ro. Las ca­rre­te­ras y la ma­qui­na­ria de gue­rra se he­la­ron y los com­ba­tes tu­vie­ron que sus­pen­der­se du­ran­te va­rios días.

EL FRÍO: EL GRAN ENEMI­GO

El frío se con­vir­tió en un fe­roz enemi­go que ata­ca­ba a los dos ban­dos por igual. La nieve pa­ra­li­za­ba las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res. La fal­ta de ro­pa de abri­go apro­pia­da agra­va­ba la si­tua­ción es­pe­cial­men­te en el ban­do su­ble­va­do por la fal­ta de in­dus­tria tex­til, ca­si to­da en ma­nos re­pu­bli­ca­nas.

Los “na­cio­na­les”, a pe­sar de su in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca (unos 4.000 hom­bres) ofre­cie­ron una re­sis­ten­cia te­naz, lu­chan­do por de­fen­der una ciu­dad que se­rá to­ma­da ca­sa a ca­sa, in­clu­so cuer­po a cuer­po.

Fi­nal­men­te, el 8 de enero la guar­ni­ción de Rey d'Han­court se rin­dió al con­si­de­rar que era inú­til man­te­ner la re­sis­ten­cia en una ba­ta­lla que le ha­bía cos­ta­do ya la vi­da de tres cuar­tas par­tes de sus hom­bres.

La pren­sa del ban­do na­cio­nal y sus pro­pios com­pa­ñe­ros de ar­mas le cri­ti­ca­rían du­ra­men­te por es­ta de­ci­sión, acu­sán­do­le de co­me­ter erro­res mi­li­ta­res e, in­clu­so, lle­gan­do a de­cir que se tra­ta­ba de una trai­ción.

Es­te epi­so­dio des­en­ca­de­nó un gran en­tu­sias­mo en las fi­las del ejér­ci­to re­pu­bli­cano, pues­to que por pri­me­ra vez se ha­bía con­se­gui­do to­mar una ca­pi­tal de pro­vin­cia, al tiem­po que se ha­bía con­se­gui­do pa­ra­li­zar la ofen­si­va con­tra Ma­drid de los su­ble­va­dos.

EL CON­TRA­ATA­QUE

El 17 de enero, los ge­ne­ra­les Aranda y Va­re­la, con la ayu­da de la ar­ti­lle­ría pe­sa­da ita­lia­na, ini­cia­ron la contraofensiva, tra­tan­do de ocu­par las co­li­nas de los al­re­de­do­res de Te­ruel. Se pro­du­je­ron in­ten­sos com­ba­tes aé­reos en­tre los ca­zas Fiat ita­lia­nos y la avia­ción ru­sa que da­ba apo­yo a los re­pu­bli­ca­nos.

El día 19 se in­cor­po­ran a los com­ba­tes las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les del ge­ne­ral Wal­ter (nom­bre de gue­rra del po­la­co Ka­rol Swier­czews­ki). Si bien los re­pu­bli­ca­nos en un prin­ci­pio fue­ron re­tro­ce­dien­do, de­jan­do de

con­tro­lar los al­tos de La Mue­la, du­ran­te los días 25, 26 y 27 de enero Her­nán­dez Sa­ra­bia con­tra­ata­có por el nor­te.

El in­ten­so frío con­ti­nua­ba pa­san­do fac­tu­ra, di­fi­cul­tan­do las con­di­cio­nes del com­ba­te. Se­gún tes­ti­mo­nio de los par­ti­ci­pan­tes en la ba­ta­lla "no era in­fre­cuen­te el día en el que des­pués de le­van­tar­se se ob­ser­va­ban com­pa­ñe­ros fa­lle­ci­dos por con­ge­la­ción" (Vi­cen­te Mar­tí­nez-Pin­na Ca­za­dor). En las fi­las re­pu­bli­ca­nas em­pe­za­ron a sur­gir ca­sos de in­su­bor­di­na­ción, lle­gan­do a ser fu­si­la­dos, acu­sa­dos de re­be­lión, unos cin­cuen­ta hom­bres por or­den del co­man­dan­te de la 40ª Di­vi­sión, An­drés Nie­to.

El día 5 de fe­bre­ro, las fuer­zas del ban­do na­cio­nal ini­cia­ron una ope­ra­ción de ata­que en la zo­na del río Al­fam­bra, que con­si­de­ra­ban

LA ÚL­TI­MA FA­SE DE LA BA­TA­LLA DE TE­RUEL co­men­zó el día 17 de fe­bre­ro. A las fuer­zas re­pu­bli­ca­nas no les que­da­ba du­da de que Fran­co te­nía el fir­me pro­pó­si­to de re­cu­pe­rar la pla­za, pues vie­ron có­mo lle­ga­ba a aban­do­nar sus pla­nes in­me­dia­tos so­bre Ma­drid.

dé­bil­men­te de­fen­di­da. Las tro­pas de Aranda gol­pea­ron por el sur, mien­tas que las de Yagüe hi­cie­ron lo pro­pio por el nor­te. Una vez con­si­guie­ron rom­per la de­fen­sa de los re­pu­bli­ca­nos, abrien­do una bre­cha por el cen­tro, lan­za­ron la 1ª Di­vi­sión de Ca­ba­lle­ría del co­ro­nel Mo­nas­te­rio, for­ma­da por más de 3.000 ji­ne­tes, en lo que se­ría una de las car­gas de ca­ba­lle­ría más im­po­nen­tes de la Gue­rra Ci­vil y una de las úl­ti­mas de la his­to­ria mi­li­tar.

