La ba­ta­lla de GUA­DA­RRA­MA

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR ÁN­GEL SÁN­CHEZ CRES­PO

UNOS SE­TEN­TA MIL HOM­BRES PAR­TI­CI­PA­RON EN LA QUE SE CON­SI­DE­RA UNA DE LAS BA­TA­LLAS MÁS CRUEN­TAS DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA, CO­NO­CI­DA CO­MO LA BA­TA­LLA DE GUA­DA­RRA­MA. JUN­TO A LAS TRO­PAS DE IN­FAN­TE­RÍA, MI­LI­CIAS, CA­BA­LLE­RÍA, IN­GE­NIE­ROS, AR­TI­LLE­ROS, ZAPADORES Y PONTONEROS, IN­TER­VI­NIE­RON TAM­BIÉN CA­RROS DE COM­BA­TE, AVIO­NES DE BOM­BAR­DEO Y AR­TI­LLE­RÍA PE­SA­DA.

LOS CAM­POS QUE CIR­CUN­DAN LAS LO­CA­LI­DA­DES MA­DRI­LE­ÑAS DE RI­VAS-VACIAMADRID, MO­RA­TA DE TAJUÑA, SAN MAR­TÍN DE LA VE­GA Y CIEM­PO­ZUE­LOS, así co­mo los que en­vuel­ven ce­rros co­mo el Pin­ga­rrón, de unos se­te­cien­tos me­tros de al­ti­tud y La Ma­ra­ño­sa; va­lles co­mo los del Man­za­na­res, el Ja­ra­ma y el Tajuña; y puen­tes co­mo los de Pin­do­que y Ar­gan­da, lo­ca­li­za­cio­nes to­das ellas en­cla­va­das en el su­r­es­te ma­dri­le­ño, fue­ron es­ce­na­rio du­ran­te tres se­ma­nas de fe­bre­ro del año 1937, de te­rri­bles com­ba­tes ini­cia­dos por las tro­pas su­ble­va­das pa­ra ais­lar a la ciu­dad Ma­drid por su zo­na más me­ri­dio­nal, que era el ac­ce­so na­tu­ral ha­cia Va­len­cia, ele­gi­da se­de tem­po­ral del Go­bierno re­pu­bli­cano.

BA­TA­LLA IN­TER­NA­CIO­NAL

Cuer­pos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des se en­fren­ta­ron en las ári­das tie­rras del su­r­es­te ma­dri­le­ño, una zo­na de re­lie­ves ye­so­sos en don­de el es­par­to cre­ce a dis­cre­ción y el sol cas­ti­ga con du­re­za. En­tre los par­ti­ci­pan­tes se en­con­tra­ron las bri­ga­das in­ter­na­cio­na­lis­tas co­mo la Co­mu­na de París, An­dré Marty, Abraham Lin­coln, o Seis de fe­bre­ro, y tan­quis­tas so­vié­ti­cos, fu­si­le­ros po­la­cos o ir­lan­de­ses, tam­bién vo­lun­ta­rios; o ta­bo­res de Re­gu­la­res del Sáha­ra y de If­ni, meha­las y es­cua­dro­nes de ca­ba­lle­ría ma­rro­quíes, ára­bes y be­re­be­res, y pi­lo­tos na­zis de la Le­gión Cón­dor, jun­to a sol­da­dos y mi­li­cia­nos es­pa­ño­les.

Asi­mis­mo, ca­be re­cor­dar que hu­bo po­si­cio­nes que cam­bia­ron de ma­nos has­ta ca­tor­ce ve­ces. La pug­na por el con­trol de ape­nas quin­ce ki­ló­me­tros de te­rreno, en­tre los puen­tes de Pin­do­que y de Ar­gan­da, que se­pa­ra­ban las pri­me­ras lí­neas de am­bas van­guar­dias, se sal­dó con cin­co mil muer­tos.

LOS COM­BA­TES

El 6 de fe­bre­ro, la Di­vi­sión Re­for­za­da de Ma­drid del ban­do su­ble­va­do, con unos vein­te mil hom­bres de in­fan­te­ría y dos ba­ta­llo­nes de ame­tra­lla­do­ras pe­sa­das y ca­rros de com­ba­te avan­zó ha­cia Ciem­po­zue­los has­ta en­fren­tar­se en los pri­me­ros días con al­gu­nas bri­ga­das re­pu­bli­ca­nas de tres mil hom­bres que, en to­tal, su­frie­ron ba­jas de dos mil hom­bres en las pri­me­ras dos jor­na­das. El ata­que su­ble­va­do ha­bía co­gi­do por sor- pre­sa a los re­pu­bli­ca­nos, que ha­bían acu­mu­la­do hom­bres al otro la­do del Ja­ra­ma, don­de la oro­gra­fía per­mi­tía una de­fen­sa más fá­cil y un pun­to de arran­que pa­ra una ofen­si­va.

