La DESBANDÁ. Un genocidio a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo

Un genocidio a orri­llas del Me­di­te­rrá­neo

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR ÓS­CAR FÁ­BRE­GA, HIS­TO­RIA­DOR

PE­SE A SER EL EPI­SO­DIO MÁS DRÁMATICO DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA, EN TÉR­MI­NOS DE VI­DAS HU­MA­NAS, APE­NAS FUE CO­NO­CI­DO POR LAS GE­NE­RA­CIO­NES POS­TE­RIO­RES, SI LO COM­PA­RA­MOS, POR EJEM­PLO, CON EL BOM­BAR­DEO DE GUER­NI­CA. FUE LA MA­YOR MA­TAN­ZA DE LA CON­TIEN­DA Y LA PRI­ME­RA VEZ QUE SE UTI­LI­ZÓ EN EU­RO­PA AR­MA­MEN­TO PE­SA­DO CON­TRA CI­VI­LES DES­AR­MA­DOS. Y NO SE­RÍA LA ÚL­TI­MA.

TO­DO CO­MEN­ZÓ EL 8 DE FE­BRE­RO DE 1937, cuan­do las tro­pas de los mi­li­ta­res su­ble­va­dos en­tra­ron en Má­la­ga, pro­vo­can­do un éxo­do ma­si­vo de ci­vi­les que se lan­za­ron con lo pues­to y a la de­ses­pe­ra­da a la ca­rre­te­ra que unía es­ta ca­pi­tal con Al­me­ría, ciu­dad que aún se en­con­tra­ba ba­jo el con­trol del ejér­ci­to re­pu­bli­cano. Du­ran­te los cer­ca de dos­cien­tos ki­ló­me­tros que se­pa­ran am­bas lo­ca­li­da­des, los re­fu­gia­dos ma­la­gue­ños fue­ron bom­bar­dea­dos por mar y ai­re en una tre­men­da ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria que la His­to­ria lle­gó a ol­vi­dar.

LOS RE­FU­GIA­DOS OL­VI­DA­DOS

Má­la­ga, una ciu­dad en la que te­nía bas­tan­te pe­so el mo­vi­mien­to obre­ro (en es­pe­cial el PCE), per­ma­ne­ció fiel a la Re­pú­bli­ca tras el gol­pe de es­ta­do

fa­lli­do de 1936. Pe­ro pron­to que­dó ais­la­da tras la caí­da de Se­vi­lla y Gra­na­da, con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de pe­nín­su­la “ro­ja” que se trans­for­mó en el ob­je­to del de­seo de los su­ble­va­dos, no so­lo por­que era la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de An­da­lu­cía, sino por­que po­seía un im­por­tan­te puer­to ma­rí­ti­mo, esen­cial pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes con Ma­rrue­cos y el res­to del Me­di­te­rrá­neo. El Ge­ne­ral Gon­za­lo Queipo de Llano, que ha­bía en­ca­be­za­do el gol­pe en Se­vi­lla y que se ha­bía en­car­ga­do de re­pri­mir du­ra­men­te a los ba­luar­tes del fren­te po­pu­lar que se re­sis­tie­ron al gol­pe, se dis­pu­so en enero de 1937, co­mo ge­ne­ral je­fe del ejér­ci­to de ope­ra­cio­nes del sur, a to­mar Má­la­ga.

Pa­ra ello ideó una ac­ción do­ble: por un la­do, sus tro­pas, con apo­yo de ar­ti­lle­ría, ca­ba­lle­ría y avia­ción, ade­más de re­gu­la­res ma­rro­quíes, avan­za­rían por la cos­ta des­de el Cam­po de Gi­bral­tar y ocu­pa­rían to­das las lo­ca­li­da­des cos­te­ras has­ta lle­gar a Má­la­ga. Y así fue. La ofen­si­va co­men­zó el 14 de enero y tres días des­pués ya ha­bían caí­do Mar­be­lla y Es­te­po­na. Ade­más, el avan­ce fue pro­te­gi­do des­de el mar por los cru­ce­ros Ba­lea­res, Ca­na­rias y Al­mi­ran­te Cer­ve­ra, jun­to a otras em­bar­ca­cio­nes me­no­res.

