EBRO, la ba­ta­lla más lar­ga

La ba­ta­lla más lar­ga

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

LA BA­TA­LLA DEL EBRO FUE LA MA­YOR DE CUAN­TAS SE LI­BRA­RON DU­RAN­TE LA GUE­RRA, ADE­MÁS DE SER TAM­BIÉN LA MÁS SAN­GRIEN­TA Y LAR­GA. TU­VO LU­GAR EN EL CAU­CE BA­JO DEL VALLE DEL EBRO DU­RAN­TE LOS ME­SES DE JU­LIO A NO­VIEM­BRE DE 1938. CONS­TI­TU­YÓ EL EN­FREN­TA­MIEN­TO DE­CI­SI­VO DE LA GUE­RRA, YA QUE EN ÉL SE DE­CI­DIÓ QUIEN SE­RÍA EL VEN­CE­DOR Y EL VEN­CI­DO.

DEL 25 DE JU­LIO AL 16 DE NO­VIEM­BRE DE 1938. En­tre la Tie­rra Al­ta de Tarragona y el orien­te ara­go­nés, las fuer­zas de la Re­pú­bli­ca y los su­ble­va­dos li­bra­ron una lu­cha sin cuar­tel que de­jó mi­lla­res de muer­tos. Es la co­no­ci­da co­mo la Ba­ta­lla del Ebro. Tras la con­tien­da de Ara­gón, la de­ci­sión de Fran­co de pro­se­guir la ofen­si­va ha­cia Va­len­cia, en lu­gar de con­ti­nuar con el aco­so a las tro­pas re­pu­bli­ca­nas en Ca­ta­lu­ña, dio a es­tas un res­pi­ro pa­ra reha­cer sus fuer­zas y con­ce­dió al ge­ne­ral Vi­cen­te Ro­jo, Je­fe del Es­ta­do Ma­yor Cen­tral, la po­si­bi­li­dad de lle­var a ca­bo un ata­que des­de el nor­te que unie­ra las dos zo­nas de la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na, se­pa­ra­das por una bre­cha que au­men­ta­ba día a día, y que en ju­lio de 1938 al­can­za­ba ya más de cien ki­ló­me­tros. El plan de Ro­jo im­pli­ca­ba a los dos Gru­pos de Ejér­ci­tos en los que se ha­bía di­vi­di­do el Ejér­ci­to de la Re­pú­bli­ca, lla­ma­dos Gru­pos de Ejér­ci­tos de la Re­gión Cen­tral (GERC) y de la Re­gión Orien­tal (GE­RO), aun­que, fi­nal­men­te, so­lo es­te úl­ti­mo par­ti­ci­pa­ría en la ofen­si­va.

A me­dia­dos de ju­nio de 1938, Ro­jo ha­bía ul­ti­ma­do el pro­yec­to de ofen­si­va a tra­vés del Ebro. Con­sis­tía en es­ta­ble­cer una pri­me­ra fa­se, una ca­be­za de puen­te en la ori­lla oc­ci­den­tal del río, tras la cual se pro­du­ci­ría, en una se­gun­da fa­se, un avan­ce has­ta la lí­nea Vi­llal­ba de los Ar­cos-Gan­de­sa-Sie­rra de Pan­dols, pa­ra con­ti­nuar a Mae­lla-Val­de­tor­moMon­ro­yo-Ca­tí (ter­ce­ra fa­se), pun­to es­te úl­ti­mo don­de se pen­sa­ba en­la­zar con el GERC. En la Or­den de Ope­ra­cio­nes re­pu­bli­ca­na de­fi­ni­ti­va, de 22 de ju­lio de 1938, más rea­lis­ta que el pro­yec­to, se am­plia­ban los ob­je­ti­vos de la se­gun­da fa­se y se li­mi­ta­ba los de la ter­ce­ra, no en­la­zan­do con el GERC, con lo que que­da­ba cla­ro el ob­je­ti­vo de la ofen­si­va: de­te­ner el avan­ce na­cio­nal ha­cia Va­len­cia.

LAS FUER­ZAS IM­PLI­CA­DAS

El Ejér­ci­to del Ebro, cons­ti­tui­do por los Cuer­pos de Ejér­ci­to V (te­nien­te co­ro­nel Lís­ter), XII (te­nien­te co­ro­nel Ve­ga) y XV (te­nien­te co­ro­nel Ta­güe­ña), ade­más de una re­ser­va de tres di­vi­sio­nes, se­ría el en­car­ga­do de lle­var el es­fuer­zo prin­ci­pal. En to­tal se lo­gra­ron po­ner en lí­nea de ata­que on­ce di­vi­sio­nes (trein­ta y cua­tro bri­ga­das), dos re­gi­mien­tos de ca­ba­lle- ría, seis com­pa­ñías de tan­ques y dos ba­ta­llo­nes de blin­da­dos, ade­más de unos 360 ca­ño­nes, así co­mo las di­vi­sio­nes de re­ser­va.

