La GUE­RRA en la CA­PI­TAL: el asal­to a Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria

El ase­dio a la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, el Hos­pi­tal Clí­ni­co y la Ca­sa de Cam­po

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR ÁN­GEL SÁN­CHEZ CRES­PO

LA CIU­DAD UNI­VER­SI­TA­RIA DE MA­DRID FUE EL ES­CE­NA­RIO ES­CO­GI­DO PA­RA LI­BRAR UNA DE LAS BA­TA­LLAS MÁS RE­LE­VAN­TES EN­TRE LOS BAN­DOS NA­CIO­NA­LES Y RE­PU­BLI­CA­NOS DE LA GUE­RRA CI­VIL, CON LA QUE PRE­TEN­DÍAN MAR­CAR SU SU­PE­RIO­RI­DAD EN MA­DRID.

LOS LLA­MA­DOS AL­TOS DE VA­LLEHER­MO­SO SE EXTENDÍAN POR PAR­TE DEL BA­RRIO MA­DRI­LE­ÑO DE GAZ­TAM­BI­DE, y for­man­do par­te de ellos des­ta­ca­ba el ce­rro del Pi­mien­to o Ce­rro­pi­mien­to, al su­r­oes­te, por don­de se en­con­tra­ba, y se en­cuen­tra en la ac­tua­li­dad, el Hos­pi­tal Clí­ni­co.

En con­cre­to se tra­ta­ba del mon­tícu­lo don­de hoy en día se le­van­ta el Co­le­gio Ma­yor San Pa­blo, en cu­yas cer­ca­nías se si­túa el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Jun­to al ce­rro del Pi­mien­to dis­cu­rría el an­ti­guo Ca­mino de Acei­te­ros, hoy Pa­seo de San Fran­cis­co de Sa­les. Pa­ra ha­cer ur­ba­ni­za­ble to­do aquel te­rreno, que la ca­lle Isaac Peral par­tía en dos, fue­ron ne­ce­sa­rias gran­des obras de ex­pla­na­ción que se lle­va­ron a ca­bo en los años cin­cuen­ta del si­glo XX. Bas­ta con ob­ser­var o re­co­rrer las ac­tua­les ca­lles de San Fran­cis­co de Sa­les y Cea Ber­mú­dez, des­de la pla­za de Cris­to Rey,

o ba­jar des­de ellas a la ac­tual A-6, au­to­vía de La Co­ru­ña, pa­ra com­pro­bar el des­ni­vel que se acu­mu­la en esa zo­na.

EN­CLA­VE HIS­TÓ­RI­CO

El lu­gar tie­ne su im­por­tan­cia en la his­to­ria, por­que va­rios acon­te­ci­mien­tos han ocu­rri­do en sus cer­ca­nías. En pri­mer lu­gar, allí es­tu­vo ubi­ca­do el hos­pi­tal de epi­de­mias del ce­rro del Pi­mien­to. Se en­con­tra­ba en la ca­lle de Cea Ber­mú­dez, es­qui­na a An­drés Me­lla­do, pa­seo de San Fran­cis­co de Sa­les y la pla­za de Cris­to Rey. Es­ta­ba com­pues­to por un edi­fi­cio cen­tral pa­ra ca­pi­lla y al­ma­ce­nes, y vein­te pa­be­llo­nes des­ti­na­dos a en­fer­mos.

Se em­pe­zó a cons­truir en 1885 a raíz de una epi­de­mia de có­le­ra, la mis­ma que obli­gó a am­pliar con un anexo el ce­men­te­rio del Es­te, que en­ton­ces es­ta­ba en cons­truc­ción, anexo que se bau­ti­zó co­mo ce­men­te­rio de la Almudena y que aca­bó dan­do nom­bre a to­do el cam­po­san­to, el más gran­de de Eu­ro­pa, y en cu­yas ta­pias fue­ron fu­si­la­dos cen­te­na­res de re­pre­sa­lia­dos por Fran­co al ter­mi­nar la gue­rra, in­clu­yen­do a las jó­ve­nes po­pu­lar­men­te de­no­mi­na­das Tre­ce ro­sas.

En 1905 es­te sa­na­to­rio de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te ce­rra­do. Sin em­bar­go, la zo­na no de­jó de ser ob­je­ti­vo de ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas.

