La ba­ta­lla de GUA­DA­LA­JA­RA

LA BA­TA­LLA DE GUA­DA­LA­JA­RA FUE UN CLA­RO IN­TEN­TO DEL EJÉR­CI­TO DE FRAN­CO DE PE­NE­TRAR EN LA CA­PI­TAL POR EL NOR­TE.

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR MIGUEL DEL REY, HIS­TO­RIA­DOR

EN MAR­ZO DE 1937, TRAS LA BA­TA­LLA JUN­TO AL RÍO JA­RA­MA QUE HA­BÍA COR­TA­DO SU AVAN­CE, EL EJÉR­CI­TO SU­BLE­VA­DO DE­CI­DIÓ IN­TEN­TAR TO­MAR GUA­DA­LA­JA­RA Y EN­VOL­VER MA­DRID POR EL NO­ROES­TE. Era una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra con­se­guir abrir el ac­ce­so a la ca­pi­tal me­dian­te un rá­pi­do gol­pe de mano y bue­na par­te del es­fuer­zo bé­li­co se le en­car­gó al Cor­po Truppe Volontarie ita­liano, cu­yo par­que mo­to­ri­za­do no te­nía com­pa­ra­ción en Es­pa­ña. Al man­do de los cer­ca de 40.000 hom­bres del CTV es­ta­ba el ge­ne­ral Ma­rio Roat­ta, que con­ta­ba con je­fes y ofi­cia­les pro­fe­sio­na­les. Sus fuer­zas eran la di­vi­sión de asal­to Lit­to­rio, del ejér­ci­to, a las ór­de­nes el ge­ne­ral Ani­ba­le Ber­gon­zo­li, apo­da­do Bar­ba Elét­tri­ca, y las di­vi­sio­nes de mi­li­cias fas­cis­tas Dio lo Vuo­le del ge­ne­ral Rossi, Fiam­me Ne­re del Ge­ne­ral Cop­pi y Pen­ne Ne­re del Ge­ne­ral Nu­vo­lo­ni. Dis­po­nía de un ba­ta­llón de ca­rros li­ge­ros Fiat-An­sal­do L-3/35, una com­pa­ñía de blin­da­dos An­sal­do-Lan­cia IZ, otra de au­to­ame­tra­lla­do­ras y de nu­me­ro­sa ar­ti­lle­ría. Ade­más, con­ta­ba con el apo­yo de la Avia­ción Le­gio­na­ria ita­lia­na que agru­pa­ba to­das las fuer­zas aé­reas ita­lia­nas en Es­pa­ña, a ex­cep­ción de las que se en­con­tra­ban en la is­la de Ma­llor­ca.

So­lo exis­tía una pe­ga, los hom­bres que for­ma­ban la Lit­to­rio, por ejem­plo, que en fe­bre­ro ha­bían des­em­bar­ca­do en Cá­diz pa­ra su­mar­se al es­fuer­zo bé­li­co com­pro­me­ti­do por Be­ni­to Mus­so­li­ni con Fran­co, ha­bían si­do re­clu­ta­dos pre­ci­pi­ta­da­men­te y es­ta­ban mal pre­pa­ra­dos. Su pri­mer y úni­co co­me­ti­do has­ta en­ton­ces ha­bía si­do, un mes an­tes de em­bar­car ha­cia Es­pa­ña, par­ti­ci­par co­mo fi­gu­ran­tes en el ro­da­je de Es­ci­pión el Afri­cano, di­ri­gi­da por Car­mi­ne Ga­llo­ne y fil­ma­da en las lla­nu­ras del La­zio. Una pe­lí­cu­la me­dian­te la que el du­ce bus­ca­ba di­fun­dir las glo­rias pa­sa­das que ser­vían de mo­de­lo a su sue­ño im­pe­rial. No sin cier­ta ra­zón, el ge­ne­ral Ber­gon­zo­li ar­gu­men­tó siem­pre que en Gua­da­la­ja­ra no di­ri­gía sol­da­dos, sino "com­par­sas de una pe­lí­cu­la de ro­ma­nos".