La sor­pre­sa de la ofen­si­va no fue to­tal, pues la mag­ni­tud de los pre­pa­ra­ti­vos hi­zo inevi­ta­ble que lle­ga­ran no­ti­cias al enemi­go. El man­do na­cio­nal es­pe­ra­ba un ata­que a sus po­si­cio­nes a tra­vés del Ebro, aun­que des­co­no­cía el mo­men­to y lu­gar exac­tos.

Por par­te na­cio­nal, el Cuer­po del Ejér­ci­to Ma­rro­quí, al man­do del ge­ne­ral Yagüe, cu­bría el fren­te que iba des­de la con­fluen­cia de los ríos Se­gre y No­gue­ra Ri­ba­gor­za­na, has­ta el mar. En con­cre­to, la zo­na de la ofen­si­va re­pu­bli­ca­na es­ta­ba ocu­pa­da por las Di­vi­sio­nes 50ª y 105ª a las ór­de­nes de los co­ro­ne­les Cam­po­sGue­re­ta y López Bravo.

La lle­ga­da de in­for­mes so­bre un po­si­ble e in­mi­nen­te ata­que re­pu­bli­cano a tra­vés del Ebro, pro­pi­ció que el Cuar­tel Ge­ne­ral de Yagüe re-

LA SOR­PRE­SA DE LA OFEN­SI­VA NO FUE TO­TAL, pues la mag­ni­tud de los pre­pa­ra­ti­vos hi­zo inevi­ta­ble que lle­ga­ran no­ti­cias al enemi­go. El man­do na­cio­nal es­pe­ra­ba un ata­que en sus po­si­si­cio­nes a tra­vés del Ebro.

co­men­da­ra me­jo­rar las for­ti­fi­ca­cio­nes a lo lar­go de la lí­nea del fren­te, dan­do por sen­ta­do que es­tas eran en­de­bles y es­ca­sas; la con­fian­za en la ca­pa­ci­dad de­fen­si­va de las pe­que­ñas uni­da­des pa­ra de­te­ner los ata­ques enemi­gos has­ta la lle­ga­da de re­fuer­zos ha­bía si­do nor­ma ge­ne­ral en las uni­da­des na­cio­na­les a lo lar­go de to­da la gue­rra.

LA OFEN­SI­VA RE­PU­BLI­CA­NA

A las 0.15 ho­ras del 25 de ju­lio de 1938, el Ejér­ci­to del Ebro se pu­so en mar­cha. Fren­te a Me­qui­nen­za, cru­za­ron tres ba­ta­llo­nes de la 226 Bri­ga­da (42ª Di­vi­sión), que aca­ba­ron to­man­do las po­si­cio­nes na­cio­na­les en­tre las que se ha­bían in­fil­tra­do cap­tu­ran­do una ba­te­ría ar­ti­lle­ra na­cio­nal con to­do su per­so­nal, ma­te­rial y me­dios de trac­ción.

Más al sur, el XV Cuer­po de Ejér­ci­to (CE) atra­ve­sa­ba el río por cua­tro pun­tos. La 31ª lo ha­cía al no­res­te de Ri­ba­rro­ja, ocu­pan­do la po­bla­ción y to­man­do pri­sio­ne­ra a la guar­ni­ción, pa­ra con­ti­nuar pro­gre­san­do ha­cia la sie­rra de Fa­ta­re­lla. La 33ª Bri­ga­da lo ha­cía por Flix, to­man­do el pue­blo y la guar­ni­ción. En­tre Flix y As­có efec­tuó el cru­ce la XI Bri­ga­da de la 35ª Di­vi­sión, la cual ten­dió una pa­sa­re­la por la que al­can­zó la otra ori­lla la XV Bri­ga­da; la con­jun­ción de am­bas so­bre As­có y la pre­pa­ra­ción ar­ti­lle­ra de­ter­mi­nó la caí­da de la pla­za. Por úl­ti­mo, la XIII Bri­ga­da cru­zó el Ebro al sur de As­có, avan­zan­do di­rec­ta­men­te ha­cia el cru­ce de Cam­po­si­nes, que ocu­pó a las 08.45 ho­ras, cap­tu­ran­do al je­fe de la 1ª Bri­ga­da de la 50ª Di­vi­sión na­cio­nal con su Es­ta­do Ma­yor, con­su­man­do el derrumbamiento de to­do el sub­sec­tor.

