Ope­ra­ción RÜGEN. El bom­bar­deo de GUER­NI­CA

EL BOM­BAR­DEO DE GUER­NI­CA

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR IVÁN MOURIN

SO­RIA, VEIN­TI­SÉIS DE ABRIL DE 1937, AL­RE­DE­DOR DE LAS TRES Y ME­DIA DE LA TAR­DE. UN BOM­BAR­DE­RO DORNIER DO 17 (TAM­BIÉN CO­NO­CI­DO POR FLIEGENDER BLEISTIFT), DE LA LE­GIÓN CÓN­DOR ALE­MA­NA, Y TRES SA­VOIA-MAR­CHET­TI SM.79 SPARVIERO, DE LA AVIAZIONE LE­GIO­NA­RIA ITA­LIA­NA, DES­PE­GAN RUM­BO AL MU­NI­CI­PIO VIZ­CAÍNO DE GUER­NI­CA. LAS ÓR­DE­NES: LAN­ZAR UN PRI­MER ATA­QUE AÉ­REO QUE DE­RRI­BE EL PUEN­TE DE REN­TE­RÍA Y ASÍ IMPOSIBILITE LA HUI­DA DEL EJÉR­CI­TO RE­PU­BLI­CANO.

AQUEL VEIN­TI­SÉIS DE ABRIL DE 1937 COIN­CI­DÍA CON LU­NES DE MER­CA­DO. LAS AU­TO­RI­DA­DES HA­BÍAN CAN­CE­LA­DO LA FE­RIA AN­TE LA PO­SI­BLE ALER­TA DE LLE­GA­DA DE LAS TRO­PAS DE SU­BLE­VA­CIÓN. Aun así, ha­bía mo­vi­mien­to de vi­si­tan­tes de pue­blos ve­ci­nos que acu­dían pa­ra com­prar y ven­der sus pro­pios pro­duc­tos, y de las tro­pas re­pu­bli­ca­nas, que se pre­pa­ra­ban pa­ra mar­char a la de­fen­sa de Bil­bao. Un to­tal de unas diez mil per­so­nas, in­clui­das re­fu­gia­dos que ve­nían hu­yen­do del avan­ce del ejér­ci­to de Fran­cis­co Fran­co.

Pa­sa­das las cua­tro y me­dia de la tar­de, el avis­ta­mien­to de un avión y el es­truen­do de las bom­bas le­van­tó la alar­ma. El vi­gía ubi­ca­do en el mon­te Cos­noa­ga agi­tó unas ban­de­ras ro­jas pa­ra dar avi­so, co­rres­pon­di­do por un se­gun­do que to­có re­pe­ti­da­men­te las cam­pa­nas de la igle­sia de San­ta Ma­ría, re­pli­ca­das por las si­re­nas de las fá­bri­cas de Guer­ni­ca.

La igle­sia de San Juan ha­bía caí­do por las bom­bas Dornier Do 17 ale­mán; las de los Sa­voia-Mar­chet­ti SM.79 des­tro­za­ron la es­ta­ción de fe­rro­ca­rri­les y las cer­ca­nías del puen­te, afec­tan­do a un gran nú­me­ro de vi­vien­das.

EL PÁ­NI­CO

El cie­lo se vio in­va­di­do en mi­nu­tos. La lle­ga­da de bom­bar­de­ros ale­ma­nes Hein­kel He 111

(no es­tá cla­ro si al prin­ci­pio so­lo in­ter­vino uno o fu­re­ron tres; par­ti­ci­pa­ron cua­tro en to­tal du­ran­te to­do el ata­que), es­col­ta­dos por ca­zas Hein­kel He 51 y Mes­sersch­mitt Bf 109 hi­cie­ron que la po­bla­ción co­rrie­ra ha­cia los refugios o ha­cia las co­li­nas, co­mo hi­zo el ga­na­do traí­do al mer­ca­do, tra­tan­do de huir del ata­que. El vue­lo ra­san­te de los ca­zas sir­vió pa­ra acri­bi­llar a aque­llos que co­rrían por los ex­te­rio­res del mu­ni­ci­pio.

AUN­QUE LOS PRI­ME­ROS ATA­QUES EN ES­PA­ÑA se ha­bían ini­cia­do en los al­re­de­do­res de Ma­drid, el 18 de mar­zo de 1936, el ata­que de Guer­ni­ca fue de los más re­cor­da­dos de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la.