El día 7 fi­na­li­zó la ma­nio­bra de ma­ne­ra vic­to­rio­sa pa­ra los su­ble­va­dos. Los re­pu­bli­ca­nos ha­bían su­fri­do 15.000 ba­jas, 7.000 hom­bres ha­bían caí­do pri­sio­ne­ros y ha­bían per­di­do gran can­ti­dad de ma­te­rial de gue­rra y lo­gís­ti­co. Los que no que­da­ron cer­ca­dos hu­ye­ron des­or­de­na­da­men­te, sien­do ame­tra­lla­dos por la avia­ción en su in­ten­to de es­ca­par.

EL FI­NAL DE LA CON­TIEN­DA

La úl­ti­ma fa­se de la ba­ta­lla de Te­ruel co­men­zó el día 17 de fe­bre­ro. A las fuer­zas re­pu­bli­ca­nas no les que­da­ba du­da de que Fran­co te­nía el fir­me pro­pó­si­to de re­cu­pe­rar la pla­za, pues vie­ron có­mo lle­ga­ba a aban­do­nar sus pla­nes in­me­dia­tos so­bre Ma­drid pa­ra ju­gar de­ci­di­da­men­te al con­tra­ata­que.

La es­tra­te­gia con­sis­tió en una ma­nio­bra de en­vol­vi­mien­to muy sen­ci­lla. El Cuer­po de ejér­ci­to ma­rro­quí de Yagüe avan­zó ha­cia el sur cru­zan­do el Al­fam­bra y ais­ló la ciu­dad por el nor­te. Al día si­guien­te, Aranda y Yagüe ini­cia­ron la men­cio­na­da ma­nio­bra en­vol­ven­te. El día 20 co­men­za­ron a en­trar en la ciu­dad otras uni­da­des del ejér­ci­to fran­quis­ta. En el in­te­rior aún que­da­ban va­rias bri­ga­das de la Di­vi­sión 46ª de "el Cam­pe­sino" –en cu­yas fi­las lu­chó el poe­ta Miguel Her­nán­dez–, que in­ten­tó huir rom­pien­do el cer­co del enemi­go. Fi­nal­men­te, Her­nán­dez Sa­ra­bia or­de­nó la re­ti­ra­da, que co­men­zó el día 21.

En­ri­que Lís­ter ex­pli­ca­ba así la hui­da de Te­ruel de Va­len­tín Gon­zá­lez, "el Cam­pe­sino": "En la ma­dru­ga­da del día 22, re­ci­bí del je­fe del 5º Cuer­po la or­den de de­jar una bri­ga­da en lí­nea, y con las otras dos, par­ti­ci­par en una ope­ra­ción so­bre Te­ruel pa­ra rom­per el cer­co en el que –al pa­re­cer– ha­bía que­da­do la 46ª Di­vi­sión. Di­go al pa­re­cer, pues las in­for­ma­cio­nes que se co­no­cían no eran muy cla­ras. Cuan­do ya las fuer­zas es­ta­ban en mar­cha pa­ra ini­ciar el ata­que, re­ci­bí la con­tra­or­den y la ex­pli­ca­ción de que Te­ruel ha­bía si­do aban­do­na­do por la 46ª Di­vi­sión. Con an­te­rio­ri­dad, la 46ª ha­bía si­do aban­do­na­da por su je­fe, El Cam­pe­sino, el cual no ha­bía pa­ra­do de co­rrer has­ta lle­gar a un pue­ble­ci­to a cin­cuen­ta ki­ló­me­tros".

El día 22 de fe­bre­ro hi­cie­ron en­tra­da en Te­ruel las tro­pas del ejér­ci­to fran­quis­ta tras cua­ren­ta y cin­co días de do­mi­nio re­pu­bli­cano so­bre la ciu­dad. Los ge­ne­ra­les Aranda y Va­re­la avan­za­ban en­tre rui­nas, es­com­bros y ca­dá­ve­res. La ciu­dad es­ta­ba de­vas­ta­da. No era una en­tra­da triun­fal ca­rac­te­ri­za­da por la ale­gría o el en­tu­sias­mo, pues el es­ta­do de des­truc­ción y el ras­tro de mi­se­ria y muer­te no lo per­mi­tían.

Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias pa­ra el ban­do de­rro­ta­do fue­ron de­vas­ta­do­ras. Aun­que es di­fí­cil cuan­ti­fi­car la ci­fra exac­ta de muer­tos, qui­zá se acer­ca­ra a los 15.000 hom­bres, a los que ha­bría que su­mar las cuan­tio­sas pér­di­das ma­te­ria­les.

Pe­ro tu­vo tam­bién im­por­tan­tes con­se­cuen­cias en el plano po­lí­ti­co, la prin­ci­pal de las cua­les fue la caí­da po­co des­pués del mi­nis­tro de de­fen­sa, In­da­le­cio Prieto, y el in­cre­men­to de la in­fluen­cia co­mu­nis­ta en el ban­do re­pu­bli­cano. Fran­co desis­tió de la ofen­si­va so­bre Ma­drid que ha­bía pla­nea­do pa­ra fi­na­les del año 1.937, y apro­ve­chó la pre­sen­cia aho­ra de abun­dan­tes efec­ti­vos en Ara­gón pa­ra lan­zar una ofen­si­va ha­cia la zo­na me­di­te­rrá­nea con la in­ten­ción de par­tir en dos la zo­na con­tro­la­da por la Re­pú­bli­ca.

TAN­QUES RE­PU­BLI­CA­NOS EN LAS CA­LLES DE TE­RUEL, DI­CIEM­BRE DE 1937.

IMA­GEN DEL ACUE­DUC­TO.

EN­TRA­DA BLIN­DA­DOS RE­PU­BLI­CA­NOS EN PLA­ZA DEL TO­RI­CO. DI­CIEM­BRE 1937.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.