Cor­be­ra fue ocu­pa­da por la tar­de, y el avan­ce pro­si­guió ha­cia Gan­de­sa, a cu­yas in­me­dia­cio­nes lle­ga­ban los re­pu­bli­ca­nos al ano­che­cer. Pe­ro el im­pul­so de la ofen­si­va fue de­te­ni­do por el pro­pio Ro­jo, quien anu­ló las

ór­de­nes da­das por Ta­güe­ña a la 16ª Di­vi­sión del XII CE de cru­zar in­me­dia­ta­men­te el río.

El V CE cru­za­ría el Ebro más al sur. Por Ille­tas lo hi­zo la 100ª Bri­ga­da, se­gui­da por las otras dos (1ª y 9ª) de la 11ª Di­vi­sión. La 1ª Bri­ga­da con la mi­sión de en­vol­ver Mo­ra de Ebro, y la 9ª y la 100ª de ata­car Mi­ra­vet, cu­ya guar­ni­ción se hi­zo fuer­te en el Cas­ti­llo. La 10ª Bri­ga­da de la 46ª Di­vi­sión pa­sa­ba por Be­ni­fa­llet, ex­ten­dién­do­se al nor­te y al sur, avan­ce que per­mi­tió el ten­di­do de un puen­te por el que cru­za­ron las bri­ga­das 37ª y 101ª. La 46ª Di­vi­sión avan­za­ba por la sie­rra de

EL MAN­DO NA­CIO­NAL reac­cio­nó de ma­ne­ra rá­pi­da en­vian­do al sec­tor ata­ca­do las re­ser­vas del CE Ma­rro­quí, que se des­ple­ga­rían en­tre la no­che del 25 y la ma­ña­na del día si­guien­te.

Pan­dols jun­to a uni­da­des de la 11ª Di­vi­sión que, tras ocu­par Pinell, ha­bían as­cen­di­do a la sie­rra de Ca­balls.

En la ac­ción se­cun­da­ria del sur par­ti­ci­pó la XIV Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal de la 45ª Di­vi­sión, que cru­zó el Ebro en el sec­tor de la 105ª Di­vi­sión na­cio­nal. La con­jun­ción de las de­fen­sas na­cio­na­les des­man­te­ló la ofen­si­va y pro­vo­có que lo que que­da­ba de la bri­ga­da pa­sa­ra a na­do a la otra ori­lla. Al ano­che­cer, el Ejér­ci­to del Ebro ha­bía al­can­za­do los ob­je­ti­vos pre­vis­tos pa­ra la "pri­me­ra fa­se", pe­ro ya no se pa­sa­ría de ahí. La ac­ción se­cun­da­ria, lle­va­da a ca­bo al nor­te, no ha­bía lo­gra­do unir­se con el sec­tor prin­ci­pal al no to­mar Fa­yón.

La avia­ción na­cio­nal apa­re­ció so­bre el cam­po de ba­ta­lla en las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na, y a me­dio­día co­men­za­ron los bom­bar­deos so­bre los me­dios de pa­so. Con ello se lo­gró re­tra­sar el ten­di­do de puen­tes y pa­sa­re­las y pro­vo­car ba­jas, re­for­zan­do la ac­ción con la aper­tu­ra de los em­bal­ses, que anu­ló por com­ple­to los pa­sos cons­trui­dos.

Has­ta la ma­dru­ga­da del 28 de ju­lio no se ten­dió la pa­sa­re­la flo­tan­te que per­mi­tió el pa­so de las bri­ga­das 227ª y 59ª de la 42ª Di­vi­sión en el sec­tor Me­qui­nen­za-Fa­yón. La no­che del 29 se ter­mi­nó el puen­te de hie­rro de Flix, y por él pu­die­ron pa­sar ca­mio­nes, ca­rros y ar­ti­lle­ría, aun­que ho­ras más tar­de se­ría ave­ria­do por los bom­bar­deos aé­reos na­cio­na­les.

PRI­ME­RA CONTRAOFENSIVA

Los in­for­mes re­ci­bi­dos en el Cuar­tel Ge­ne­ral de Fran­co in­flu­ye­ron en la de­ci­sión del ge­ne­ral de ba­tir al Ejér­ci­to del Ebro en la bol­sa crea­da al oes­te del río. La contraofensiva co­men­za­ría por la ca­be­za de puen­te Me­qui­nen­za-Fa­yón, la más dé­bil y ais­la­da de la pe­ne­tra­ción prin­ci­pal, y se­ría lle­va­da a ca­bo por la 82ª Di­vi­sión re­for­za­da. La ac­ción tu­vo lu­gar el 6 de agos­to, y cul­mi­nó al día si­guien­te con la des­truc­ción de la bol­sa y de la 42ª Di­vi­sión re­pu­bli­ca­na. Un éxi­to ful­gu­ran­te que hi­zo creer a los na­cio­na­les que el res­to se­ría fá­cil.