A LA ITA­LIA­NA

Mus­so­li­ni pre­ten­día que sus tro­pas fue­ran esen­cia­les pa­ra to­mar Ma­drid y que Fran­co tu­vie­ra con él una deu­da di­fí­cil de com­pen­sar, por lo que Roat­ta pre­sen­tó un plan de ata­que mo­derno e ima­gi­na­ti­vo; un cla­ro ejem­plo de Gue­rra Ce­le­re, es­tu­dia­da jun­to a los ofi­cia­les ale­ma­nes del Reich y pro­ba­da en la le­ja­na Abi­si­nia.

Tras un rá­pi­do bom­bar­deo ar­ti­lle­ro y aé­reo se pre­ten­día abrir dos bre­chas en el nor­te con la in­fan­te­ría y vehícu­los li­ge­ros de dos di­vi­sio­nes y man­te­ner a las otras dos de­trás, en re­ser­va, pa­ra que se unie­ran una vez re­ba­sa­do el fren­te en una gran co­lum­na mo­to­ri­za­da. De­bía pe­ne­trar rá­pi­da­men­te en te­rreno re­pu­bli­cano, re­ba­sar Gua­da­la­ja­ra sin de­te­ner­se, to­mar Brihue­ga, y ro­dear a los de­fen­so­res de Ma­drid por el no­roes­te has­ta lle­gar a Al­ca­lá de He­na­res. Así se si­tua­rían a la es­pal­da de las uni­da­des re­pu­bli­ca­nas que ha­bían in­ter­ve­ni­do en los com­ba­tes del Ja­ra­ma. En ese mo­men­to ata­ca­ría en sen­ti­do con­tra­rio el ge­ne­ral Or­gaz, que se­guía en el fren­te del Ja­ra­ma, y los re­pu­bli­ca­nos que­da­rían en­tre dos fue­gos, ade­más de cor­ta­da la ca­rre­te­ra de Va­len­cia.

So­bre el pa­pel no pa­re­cía de­ma­sia­do com­pli­ca­do, y sor­pren­dió al Es­ta­do Ma­yor por­que nun­ca se ha­bía rea­li­za­do al­go así en la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la, pe­ro en esen­cia era un an­ti­ci­po un po­co de car­tón pie­dra de las tác­ti­cas ale­ma­nas que se em­plea­rían en la Se­gun­da Gue­rra Mundial.

El Cor­po Truppe Volontarie lo­gró la au­to­ri­za­ción de Fran­co pa­ra rea­li­zar una ope­ra­ción in­de­pen­dien­te con la úni­ca con­di­ción de que los ita­lia­nos mar­cha­sen flan­quea­dos por uni­da­des es­pa­ño­las y, en­tre fi­na­les de fe­bre­ro y pri­me­ros de mar­zo, se des­pla­zó sin pro­ble­mas des­de An­da­lu­cía has­ta Si­güen­za. Se re­agru­pó, ocu­pó las po­si­cio­nes asig­na­das y co­men­zó su ma­nio­bra prin­ci­pal flan­quea­do al nor­te y al sur por tro­pas es­pa­ño­las de la di­vi­sión So­ria, ba­jo el man­do del ge­ne­ral

El día 8, a pe­sar de que la nie­bla im­pi­dió el apo­yo aé­reo, co­men­zó la ofen­si­va con un bom­bar­deo de ar­ti­lle­ría so­bre el sec­tor de Al­go­ra-Na­val­po­tro, tal y co­mo es­ta­ba pre­vis­to. Su ob­je­ti­vo era rom­per el fren­te de­fen­di­do por la 12.ª di­vi­sión del Ejér­ci­to Po­pu­lar Re­pu­bli­cano, 56 ki­ló­me­tros al nor­te de Gua­da­la­ja­ra. Aun­que fue más bre­ve de lo es­pe­ra­do de­bi­do a la cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa, lo con­si­guió, y las tan­que­tas Fiat co­men­za­ron su pe­ne­tra­ción por la fran­ja de te­rreno de­li­mi­ta­da por los ríos He­na­res y Tajuña, con la ca­rre­te­ra Ma­drid-Zaragoza co­mo eje de su avan­ce. El pro­ble­ma fue que, a cau­sa de la llu­via, se avan­zó de ma­ne­ra mu­cho más len­ta de lo es­pe­ra­do.