Por otro la­do, pla­neó un ata­que pa­ra­le­lo des­de el nor­te, des­de Gra­na­da, que fue lle­va­do a ca­bo por el co­ro­nel An­to­nio Mu­ñoz Ji­mé­nez, con el apo­yo de nue­ve ba­ta­llo­nes de ca­mi­sas ne­gras ita­lia­nos (unos 10.000 hom­bres), co­man­da­dos por Ma­rio Roat­ta Man­ci­ni, y con unos cien avio­nes de la avia­ción ita­lia­na.

En am­bos ca­sos, el avan­ce su­ble­va­do fue rá­pi­do y ape­nas en­con­tró re­sis­ten­cia, pro­vo­can­do que mi­les de re­fu­gia­dos del nor­te y oes­te de Má­la­ga se di­ri­gie­sen ha­cia la ca­pi­tal.

El go­bierno re­pu­bli­cano de la ciu­dad po­co po­día ha­cer pa­ra de­fen­der­se, ya que ni dis­po­nía de hom­bres su­fi­cien­tes ni del ar­ma­men­to ne­ce­sa­rio. Tam­po­co po­dían con­tar con el apo­yo del go­bierno re­pu­bli­cano de Va­len­cia, di­ri­gi­do por Lar­go Ca­ba­lle­ro, al que se le atri­bu­ye una dra­má­ti­ca res­pues­ta an­te el in­ten­to de Ca­ye­ta-

EL GE­NE­RAL GON­ZA­LO QUEIPO DE LLANO, que ha­bía en­ca­be­za­do el gol­pe en Se­vi­lla y que se ha­bía en­car­ga­do de re­pri­mir los ba­luar­tes del fren­te po­pu­lar, se dis­pu­so en enero de 1937 a to­mar Má­la­ga.

no Bo­lí­var (un ma­la­gue­ño que fue el pri­mer dipu­tado elec­to del PCE, por Má­la­ga, en las elec­cio­nes de 1933, y que en­ton­ces ejer­cía co­mo co­mi­sa­rio de gue­rra) por con­se­guir que la Re­pú­bli­ca in­ter­vi­nie­se pa­ra evi­tar la caí­da de su tie­rra. “Ni un fu­sil ni un car­tu­cho más pa­ra Má­la­ga”, di­jo. En aquel mo­men­to la prin­ci­pal prio­ri­dad era for­ta­le­cer la de­fen­sa de Ma­drid, to­do un sím­bo­lo que no po­día caer, y el go­bierno tu­vo que ele­gir dón­de cen­tra­ba sus re­cur­sos. Pe­ro tam­bién hay quién pien­sa que in­flu­yó el pre­do­mi­nio co­mu­nis­ta que ha­bía en Má­la­ga “la Ro­ja”, al­go que no ter­mi­na­ba de en­tu­sias­mar a los so­cia­lis­tas de Lar­go Ca­ba­lle­ro.

El ata­que de­fi­ni­ti­vo con­tra Má­la­ga se ini­ció el 3 de fe­bre­ro, cuan­do las tro­pas pro­ce­den­tes de Gra­na­da y Mar­be­lla, jun­to a los ita­lia­nos de Roat­ta, co­men­za­ron a ata­car el nor­te y el oes­te de la ciu­dad. Mien­tras tan­to, el cen­tro ur­bano era bom­bar­dea­do des­de el mar por los bar­cos de Queipo y la avia­ción. Así, cuan­do el día 8 ca­yó ofi­cial­men­te la ciu­dad, los sol­da­dos su­ble­va­dos la en­con­tra­ron prác­ti­ca­men­te en rui­nas.