Des­orien­ta­dos por la in­ter­ven­ción de las tro­pas fran­quis­tas, los mi­li­cia­nos re­pu­bli­ca­nos de­ci­die­ron di­vi­dier sus fuer­zas. Las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les to­da­vía no es­ta­ban pre­pa­ra­das, pe­ro da­das las cir­cuns­tan­cias, el día 7 de fe­bre­ro fue­ron en­via­das al cam­po de ba­ta­lla.

Al­gu­nas, co­mo la XI, no lle­ga­ron al fren­te has­ta el día 12 de fe­bre­ro, y al re­tra­so se unió el he­cho de no ha­ber de­ter­mi­na­do con exac­ti­tud quién iba a os­ten­tar el man­do de las ope­ra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas. Es­ta fal­ta de coor­di­na­ción, por lo de­más, muy co­mún en el ban­do re­pu­bli­cano du­ran­te to­da la con­tien­da ci­vil, pu­so en cla­ra ven­ta­ja a los su­ble­va­dos.

EL ATA­QUE SU­BLE­VA­DO ha­bía co­gi­do por sor­pre­sa a los re­pu­bli­ca­nos, que ha­bían acu­mu­la­do hom­bres al otro la­do del Ja­ra­ma, don­de la oro­gra­fía per­mi­tía una de­fen­sa más fá­cil.

En­tre el 12 y el 18 de fe­bre­ro de 1937 la en­tra­da en com­ba­te de los tan­ques T-26 del ge­ne­ral Pa­vlov

ni­ve­la­ron las fuer­zas. La avia­ción re­pu­bli­ca­na tam­bién con­tra­pe­só el po­der del ejér­ci­to su­ble­va­do, pe­ro los re­fuer­zos pe­di­dos por Va­re­la y las ba­te­rías ins­ta­la­das en La Ma­ra­ño­sa y el Pin­ga­rrón man­tu­vie­ron el equi­li­brio.

Es­ta­ble­ci­da así la si­tua­ción, la ba­ta­lla fue una car­ni­ce­ría en la que, sin re­sul­ta­dos exi­to­sos pa­ra nin­gu­na de las par­tes, mi­les de hom­bres fue­ron ca­yen­do sin que su muer­te sir­vie­ra más que pa­ra man­te­ner la con­tien­da en ta­blas.

EL CE­RRO DEL SUI­CI­DIO

La his­to­ria del Sui­ci­de Hill, co­mo de­no­mi­nó el Ba­ta­llón Bri­tá­ni­co de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les a es­ta co­li­na, em­pe­zó el 12 de fe­bre­ro de 1937. Va­rios ba­ta­llo­nes de la XI y la XV Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal ocu­pa­ron es­te lu­gar y en­tra­ron en con­tac­to ar­ma­do con las tro­pas fran­quis­tas de Bu­rua­ga. El Ba­ta­llón Bri­tá­ni­co fue el que más aguan­tó. Más de ocho ho­ras es­tu­vie­ron ex­pues­tos al fue­go de las ame­tra­lla­do­ras enemi­gas, si­tua­das fren­te a ellos.

Los in­gle­ses su­frie­ron, ade­más, la pé­si­ma or­ga­ni­za­ción del man­do de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les. Pron­to se que­da­ron sin mu­ni­ción pa­ra sus ar­mas y, por si el desas­tre fue­ra pe­que­ño, las ca­jas de ba­las que ha­bían re­ci­bi­do pa­ra sus fu­si­les eran de un ca­li­bre dis­tin­to al de sus ar­mas, por lo cual, sin mu­ni­ción y acri­bi­lla­dos por las ame­tra­lla­do­ras enemi­gas, so­la­men­te se sal­va­ron cien de los cua­tro­cien­tos hom­bres que ocu­pa­ban el ce­rro. Se di­ce, que mu­chos de ellos de­ci­die­ron sui­ci­dar­se an­tes de caer en ma­nos del enemi­go.