Los vehícu­los ita­lia­nos re­sul­ta­ban de­ma­sia­do li­ge­ros, sus mo­to­res ca­re­cían de po­ten­cia y es­ca­sea­ban los

MUS­SO­LI­NI PRE­TEN­DÍA que sus tro­pas fue­ran esen­cia­les pa­ra to­mar Ma­drid y que Fran­co tu­vie­ra con él una deu­da di­fí­cil de com­pen­sar, por lo que Roat­ta pre­sen­tó un plan de ata­que mo­derno e ima­gi­na­ti­vo.

que es­ta­ban do­ta­dos con ca­de­nas, por lo que el ba­rro les im­pe­día sa­lir de las ca­rre­te­ras. Sin ape­nas ma­pas y muy des­coor­di­na­das, las uni­da­des mo­to­ri­za­das no tar­da­ron en que­dar blo­quea­das por ca­mio­nes, ca­rros de com­ba­te y pie­zas de ar­ti­lle­ría.

A me­dio­día del día 9 los ita­lia­nos se en­con­tra­ron con la en­co­na­da de­fen­sa de la di­vi­sión re­pu­bli­ca­na, ya re­pues­ta de la sor­pre­sa, y ra­len­ti­za­ron aún más su avan­ce. El 10, lo­gra­ron en­trar en Brihue­ga mien­tras las uni­da­des de Mos­car­dó to­ma

ban Ja­dra­que, Bu­ja- la­ro, Cas­til­blan­co de He­na­res, Le­dan­ca y Mi­ral­río.

CLI­MA­TO­LO­GÍA AD­VER­SA

Brihue­ga y Tri­jue­que, a 19 ki­ló­me­tros del pun­to de par­ti­da, se­rían los pun­tos más avan­za­dos a los que lle­ga­ría la cu­ña de ata­que ita­lia­na. A par­tir del día 11 la ofen­si­va se es­tan­có por la cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa y la im­ba­ti­ble opo­si­ción de la 12.ª di­vi­sión di­ri­gi­da por Nino Na­net­ti, ya re­for­za­da con otras dos di­vi­sio­nes y las re­ser­vas del 4.º Cuer­po de Ejér­ci­to, del co­ro­nel En­ri­que Ju­ra­do, fo­guea­das en el Ja­ra­ma. Con ellas lle­ga­ron al fren­te ca­rros so­vié­ti­cos T-26 B, muy su­pe­rio­res a los ita­lia­nos.

El día 12 los T-26 ini­cia­ron la contraofensiva re­pu­bli­ca­na con apo­yo ar­ti­lle­ro. So­bre ellos, su avia­ción, que ope­ra­ba des­de los ae­ro­puer­tos de Ma­drid, con pis­tas de ce­men­to. Due­ños del cie­lo, pues los apa­ra­tos ita­lia­nos es­ta­ban en So­ria y no po­dían des­pe­gar de sus im­pro­vi­sa­dos ae­ró­dro­mos de cam­pa­ña em­ba­rra­dos, los avio­nes re­pu­bli­ca­nos hi­cie­ron pre­sa fá­cil en las co­lum­nas de vehícu­los, con­cen­tra­dos y em­bo­te­lla­dos en las ca­rre­te­ras.

AL IN­TEN­TAR HA­CER FREN­TE A LOS BLIN­DA­DOS RE­PU­BLI­CA­NOS, los tan­ques y tan­que­tas ita­lia­nos se abrie­ron en cam­po abier­to y que­da­ron atas­ca­dos en el lo­da­zal en que se ha­bía con­ver­ti­do la Al­ca­rria.

