CA­BO de PA­LOS. La ma­yor ba­ta­lla na­val de la Gue­rra Ci­vil

La ma­yor ba­ta­lla na­val de la Gue­rra Ci­vil

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

EL PLAN RE­PU­BLI­CANO

APRIN­CI­PIOS DE 1938, LA FLO­TA RE­PU­BLI­CA­NA SE HA­BÍA EN­CA­MI­NA­DO HA­CIA UNA MA­YOR EFI­CIEN­CIA Y OPE­RA­TI­VI­DAD EN EL TRANS­CUR­SO DE LA GUE­RRA CI­VIL, BA­JO EL MAN­DO DE LUIS GON­ZÁ­LEZ DE UBIETA. Tras ha­ber con­tro­la­do a los co­mi­tés de ma­ri­ne­ros, me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te la dis­ci­pli­na, y tras un in­ten­so en­tre­na­mien­to en lan­za­mien­to de torpe­dos, la flo­ta re­pu­bli­ca­na ha­bía ga­na­do mo­ral y es­pí­ri­tu de lu­cha.

Apo­ya­do por el mi­nis­tro de Ma­ri­na y Ai­re, In­da­le­cio Prieto, y por el co­mi­sa­rio ge­ne­ral de la flo­ta, Bruno Alonso, Gon­zá­lez de Ubieta tra­zó un plan de cier­ta audacia pa­ra ata­car, con lan­chas tor­pe­de­ras, la ba­se ae­ro­na­val na­cio­nal de Pal­ma de Ma­llor­ca. La es­cua­dra de cru­ce­ros del al­mi­ran­te Mo­reno que, se­gún el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, es­ta­ba fon­dea­da en Pal­ma, cons­ti­tuía un ob­je­ti­vo de pri­mer or­den.

En las pri­me­ras ho­ras de la tar­de del 5 de mar­zo, la flo­ta re­pu­bli­ca­na se ha­cía a la mar en el Ca­bo de Pa­los (Car­ta­ge­na, Mur­cia), for­ma­da por dos flo­ti­llas de des­truc­to­res, la Pri­me­ra (Jor­ge Juan, Es­ca­ño, Ulloa y Al­mi­ran­te Val­dés) y la Se­gun­da (Sán­chez Bar­cáiz­te­gui, Le­pan­to, Al­mi­ran­te An­te­que­ra, Gra­vi­na y La­za­ga), y dos cru­ce­ros li­ge­ros, el Li­ber­tad (in­sig­nia de Ubieta) y el Mén­dez Nú­ñez. La Pri­me­ra pro­te­gía a las tres lan­chas tor­pe­de­ras que de­bían lan­zar el ata­que al puer­to, y el res­to de las uni­da­des te­nía por mi­sión cu­brir­les la re­ti­ra­da.

EL EN­FREN­TA­MIEN­TO PRO­DU­CI­DO EN CA­BO DE PA­LOS SE CON­SI­DE­RA LA BA­TA­LLA NA­VAL MÁS EN­CAR­NI­ZA­DA DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA. ALLÍ PE­RE­CIÓ UNO DE LOS ES­TAN­DAR­TES DE LA FLO­TA NA­CIO­NAL, EL CRU­CE­RO CA­NA­RIAS, CO­MAN­DA­DO POR EL CONTRALMIRANTE VIERNA. ES­TA ES SU HIS­TO­RIA.

Mien­tras tan­to, la flo­ta na­cio­nal no per­ma­ne­cía inac­ti­va. La di­vi­sión de cru­ce­ros (Ca­na­rias, Ba­lea­res y Cer­ve­ra) ha­bía aban­do­na­do, ca­si a la mis­ma ho­ra, el puer­to de Pal­ma en so­li­ta­rio, pa­ra pres­tar pro­tec­ción a un con­voy que trans­por­ta­ba di­ver­sos ar­ma­men­to, for­ma­do por dos mer­can­tes (Um­be Men­di y Aiz­ko­ri Men­di) y dos ca­ño­ne­ros (Cá­no­vas y Ca­na­le­jas).