Pa­ra la ofen­si­va con­tra la bol­sa prin­ci­pal, se de­ci­dió ocu­par pri­me­ro

las al­tu­ras do­mi­nan­tes, cen­tran­do el ata­que en la sie­rra de Pan­dols. El 10 de agos­to, tras una fuer­te pre­pa­ra­ción ar­ti­lle­ra y un in­ce­san­te bom­bar­deo aé­reo, se lan­zó el asal­to. El for­ce­jeo por el do­mi­nio de las cum­bres du­ró más de una se­ma­na. La ofen­si­va fi­na­li­zó por pu­ro ago­ta­mien­to de las uni­da­des, aun­que los com­ba­tes pro­si­guie­ron en me­nor es­ca­la los días si­guien­tes.

Los na­cio­na­les con­tro­la­ban las co­tas más ele­va­das de la sie­rra, pe­ro los re­pu­bli­ca­nos man­te­nían en su po­der las cres­tas orien­ta­les de la mis­ma. Se frus­tra­ba así la ofen­si­va na­cio­nal so­bre Pan­dols, y se in­cum­plían las pers­pec­ti­vas que pre­sa­gia­ban el fá­cil triun­fo na­cio­nal.

DE­SES­PE­RA­CIÓN Y DES­GAS­TE

Tras la ac­ción de­fen­si­va del Ejér­ci­to del Ebro en Pan­dols, el CE Ma­rro­quí fue el en­car­ga­do de rom­per el fren­te en el sec­tor de Vi­llal­ba. La la­bor de for­ti­fi­ca­ción del Ejér­ci­to del Ebro en la zo­na ele­gi­da pa­ra la rup­tu­ra con­tras­tó con las con­cen­tra­ción de pie­zas de ar­ti­lle­ría na­cio­na­les y el apo­yo de la ma­yo­ría de los me­dios blin­da­dos na­cio­na­les. Cu­brían el fren­te re­pu­bli­cano.

El 19 de agos­to, tras una fuer­te pre­pa­ra­ción ar­ti­lle­ra, las di­vi­sio­nes na­cio­na­les lan­za­ron el asal­to, rom­pien­do el fren­te y lo­gran­do ocu­par el vér­ti­ce Gae­ta el día 22. El avan­ce pro­si­guió len­to y pleno de di­fi­cul­ta­des en las jor­na­das si­guien­tes, lle­gan­do a ago­tar­se la ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción de las di­vi­sio­nes na­cio­na­les. Las de­fen­si­vas re­pu­bli­ca­nas ha­bían te­ni­do éxi­to, con­tra­ata­can­do una y otra vez, que­dan­do, al igual que los na­cio­na­les, com­ple­ta­men­te ex­haus­tas. Las ma­nio­bras na­cio­na­les por el nor­te y por el sur ha­bían si­do de­te­ni­das. Ya so­lo que­da­ba el cen­tro y los na­cio­na­les con­ta­ban pa­ra ello con dos Cuer­pos de Ejér­ci­to. La or­den de ope­ra­cio­nes del Ejér­ci­to del Nor­te el 1 de sep­tiem­bre, dis­po­nía la eje­cu­ción de una ma­nio­bra de do­ble en­vol­tu­ra de la zo­na com­pren­di­da en­tre Gan­de­sa y el cru­ce de Cam­po­si­nes.

La ofen­si­va co­men­za­ba el 3 de sep­tiem­bre, y el 4 se ocu­pa­ba Cor­be­ra. Un día des­pués, fra­ca­sa­ba la to­ma de Ca­balls, tras una efi­caz de­fen­sa del Ejér­ci­to del Ebro. La ma­nio­bra na­cio­nal ha­bía fra­ca­sa­do, al no po­der ocu­par las sie­rras de Ca­balls y de Fa­ta­re­lla. A par­tir de ese mo­men­to se pro­du­ci­rían una se­rie de em­bes­ti­das fron­ta­les en un fren­te muy es­tre­cho, con pre­pa­ra­cio­nes muy in­ten­sas de ar­ti­lle­ría y avia­ción, re­pe­li­das una y otra vez por un enemi­go afe­rra­do al te­rreno y con gran es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo; mo­de­la­do, qui­zá, por la im­po­si­ción de una dis­ci­pli­na du­rí­si­ma pa­ra for­zar la re­sis­ten­cia.