LA LE­GIÓN CÓN­DOR

“Guer­ni­ca, vi­lla de 5.000 ha­bi­tan­tes, ha si­do li­te­ral­men­te aso­la­da. Las bom­bas de 250 ki­los de­rri­ba­ron buen nú­me­ro de ca­sas y des­tru­ye­ron las ca­ñe­rías. Las bom­bas in­cen­dia­rias te­nían aho­ra tiem­po pa­ra des­ple­gar su efi­ca­cia. Las ca­sas es­ta­ban cons­trui­das con cu­bier­tas de te­ja, ga­le­rías de ma­de­ra y en­tra­ma­do del mis­mo ma­te­rial, por lo que fue­ron com­ple­ta­men­te ani­qui­la­das. Aún se ven ho­yos de bom­bas to­tal­men­te in­creí­bles. Así pues, so­lo un com­ple­to éxi­to téc­ni­co de nues­tras bom­bas de 250 y de las EC.B.1”. Es­te es el frag­men­to que es­cri­bió el je­fe de Es­ta­do Ma­yor de la Uni­dad de la Le­gión Cón­dor, el co­ro­nel Wol­fram von Richt­ho­fen, so­bre su ex­pe­rien­cia en la ciu­dad de Guer­ni­ca, quien res­pon­día, por or­den del pro­pio Hitler, so­lo a los man­da­tos de Fran­cis­co Fran­co.

Apo­ya­dos por la Aviazione Le­gio­na­ria del dic­ta­dor ita­liano Mus­so­li­ni, par­ti­ci­pó en la lla­ma­da Ope­ra­ción Rügen con vein­ti­trés bom­bar­de­ros Jun­kers Ju 52, cua­tro Hein­kel He 111 y un Dornier Do 17, ade­más de diez ca­zas Hein­kel He 51 y seis Mes­sersch­mitt Bf 109.

TRES HO­RAS Y ME­DIA

Des­de las cua­tro has­ta las sie­te y me­dia de la tar­de, las cam­pa­nas y las si­re­nas so­na­ron in­sis­ten­te­men­te an­te ca­da nue­vo ata­que. Pa­sa­das las seis de la tar­de, die­ci­nue­ve Jun­kers Ju 52, lla­ma­dos Tan­te Ju, lan­za­ron el ata­que más du­ro so­bre Guer­ni­ca, con bom­bas in­cen­dia­rias y ex­plo­si­vas, que arra­sa­ron sis­te­má­ti­ca­men­te el pue­blo, has­ta que a eso de las sie­te lle­gó el úl­ti­mo ata­que, el de cin­co ca­zas Mes­sersch­mitt Bf 109 y otros cin­co Fiat CR32, que des­car­ga­ron sus ame­tra­lla­do­ras con­tra to­dos aque­llos que no ha­bían

lo­gra­do es­con­der­se en los refugios a tiem­po.

Más de tres mil pro­yec­ti­les in­cen­dia­rios de alu­mi­nio de un ki­lo­gra­mo, bom­bas me­dia­nas de dos­cien­tos cin­cuen­ta ki­los, y bom­bas li­ge­ras de cin­cuen­ta ki­los. Unos mil tres­cien­tos ki­los de bom­bas que con­vir­tie­ron a la ciu­dad de Guer­ni­ca en un ama­si­jo de es­com­bros y san­gre, ro­dea­do por las lla­mas.

Cuan­do lle­gó el si­len­cio y la po­bla­ción su­per­vi­vien­te pu­do sa­lir, el pa­no­ra­ma que se en­con­tra­ron fue de­sola­dor.

LA LLE­GA­DA DE LAS TRO­PAS DE SU­BLE­VA­CIÓN

Las bom­bas in­cen­dia­rias fue­ron las cau­san­tes del ma­yor da­ño, al ex­ten­der el fue­go por aque­llos edi­fi­cios que no ha­bían si­do afec­ta­dos por las bom­bas. La fal­ta de me­dios ade­cua­dos pa­ra ayu­dar a los bom­be­ros en la ex­tin­ción hi­zo que el in­cen­dio no se lo­gra­ra apa­gar has­ta el día si­guien­te y que fue­ra de­vo­ran­do lo po­co que ha­bía que­da­do en pie.

Pe­ro aún no sa­bían lo que les es­pe­ra­ba el 28 de abril.

Las tro­pas de su­ble­va­ción en­tra­ron con or­gu­llo en la ciu­dad de Guer­ni­ca, pe­ro no se po­dían ima­gi­nar que el des­tro­zó cau­sa­do por sus alia­dos –el ejér­ci­to aé­reo ale­mán e ita­liano–, hu­bie­ra si­do tan gran­de, con el ochen­ta por cien­to del pue­blo des­trui­do. Una de sus pri­me­ras ac­cio­nes fue ac­ce­der a los do­cu­men­tos que se guar­da­ban en la igle­sia de San­ta Ma­ría y que­mar­los, con lo que se im­po­si­bi­li­ta­ba el re­cuen­to de los ca­dá­ve­res.

