El asal­to al CUAR­TEL de la MON­TA­ÑA

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR ÁN­GEL SÁN­CHEZ CRES­PO

EL EPI­SO­DIO DEL ASAL­TO AL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA SE CON­VIR­TIÓ EN LA PRI­ME­RA GRAN BA­TA­LLA DESA­RRO­LLA­DA DEN MA­DRID DU­RAN­TE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA. EL AMOTINAMIENTO DEL GE­NE­RAL FANJUL DEN­TRO DEL CUAR­TEL SE CO­BRÓ LA VI­DA DE NU­ME­RO­SOS HOM­BRES, Y TU­VO TRÁ­GI­CAS CON­SE­CUEN­CIAS EN LA SO­CIE­DAD DE LA ÉPO­CA. HOY, EN­CI­MA DE LOS RES­TOS DEL CUAR­TEL, SE LE­VAN­TA EL EGIP­CIO TEM­PLO DE DEBOD.

EL DÍA 18 DE JU­LIO DE 1936, UNA VEZ CO­NO­CI­DO EL ALZAMIENTO MI­LI­TAR, la Re­pú­bli­ca re­cla­mó los cin­cuen­ta mil ce­rro­jos de fu­sil al­ma­ce­na­dos en el Cuar­tel de la Mon­ta­ña, don­de el co­ro­nel Moisés Se­rra se ha­bía ne­ga­do a en­tre­gar­los con di­fe­ren­tes ar­gu­men­tos. Por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, los fu­si­les se en­con­tra­ban des­mon­ta­dos, y sus pie­zas di­vi­di­das en di­fe­ren­tes cuar­te­les. En el Cuar­tel de la Mon­ta­ña se ha­lla­ban los ce­rro­jos, por lo que, aun­que en el Par­que de Ar­ti­lle­ría ha­bía mi­les de fu­si­les, es­tos, sin ce­rro­jos, eran ab­so­lu­ta­men­te inú­ti­les.

Des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del día 19 de ju­lio, gru­pos de per­so­nas, aler­ta­das por el pro­nun­cia­mien­to mi­li­tar, co­men­za­ron a po­ner­se ner­vio­sas. Va­rios de es­tos gru­pos se di­ri­gie­ron ha­cia la Puer­ta del Sol don­de se en­con­tra­ba el Mi­nis­te­rio de la Go­ber­na­ción; otros lo hi­cie­ron ha­cia la Pla­za de Ci­be­les pa­ra pro­tes­tar fren­te al Mi­nis­te­rio de la Gue­rra, y tam­bién has­ta el Pa­la­cio Na­cio­nal, que era co­mo en­ton­ces se de­no­mi­nó al Pa­la­cio Real o de Orien­te. Que­rían sa­ber si el go­bierno re­pu­bli­cano es­ta­ba o no con los su­ble­va­dos, cun­día la sos­pe­cha de trai­ción y desea­ban ar­mar­se pa­ra de­fen­der, por sus pro­pios me­dios, al ré­gi­men re­pu­bli­cano.

Por su par­te, el ge­ne­ral Fanjul, ves­ti­do de pai­sano, se des­pla­zó al Cuar­tel de la Mon­ta­ña en com­pa­ñía del co­man­dan­te Cas­ti­llo y de su hi­jo Jo­sé Ig­na­cio, que era te­nien­te mé­di­co; en un se­gun­do au­to­mó­vil via­ja­ban va­rios ofi­cia­les dán­do­le es­col­ta.

Eran las do­ce y me­dia de la ma­ña­na cuan­do lle­ga­ron al cuar­tel. El ge­ne­ral Fanjul, tras el triun­fo del Fren­te Po­pu­lar ha­bía si­do ce­sa­do, que­dan­do sin man­do de tro­pa y des­ti­na­do for­zo­so en la ciu­dad de Ma­drid. Fanjul era afín

al Mo­vi­mien­to, pe­ro en vez de ac­tuar, de­ci­dió man­te­ner­se a la es­pe­ra en el Cuar­tel de la Mon­ta­ña, aguar­dan­do la lle­ga­da de re­fuer­zos su­ble­va­dos has­ta la ca­pi­tal. Nun­ca lle­ga­rían.