LOS NA­CIO­NA­LES con­tro­la­ban las co­tas ele­va­das de la sie­rra, pe­ro los re­pu­bli­ca­nos man­te­nían en su po­der las cres­tas orien­ta­les de la mis­ma. Se frus­ta­ba así la ofen­si­va na­cio­nal so­bre Pan­dols.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, Fran­co de­ci­dió pro­se­guir con la ofen­si­va en las mis­mas con­di­cio­nes, re­ajus­tan­do el dis­po­si­ti­vo. Los ob­je­ti­vos se­guían sien­do el cru­ce de Cam­po­si­nes, y la sie­rra de Ca­valls, cla­ve de la ba­ta­lla, que has­ta ese mo­men­to no ha­bía po­di­do to­mar­se. La de­fen­sa re­pu­bli­ca­na se­guía es­tan­do ba­sa­da en la ro­ta­ción de uni­da­des, pa­san­do a re­ta­guar­dia las más cas­ti­ga­das e in­cor­po­rán­do­se las de re­fres­co.

Los com­ba­tes con­ti­nua­ron de for­ma san­grien­ta has­ta la se­gun­da se­ma­na de oc­tu­bre. Las uni­da­des na­cio­na­les que for­za­ban la ofen­si­va tam­bién fue­ron re­le­va­das y el 14 de oc­tu­bre, las di­vi­sio­nes de re­fres­co lo­gra­ron lle­gar a la ven­ta de Cam­po­si­nes, aun­que sin ocu­par­la.

EL GOL­PE FI­NAL

Tras el des­plie­gue de la ar­ti­lle­ría, cla­ve pa­ra ba­tir la sie­rra de Ca­valls, y una con­tun­den­te pre­pa­ra­ción ar­ti­lle­ra y ae­ro­náu­ti­ca, el 30 de oc­tu­bre el CE del Maes­traz­go ata­ca­ba el sec­tor de­fen­di­do por el VCE re­pu­bli­cano. Las tro­pas de la 1ª Di­vi­sión de Na­va­rra se lan­za­ron al ata­que con tal ra­pi­dez y fu­ria que, es­ta vez, con­si­guie­ron su­pe­rar a sus ad­ver­sa­rios. Las co­tas prin­ci­pa­les de Ca­valls fue­ron to­ma­das a lo lar­go de la ma­ña­na.

Los pri­me­ros días de no­viem­bre, las di­vi­sio­nes na­cio­na­les con­si­guie­ron des­mo­ro­nar la re­sis­ten­cia re­pu­bli­ca­na. El 3, se ocu­pa­ba de­fi­ni­ti­va­men­te la sie­rra de Pan­dols y el 4, las tro­pas na­cio­na­les lle­ga­ban al Ebro. El VCE re­pu­bli­cano ha­bía si­do de­rro­ta­do y di­vi­di­do, de­bien­do pa­sar el río par­te de las tro­pas. Los com­ba­tes con tro­pas del XV CE aún re­ves­ti­rían tin­tes de du­re­za, pe­ro la suer­te pa­ra los gu­ber­na­men­ta­les es­ta­ba echa­da.

El día 11 se ocu­pó el cru­ce de Cam­po­si­nes y el 14 caía la Fa­ta­re­lla. La no­che del 15 al 16, los úl­ti­mos con­tin­gen­tes re­pu­bli­ca­nos pa­sa­ban el río, por los puen­tes de Flix y Ri­ba­rro­ja, y la ma­ña­na del 16 es­tas lo­ca­li­da­des eran ocu­pa­das por las di­vi­sio­nes na­cio­na­les. La ba­ta­lla del Ebro to­ca­ba a su fin. Aun­que el cos­te ha­bía si­do enor­me, to­dos los ob­je­ti­vos na­cio­na­les ha­bían si­do con­se­gui­dos. Era el prin­ci­pio del fin pa­ra la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na.

FRAN­CO Y EL GE­NE­RAL FI­DEL DÁ­VI­LA, EN EL COLL DEL MO­RO (GAN­DE­SA) .

SANT PE­RE, UNO DE LOS ES­PA­CIOS EN LOS QUE TU­VO LU­GAR LA BA­TA­LLA DEL EBRO.

RUI­NAS DE PO­BLE VELL, CON SANT PE­RE AL FON­DO.

SIE­RRA DE CA­VALLS, UNO DE LOS EN­CLA­VES DON­DE TU­VO LU­GAR LA BA­TA­LLA DEL EBRO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.