Mo­reno, Al­mi­ran­te Je­fe de la Flo­ta de Blo­queo, per­ma­ne­ce­ría en tie­rra, por lo que el Es­ta­do Ma­yor de la flo­ta y la in­sig­nia de man­do se tras­la­da­ron al cru­ce­ro Ba­lea­res, al man­do del contralmirante Vierna. El es­ta­do del cru­ce­ro, nun­ca com­ple­ta­men­te alis­ta­do, obli­gó a em­bar­car a un gru­po de ope­ra­rios ci­vi­les de cons­truc­ción na­val, a los que se aña­dían los miem­bros del Es­ta­do Ma­yor de la Di­vi­sión de Cru­ce­ros (unos 1.200 hom­bres). Co­mo ve­nía sien­do ha­bi­tual, la mi­sión en­co­men­da­da a la flo­ta era ig­no­ra­da por la ma­yor par­te de los ofi­cia­les.

A las 17.30 ho­ras del 5 de mar­zo los cru­ce­ros es­ta­ble­cie­ron con­tac­to con el con­voy, al sur de Ibi­za, re­tor­nan­do los ca­ño­ne­ros a sus ba- ses. Con una se­pa­ra­ción de 4.000 me­tros, los tres cru­ce­ros y los dos mer­can­tes con­ti­nua­ron con rum­bo 220º, a 13 nu­dos de ve­lo­ci­dad.

UNA DE­RRO­TA ANUN­CIA­DA

El plan re­pu­bli­cano se ve­nía aba­jo, al ale­gar los téc­ni­cos ru­sos la ma­la mar exis­ten­te pa­ra re­gre­sar in­me­dia­ta­men­te a puer­to.

Ubieta de­ci­dió con­ti­nuar con la mi­sión, en­vian­do a la Pri­me­ra Flo­ti­lla de ex­plo­ra­ción, man­te­nien­do el rum­bo 65º, a vein­te nu­dos de ve­lo­ci­dad. Al ano­che­cer, am­bas flo­tas, cre­yen­do que la ad­ver­sa­ria se en­con­tra­ba en el puer­to, na­ve­ga­ban con rum­bos con­ver­gen­tes.

En los pri­me­ros ins­tan­tes de la ma­dru­ga­da del 6 de mar­zo, las uni­da­des de am­bos ban­dos, sin sos-

EL PLAN RE­PU­BLI­CANO SE VE­NÍA ABA­JO, al ale­gar los téc­ni­cos ru­sos la ma­la mar exis­ten­te pa­ra re­gre­sar in­me­dia­ta­men­te a puer­to.

pe­char ca­da flo­ta la pre­sen­cia de la otra, to­tal­men­te al azar, se apro­xi­ma­ron de vuel­ta en­con­tra­da. To­dos se lle­va­ron una gran sor­pre­sa cuan­do los ser­vio­las del Ba­lea­res gri­ta­ron: “¡Bul­tos por babor!”. In­me­dia­ta­men­te se or­de­nó za­fa­rran­cho de com­ba­te y la do­ta­ción co­rrió a sus pues­tos. A una dis­tan­cia de unos 2.000 me­tros, eran vi­si­bles las si­lue­tas de cin­co uni­da­des, con to­da pro­ba­bi­li­dad enemi­gas. Los cru­ce­ros in­cre­men­ta­ron la ve­lo­ci­dad a 26 nu­dos e ini­cia­ron ma­nio­bras eva­si­vas.

Los des­truc­to­res re­pu­bli­ca­nos, a su vez, ya los ha­bían lo­ca­li­za­do, y el Sán­chez Bar­cáiz­te­gui lan­zó dos torpe­dos con­tra el Cer­ve­ra, el úl­ti­mo de la lí­nea, que no die­ron en el blan­co. La flo­ta na­cio­nal, sin po­der lo­ca­li­zar al enemi­go de­bi­do a la os­cu­ri­dad, de­ci­dió ro­dear al con­voy, pa­ra in­ten­tar en­ta­blar de nue­vo con­tac­to con los des­truc­to­res enemi­gos.

La flo­ta re­pu­bli­ca­na, por su par­te, tras rom­per el con­tac­to con la di­vi­sión de cru­ce­ros na­cio­nal, vol­vió a cam­biar el rum­bo dos ve­ces, to­man­do, fi­nal­men­te, el 256º en di­rec­ción a sus ba­ses, pues ya no te­nía sen­ti­do con­ti­nuar el ata­que y, ade­más, de día, se­rían muy vul­ne­ra­bles fren­te a los cru­ce­ros.