Al mis­mo tiem­po, se pro­pa­gó el ru­mor de que se iban a re­par­tir fu­si­les a to­do el pue­blo, por lo que fue­ron mu­chos los que se acer­ca­ron es­pe­ran­do an­sio­sos la en­tre­ga del ma­te­rial, pe­ro los ce­rro­jos de los fu­si­les se­guían en el Cuar­tel de la Mon­ta­ña, aho­ra cus­to­dia­dos por el ge­ne­ral Fanjul. Mien­tras tan­to, al­gu­nos ci­vi­les par­ti­da­rios del alzamiento y fa­lan­gis­tas co­men­za­ron a ac­ce­der al edi­fi­cio, don­de se les pro­por­cio­na­ron tan­to uni­for­mes mi­li­ta­res co­mo ar­mas pa­ra la de­fen­sa del for­tín. Am­bas par­tes es­ta­ban pre­pa­rán­do­se pa­ra la que se­ría con­si­de­ra­da la pri­me­ra con­tien­da im­por­tan­te de la Gue­rra Ci­vil en Ma­drid.

EL ORI­GEN DE LA GUE­RRA

El te­nien­te re­pu­bli­cano Orad de la To­rre se apro­xi­mó al cuar­tel con dos ca­ño­nes y dos vehícu­los blin­da­dos. Por las te­rra­zas de los edi­fi­cios que ro­dea­ban el Cuar­tel de la Mon­ta­ña to­ma­ron po­si­cio­nes los miem­bros de la Guar­dia de Asal­to Re­pu­bli­ca­na. En el in­te­rior del cuar­tel se ins­ta­la­ron ame­tra­lla­do­ras en los te­ja­dos, y las ven­ta­nas y puer­tas se pro­te­gie­ron con plan­chas me­tá­li­cas.

AL­GU­NOS CI­VI­LES par­ti­da­rios del alzamiento y fa­lan­gis­tas co­men­za­ron a ac­ce­der al Cuar­tel de la Mon­ta­ña, don­de se les pro­por­cio­na­ron uni­for­mes mi­li­ta­res y ar­mas de de­fen­sa del for­tín.

El 20 de ju­lio de 1936, el cuar­tel es­ta­ba en ma­nos de los re­bel­des, y se de­fen­día con unos mil qui­nien­tos hom­bres acom­pa­ña­dos de un re­du­ci­do nú­me­ro de miem­bros de la fa­lan­ge.

Por otra par­te, mi­lla­res de per­so­nas par­ti­da­rias de la Re­pú­bli­ca ro­dea­ron el cuar­tel y se pro­du­je­ron va­rios in­ter­cam­bios de dis­pa­ros. Los pri­me­ros muer­tos se pro­du­je­ron en­tre la ma­sa de­seo­sa de aca­bar pron­to con el asal­to. Al­gu­nos im­pru­den­tes pen­sa­ron que ya era ho­ra de en­trar por la fuer­za en el cuar­tel, lo que no es­pe­ra­ban era ser re­ci­bi­dos por una des­car­ga de ame­tra­lla­do­ras.

La Guar­dia de Asal­to in­ten­tó, a tra­vés del en­vío de un emi­sa­rio, que los hom­bres del ge­ne­ral Fanjul se rin­die­ran, pe­ro las ne­go­cia­cio­nes no die­ron re­sul­ta­do es­pe­ra­do. El te­nien­te Orad de la To­rre de­ci­dió, en­ton­ces, abrir fue­go con sus dos ca­ño­nes con­tra el cuar­tel. A ellos se unió la avia­ción y dos ca­rros de com­ba­te.

To­do ello ya es­ta­ba cau­san­do se­rios da­ños en el cuar­tel, pe­ro un acon­te­ci­mien­to pro­vo­ca­ría que el ase­dio arre­cia­ra. De pron­to, una ban­de­ra blan­ca aso­mó por una ven­ta­na del cuar­tel. Pa­re­cía una cla­ra ren­di­ción de los allí amo­ti­na­dos, pe­ro no fue así. So­la­men­te se ren­dían al­gu­nos hom­bres de los allí en­ce­rra­dos, de mo­do que cuan­do la mul­ti­tud se de­ci­dió a en­trar en el cuar­tel, las ame­tra­lla­do­ras em­pe­za­ron a dis­pa­rar sin mi­ra­mien­tos. Es­te he­cho fue con­si­de­ra­do por los re­pu­bli­ca­nos allí pre­sen­tes co­mo una trai­ción, un ver­da­de­ro ac­to de co­bar­día por par­te de los amo­ti­na­dos. Es­to no hi­zo más que au­men­tar los bom­bar­deos, en uno de los cua­les re­sul­tó he­ri­do el pro­pio ge­ne­ral Fanjul.