Queipo de Llano con­tem­pló el bom­bar­deo a bor­do del cru­ce­ro Ca­na­rias. Al día si­guien­te (9 de fe­bre­ro) reali­zó las si­guien­tes de­cla­ra­cio­nes al dia­rio ABC de Se­vi­lla: “La to­ma de Má­la­ga ha si­do al­go pa­re­ci­do a los jue­gos de los pres­tí­ma­nos. ¿Veis Má­la­ga de es­te la­do? ¿Veis que es­tá ro­ja? Se echan unos pol­vos de la ma­dre Ce­les­ti­na y… Má­la­ga se ha vuel­to blan­ca pa­ra siem­pre. Má­la­ga no vol­ve­rá a ser ro­ja ja­más”.

LA DESBANDÁ

El Go­bierno Ci­vil de la ciu­dad es­ta­ba ce­rra­do y un car­tel mar­ca­ba un men­sa­je cla­ro pa­ra to­do aquel que pu­die­se leer­lo: “Sál­ve­se quien pue­da”. Es más, mu­chos po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res ha­bían hui­do an­tes, sin de­jar ins­truc­cio­nes pa­ra la re­sis­ten­cia y sin pla­near una co­rrec­ta eva­cua­ción.

Pe­se a que las tro­pas ita­lia­nas ha­bían te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ce­rrar la ca­rre­te­ra Má­la­ga-Al­me­ría, úni­ca vía de es­ca­pe que les que­da­ba a los ma­la­gue­ños, no lo hi­cie­ron, aun­que que­dó ex­pues­ta a los bom­bar­deos aé­reos y ma­rí­ti­mos. Es­te fue el ca­mino que to­ma­ron de­ce­nas de mi­les de re­fu­gia­dos de to­da la co­mar­ca de la cos­ta oc­ci­den­tal (Mar­be­lla, Es­te­po­na, Fuen­gi­ro­la) y de Má­la­ga ca­pi­tal, in­clui­dos ni­ños, mu­je­res y an­cia­nos. Sin me­dios de lo­co­mo­ción, sin co­mi­da y muer­tos de mie­do, aban­do­na­ron sus ca­sas y sus per­te­nen­cias y em­pren­die­ron una hui­da de­ses­pe­ra­da y des­or­ga­ni­za­da

PE­SE A QUE LAS TRO­PAS ITA­LIA­NAS ha­bían te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ce­rrar la ca­rre­te­ra Má­la­ga-Al­me­ría, úni­ca vía de es­ca­pe que les que­da­ba a los ma­la­gue­ños, no lo hi­cie­ron, aun­que que­dó ex­pues­ta a los bom­bar­dos aé­reos y ma­rí­ti­mos.

en di­rec­ción a la to­da­vía re­pu­bli­ca­na Al­me­ría, a unos dos­cien­tos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Huían aler­ta­dos por los tes­ti­mo­nios de los re­fu­gia­dos que lle­ga­ron a Má­la­ga des­de las po­bla­cio­nes cer­ca­nas to­ma­das, tes­ti­mo­nios que se ha­cían eco de las bar­ba­ri­da­des que co­me­tían las tro­pas mo­ras del ejér­ci­to na­cio­nal y los ca­mi­sas ne­gras ita­lia­nos.

Pe­ro Queipo no iba a per­mi­tir es­ta hui­da a cie­gas y pu­so to­dos los me­dios pa­ra evi­tar­lo. Des­de el mar, los bar­cos Ca­na­rias, Ba­lea­res y Al­mi­ran­te Cer­ve­ra di­ri­gie­ron su fue­go de ar­ti­lle­ría con­tra la ca­rre­te­ra y con­tra las mon­ta­ñas pa­ra pro­vo­car des­pren­di­mien­tos de ro­cas. Des­de el ai­re, los ca­zas Mes­sersch­mit de la Le­gión Cón­dor ale­ma­na, acom­pa­ña­dos por al­gu­nos avio­nes ita­lia­nos, des­car­ga­ron sus ba­te­rías so­bre los in­de­fen­sos re­fu­gia­dos. Nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios re­co­gen que las ae­ro­na­ves pa­sa­ban tan cer­ca que po­dían ver per­fec­ta­men­te el ros­tro de sus pi­lo­tos.

