La BA­TA­LLA DE BER­LÍN y el FI­NAL de HITLER

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

EN JU­NIO DE 1944, DES­PUÉS DE CIN­CO LAR­GOS AÑOS DE GUE­RRA, SE EM­PE­ZÓ A ES­CRI­BIR CON SAN­GRE EL ÚL­TI­MO CA­PÍ­TU­LO DEL CON­FLIC­TO BÉ­LI­CO MÁS MORTÍFERO DE TO­DA LA HIS­TO­RIA. EMPUJADOS POR LA PRE­SIÓN DE JO­SEPH STALIN, LOS ALIA­DOS PU­SIE­RON EN FUN­CIO­NA­MIEN­TO LA OPE­RA­CIÓN OVER­LORD PA­RA ABRIR UN NUE­VO FREN­TE EN LA EU­RO­PA OC­CI­DEN­TAL. TRAS DESEMBARCAR EN LAS PLA­YAS DE NOR­MAN­DÍA, CIEN­TOS DE MI­LES DE SOL­DA­DOS AME­RI­CA­NOS Y BRI­TÁ­NI­COS SE ABALANZARON SO­BRE LOS CAM­POS DESOLADOS DE UNA FRAN­CIA QUE LES RE­CI­BIÓ CON LOS BRA­ZOS ABIER­TOS, HA­CIEN­DO PO­SI­BLE LA LI­BE­RA­CIÓN DE PA­RÍS EL DÍA 25 DE AGOS­TO DE ES­TE MIS­MO AÑO, AL TIEM­PO QUE LOS ALE­MA­NES SE IBAN REPLEGANDO HA­CIA SU CA­PI­TAL PA­RA AFRON­TAR LA QUE SE­RÍA LA ÚL­TI­MA GRAN BA­TA­LLA DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL.

PO­CO AN­TES DE LA LI­BE­RA­CIÓN DE PA­RÍS, HITLER LO­GRÓ SAL­VAR LA VI­DA DEL ATENTADO QUE SU­FRIÓ EN LA GUA­RI­DA DEL LO­BO EL 20 DE JULIO DE 1944, pe­ro a pe­sar de re­sul­tar fa­lli­do es­te atentado cau­só hon­da im­pre­sión en su áni­mo e in­clu­so en su es­ta­do fí­si­co, has­ta tal pun­to que mu­chos his­to­ria­do­res su­gie­ren que le afec­tó en su ca­pa­ci­de dad de ra­cio­ci­nio. A fi­na­les de 1944 su de­bi­li­dad fí­si­ca ya era evi­den­te, e in­clu­so se ha su­ge­ri­do que pu­do ha­ber su­fri­do la en­fer­me­dad de Par­kin­son.

Al mis­mo tiem­po que la en­fer­me­dad iba con­su­mien­do a Hitler, los ejér­ci­tos alia­dos em­pe­za­ban a pre­sio­nar las fron­te­ras de Alemania, por lo que el Führer se vio obli­ga­do a re­fu­giar­se en Ber­lín des­de enero de 1945 pa­ra coor­di­nar la po­si­ble res­pues­ta an­te la con­tun­den­te ofen­si­va so­vié­ti­ca so­bre la Alemania Orien­tal. Des­de fi­na­les es­te mes los in­for­mes ne­ga­ti­vos no ha­cían más que su­ce­der­se. Al­bert Speer le co­mu­ni­có que la pér­di­da de la zo­na in­dus­trial de Si­le­sia sig­ni­fi­ca­ba la im­po­si­bi­li­dad de se­guir abas­te­cien­do a un ejér­ci­to ale­mán ca­da vez más inope­ra­ti­vo y sin ca­pa­ci­dad de res­pues­ta, y po­cos días des­pués Hitler su­frió en sus pro­pias car­nes la con­tun­den­cia de un te­rri­ble bom­bar­deo es­ta­dou­ni­den­se so­bre Ber­lín, que le obli­gó a re­cluir­se en un búnker sub­te­rrá­neo si­tua­do ba­jo el jar­dín de la Can­ci­lle­ría.

An­te es­ta si­tua­ción ya na­die pen­sa­ba en la po­si­bi­li­dad de que Alemania pu­die­se re­sur­gir de en­tre sus ce­ni­zas pa­ra dar­le la vuel­ta a una gue­rra que ya no se po­día ga­nar, pe­ro la po­si­bi­li­dad de la fir­ma de un ar­mis­ti­cio ter­mi­nó des­apa­re­cien­do cuan­do Hitler fue cons­cien­te de los acuer­dos to­ma­dos en Yal­ta el 12 de fe­bre­ro del 45, por el

HITLER su­frió la con­tun­den­cia de un te­rri­ble bom­bar­deo es­ta­dou­ni­den­se so­bre Ber­lín, que le obli­gó a re­cluir­se en un búnker sub­te­rrá­neo si­tua­do ba­jo la Can­ci­lle­ría.