Los de­fen­so­res, ya des­mo­ra­li­za­dos, em­pe­za­ron a de­ser­tar, al­gu­nos can­ta­ban la In­ter­na­cio­nal, mien­tras ob­ser­van có­mo por el ta­lud de la es­ta­ción del Nor­te los asal­tan­tes es­ta­ban a pun­to de en­trar en el cuar­tel. Los úl­ti­mos de­fen­so­res de­ci­die­ron ren­dir­se, otros, sa­be­do­res de lo que les es­pe­ra­ba, se sui­ci­da­ron.

Los mi­li­cia­nos, lle­nos de ira por el epi­so­dio de la ban­de­ra blan­ca, no tu­vie­ron com­pa­sión y co­men­za­ron las ma­tan­zas y sui­ci­dios de ofi­cia­les; no­ven­ta y ocho de ellos mu­rie­ron, ca­tor­ce re­sul­ta­ron he­ri­dos y do­ce fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros. El en­fren­ta­mien­to pro­vo­có

cer­ca de dos­cien­tos muer­tos. Los pri­me­ros de la Gue­rra Ci­vil en Ma­drid, lue­go se­rían mu­chos más.

El ge­ne­ral Fanjul, tras ser juz­ga­do el 15 de agos­to por re­be­lión mi­li­tar, fue fu­si­la­do.

DEL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA AL TEM­PLO DE DEBOD

El edi­fi­cio del Cuar­tel de la Mon­ta­ña re­ci­bió du­ran­te la gue­rra el im­pac­to de va­rios pro­yec­ti­les de ar­ti­lle­ría, que se su­ma­ron a los que ya ha­bía re­ci­bi­do du­ran­te su asal­to. Al fi­nal de la gue­rra era un ama­si­jo de rui­nas sin po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción.

En el año 1960 se ins­ti­tu­yó en Es­pa­ña un gru­po de sal­va­men­to pa­ra los mo­nu­men­tos de Nu­bia. Se lla­mó Co­mi­té Español y su di­rec­tor fue el pro­fe­sor y ar­queó­lo­go español Mar­tín Al­ma­gro Basch, que co­la­bo­ró en la ex­ca­va­ción de los ya­ci­mien­tos de Nu­bia, en Egip­to y Su­dán. Una vez des­mon­ta­do el tem­plo de Debod, en 1961, fue lle­va­do a la is­la Ele­fan­ti­na, jun­to a Asuán. Allí per­ma­ne­cie­ron la ma­yo­ría de los blo­ques de pie­dra has­ta el mes de abril de 1970, en que via­ja­ron rum­bo a Ale­jan­dría. En ju­nio de di­cho año, las ca­jas em­ba­la­das que con­te­nían los blo­ques del tem­plo de Debod fue­ron em­bar­ca­das en el bu­que Be­ni­sa y lle­ga­ron a Es­pa­ña al puer­to de Va­len­cia. Des­de Va­len­cia fue­ron trans­por­ta­das en ca­mio­nes has­ta Ma­drid, don­de se al­ma­ce­na­ron en el so­lar del an­ti­guo Cuar­tel de la Mon­ta­ña, des­trui­do du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la.

La ta­rea de mon­ta­je de los ar­queó­lo­gos es­pa­ño­les ba­jo la di­rec­ción de Mar­tín Al­ma­gro fue di­fí­cil, pues el Ser­vi­cio de An­ti­güe­da­des de Egip­to so­lo en­tre­gó un plano y un cro­quis del al­za­do del mo­nu­men­to, jun­to con al­gu­nas fo­to­gra­fías sin re­fe­ren­cias su­fi­cien­tes. Aho­ra, so­bre el lu­gar don­de se pro­du­je­ron los luc­tuo­sos he­chos de la Gue­rra Ci­vil, so­bre el sue­lo que ocu­pó el Cuar­tel de la Mon­ta­ña del Prín­ci­pe Pío, se al­zan ma­jes­tuo­sos los res­tos de una an­ti­güe­dad egip­cia.

EL EDI­FI­CIO DEL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA re­ci­bió el im­pac­to de va­rios pro­yec­ti­les du­ran­te la gue­rra, lo que hi­zo que al fi­nal de es­ta fue­ra un ama­si­jo de rui­nas sin po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción.

INS­TAN­TÁ­NEAS DEL DÍA QUE SE PRO­DU­JO EL ASAL­TO AL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA.

SOL­DA­DOS EN EL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA.

CER­CA­DA LA CA­LLE LUI­SA FER­NAN­DA, FREN­TE AL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA.

SO­BRE LAS RUI­NAS DEL CUAR­TEL DE LA MON­TA­ÑA SE LE­VAN­TÓ EL TEM­PLO DE DEBOD.

MI­LI­CIA­NOS CO­RRIEN­DO HA­CIA EL CUAR­TEL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.