En oc­tu­bre de 1936 se te­nía pre­vis­to inau­gu­rar el nue­vo Hos­pi­tal Clí­ni­co, coin­ci­dien­do con el pri­mer cen­te­na­rio del tras­la­do de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Al­ca­lá a Ma­drid. En abril de 1936 el Clí­ni­co es­ta­ba prác­ti­ca­men­te con­clui­do. Sin em­bar­go, le­jos de ser un cen­tro mé­di­co, el Hos­pi­tal Clí­ni­co se con­vir­tió en un ob­je­ti­vo co­di­cia­do por am­bos ban­dos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la en Ma­drid, al es­tar si­tua­do en un ce­rro, y per­mi­tir una mag­ní­fi­ca vi­sión de Ma­drid y de la Ca­sa de Cam­po. A me­dia­dos de no­viem­bre del año 1936 las tro­pas gol-

A ME­DIA­DOS DE NO­VIEM­BRE DE 1936, las tro­pas gol­pis­tas del ge­ne­ral Va­re­la se apro­xi­ma­ron por la Ca­sa de Cam­po y lo­gra­ron pe­ne­trar por un va­do del río Man­za­na­res tras in­ten­sos com­ba­tes.

pis­tas del ge­ne­ral Va­re­la se apro­xi­ma­ron por la Ca­sa de Cam­po y lo­gra­ron pe­ne­trar por un va­do del río Man­za­na­res tras in­ten­sos com­ba­tes, en lo que se de­no­mi­nó ba­ta­lla de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria.

El avan­ce que­dó pa­ra­li­za­do en for­ma de cu­ña el 23 de no­viem­bre de 1936. El vér­ti­ce de la cu­ña se en­con­tra­ba en el Clí­ni­co. La ba­ta­lla du­ran­te es­tos días fue en­car­ni­za­da, lle­gan­do al cuer­po a cuer­po. El Clí­ni­co, ocu­pa­do por el ejér­ci­to fran­quis­ta, fue bom­bar­dea­do e in­clu­so mi­na­do por tro­pas re­pu­bli­ca­nas. Una ba­ta­lla más que no va­rió de­ci­si­va­men­te el cur­so de la con­tien­da, aun­que dio lu­gar, a unos y otros, a crear en torno a su ase­dio y de­fen­sa, na­rra­cio­nes ca­si le­gen­da­rias. Al fi­na­li­zar la gue­rra, y tras in­ce­san­tes com­ba­tes, el hos­pi­tal Clí­ni­co, el avan­ce más im­por­tan­te del ejér­ci­to su­ble­va­do en Ma­drid, du­ran­te el ase­dio a la ca­pi­tal, tu­vo que reha­cer­se com­ple­ta­men­te.

LA MUER­TE DE DURRUTI

Apro­xi­ma­da­men­te a la una de la tar­de del 19 de no­viem­bre de 1936, tam­bién en las pro­xi­mi­da­des del ce­rro del Pi­mien­to, en la ca­lle Isaac Peral y en ple­na ba­ta­lla de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Ma­drid, des­pués de una en­tre­vis­ta en la ca­lle pa­ra el no­ti­cia­rio fil­ma­do del PCUS –Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca–, el lí­der anar­quis­ta Bue­na­ven­tu­ra Durruti re­sul­tó he­ri­do de ba­la. En es­ta­do gra­ve lo tras­la­da­ron al Ho­tel Ritz, se­de del hos­pi­tal de san­gre de las mi­li­cias ca­ta­la­nas, don­de mu­rió a las cua­tro de la ma­ña­na del día si­guien­te. La au­top­sia re­ve­ló que la muer­te se de­bió a los des­tro­zos cau­sa­dos por una ba­la ca­li­bre nue­ve lar­go, que pe­ne­tró por el tó­rax y le­sio­nó im­por­tan­tes ór­ga­nos. Su cuer­po se en­tre­gó a los ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos del mu­ni­ci­pio de Ma­drid pa­ra su em­bal­sa­ma­mien­to, y fue tras­la­da­do y en­te­rra­do en Bar­ce­lo­na, de don­de pro­ve­nía, aun­que era na­tu­ral de León.

Ini­cial­men­te se pre­ten­dió ocul­tar su muer­te pa­ra evi­tar el desáni­mo en las tro­pas milicianas –Durruti era un lí­der–, pe­ro pron­to se su­po la no­ti­cia de su fa­lle­ci­mien­to. A su en­tie­rro en Bar­ce­lo­na acu­die­ron de­ce­nas de mi­les de per­so­nas.