que los alia­dos exi­gían la ren­di­ción in­con­di­cio­nal de Alemania, la frag­men­ta­ción del país des­pués de la gue­rra, la prohi­bi­ción del par­ti­do na­zi y, por su­pues­to, la en­tre­ga de to­dos los cri­mi­na­les de gue­rra. An­te la du­re­za de las exi­gen­cias alia­das Hitler se re­afir­mó en su con­ven­ci­mien­to de re­sis­tir has­ta el fi­nal con las es­pe­ran­zas pues­tas en la po­si­ble rup­tu­ra en­tre los alia­dos oc­ci­den­ta­les y los so­vié­ti­cos. La de­bi­li­dad fí­si­ca uni­da a su fal­ta de ra­cio­ci­nio se hi­zo evi­den­te en la úl­ti­ma reunión que tu­vo con los Gau­lei­ter ale­ma­nes, en don­de comenzó a ha­blar ca­si sin pau­sa re­me­mo­ran­do los vie­jos y he­roi­cos tiem­pos del par­ti­do na­zi, mien­tras que de una for­ma ca­si ab­sur­da tra­ta­ba de man­te­ner la mo­ral al­ta ha­blan­do so­bre la exis­ten­cia de unos pro­yec­tos ar­ma­men­tís­ti­cos mi­la­gro­sos, cu­yo de­sa­rro­llo po­dría ha- cer­les ga­nar una gue­rra que ya to­dos sa­bían per­di­da.

LA RES­PUES­TA ALIA­DA

Mien­tras el III Reich ha­cía lo im­po­si­ble por tra­tar de des­ba­ra­tar el avan­ce alia­do so­bre Ita­lia, el Ejér­ci­to Ro­jo de Stalin ini­cia­ba las ofen­si­vas so­bre la Eu­ro­pa Orien­tal y las fuer­zas aé­reas de EE.UU. y Gran Bre­ta­ña in­ten­si­fi­ca­ron los bom­bar­deos ma­si­vos so­bre las ciu­da­des ale­ma­nas, con el fin de des­mo­ra­li­zar a su po­bla­ción y re­du­cir su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción.

Pa­ra­li­za­dos co­mo con­se­cuen­cia de la ofen­si­va ale­ma­na so­bre las Ar­de­nas, los alia­dos no tu­vie­ron más re­me­dio que de­jar en ma­nos de los so­vié­ti­cos la captura de la ca­pi­tal ale­ma­na. Pa­ra los co­mu­nis­tas ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de co­brar­se ven­gan­za por to­das las hu­mi­lla­cio­nes su­fri­das en te­rri­to­rio so­vié­ti­co du­ran­te el de­sa­rro­llo de la Ope­ra­ción Barbarroja. En su avan­ce de “li­be­ra­ción” por la Ale­ma-

AN­TE LA DU­RE­ZA DE LAS EXI­GEN­CIAS ALIA­DAS Hitler se re­afir­mó en su con­ven­ci­mien­to de re­sis­tir has­ta el fi­nal con las es­pe­ran­zas pues­tas en una po­si­ble rup­tu­ra.

nia Orien­tal los ru­sos lle­va­ron a ca­bo una po­lí­ti­ca de re­pre­sión que no tu­vo que en­vi­diar, en na­da, a la prac­ti­ca­da por los miem­bros más ra­di­ca­les de las SS en los años an­te­rio­res.

El ase­si­na­to a san­gre fría de cien­tos de mi­les de se­res hu­ma­nos por el sim­ple he­cho de ser con­si­de­ra­dos enemi­gos de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta, fue acom­pa­ña­do por la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de to­das las mu­je­res que en­con­tra­ron en su avan­ce ha­cia Ber­lín. De es­ta for­ma, los ber­li­ne­ses que du­ran­te tan­to tiem­po ha­bían su­fri­do la lo­cu­ra del te­rror na­zi, se unie­ron pa­ra lu­char con­tra los no me­nos des­pia­da­dos hom­bres del Ejér­ci­to Ro­jo y de su in­dis­cu­ti­ble lí­der, el san­gui­na­rio Stalin.

La con­quis­ta de Ber­lín no iba a re­sul­tar una ta­rea fá­cil. El ge­ne­ral so­vié­ti­co Zhu­kov sa­bía que era ne­ce­sa­rio pro­te­ger los flan­cos de su ejér­ci­to pa­ra no ver­se ex­pues­to a las con­tra­ofen­si­vas ale­ma­nas pro­ce­den­tes de Po­me­ra­nia, por eso or­de­nó a las di­vi-

sio­nes co­man­da­das por Ro­kos­sovsky, el avan­ce has­ta Köz­lin, a ori­llas del Bál­ti­co, an­te las que po­co pu­die­ron ha­cer los es­ca­sos re­gi­mien­tos de in­fan­te­ría li­ge­ra ale­ma­na, que se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar sus po­si­cio­nes y to­mar co­mo nue­va lí­nea de de­fen­sa la ori­lla iz­quier­da del Óder.