Fue un dra­má­ti­co pre­lu­dio de lo que un par de años des­pués se vi­vi­ría en to­da Eu­ro­pa con el es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mundial.

El día 10 de fe­bre­ro, Queipo ex­pli­có lo si­guien­te al ABC de Se­vi­lla: “A los tres cuar­tos de ho­ra, un par­te de nues­tra avia­ción me co­mu­ni­ca­ba que gran­des ma­sas huían a to­do co­rrer ha­cia Mo­tril. Pa­ra acom­pa­ñar­les en su hui­da y ha­cer­les co­rrer más apri­sa, enviamos a nues­tra avia­ción que bom­bar­deó, in­cen­dian­do al­gu­nos ca­mio­nes”.

La com­pli­ca­da geo­gra­fía de la zo­na por la que dis­cu­rre es­ta ca­rre­te­ra be­ne­fi­ció a los per­se­gui­do­res. Por un la­do, te­nían el mar, y por otro, las es­tri­ba­cio­nes de Sie­rra Ne­va­da y sus te­rri­bles acan­ti­la­dos. Ade­más, los lu­ga­re­ños de los pue­blos cos­te­ros por los que iban pa­san­do tam­po­co pres­ta­ron de­ma­sia­da ayu­da, asus­ta­dos co­mo es­ta­ban an­te fu­tu­ras re­pre­sa­lias, aun­que otros tan­tos, por ese mis­mo mie­do, se unie­ron a la si­nies­tra co­mi­ti­va an­te la cer­ca­nía de las tro­pas su­ble­va­das.

Los tes­ti­gos re­cuer­dan có­mo fue­ron avan­zan­do a du­ras pe­nas, es­qui­van­do co­mo po­dían los ata­ques aé­reos y ma­rí­ti­mos, de­jan­do atrás los ca­dá­ve­res de los ase­si­na­dos y los he­ri­dos gra­ves que no po­dían va­ler­se. Du­ran­te aque­llos días, las de­ce­nas de mi­les

de re­fu­gia­dos so­lo pu­die­ron ali­men­tar­se con las po­cas fru­tas y hor­ta­li­zas que ro­ba­ban de los cam­pos, y con el ca­ña­dú (ca­ña de azú­car), abun­dan­te en la zo­na.

La Desbandá con­ti­nuó has­ta que el 14 de fe­bre­ro lle­ga­ron por fin tro­pas re­pu­bli­ca­nas des­de Va­len­cia (la VI Bri­ga­da Mix­ta) y par­te de la XII Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal, y se es­ta­ble­cie­ron en la lo­ca­li­dad gra­na­di­na de Al­bu­ñol, pun­to don­de que­dó es­ta­bi­li­za­do el fren­te has­ta el fin de la gue­rra. El mis­mí­si­mo ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co or­de­nó a Queipo que de­tu­vie­se la ofen­si­va y no in­ten­ta­se to­mar Al­me­ría, pa­ra gran cons­ter­na­ción del va­lli­so­le­tano, que es­ta­ba con­ven­ci­do de que era fá­cil ha­cer­se con unos de los úl­ti­mos bas­tio­nes re­pu­bli­ca­nos en An­da­lu­cía.