La muer­te de Durruti ocu­rrió en os­cu­ras cir­cuns­tan­cias que han pro­pi­cia­do la apa­ri­ción de di­ver-

LA MUER­TE DE DURRUTI ocu­rrió en os­cu­ras cir­cuns­tan­cias que han pro­pi­cia­do la apa­ri­ción de di­ver­sas hi­pó­te­sis pa­ra ex­pli­car su de­ce­so. Se­gún la CNT, fue una ba­la fas­cis­ta. Los fran­quis­tas atri­bu­ye­ron el he­cho a los co­mu­nis­tas, quie­nes ase­gu­ra­ron que los au­to­res ha­bían si­do trots­kis­tas.

sas hi­pó­te­sis pa­ra ex­pli­car su de­ce­so. Se­gún la CNT, fue una ba­la fas­cis­ta. Los fran­quis­tas atri­bu­ye­ron el he­cho a los co­mu­nis­tas, quie­nes a su vez ase­gu­ra­ron que los au­to­res ha­bían si­do trots­kis­tas.

Asi­mis­mo, al­gu­nos anar­quis­tas y par­te de los co­mu­nis­tas di­je­ron que ha­bían si­do ri­va­les anar­quis­tas, de­bi­do al en­fren­ta­mien­to con él por la di­rec­ción de su par­ti­do. Tam­bién se di­jo que fue víc­ti­ma de unos de­ser­to­res que él mis­mo in­ten­ta­ba de­te­ner. Otra hi­pó­te­sis afir­ma que se le dis­pa­ró su pro­pia ar­ma al en­gan­char­se en la puer­ta del co­che al que iba a su­bir, pe­ro las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ba­la y de su ar­ma no que­da­ron del to­do pre­ci­sa­das pa­ra ase­gu­rar­lo.

Al­gu­nas teo­rías, in­clu­so, se­ña­la­ron que la muer­te de Durruti se pro­du­jo en un en­fren­ta­mien­to con un com­pa­ñe­ro de ar­mas en las puer­tas de Ca­sa La­bra, en el 12 de la ca­lle Te­tuán de Ma­drid, y que des­pués se tras­la­dó el su­ce­so al fren­te, por el ca­rác­ter ver­gon­zan­te y po­co he­roi­co del he­cho. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que aún se si­gue de­ba­tien­do acer­ca de aquel su­ce­so ocu­rri­do en las pro­xi­mi­da­des del fa­mo­so ce­rro del Pi­mien­to.

EL CE­RRO GARABITAS Y LOS BOM­BAR­DEOS DE FRAN­CO

En no­viem­bre de 1936, el ejér­ci­to del ge­ne­ral Fran­co lle­ga­ba a las puer­tas de Ma­drid. La Ca­sa de Cam­po de­bía ser el pun­to de par­ti­da des­de don­de, tras cru­zar el río Man­za­na­res, se que­ría, por par­te de los su­ble­va­dos, aco­me­ter el asal­to a la ca­pi­tal.

Una vez fa­lli­do el in­ten­to su­ble­va­do de en­trar en Ma­drid des­de la Ca­sa de Cam­po, la si­tua­ción mi­li­tar que­dó blo­quea­da, y los en­fren­ta­mien­tos en es­ta zo­na se man­tu­vie­ron du­ran­te to­da la con­tien­da. La si­tua­ción de al­gu­nos ce­rros o montes de es­te es­pa­cio na­tu­ral fue­ron ele­gi­dos por las tro­pas de Fran­co pa­ra ins­ta­lar en ellos su ar­ti­lle­ría, y des­de allí hos­ti­gar a la ca­pi­tal con fre­cuen­tes bom­bar­deos.

El ce­rro Garabitas, si­tua­do en la Ca­sa de Cam­po, con sus 677 me-

tros y la ex­cep­cio­nal pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad, fue ele­gi­do co­mo prin­ci­pal asen­ta­mien­to des­de don­de di­ri­gir el fue­go de las ba­te­rías fran­quis­tas. An­tes de que ello ocu­rrie­ra, las tro­pas re­pu­bli­ca­nas de la XI Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal in­ten­ta­ron cor­tar las co­mu­ni­ca­cio­nes cor­tan­do el ac­ce­so a la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, al mis­mo tiem­po que lo­gra­ban el ac­ce­so al ce­rro, in­clu­so con­ta­ron con re­fuer­zos pro­ce­den­tes de Al­ba­ce­te. Aun así no pu­die­ron evi­tar que las tro­pas su­ble­va­das, co­man­da­das por el ge­ne­ral Va­re­la, que avan­za­ban ya el 10 de no­viem­bre de 1936 por la Ca­sa de Cam­po, to­ma­ran Garabitas el día 13 de no­viem­bre. Pe­ro es­te no es el úni­co en­cla­ve con el que se hi­cie­ron, sino que, ade­más to­ma­ron otros al­tos o zo­nas es­tra­té­gi­cas, co­mo los ce­rros Pa­qui­llo y Ba­su­re­ro.