El puen­te de Ren­te­ría que­dó in­tac­to, así co­mo la Fá­bri­ca de Ar­mas As­tra, Un­ce­ta y Cía, y la Ca­sa de Jun­tas y el fa­mo­so Ár­bol de Guer­ni­ca, que pa­re­ce ser que tra-

ta­ron de ta­lar al con­si­de­rar­lo un sím­bo­lo de los re­pu­bli­ca­nos, pe­ro que fue im­pe­di­do por un es­cua­drón de re­que­tés.

Los su­per­vi­vien­tes fue­ron obli­ga­do a qui­tar los es­com­bros y a re­cons­truir el pue­blo.

LA NE­GA­CIÓN DE FRAN­CO

"Son com­ple­ta­men­te fal­sas las no­ti­cias trans­mi­ti­das por el ri­dícu­lo

LAS TRO­PAS DE SU­BLE­VA­CIÓN en­tra­ron con or­gu­llo en Guer­ni­ca, pe­ro no se po­dían ima­gi­nar que el des­tro­zo cau­sa­do por sus alia­dos hu­bie­ra si­do tan gran­de, con el ochen­ta por cien­to del pue­blo des­trui­do.

pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Euz­ka­di re­la­ti­vas al in­cen­dio pro­vo­ca­do por las bom­bas de nues­tros avio­nes en Guer­ni­ca. Nues­tros avia­do­res no han re­ci­bi­do nin­gu­na or­den de bom­bar­dear esa po­bla­ción. Los in­cen­dia­rios son los que, el ve­rano pa­sa­do, in­cen­dia­ron Irún y ayer Éi­bar. En la im­po­si­bi­li­dad de con­te­ner el avan­ce de nues­tras tro­pas, los ro­jos han des­trui­do to­do y acu­san a los na­cio­na­lis­tas de he­chos que no son más que la pues­ta en prác­ti­ca de sus cri­mi­na­les de­sig­nios. ¡Mien­te Agui­rre! Mien­te vil­men­te. En pri­mer tér­mino, no hay avia­ción ale­ma­na ni ex­tran­je­ra en la Es­pa­ña Na­cio­nal. Hay avia­ción es­pa­ño­la. No­ble, he­roi­ca avia­ción es­pa­ño­la que lu­cha cons­tan­te­men­te con avio­nes ro­jos que son ru­sos, fran­ce­ses y con­du­cen avia­do­res extranjeros. En se­gun­do lu­gar, Guer­ni­ca no ha si­do in­cen­dia­da por no­so­tros, la Es­pa­ña de Fran­co no in­cen­dia. La tea in­cen­dia­ria es mo­no­po­lio de los

in­cen­dia­rios de Irún, de los que han in­cen­dia­do Éi­bar, de los que tra­ta­ron de que­mar vi­vos a los de­fen­so­res del Al­cá­zar de To­le­do".

Es­ta fue la rá­pi­da res­pues­ta por la pro­pa­gan­da fran­quis­ta an­te las acu­sa­cio­nes que hi­zo el lehen­da­ka­ri Jo­sé An­to­nio Agui­rre el 27 de abril, quien tam­bién da­ría un re­cuen­to de mil seis­cien­tos cua­ren­ta y cin­co muer­tos y ocho­cien­tos no­ven­ta y nue­ve he­ri­dos (en reali­dad, se ha es­ti­ma­do que

FRAN­CO NE­GÓ EN TO­DO MO­MEN­TO su im­pli­ca­ción en el ata­que de Guer­ni­ca, así co­mo la de los ale­ma­nes y los ita­lia­nos, a los que te­nía en al­ta es­ti­ma pa­ra se­guir con­tan­do con su apo­yo en la con­quis­ta de Es­pa­ña.

mu­rie­ron me­nos de dos­cien­tas per­so­nas): “Los avia­do­res ale­ma­nes, al ser­vi­cio de los fac­cio­sos, es­pa­ño­les han bom­bar­dea­do Guer­ni­ca, in­cen­dian­do la his­tó­ri­ca vi­lla, que tan­ta ve­ne­ra­ción tie­ne en­tre los vas­cos. Nos han que­ri­do he­rir en lo más sen­si­ble de nues­tros sen­ti­mien­tos pa­trios, de­jan­do una vez más de ma­ni­fies­to lo que Euz­ka­di pue­de es­pe­rar de los que no va­ci­lan en des­truir has­ta el san­tua­rio que re­cuer­da si­glos de nues­tra li­ber­tad y de nues­tra de­mo­cra­cia”.