Al in­ten­tar ha­cer fren­te a los blin­da­dos re­pu­bli­ca­nos, los tan­ques y tan­que­tas ita­lia­nos se abrie­ron en cam­po abier­to y que­da­ron atas­ca­dos en el lo­da­zal en que se ha­bía con­ver­ti­do la Al­ca­rria. Fue otro error, que aca­bó con las ga­nas de com­ba­tir de los ya po­co mo­ti­va­dos vo­lun­ta­rios ita­lia­nos.

Co­men­za­ron la re­ti­ra­da de Tri­jue­que el día 13 an­te la aco­me­ti­da de las fuer­zas de la 11.ª Di­vi­sión de En­ri­que Lís­ter. Atrás de­ja­ron cen­te­na­res de pri­sio­ne­ros y abun­dan­te ma­te­rial aban­do­na­do. A pe­sar de que se ha- bían re­ti­ra­do del fren­te del Ja­ra­ma, bue­na par­te de los efec­ti­vos re­pu­bli­ca­nos, las uni­da­des de Or­gaz no se mo­vie­ron de sus po­si­cio­nes. El CTV se ha­bía que­da­do so­lo, pe­ro no co­mo ha­bía ima­gi­na­do.

Du­ran­te el día 14, en un dra­má­ti­co epi­so­dio de gue­rra ci­vil a la ita­lia­na, la ban­de­ra In­do­mi­ta del Cor­po Vo­lon­tai­re de­fen­dió el pa­la­cio de Ibarra, en Brihue­ga, de las aco­me­ti­das del ba­ta­llón Ga­ri­bal­di de la XII Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal, que lle­gó a te­ner en sus fi­las cer­ca de cua­tro mil vo­lun­ta­rios del país trans­al­pino y a con­ver­tir- se en una de las fuer­zas de éli­te del ban­do re­pu­bli­cano.

La fría y hú­me­da ma­ña­na del 15 se pro­du­jo la contraofensiva re­pu­bli­ca­na de­fi­ni­ti­va. Mien­tras Brihue­ga era pas­to de las lla­mas, Roat­ta se reunió con Fran­co en Sa­la­man­ca. Le pro­pu­so sus­pen­der el ata­que y re­tro­ce­der a las po­si­cio­nes ini­cia­les.

El día 18 se des­plo­ma­ron de­fi­ni­ti­va­men­te las lí­neas ita­lia­nas. El ejér­ci­to re­pu­bli­cano re­cu­pe­ró Brihue­ga y las uni­da­des del CTV co­men­za­ron una re­ti­ra­da que aca­bó en des­ban­da­da ba­jo la ac­ción com­bi­na­da de la

avia­ción, la ar­ti­lle­ría y los ca­rros de com­ba­te so­vié­ti­cos.

La di­vi­sión Lit­to­rio de Ber­gon­zo­li con­tra­ata­có con fuer­za por la de­re­cha de la ca­rre­te­ra de Bar­ce­lo­na, pe­ro no pu­do evi­tar el derrumbamiento del flan­co iz­quier­do, ni que los ca­mi­sas ne­gras se re­ti­ran de Brihue­ga co­gi­dos en­tre dos fue­gos, ya que la 65ª bri­ga­da mix­ta, de la 14ª di­vi­sión, a las ór­de­nes del anar­quis­ta Ci­priano Me­ra, se ha­bía in­fil­tra­do al ama­ne­cer a su es­pal­da pa­ra ce­rrar­les el pa­so.