Es­te mo­vi­mien­to condenó a las ciu­da­des de Dan­zing y Kö­nin­berg, las cua­les se dis­pu­sie­ron a su­frir un au­tén­ti­co su­pli­cio des­pués de ser to­ma­das por los ru­sos a prin­ci­pios de abril de 1945. El éxi­to de Ro­kos­sovsky fue apro­ve­cha­do por Zhu­kov pa­ra extender la ca­be­za de puen­te de Krus­tin, fun­da­men­tal pa­ra lan­zar el ata­que fi­nal so­bre Ber­lín, en una ofen­si­va pa­ra la que los ru­sos ha­bían mo­vi­li­za­do unos dos mi­llo­nes y me­dio de hom­bres, acom­pa­ña­dos por unos seis mil ca­rros de com­ba­te, sie­te mil qui­nien­tos avio­nes, más de cua­ren­ta mil ca­ño­nes y obu­ses y tres mil lan­za­de­ras de cohe­tes Ka­tius­ha.

LA OFEN­SI­VA SO­VIÉ­TI­CA

Fren­te a es­te des­co­mu­nal ejér­ci­to, los ale­ma­nes se en­con­tra­ban en una cla­ra in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, es­pe­cial­men­te por­que el nue­vo ge­ne­ral en je­fe del Gru­po de Ejér­ci­tos del Vís­tu­la, Gott­hard Hein­ri­ci, tan so­lo po­día con­tar con unos trein­ta mil hom­bres mal abas­te­ci­dos y con la mo­ral por los sue­los, pe­ro que con­tra to­do pro­nós­ti­co lo­gró po­ner en evi­den­cia la ofen­si­va so­vié­ti­ca en See­low, al si­tuar a sus hom­bres en las zo­nas más es­car­pa­das del lu­gar y uti­li­zar los ca­ño­nes an­ti­aé­reos pa­ra castigar a las uni­da­des acorazadas ru­sas cuan­do in­ten­ta­ron avan­zar por la pla­ni­cie si­tua­da en­tre la lo­ca­li­dad y el Óder.

Fu­rio­so por el con­tra­tiem­po de See­low, Stalin or­de­nó a sus ge­ne­ra­les que avan­za­sen so­bre la ca­pi­tal, ha­cien­do in­via­ble la su­per­vi­ven­cia del cin­tu­rón de­fen­si­vo or­ga­ni­za­do por Hein­ri­ci. Al mis­mo tiem­po, el ejér­ci­to de Kó­nev pu­so en mo­vi­mien­to a sus di­vi­sio­nes, em­pu­jan­do al IV Ejér­ci­to Pan­zer ale­mán di­ri­gi­do por Schör­ner, quien te­me­ro­so de que­dar ro­dea­do por unas fuer­zas in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rio­res a las su­yas, no tu­vo más re­me­dio que re­cu­lar ha­cia Ber­lín, en don­de se unie­ron a los res­tos del Ejér­ci­to de Hein­ri­ci y a los es­ca­sos ba­ta­llo­nes de la Volks­turm, for­ma­das por an­cia­nos y ni­ños, pa­ra afron­tar una ba­ta­lla que los ale­ma­nes no po­dían ven­cer.

La ofen­si­va se ini­ció el 20 de abril de 1945 con un con­tun­den­te ata­que de ar­ti­lle­ría que su­mió a la ciu­dad en el caos. Afor­tu­na­da­men­te, los ber­li­ne­ses tu­vie­ron tiem­po de re­cluir­se en los sub­te­rrá­neos y en las es­ta­cio­nes del me­tro, mien­tras que los com­ba­tien­tes ale­ma­nes se pa­ra­pe­ta­ban en los pun­tos más es­tra­té­gi­cos de Ber­lín pa­ra fre­nar la aco­me­ti­da ru­sa.

Pa­ra no po­ner en pe­li­gro su pro­pia vi­da, Hitler de­ci­dió in­ter­nar­se en el búnker de la Can­ci­lle­ría del Reich pa­ra di­ri­gir, ajeno a to­da reali­dad, unas ofen­si­vas con las que pre­ten­día rom­per el cer­co de la ciu­dad, con­tan­do con los res­tos de los Ejér­ci­tos IX y XII que, en esos mo­men­tos ya se en­con­tra­ban to­tal­men­te co­pa­dos. Aje­nos a los de­li­rios del Führer, los

STALIN or­de­nó a sus ge­ne­ra­les que avan­za­sen so­bre Ber­lín, ha­cien­do in­via­ble la su­per­vi­ven­cia del cin­tu­rón de­fen­si­vo or­ga­ni­za­do por el ge­ne­ral en je­fe ale­mán, Gott­hard Hein­ri­ci, quien le ha­bía de­ja­do en evi­den­cia en See­low.

ADOLF HITLER.

JO­SEF STALIN.

SOL­DA­DOS RU­SOS DESMONTANDO UN SÍM­BO­LO NA­ZI EN BER­LÍN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.