Tras cin­co o seis días in­fer­na­les, aque­llos que con­si­guie­ron lle­gar a Al­me­ría, unos 40.000, se en­con­tra­ron con una ciu­dad de unos 50.000 ha­bi­tan­tes que, pe­se a sus pro­pias ca­ren­cias, les re­ci­bió con los bra­zos abier­tos. Mu­chos fue­ron tras­la­da­dos y aco­gi­dos por fa­mi­lias de los pue­blos de los al­re­de­do­res, pe­ro otros tan­tos se que­da­ron un tiem­po en la ciu­dad y tu­vie­ron que ser alo­ja­dos en cual­quier edi­fi­cio dis­po­ni­ble, in­clui­dos va­rios con­ven­tos e iglesias, así co­mo la Ca­te­dral de Al­me­ría o la pro­pia Al­ca­za­ba. El So­co­rro Ro­jo In­ter­na­cio­nal, des­bor­da­do, in­ten­tó pro­veer de ali­men­tos y me­di­ci­nas a to­dos los re­fu­gia­dos, pe­ro era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Y aun­que hu­bo al­gu­nos en­fren­ta­mien­tos con lu­ga­re­ños que se que­ja­ron de que las “hor­das ro­jas” ha­bían aso­la­dos sus cam­pos, la ma­yo­ría de al­me­rien­ses ayu­da­ron co­mo pu­die­ron a aque­llas gen­tes.

Pe­ro el in­fierno aún no ha­bía aca­ba­do. Co­mo ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res Eu­se­bio Rodríguez Pa­di­lla y Juan Fran­cis­co Co­lo­mi­na Sán­chez, en su li­bro La Desbandá de Má­la­ga en la pro­vin­cia de Al­me­ría (2017): “En la tar­de del día 12, cuan­do las ca­lles de la ciu­dad y el pe­que­ño puer­to de Al­me­ría es­ta­ban re­ple­tas de re­fu­gia­dos, cuan­do unas cua­ren­ta mil per­so­nas ex­haus­tas ha­bían al­can­za­do el pun­to fi­nal de su via­je y se en­con­tra­ban en un lu­gar que pen­sa­ban era se­gu­ro […] fue­ron ma­si­va­men­te bom­bar­dea­dos por avio­nes ale­ma­nes e ita­lia­nos. La si­re­na de avi­so so­lo pu­do dar la alar­ma trein­ta se­gun­dos an­tes de que ca­ye­ran las pri­me­ras bom­bas”.

Pe­ro no bom­bar­dea­ron el puer­to, don­de ha­bía va­rios bar­cos de gue­rra del go­bierno re­pu­bli­cano, ni los ob­je­ti­vos mi­li­ta­res de la ciu­dad, sino el cen­tro de la ciu­dad y el Pa­seo de Al­me­ría, la ca­lle prin­ci­pal (en aque­lla épo­ca Ave­ni­da de la Re­pú­bli­ca),

“lu­gar en el que des­can­sa­ba los ago­ta­dos re­fu­gia­dos, api­ña­dos so­bre la cal­za­da, ocu­pan­do to­da su ex­ten­sión, has­ta el pun­to de que ape­nas po­día cir­cu­lar al­gún vehícu­lo. La ca­lle que­dó con­ver­ti­da en una car­ni­ce­ría, ha­bía

muer­tos y he­ri­dos por to­das par­tes y la ciu­dad que­dó su­mi­da en la os­cu­ri­dad más ab­so­lu­ta”. Se es­ti­ma que fa­lle­cie­ron unos cin­cuen­ta ci­vi­les y que hu­bo va­rias de­ce­nas de he­ri­dos.

Con el pa­so de los días, la ma­yor par­te de los re­fu­gia­dos fue­ron tras­la­da­dos a di­fe­ren­tes po­bla­cio­nes de la pro­vin­cia de Al­me­ría y, pos­te­rior­men­te, a otras zo­nas del le­van­te español (Mur­cia, Ali­can­te, Va­len­cia, Cas­te­llón, Tarragona y Bar­ce­lo­na). Al­gu­nos ter­mi­na­ron hu­yen­do a Francia tras el fin de la gue­rra y tu­vie­ron que so­por­tar las pe­nu­rias y la ha­ci­na­ción en los cam­pos de con­cen­tra­ción fran­ce­ses. Otros vol­vie­ron co­mo pu­die­ron a Má­la­ga, y mu­chos su­frie­ron el du­ro gol­pe de la re­pre­sión fran­quis­ta. Los jó­ve­nes en edad de com­ba­tir (en­tre 18 y 35 años) fue­ron in­cor­po­ra­dos a la con­tien­da.