CON­SE­CUEN­CIAS

El re­sul­ta­do de aque­lla ba­ta­lla fue es­tre­me­ce­dor. Apro­xi­ma­da­men- te diez mil ba­jas por ca­da ban­do, hay cálcu­los que es­ti­man la ci­fra to­tal su­pe­rior a vein­ti­cin­co mil muer­tos. Sin em­bar­go, aquel desas­tre hu­mano no sir­vió de mu­cho a efec­tos es­tra­té­gi­cos, ya que su desen­la­ce, prác­ti­ca­men­te igua­la­do pa­ra am­bas par­tes, no ace­le­ró el fi­nal de la gue­rra, que se pro­lon­gó dos años más. Tras la ba­ta­lla, am­bos ban­dos hi­cie­ron obras de for­ti­fi­ca­ción y se rea­li­za­ron al­gu­nas ope­ra­cio­nes se­cun­da­rias e irre­le­van­tes. Los re­pu­bli­ca­nos

crea­ron po­si­cio­nes de­fen­si­vas tras el río Tajuña, pa­ra re­sis­tir una po­si­ble fu­tu­ra rup­tu­ra del fren­te, si se vol­vía a re­pe­tir una ofen­si­va re­bel­de.

El ban­do su­ble­va­do con­ser­vó el te­rreno que con­quis­tó al otro la­do del río, for­ti­fi­can­do las po­si­cio­nes y per­ma­ne­cien­do du­ran­te to­da la con­tien­da. El ban­do re­pu­bli­cano, aun­que ce­dió te­rreno, de­tu­vo la ma­nio­bra en­vol­ven­te del enemi­go, pe­ro, al igual que en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, se vio obli­ga­do a de­jar una con­si­de­ra­ble fuer­za pa­ra de­fen­der la zo­na du­ran­te to­da la gue­rra, en de­tri­men­to de otros fren­tes. La ca­rre­te­ra de Ma­drid-Va­len­cia no lo­gró ser to­ma­da por los su­ble­va­dos, pe­ro que­dó a ti­ro de ar­ti­lle­ría y ame­tra­lla­do­ra, sien­do fre­cuen­te­men­te ba­ti­da a la al­tu­ra de Ri­vas, por lo que hu­bo que des­viar el trá­fi­co.

EL CAM­PO DE BA­TA­LLA, HOY

En la ac­tua­li­dad se man­tie­nen un buen nú­me­ro de for­ti­fi­ca­cio­nes y trin­che­ras en la zo­na de la sie­rra de Gua­da­rra­ma, aun­que ca­da vez es­tán más de­te­rio­ra­das por el pa­so del tiem­po. Se en­cuen­tran en­vuel­tas por la ve­ge­ta­ción y, en mu­chos ca­sos, son di­fí­ci­les de dis­tin­guir a sim­ple vis­ta. No es Es­pa­ña un país pro­cli­ve a man­te­ner la me­mo­ria de su his­to­ria, al me­nos co­mo lo ha­cen otros paí­ses; Francia tie­ne ver­da­de­ros par­ques te­má­ti­cos so­bre las gue­rras mun­dia­les y los efec­tos de las mis­mas en su te­rri­to­rio.

No pa­re­ce que los po­lí­ti­cos de turno, ya sean de un signo u otro es­tén in­tere­sa­dos en man­te­ner vi­vo el re­cuer­do de aque­lla te­rri­ble ba­ta­lla en la que es­pa­ño­les y extranjeros, de uno y otro ban­do, se ma­sa­cra­ron en­tre sí. El re­cuer­do es im­por­tan­te pa­ra evi­tar re­pe­ti­cio­nes desas­tro­sas. Co­mo de­cía el poe­ta Án­gel Gon­zá­lez:

"Na­da es lo mis­mo, na­da per­ma­ne­ce.

Me­nos la His­to­ria y la mor­ci­lla de mi tie­rra:

se ha­cen las dos con san­gre, se re­pi­ten".

LA CA­RRE­TE­RA DE MA­DRID-VA­LEN­CIA no lo­gró ser to­ma­da por los su­ble­va­dos, pe­ro que­dó a ti­ro de ar­ti­lle­ría y ame­tra­lla­do­ra, sien­do fre­cuen­te­men­te ba­ti­da a la al­tu­ra de Ri­vas, por lo que hu­bo que des­viar el trá­fi­co.

VA­RE­LA CON SU ES­TA­DO MA­YOR.

CE­RRO DE LOS ÁLA­MOS BLAN­COS, FREN­TE DEL GUA­DA­RRA­MA (AL­TO DEL LEÓN, GUA­DA­RRA­MA).

UNO DE LOS BÚN­KE­RES QUE QUE­DAN EN PIE EN LA SIE­RRA DE GUA­DA­RRA­MA, Y QUE DA TES­TI­MO­NIO DE LA BA­TA­LLA QUE TU­VO LU­GAR EN ES­TE EN­CLA­VE DE LA SIE­RRA MA­DRI­LE­ÑA.

MA­PA DEL DESA­RRO­LLO DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA Y DE LAS PRIN­CI­PA­LES BA­TA­LLAS.

REN­DI­CIÓN DE MI­LI­CIA­NOS RE­PU­BLI­CA­NOS EN SO­MO­SIE­RRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.