VIC­TO­RIA MA­DE IN SPAIN

"Co­rre ita­liano, co­rre ita­liano. ¡Gua­da­la­ja­ra no es Abi­si­nia!", can­ta­ban por en­ton­ces los mi­li­cia­nos, con la mú­si­ca de Fac­cet­ta Ne­ra, una co­no­ci­da can­ción del fas­cis­mo ita­liano. Mien­tras, en la zo­na "na­cio­nal" no se di­si­mu­la­ba un cier­to sen­ti­mien­to de or­gu­llo pa­trio an­te la de-

EL DES­CA­LA­BRO ITA­LIANO pu­so en evi­den­cia la fal­ta de com­ba­ti­vi­dad de mu­chos de sus vo­lun­ta­rios, en su ma­yo­ría pa­ra­dos ori­gi­na­rios de las mí­se­ras re­gio­nes del sur de su país, las más hu­mil­des y las más afec­ta­das por las con­se­cuen­cias de la Gran De­pre­sión.

rro­ta ita­lia­na fren­te a es­pa­ño­les, aun­que es­tos fue­ran los del otro cam­po.

Qui­zá el ma­yor error del man­do re­pu­bli­cano fue no sa­ber ex­plo­tar el éxi­to de su ofen­si­va y fre­nar su ata­que el día 19, lo que li­mi­tó el efec­to del desas­tre ita­liano, aun­que has­ta el 23 de mar­zo hu­bo cho­ques pa­ra ase­gu­rar las nue­vas lí­neas.

Tam­bién es cier­to que el res­to de las fuer­zas su­ble­va­das es­ta­ba in­tac­to y se man­te­nía en sus po­si­cio­nes, lo que ha­cía muy pe­li­gro­so pa­ra las tro­pas del Go­bierno ade­lan­tar­se de­ma­sia­do.

En cual­quier ca­so, el des­ca­la­bro ita­liano pu­so en evi­den­cia la fal­ta de com­ba­ti­vi­dad de mu­chos de sus vo­lun­ta­rios, en su ma­yo­ría pa­ra­dos ori­gi­na­rios de las mí­se­ras re­gio­nes del sur de su país, las más hu­mil­des y las más afec­ta­das por las con­se­cuen­cias de la Gran De­pre­sión, que acu­die­ron al lla­ma­mien­to so­lo atraí­dos por la pa­ga de en­gan­che de 3.000 li­ras y la sol­da­da de 40 li­ras dia­rias. De he­cho, dos ter­ce­ras par­tes de los caí­dos co­rres­pon­dían a re­gio­nes co­mo Si­ci­lia, Cam­pa­nia, Ca­la­bria o Apu­lia, cuan­do es­tas su­ma­ban so­lo un ter­cio de la po­bla­ción del país.

La de­rro­ta anu­ló pa­ra siem­pre el es­ca­so pres­ti­gio del CTV, que des­de en­ton­ces re­ci­bió bur­las de am­bos ban­dos. Fran­co nun­ca per­mi­tió rea­li­zar otra ofen­si­va a los vo­lun­ta­rios ita­lia­nos, los li­mi­tó a rea­li­zar ac­cio­nes co­mo au­xi­lia­res. Tam­po­co Mus­so­li­ni, hu­mi­lla­do, les de­mos­tró de­ma­sia­da es­ti­ma: "O se ven­ce o no se re­gre­sa", fue­ron sus du­ras pa­la­bras. Un in­sul­to pa­ra los 400 de sus hom­bres que mu­rie­ron en el com­ba­te, pa­ra los 1.800 he­ri­dos y pa­ra los 500 pri- sio­ne­ros o des­apa­re­ci­dos, se­gún las pro­pias ci­fras del CTV. Es más, a lo lar­go de la gue­rra, los ita­lia­nos su­ma­rían 3.300 muer­tos, 11.000 he­ri­dos y 800 pri­sio­ne­ros y des­apa­re­ci­dos, un pre­cio que se re­ve­la de­ma­sia­do cos­to­so pa­ra la la­bor que rea­li­za­ron.

