LA IGLE­SIA Y EL NA­ZIS­MO DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL

Clio Seleccion - - RELIGIÓN ESOTERISMO Y CREENCIAS -

SI LA IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA, CO­MO HAN SOSTENIDO AL­GU­NOS AU­TO­RES POR MO­TI­VOS IDEO­LÓ­GI­COS, NO CON­TRI­BU­YÓ AL

ÉXI­TO DEL NA­ZIS­MO, bien es cier­to que se le pue­de cri­ti­car su si­len­cio y la fal­ta de de­ter­mi­na­ción pa­ra con­de­nar los te­rri­bles crí­me­nes co­me­ti­dos du­ran­te el con­flic­to.

Cuan­do en 1945 los alia­dos y el mun­do en­te­ro fue­ron cons­cien­tes de las di­men­sio­nes del dra­ma, se mul­ti­pli­ca­ron las acu­sa­cio­nes con­tra la Igle­sia por la fal­ta de to­da con­de­na pú­bli­ca y for­mal des­de el Va­ti­cano. Pa­ra explicar los mo­ti­vos de es­te si­len­cio se han pro­pues­to di­ver­sas hi­pó­te­sis, aun­que la más con­vin­cen­te, al me­nos por aho­ra, par­te del he­cho de que el Pa­pa siem­pre man­tu­vo

el te­mor de que su ac­tua­ción ter­mi­na­se agra­van­do el pro­ble­ma.

Se­gún Hen­ri Mi­chel, un his­to­ria­dor fran­cés es­pe­cia­li­za­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y cu­ya obra ha si­do re­co­no­ci­da y pre­mia­da en­tre otras por la Aca­de­mia de la His­to­ria fran­ce­sa: "El Pa­pa es­ta­ba en­ce­rra­do en un di­le­ma; ha­blar sin te­ner la se­gu­ri­dad de de­te­ner el cri­men y con el ries­go de agra­var­lo, o no ha­blar y cu­brir los crí­me­nes".

A pe­sar de to­do, es­te mis­mo au­tor, que tam­bién con­de­na la inac­ti­vi­dad de los paí­ses alia­dos cuan­do ya eran cons­cien­tes de la exis­ten­cia del ge­no­ci­dio (es­pe­cial­men­te pa­ra no le­van­tar sus­pi­ca­cias en­tre sus alia­dos ára­bes), ase­gu­ra que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les,

la Igle­sia no se mos­tró del to­do inac­ti­va, ya que se mul­ti­pli­ca­ron los es­fuer­zos pa­ra sal­var a los ca­tó­li­cos in­ter­na­dos en los cam­pos de con­cen­tra­ción ale­ma­nes, se aco­gió en el Va­ti­cano y en otras co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas de Ita­lia a mu­chas per­so­nas ame­na­za­das por el fas­cis­mo (en­tre ellos ju­díos) y se pre­sio­nó pa­ra que Ita­lia no en­tra­se en el con­flic­to del la­do ale­mán.

Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, el prin­ci­pal re­pro­che que se le de­be ha­cer a la Igle­sia es que du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el Va­ti­cano dio la sen­sa­ción de an­te­po­ner los in­tere­ses de la Igle­sia por de­lan­te de los prin­ci­pios ele­men­ta­les el cris­tia­nis­mo: la de­fen­sa de las víc­ti­mas, de los más dé­bi­les y des­fa­vo­re­ci­dos.

EL PA­PA PÍO XII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.