CON­CLU­SIO­NES

No se sa­be a cien­cia cier­ta a cuán­to as­cen­dió el nú­me­ro de ci­vi­les que hu­ye­ron de Má­la­ga, aun­que se cal­cu­la que fue­ron cer­ca de 150.000, lo que con­vier­te a es­te te­rri­ble epi­so­dio en el ma­yor éxo­do de la Gue­rra Ci­vil. Tam­po­co se co­no­ce el nú­me­ro exac­to de fa­lle­ci­dos. Se han plan­tea­do ci­fras que os­ci­lan en­tre tres mil y diez mil víc­ti­mas mor­ta­les, aun­que al­gu­nos es­tu­dio­sos han apun­ta­do ci­fras to­da­vía más al­tas.

Lo cier­to es que el bom­bar­deo de Guer­ni­ca, que tu­vo lu­gar tres me­ses más tar­de, en abril de 1937, en el que fa­lle­cie­ron unas dos­cien­tas per­so­nas, se eri­gió co­mo sím­bo­lo de la bar­ba­rie y co­mo an­ti­ci­po de la gue­rra to­tal de la in­mi­nen­te con­tien­da mundial, mien­tras que la ma­sa­cre de la Desbandá pa­só al ol­vi­do.

So­lo a par­tir de fi­na­les del si­glo pa­sa­do co­men­zó a tra­tar­se el te­ma en am­bien­tes aca­dé­mi­cos y po­co a po­co la his­to­ria fue sa­lien­do a la luz. ¿Por qué se si­len­ció es­te dra­ma? La his­to­ria­do­ra Ma­ría Isa­bel Bre­nes, au­to­ra jun­to al ar­queó­lo­go An­drés Fer­nán­dez de la obra 1937: Éxo­do Má­la­ga-Al­me­ría: Nue­vas fuen­tes de in­ves­ti­ga­ción (2017), plan­tea que

EL SO­CO­RRO RO­JO IN­TER­NA­CIO­NAL, des­bor­da­do, in­ten­tó pro­veer de ali­men­tos y me­di­ci­nas a to­dos los re­fu­gia­dos, pe­ro era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. La ma­yo­ría de al­me­rien­ses ayu­da­ron co­mo pu­die­ron.

“sin­tie­ron ver­güen­za los de un ban­do por la ma­sa­cre que co­me­tie­ron y los del otro por no ha­ber pro­te­gi­do a la po­bla­ción”. Los su­ble­va­dos, por­que eran cons­cien­tes de que aque­llo ha­bía si­do una ma­tan­za y el go­bierno re­pu­bli­cano por­que ha­bía me­nos­pre­cia­do lo san­gui­na­rio que po­día lle­gar a ser Queipo de Llano. Ade­más, la caí­da de Má­la­ga y la Desbandá pu­sie­ron en evi­den­cia al­go que se cons­ta­ta­ría po­co des­pués en las ca­lles de Bar­ce­lo­na y de­ter­mi­na­ría el desen­la­ce de la con­tien­da: la desunión y el en­fren­ta­mien­to in­terno en­tre anar­quis­tas, co­mu­nis­tas y so­cia­lis­tas.

