LA MALDICIÓN DE LA RA­ZA

Clio Seleccion - - RELIGIÓN ESOTERISMO Y CREENCIAS -

EN LA CÚS­PI­DE DE LA PI­RÁ­MI­DE DE ES­TE GIGANTE EN EL QUE SE CON­VIR­TIÓ LA OR­DEN NE­GRA DE LAS SS, es­ta­ban al­gu­nos in­di­vi­duos in­te­gra­dos en la Ahnenerbe y que an­te­rior­men­te ha­brían per­te­ne­ci­do a la So­cie­dad Thule. Den­tro de ellos, un pe­que­ño gru­po for­ma­do por los do­ce miem­bros más des­ta­ca­dos de las SS ha­brían acom­pa­ña­do a Himm­ler en la to­ma de de­ci­sio­nes y en la ce­le­bra­ción de unos ac­tos li­túr­gi­cos en un lu­gar car­ga­do de mis­te­rio: el cas­ti­llo de We­wels­burg, en West­fa­lia. Tal y co­mo nos na­rra la His­to­ria, en 1934, Himm­ler to­mó po­se­sión del cas­ti­llo, una vie­ja y ca­si de­rrui­da for­ta­le­za me­die­val que ame­na­za­ba rui­na con la in­ten­ción de re­mo­de­lar­lo y con­ver­tir­lo en una es­pe­cie de es­cue­la pa­ra los lí­de­res de las SS. En 1936, Himm­ler va­lo­ró la idea de am­pliar el cas­ti­llo y adap­tar­lo a sus ne­ce­si­da­des, pe­ro las obras no em­pe­za­rían has­ta el 1939, lo que obli­gó a nu­me­ro­sos pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción de Sach­sen­hau­sen y Nie­der­ha­gen a tra­ba­jar sin des­can­so, ba­jo la di­rec­ción del im­pla­ca­ble ar­qui­tec­to Her­mann Bar­tels, pa­ra con­ver­tir es­te cas­ti­llo en el cen­tro del nue­vo mun­do y de la re­li­gión de la que Himm­ler se­ría su más al­to re­pre­sen­tan­te des­pués de la vic­to­ria fi­nal. Las obras pro­vo­ca­ron la muer­te de mu­chos de es­tos pri­sio­ne­ros, por lo que el en­cla­ve ter­mi­nó adop­tan­do un ca­rác­ter mal­di­to.

En la to­rre nor­te del cas­ti­llo se cons­tru­ye­ron dos ha­bi­ta­cio­nes: la sa­la de los ge­ne­ra­les, que te­nía un sue­lo de már­mol con un mo­sai­co en el que se re­pre­sen­ta­ba un sol con do­ce ra­yos com­pues­tos por las ru­nas SS (en los ex­tre­mos de ca­da ra­yo se si­tuó un ni­cho), y una crip­ta de es­ti­lo mi­cé­ni­co pa­ra ren­dir cul­to a los gran­des di­ri­gen­tes de las SS des­pués de su muer­te, to­do ello cu­bier­to con una cá­ma­ra en la que se re­pre­sen­tó una gran esvástica.

En el ala sur de la for­ta­le­za, Himm­ler se hi­zo cons­truir sus ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das, en­tre ellas una enor­me bi­blio­te­ca en don­de pre­ten­dió ubi­car unos 12.000 li­bros de te­má­ti­ca eso­té­ri­ca. Tam­bién or­de­nó tras­la­dar ri­cas pin­tu­ras y ta­pi­ces pa­ra cu­brir los por­ten­to­sos mu­ros del cas­ti­llo. Se di­ce que en el in­te­rior tam­bién exis­tían al­gu­nos lu­ga­res va­cíos, en don­de se de­be­ría ha­ber ubi­ca­do esos ex­tra­ños ob­je­tos de po­der que los in­ves­ti­ga­do­res de la Ahnenerbe es­ta­ban tra­tan­do de en­con­trar, en par­te por los po­de­res má­gi­cos con los que se les re­la­cio­na­ba.

CAS­TI­LLO DE WE­WELS­BURG.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.