Po­co des­pués de las dos de la ma­dru­ga­da, los ser­vio­las de los cru­ce­ros na­cio­na­les de­tec­ta­ron de nue­vo al enemi­go, y el al­mi­ran­te Vierna or­de­nó el lan­za­mien­to de pro­yec­ti­les ilu­mi­nan­tes, así co­mo ce­rrar dis­tan­cias con el con­voy, pa­ra in­ter­po­ner­se con el enemi­go, pen­san­do que los des­truc­to­res iban a ata­car­lo. Los ser­vio­las de los des­truc­to­res, por su par­te, ya ha­bían de­tec­ta­do las se­ña­les que el Ba­lea­res ha­cía a los otros dos cru­ce­ros, lo­ca­li­zan­do de es­te mo­do la po­si­ción de los bu­ques na­cio­na­les.

ATA­QUE RE­PU­BLI­CANO

Los hi­dró­fo­nos da­ban una mar­ca­ción dis­tin­ta e los bu­ques re­pu­bli-

pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de pa­ra cam­biar las ór­de­nes, y el Ba­lea­res se ilu­mi­nó inocen­te­men­te, con sus pro­pios pro­yec­ti­les, sin lo­grar nin­gu­na ven­ta­ja pa­ra sus ar­ti­lle­ros. No así pa­ra los del Li­ber­tad, que rá­pi­da­men­te abrie­ron fue­go y ahor­qui­lla­ron al bu­que in­sig­nia na­cio­nal con va­rias sal­vas muy cer­te­ras. Lo­gra­ron va­rios im­pac­tos, en­tre ellos uno en la di­rec­ción de ti­ro de las to­rres po­pe­les, aun­que sin cau­sar gra­ves da­ños.

Sin re­fe­ren­cias cla­ras en me­dio de la no­che, con un enemi­go ape­nas vi­si­ble y muy es­cu­rri­di­zo, to­tal­men­te sor­pren­di­do por el fue­go enemi­go, el Ba­lea­res abrió un fue­go muy des­coor­di­na­do, que so­lo con­si­guió se­ña­lar con más cla­ri­dad su po­si­ción a los bu­ques enemi­gos. Los tres des­truc­to­res de la Se­gun­da Flo­ti­lla (Le­pan­to, Sán­chez Bar­cáiz­te­gui y An­te­que­ra) re­ci­bie­ron, a las 02.14 ho­ras, la or­den de ata­que des­de el Li­ber­tad, y lan­za­ron en­ton­ces a do­ce tor- pe­dos con­tra el cru­ce­ro na­cio­nal, a dis­tan­cias que va­ria­ban en­tre los 2.000 y 3.000 me­tros (cua­tro el Sán­chez Bar­cáiz­te­gui, tres el Le­pan­to y cin­co el An­te­que­ra).

In­me­dia­ta­men­te des­pués, co­men­za­ron un nu­tri­do fue­go de ar­ti­lle­ría so­bre su ob­je­ti­vo. Po­si­ble­men­te, so­lo dos torpe­dos hi­cie­sen blan­co, pro­ce­den­tes del Le­pan­to, a la al­tu­ra del puen­te, ha­cien­do es­ta­llar los pa­ño­les de su mu­ni­ción. El al­mi­ran­te Vierna y to­do su es­ta­do ma­yor pe­re­cie­ron en el ac­to. Es­ta­lló in­me­dia­ta­men­te un gran in­cen­dio a bor­do, con lla­mas de más de un ki­ló­me­tro de al­tu­ra, y el agua co­men­zó a en­trar a bor­bo­to­nes por una gran bre­ca­nos,

cha de quin­ce me­tros abier­ta en el cos­ta­do de babor. La explosión fue tal que la oye­ron, y vie­ron su res­plan­dor, los des­truc­to­res bri­tá­ni­cos HMS Bo­reas y HMS Kem­pen­felt, a 40 mi­llas de dis­tan­cia, que se di­ri­gie­ron ha­cia allí a to­da má­qui­na.

El res­to de la flo­ta na­cio­nal, que no con­si­guió es­ta­ble­cer con­tac­to vi­sual con el enemi­go, aban­do­nó la zo­na de la ba­ta­lla, con los bu­ques mer­can­tes, a to­da má­qui­na tam­bién. El pro­pio Ca­na­rias ha­bía te­ni­do que caer brus­ca­men­te a es­tri­bor pa­ra evi­tar cho­car con los res­tos del Ba­lea­res, su ma­ta­lo­te de proa. Dis­pa­ró va­rias sal­vas de 20 cen­tí­me­tros y va­rios ilu­mi­nan­tes con los ca­ño­nes de 12 cen­tí­me­tros, sin efec­to al­guno.