BET­HU­NE, EL PRI­MER MÉ­DI­CO SIN FRON­TE­RAS

Co­no­ce­mos de pri­me­ra mano lo que su­ce­dió du­ran­te la Desbandá gra­cias a Henry Nor­man Bet­hu­ne (18901939), un mé­di­co ca­na­dien­se es­pe­cia­li­za­do en ci­ru­gía to­rá­ci­ca que co­la­bo­ró con las uni­da­des mé­di­cas de las fuer­zas re­pu­bli­ca­nas den­tro del ba­ta­llón Mac­ken­zie-Pa­pi­neau (in­te­gra­do por co­mu­nis­tas y anar­quis­tas de Ca­na­dá). Bet­hu­ne lle­gó a Es­pa­ña el 3 de no­viem­bre de 1936 y al po­co tiem­po creó en Ma­drid un ser­vi­cio mó­vil de trans­fu­sión de san­gre que se en­car­ga­ba de re­co­ger la san­gre de los do­nan­tes y de trans­por­tar­la a cual­quie­ra de los fren­tes, una im­por­tan­te in­no­va­ción en me­di­ci­na mi­li­tar que per­mi­tió sal­var mi­les de vi­das.

En­te­ra­do de la po­si­ble caí­da de Má­la­ga, se des­pla­zó ha­cía allí des­de Va­len­cia en un ca­mión re­fri­ge­ra­do, car­ga­do de san­gre al­ma­ce­na­da, con la in­ten­ción de pres­tar sus ser­vi­cios en la de­fen­sa de la ciu­dad. Lle­gó a Al­me­ría el 10 de fe­bre­ro y allí se en­te­ró de que Má­la­ga y Mo­tril ha­bían caí­do, así que de­ci­dió to­mar el ca­mino pa­ra so­co­rrer a la po­bla­ción de re­fu­gia­dos.

En­con­tró un pa­no­ra­ma in­fer­nal a unos ochen­ta ki­ló­me­tros de Al­me­ría: “Una mu­che­dum­bre de per­so­nas y ani­ma­les ocu­pa­ba to­do el an­cho de la ca­rre­te­ra. La lla­nu­ra se ex­ten­día tan le­jos co­mo la vis­ta po­día al­can­zar y por ella ser­pen­tea­ba una hi­le­ra de 30 ki­ló­me­tros de se­res hu­ma­nos, co­mo un gu­sano gi­gan­tes­co con in­nu­me­ra­bles pies que le­van­ta una nu­be de pol­vo que se ex­ten­día has­ta más allá del ho­ri­zon­te. [...] Ya­cían ham­brien­tos en los cam­pos, ate­na­za­dos, mo­vién­do­se so­la­men­te pa­ra mor­dis­quear al­gu­na hier­ba. Se­dien­tos, des­can­san­do so­bre las ro­cas o va­gan­do tem­blo­ro­sos sin rum­bo. […] Los muer­tos es­ta­ban

BET­HU­NE LLE­GÓ A ES­PA­ÑA EL 3 DE NO­VIEM­BRE DEL AÑO 1936 y al po­co tiem­po creó en Ma­drid un ser­vi­cio mó­vil de trans­fu­sión de san­gre que se en­car­ga­ba de re­co­ger la san­gre de los do­nan­tes y de trans­por­tar­la a cual­quie­ra de los fren­tes.

es­par­ci­dos en­tre los en­fer­mos con los ojos abier­tos al sol”.

Jun­to a sus ayu­dan­tes, Ha­zen Si­se y Tho­mas Wors­ley, con­si­guió sal­var la vi­da de cien­tos de he­ri­dos gra­cias a las trans­fu­sio­nes de san­gre in si­tu. Y no so­lo eso. Vien­do que los bom­bar­deos con­tra aque­llas gen­tes des­pro­te­gi­das no ce­sa­ban, es­tu­vo tres días se­gui­dos tras­la­dan­do a los he­ri­dos más gra­ves has­ta Al­me­ría en su am­bu­lan­cia. “De­ci­di­mos trans­por­tar a las fa­mi­lias que tu­vie­sen más ni­ños y a los ni­ños sin pa­dres, que eran in­con­tro­la­bles. Lle­vá­ba­mos a 30 o 40 per­so­nas en ca­da via­je”.