Fran­cis­co Fran­co ne­gó en to­do mo­men­to su im­pli­ca­ción en el ata­que a la po­bla­ción de Guer­ni­ca, así co­mo la de los ale­ma­nes y los ita­lia­nos, a los que te­nía en al­ta es­ti­ma pa­ra se­guir con­tan­do con su apo­yo en la con­quis­ta de Es­pa­ña du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Por ello, cul­pa­ba di­rec­ta­men­te al ban­do re­pu­bli­cano, y afir­ma­ba que era es­te el que ha­bía pro­vo­ca­do los in­cen­dios pa­ra evi­tar que los su­ble­va­dos se hi­cie­ran con na­da que pu­die­ra ser­les de uti­li­dad.

Pa­ra su des­gra­cia, los pe­rió­di­cos in­gle­ses se hi­cie­ron eco de lo que ocu­rrió real­men­te gra­cias al va­lor de un pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co que se en­con­tra­ba en Bil­bao, Geor­ge Steer, que per­te­ne­cía al dia­rio The Ti­mes.

Has­ta que lle­gó el fi­nal de la dic­ta­du­ra, no se re­co­no­ció que Fran­cis­co Fran­co ha­bía es­ta­do real­men­te de­trás de los bom­bar­deos de Guer­ni­ca.

LA BAR­BA­RIE HE­CHA OBRA DE AR­TE

Tal fue la mag­ni­tud del bom­bar­deo de Guer­ni­ca, que, al mes si­guien­te del ata­que, el pin­tor español Pa­blo Pi­cas­so creó la obra más fa­mo­sa de su ex­ten­sa co­lec­ción: el Guer­ni­ca. Es­te óleo so­bre

lien­zo, de tres me­tros y cua­ren­ta y nue­ve cen­tí­me­tros de al­to y sie­te me­tros y se­ten­ta y sie­te cen­tí­me­tros de an­cho, sir­vió co­mo mues­tra de la bar­ba­rie que ocu­rría en Es­pa­ña, y que fue mos­tra­do en el pa­be­llón español la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal ce­le­bra­do el año 1937, en París (Francia).

En es­te cua­dro no hay ni un so­lo ele­men­to bé­li­co (bom­bas, avio­nes, etc). To­da la de­vas­ta­ción y el ho­rror se mues­tra a tra­vés de las per­so­nas y de los ani­ma­les que re­pre­sen­tan la es­ce­na:

– Una ma­dre con su hi­jo muer­to en los bra­zos, el do­lor de la pér­di­da de los inocen­tes.

– Un sol­da­do caí­do, des­cuar­ti­za­do.

– Un to­ro y un ca­ba­llo, que re­pre­sen­ta­rían al pue­blo español, o, co­mo se ha da­do a en­ten­der en otras in­ter­pre­ta­cio­nes, al fas­cis­mo de Fran­co y sus alia­dos.

– Una pa­lo­ma he­ri­da o un po­llo. Lo pri­me­ro se­ría in­ter­pre­ta­do co­mo ob­je­to de la paz ro­ta, mien­tras que lo se­gun­do se­ría co­mo re­cuer­do del te­mor que vi­vie­ron los ani­ma­les pre­sen­tes en aquel día de mer­ca­do, y que mu­rie­ron o con­si­guie­ron huir, asus­ta­dos y mal­he­ri­dos.

– Una mu­jer con un can­dil, co­mo sím­bo­lo de la re­pú­bli­ca, que tra­ta de ilu­mi­nar el ca­mino os­cu­ro que de­ja la gue­rra.

– Una mu­jer que hu­ye, aga­za­pa­da, he­ri­da en la pier­na

– Una mu­jer con los bra­zos al­za­dos, gri­tan­do, ro­dea­da por una ca­sa en lla­mas, par­te de ese gran in­cen­dio que fue lo que ter­mi­nó por arra­sar con Guer­ni­ca.

Es­ta obra sir­vió co­mo do­cu­men­to grá­fi­co de lo acon­te­ci­do en es­te pue­blo español, que se con­vir­tió en sím­bo­lo de la bar­ba­rie vi­vi­da du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la.

IMA­GEN DEL BOM­BAR­DEO DE GUER­NI­CA.

RES­TOS DE GUER­NI­CA TRAS EL BOM­BAR­DEO A LA PO­BLA­CIÓN.

RES­TOS DE UNO DE LOS EDI­FI­CIOS QUE QUE­DA­RON EN PIE TRAS EL BOMBARDO A GUER­NI­CA.

INS­TAN­TÁ­NEA DEL ES­TA­DO EN QUE QUE­DÓ GERNICA TRAS EL BOM­BAR­DEO.

IMA­GEN DEL BOM­BAR­DEO DE GUER­NI­CA.

PA­BLO PI­CAS­SO PINTANTO UNO DE SUS CUA­DROS MÁS RE­PRE­SEN­TA­TI­VOS, EL CUAL HA­CE RE­FE­REN­CIA AL BOM­BAR­DEO DE GUER­NI­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.