El día de no­che­vie­ja del año 1936 los ar­ti­lle­ros dis­pa­ra­ron des­de allí do­ce pro­yec­ti­les di­ri­gi­dos a la Puer­ta del Sol. Y, en­tre el 10 y el 14 de abril de 1937, va-

rias bri­ga­das mix­tas re­pu­bli­ca­nas in­ten­ta­ron to­mar el ce­rro Garabitas, una vez más sin éxi­to.

Al fi­na­li­zar la gue­rra, el ce­rro se con­vir­tió en lu­gar de ce­le­bra­ción y ho­me­na­je pa­ra los ven­ce­do­res, aun­que pau­la­ti­na­men­te fue per­dien­do ese sig­ni­fi­ca­do. Más tar­de se ins­ta­la­ría en él una to­rre de vi­gi­lan­cia pa­ra uso de los guar­das fo­res­ta­les de la zo­na, y ac­tual­men­te es lu­gar de obli­ga­da vi­si­ta pa­ra sen­de­ris­tas y ex­cur­sio­nis­tas que desean dis­fru­tar de la Ca­sa de Cam­po ma­dri­le­ña.

LA CA­SA DE CAM­PO: RE­CUER­DOS DE GUE­RRA

Du­ran­te la con­tien­da, am­bos ejér­ci­tos for­ti­fi­ca­ron sus po­si­cio­nes cons­tru­yen­do ki­ló­me­tros de trin­che­ras, así co­mo nu­me­ro­sos bún­kers, refugios, pa­ra­pe­tos, vías de co­mu­ni­ca­ción y otras es­truc­tu­ras mi­li­ta­res. A día de hoy to­da­vía se con­ser­van mu­chas de es­tas cons­truc­cio­nes, al­gu­nas en ex­ce­len­te es­ta­do, que nos per­mi­ten ha­cer­nos una idea de los te­rri­bles acon­te­ci­mien­tos que se vi­vie­ron en la Ca­sa de Cam­po du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la.

LAS CA­LLES DE MA­DRID CAM­BIAN DE NOM­BRE

En 1936, a los tres me­ses de co­men­zar la Gue­rra Ci­vil, el Ayun­ta­mien­to se en­car­gó de cam­biar el nom­bre de unas dos­cien­tas ca­lles, en­tre ellas el pa­seo de la Cas­te­lla­na, que se de­no­mi­nó pa­seo de la Unión Pro­le­ta­ria.

Los dos pri­me­ros tra­mos cons­trui­dos de la Gran Vía pa­sa­ron a ser ave­ni­da de la C.N.T., lue­go se­ría ave­ni­da de Ru­sia y más tar­de ave­ni­da de la Unión So­vié­ti­ca; la ca­lle Ma­yor fue de Mateo Mo­rral. Al ter­mi­nar la Gue­rra Ci­vil, el Ayun­ta­mien­to cam­bió el nom­bre de cien­to vein­ti­cin­co ca­lles. Así, la del Ge­ne­ral Arran­do pa­só a ser del Ge­ne­ral Go­ded; la de San­ta En­gra­cia, Joaquín Gar­cía Mo­ra­to; la del Prín­ci­pe de Ver­ga­ra, Ge­ne­ral Mo­la, y la Gran Vía, ave­ni­da de Jo­sé An­to­nio, en­tre otras.

EN 1936, a los tres me­ses de co­men­zar la Gue­rra Ci­vil, el Ayun­ta­mien­to se en­car­gó de cam­biar el nom­bre de unas dos­cien­tas ca­lles, en­tre ellas el pa­seo de la Cas­te­lla­na, que se de­no­mi­nó pa­seo de la Unión Pro­le­ta­ria.

AR­CO DEL TRIUN­FO DE CIU­DAD UNIVERSTARIA DE MA­DRID.

EL GE­NE­RAL JO­SÉ EN­RI­QUE VA­RE­LA.

HOS­PI­TAL CLÍ­NI­CO DE MA­DRID, DU­RAN­TE LA GUE­RRA CI­VIL. ABA­JO, BUE­NA­VEN­TU­RA DURRUTI.

BUE­NA­VEN­TU­RA DURRUTI.

CE­RRO GARABITAS, SI­TUA­DO EN LA CA­SA DE CAM­PO (MA­DRID).

GE­NE­RAL EMI­LIO MO­LA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.