Unos me­ses más tar­de, en ju­nio de 1937, des­con­ten­to con la bu­ro­crá­ti­ca or­ga­ni­za­ción que los ru­sos ha­bían im­pues­to al ejér­ci­to re­pu­bli­cano, re­gre­só a Ca­na­dá y se de­di­có a re­cau­dar fon­dos pa­ra lu­char con­tra el fas­cis­mo.

Po­co des­pués, des­cri­bió su dra­má­ti­ca ex­pe­rien­cia en Es­pa­ña en un pe­que­ño li­bri­to de unas se­sen­ta pá­gi­nas que se ti­tu­ló El cri­men de la ca­rre­te­ra Má­la­ga-Al­me­ría. La obra iba acom­pa­ña­da con vein­ti­séis fo­to­gra­fías que reali­zó jun­to a su com­pa­ñe­ro Ha­zen Si­se du­ran­te aque­llos días. Con el tiem­po, es­tas imá­ge­nes se con­vir­tie­ron en la prin­ci­pal evi­den­cia de que la Desbandá ha­bía su­ce­di­do. Son las úni­cas fo­to­gra­fías que exis­ten de es­te su­ce­so.

Es­ta obra es­tu­vo des­apa­re­ci­da du­ran­te años, has­ta que en 1997, un pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra lla­ma­do Je­sús Majada Nei­la, es­pe­cia­li­za­do en la vi­sión que te­nían los au­to­res extranjeros so­bre Má­la­ga, se en­te­ró de su exis­ten­cia y con­si­guió lo­ca­li­zar una co­pia en la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lu­ña. Aque­llo su­pu­so un gran im­pac­to pa­ra es­te eru­di­to, que, pe­se a ser un gran co­no­ce­dor de la his­to­ria de la pro­vin­cia an­da­lu­za, no co­no­cía es­te dra­má­ti­co epi­so­dio. Co­men­zó así a re­co­pi­lar tes­ti­mo­nios de su­per­vi­vien­tes y or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te pa­ra el Cen­tro An­da­luz de Fo­to­gra­fía, que ha re­co­rri­do gran par­te de la geo­gra­fía es­pa­ño­la, así co­mo va­rias ciu­da­des ex­tran­je­ras, co­mo Mon­treal, Mé­xi­co D. F. y Pe­quín. Gra­cias a su tra­ba­jo, la Desbandá co­men­zó a sa­lir del ol­vi­do.

Años des­pués, el 7 de fe­bre­ro de 2006, los ma­la­gue­ños qui­sie­ron ren­dir­le un me­re­ci­do ho­me­na­je a Bet­hu­ne y le­van­ta­ron una pla­ca en su ho­nor en el Pa­seo de los Ca­na­dien­ses, en el ex­tre­mo orien­tal de la ciu­dad Má­la­ga, en di­rec­ción a Al­me­ría.

IMA­GEN TO­MA­DA EN LA CA­RRE­TE­RA DE MÁ­LA­GA-AL­ME­RÍA DU­RAN­TE LA HUI­DA DE MU­CHOS MA­LA­GUE­ÑOS AN­TE LA LLE­GA­DA DE TRO­PAS FRAN­QUIS­TAS A LA CIU­DAD.

EL GE­NE­RAL QUEIPO DE LLANO.

LA MA­SA­CRE DE LA CA­RRE­TE­RA MÁLAGAALMERÍA SE CO­NO­CE PO­PU­LAR­MEN­TE CO­MO LA DESBANDÁ

FRAN­CIS­CO FRAN­CO.

LAR­GO CA­BA­LLE­RO EN EL CEN­TRO DE LA IMA­GEN QUE MUES­TRA MO­MEN­TOS DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA.

IMÁ­GE­NES DE LA DESBANDÁ, PRO­DU­CI­DA EN LA CA­RRE­TE­RA MÁ­LA­GA-AL­ME­RÍA.

HENRY NOR­MAN BET­HU­NE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.