Aun­que du­ran­te los com­ba­tes de Gua­da­la­ja­ra la ma­yo­ría de las tro­pas, sin com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co al­guno, in­ten­ta­ron po­ner tie­rra de por me­dio pa­ra sal­var la piel. El man­do del CTV pre­fi­rió no dar­se por en­te­ra­do y de­jó sin san­ción a los que aban­do­na­ron el fren­te, se­gu­ra­men­te por­que ni le con­ve­nía a efec­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos ni po­seía au­to­ri­dad mo­ral pa­ra acu­sar a la tro­pa de un com­por­ta­mien­to en el que ha­bían in­cu­rri­do tam­bién nu­me­ro­sos ofi­cia­les.

No se li­bra­ron del cas­ti­go, sin em­bar­go, los que, an­te los acon-

te­ci­mien­tos, de­ja­ron sus pues­tos a cen­te­na­res de ki­ló­me­tros del fren­te, e in­ten­ta­ron re­gre­sar a ca­sa. Nor­mal­men­te el tri­bu­nal mi­li­tar del pro­pio CTV que los juz­gó, los con­de­nó a 12 años de pri­sión por "ma­los sol­da­dos y pé­si­mos pa­trio­tas".

Ade­más de las de­ser­cio­nes, los man­dos ita­lia­nos se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez en Gua­da­la­ja­ra con epi­so­dios de au­to­mu­ti­la­ción. Los ex­pe­dien­tes de los ci­ta­dos tri­bu­na­les mi­li­ta­res, guar­da­dos en el Ar­chi­vio Cen­tra­le de­llo Sta­to, en Ro­ma, con­tie­nen las 876 sen­ten­cias dic­ta­das por sus pro­pios jue­ces en las se­des que te­nían en Se­vi­lla, Aranda de Due­ro y Vi­to­ria –don­de ade­más exis­tía una pri­sión mi­li­tar con un pa­be­llón ex­clu­si­vo pa­ra los ita­lia­nos– du­ran­te la es­tan­cia del cuer­po en Es­pa­ña. Los re­fe­ren­tes a de­ser­ción son al­go más de 250, por au­to- mu­ti­la­cio­nes hay unos 50, y el res­to co­rres­pon­den a otros de­li­tos, co­mo aban­dono de ser­vi­cio, in­su­bor­di­na­ción, ro­bo, ase­si­na­to, vio­la­ción e in­clu­so re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les. En ge­ne­ral, un nú­me­ro in­apre­cia­ble si te­ne­mos en cuen­ta que du­ran­te la gue­rra lu­cha­ron unos 78.000 ita­lia­nos, aun­que nun­ca es­tu­vie­ron si­mul­tá­nea­men­te más de 50.000.

DESEN­LA­CE FI­NAL

Al­gu­nos asun­tos, co­mo es­te de las de­ser­cio­nes, o el de la re­per­cu­sión de la cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa en el desen­la­ce fi­nal, siem­pre se han pon­de­ra­do en ex­ce­so a la ho­ra de in­ter­pre­tar la ba­ta­lla de Gua­da­la­ja­ra. En reali­dad, no in­flu­ye­ron tan­to. Mu­cho más im­por­tan­te re­sul­tó el acier­to en la es­tra­te­gia del ban­do re­pu­bli­cano, que le per­mi­tió adap­tar­se me­jor que el enemi­go a las vi­ci­si­tu­des de la ba­ta­lla.

A la Re­pú­bli­ca, el triun­fo le sir­vió pa­ra ele­var la mo­ral de su Ejér­ci­to y pre­ser­var por el flan­co no­roes­te la de­fen­sa de Ma­drid, que era tan­to co­mo de­cir man­te­ner vi­vo al Es­ta­do. En pa­la­bras de Lis­ter, «fue el mo­men­to de ma­yor op­ti­mis­mo, el úni­co en to­da la gue­rra en el que hu­bo una es­pe­ran­za de vic­to­ria». Pe­ro, so­bre to­do, le sir­vió pa­ra crear to­da una re­tó­ri­ca pro­pa­gan­dís­ti­ca al­re­de­dor de la hu­mi­lla­ción de las tro­pas del fas­cis­mo en los cam­pos de la Al­ca­rria. Era lo ló­gi­co, pues Gua­da­la­ja­ra se ha­bía con­ver­ti­do en mar­zo de 1937 en pro­ta­go­nis­ta de los prin­ci­pa­les pe­rió­di­cos del mun­do, con las mi­ra­das de to­das las can­ci­lle­rías pen­dien­tes del re­sul­ta­do de la ba­ta­lla.