Ubieta, por di­ver­sos mo­ti­vos (es­ca­sez de torpe­dos, ne­ce­si­dad de pro­te­ger a sus bu­ques, fal­ta de com­bus­ti­ble y gran ve­lo­ci­dad de los cru­ce­ros enemi­gos), re­nun­ció a pro­se­guir el com­ba­te, po­nien­do rum­bo a su ba­se de Car­ta­ge­na.

VIC­TO­RIA PÍRRICA

El Ba­lea­res que­da­ba al ga­re­te, sin pro­pul­sión ni ener­gía al­gu­na, es­co­ran­do rá­pi­da­men­te a babor. El puen­te de man­do y una chi­me­nea ha­bían des­apa­re­ci­do, al igual que par­te de la proa, mien­tras que un más­til ha­bía caí­do so­bre las to­rres po­pe­les. Per­ma­ne­ció ar­dien­do du­ran­te to­da la no­che, mien­tras te­nían lu­gar las la­bo­res de res­ca­te por par­te de los dos des­truc­to­res de la Ro­yal Navy, que ha­bían lle­ga­do al lu­gar del hun­di­mien­to.

El co­man­dan­te del Ca­na­rias, Es­tra­da, trans­mi­tía un dra­má­ti­co men­sa­je a su ba­se, dan­do cuen­ta de lo su­ce­di­do: “Ba­lea­res de­bió te­ner ex­plo­sio­nes in­ter­nas. Es­tá en­vuel­to en lla­mas. Lo con­si­de­ro per­di­do to­tal­men­te. Enemi­go era un cru­ce­ro y cua­tro des­truc­to­res, En­cuen­tro muy rá­pi­do. An­te even­tua­li­dad ata­que avia­ción ama­ne­cer or­deno con­voy ha­ga rum­bos sur. Con­ti­nua­rá pro­te­gien­do con­voy de no re­ci­bir ins­truc­cio­nes. Si­tua­ción a 03:30, 65 mi­llas al 100º fa­ro Ca­bo Pa­los”.

El bu­que in­sig­nia na­cio­nal se iba a pi­que, jun­to con 788 de sus tri­pu­lan­tes, po­co des­pués de las 5 de la ma­ña­na. Las la­bo­res de sal­va­men­to se vie­ron obs­ta­cu­li­za­das por el ata­que de avio­nes re­pu­bli­ca­nos SB-2 pe­ro, a pe­sar de ello, los in­gle­ses no aban­do­na­ron su ta­rea. Fue cer­ca de las sie­te de la ma­ña­na cuan­do la di­vi­sión de cru­ce­ros na­cio­nal dio me­dia vuel­ta en bus­ca de sus com­pa­ñe­ros, ya au­xi­lia­dos por los bri­tá­ni­cos.

La flo­ta na­cio­nal ha­bía co­me­ti­do un error ga­rra­fal, al en­fren­tar­se de no­che con­tra un gru­po de des­truc­to­res enemi­gos, cu­yo po­ten­cial sub­es­ti­ma­ron, re­nun­cian­do así a la ven­ta­ja que su su­pe­rior ar­ti­lle­ría les re­por­ta­ba, y vol­vién­do­se ex­tre­ma-

LA FLO­TA NA­CIO­NAL ha­bía co­me­ti­do un error ga­rra­fal, al en­fren­tar­se de no­che con­tra un gru­po de des­truc­to­res enemi­gos, cu­yo po­ten­cial sub­es­ti­ma­ron.

IMA­GEN DEL YA MÍ­TI­CO CRU­CE­RO CA­NA­RIAS, BA­JO LAS ÓR­DE­NES DEL CONTRALMIRANTE VIERNA.

CRU­CE­RO BA­LEA­RES. EN LA OTRA PÁ­GI­NA, ABA­JO, MA­NUEL DE VIERNA, EL CONTRALMIRANTE AL CAR­GO.

CRU­CE­RO CER­VE­RA, PER­TE­NE­CIEN­TE A LA FLO­TA NA­CIO­NAL. ABA­JO, EL CRU­CE­RO CA­NA­RIAS.

FA­RO DEL CA­BO DE PA­LOS, QUE FUE TES­TI­GO DE LA BA­TA­LLA NA­VAL MÁS CRUEN­TA DE TO­DA LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA. ABA­JO, LA RO­YAL NAVY.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.