En esa lí­nea de pro­pa­gan­da iba

MU­CHO MÁS IM­POR­TAN­TE re­sul­tó el acier­to en la es­tra­te­gia del ban­do re­pu­bli­cano, que le per­mi­ti­tió adap­tar­se me­jor que el enemi­go a las vi­ci­si­tu­des de la ba­ta­lla.

el co­no­ci­do artículo que pu­bli­có el pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Her­bert Lio­nel Matt­hews, que ad­qui­ri­ría en 1957 fa­ma in­ter­na­cio­nal con su en­tre­vis­ta a Fi­del Cas­tro en el cam­pa­men­to gue­rri­lle­ro de Sie­rra Maes­tra; en­via­do por en­ton­ces a Es­pa­ña co­mo co­rres­pon­sal del New York Ti­mes en la Gue­rra Ci­vil, y afín a los re­pu­bli­ca­nos, man­te­nía con mu­cho op­ti­mis­mo: "La de­rro­ta de los ita­lia­nos en Gua­da­la­ja­ra es un desas­tre com­pa­ra­ble al de la ba­ta­lla de Bai­lén pa­ra Na­po­león".

Roat­ta, le­jos de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad por lo ocu­rri­do en Gua­da­la­ja­ra, pro­tes­tó en un in­for­me en­via­do el 20 de mar­zo a Ro­ma por ha­ber te­ni­do ba­jo su man­do a "nu­me­ro­sos hom­bres ca­sa­dos y de edad que no son muy agre­si­vos". En ese mis­mo do­cu­men­to se­ña­la­ba su más fa­mo­sa ase­ve­ra­ción, que uno de los de­fec­tos más gra­ves de sus tro­pas era el de "no odiar al enemi­go".

So­la una de las con­clu­sio­nes ob­te­ni­das de la con­tun­den­te de­rro­ta ita­lia­na se­ría preo­cu­pan­te en el fu­tu­ro: el Es­ta­do Ma­yor fran­cés, al ver los ca­rros blin­da­dos ita­lia­nos atas­ca­dos en el ba­rro, de­ci­dió que no eran un

ele­men­to útil pa­ra la gue­rra mo-

AR­TI­LLE­RÍA DEL COR­PO TRUPPE VOLONTARIE EN LAS PRO­XI­MI­DA­DES DE SA­LA­MAN­CA. OTO­ÑO DE 1936.

TRO­PAS ITA­LIA­NAS EN LA CA­RRE­TE­RA DE HA­RO, EN 1938. TRAS EL DESAS­TRE DE GUA­DA­LA­JA­RA LA IN­FAN­TE­RÍA DEL CTV QUE­DÓ PA­RA MI­SIO­NES AU­XI­LIA­RES, ASÍ SU AVIA­CIÓN QUE PAR­TI­CI­PÓ EN LA MA­YO­RÍA DE LOS GRAN­DES BOM­BAR­DEOS SO­BRE LA PE­NÍN­SU­LA.

BOM­BAS DE­DI­CA­DAS A PUN­TO DE SER CAR­GA­DAS EN UN SAVOIAMARCHETTI 81 DE LA AVIA­CIÓN VO­LUN­TA­RIA ITA­LIA­NA. AE­RÓ­DRO­MO DE SO­RIA O VA­LLA­DO­LID, PRI­MA­VE­RA DE 1937.

RE­TI­RA­DA DELAS UNI­DA­DES ITA­LIA­NAS DEL FREN­TE DE GUA­DA­LA­JA­RA A ME­DIA­DOS DE MAR­ZO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.