Los EX­PLO­RA­DO­RES de Hitler

Clio Seleccion - - SUMARIO -

EN JULIO DEL 1935, DOS AÑOS DES­PUÉS DE LA LLE­GA­DA AL PO­DER DE HITLER, se reunía un gru­po de eru­di­tos na­zis, es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con las te­mi­das SS y con la ver­tien­te más ocul­tis­ta del par­ti­do na­zi, en un en­cuen­tro pre­si­di­do por el Reichs­füh­rer Hein­rich Himm­ler. En­tre los asis­ten­tes, des­ta­ca­ba un in­di­vi­duo al que mu­chos con­si­de­ra­ban un ser ex­tra­va­gan­te, pe­ro cu­yas he­te­ro­do­xas teo­rías co­mul­ga­ron con al­gu­nas de las ideas más de­li­ran­tes apo­ya­das por los in­te­lec­tua­les del na­cio­nal­so­cia­lis­mo. Nos re­fe­ri­mos a Her­mann Wirth, un pro­fe­sor germano-ho­lan­dés ob­se­sio­na­do con el es­tu­dio de la prehis­to­ria ale­ma­na y el fol­clo­re del ger­ma­nis­mo pri­mi­ti­vo.

A di­fe­ren­cia de otros ideó­lo­gos que co­mo él de­fen­die­ron la su­pre­ma­cía aria, Wirth plan­teó que es­ta ra­za su­pe­rior ha­bía desa­rro­lla­do una de las pri­me­ras re­li­gio­nes mo­no­teís­tas de la His­to­ria, mu­cho an­tes que los ju­díos. Su afiliación al NSDAP (Par­ti­do Nacionalsocialista Ale­mán de los Tra­ba­ja­do­res) fue muy tem­pra­na, por lo que no de­be ex­tra­ñar­nos su elec­ción pa­ra di­ri­gir un ins­ti­tu­to idea­do con la fi­na­li­dad de es­tu­diar y recuperar las hue­llas del glo­rio­so pa­sa­do ale­mán, sien­do co­mo era es­te uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos ideo­ló­gi­cos de Hitler y sus co­la­bo­ra­do­res.

LA CREA­CIÓN DE LA ANHENERBE

Tras va­rias ho­ras de en­cen­di­do de­ba­te, en don­de se dis­cu­tie­ron cuá­les de­bían ser los ob­je­ti­vos de la nue­va so­cie­dad y su re­la­ción con el par­ti­do go­ber­nan­te, se creó la Ahnenerbe, o So­cie­dad de Es­tu­dios pa­ra la His­to­ria An­ti­gua del Es­pí­ri­tu, de la que Wirth se­ría su pri­mer pre­si­den­te. El con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción pa­só a es­tar con­tro­la­do por el to­do­po­de­ro­so Reichs­füh­rer, que no tar­dó mu­cho tiem­po en uti­li­zar es­te cen­tro de in­ves­ti­ga­ción con la in­ten­ción de pro­pa­gar las prin­ci­pa­les te­sis na­cio­nal­so­cia­lis­tas, es­pe­cial­men­te aque­llas de cor­te ra­cial y antisemita. Fue tal su uti­li­za­ción po­lí­ti­ca que Himm­ler ter­mi­nó con­vir­tién­do­la a fi­na­les de ese mis­mo año en par­te in­te­gran­te de las SS.

Por fin, el que siem­pre fue con­si­de­ra­do co­mo la mano de­re­cha del mis­mí­si­mo Adolf Hitler te­nía un ins­ti­tu­to en don­de po­der es­tu­diar el pa­sa­do de la Gran Alemania, del que siem­pre se ha­bía sen­ti­do fas­ci­na­do des­de que, sien­do ni­ño, acom­pa­ñó a su pa­dre en bus­ca de cual­quier ob­je­to an­ti­guo en­te­rra­do en al­guno de los mu­chos ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos que re­co­rrió por la vie­ja Ba­vie­ra.

EL IN­TE­RÉS POR EL MUN­DO DE LO OCUL­TO QUE DE­MOS­TRÓ EL PAR­TI­DO NA­ZI DU­RAN­TE EL TIEM­PO QUE OCU­PÓ EL PO­DER LLE­VÓ A LA CREA­CIÓN DE LA AHNENERBE. ES­TA SO­CIE­DAD TE­NÍA CO­MO OB­JE­TI­VO PRIN­CI­PAL IN­VES­TI­GAR EL ORI­GEN DE LA RA­ZA ARIA, PA­RA DAR­LE UN VA­LOR HIS­TÓ­RI­CO DE PE­SO. POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA HER­MANN WIRTH plan­teó que es­ta ra­za su­pe­rior ha­bía desa­rro­lla­do una de las pri­me­ras re­li­gio­nes mo­no­teís­tas de la His­to­ria, mu­cho an­tes que los ju­díos.

El pa­pel de la So­cie­dad de Es­tu­dios pa­ra la His­to­ria An­ti­gua del Es­pí­ri­tu re­sul­ta­ría de­ter­mi­nan­te, por­que de­be­rían ser los aven­tu­re­ros e in­ves­ti­ga­do­res re­la­cio­na­dos con ella los que en­con­tra­sen es­tas re­li­quias, pe­ro, ade­más, se­rían los en­car­ga­dos de dar va­li­dez a es­tas ideas y plan­tea­mien­tos eso­té­ri­cos so­bre los que se que­ría sus­ten­tar la na­tu­ra­le­za del nue­vo or­den que se de­bía im­plan­tar en Eu­ro­pa des­pués de la gue­rra con­tra las de­ca­den­tes de­mo­cra­cias par­la­men­ta­rias.

A pe­sar de to­do, los ini­cios de es­te cen­tro de in­ves­ti­ga­ción fue­ron muy mo­des­tos. No fue así du­ran­te mu­cho tiem­po por­que pa­ra di­ciem­bre de 1935, la Ahnenerbe ya con­ta­ba con su pro­pia se­de en uno de los ba­rrios más pres­ti­gio­sos de la ciu­dad de Ber­lín. Sus ofi­ci­nas se en­con­tra­ban si­tua­das en la par­te his­tó­ri­ca de la ciu­dad, en una ca­lle de ori­gen me­die­val co­no­ci­da co­mo la Brü­ders­tras­se. Allí, los pri­me­ros in­te­gran­tes del ins­ti­tu­to se vie­ron obli­ga­dos a tra­ba­jar ro­dea­dos de un am­bien­te som­brío, aus­te­ro y po­co aco­ge­dor, des­pro­vis­tos de cual­quier ele­men­to que pu­die­se ser con­si­de­ra­do os­ten­to­so, y cu­ya úni­ca de­co­ra­ción es­ta­ba for­ma­da por una se­rie de gran­des fo­to­gra­fías en don­de se mos­tra­ban unos he­chi­zan­tes sím­bo­los que más tar­de ten­drían una in­fluen­cia de­ci­si­va en­tre to­dos los sim­pa­ti­zan­tes del nue­vo ré­gi­men.

EL PA­PEL DE LA SO­CIE­DAD DE ES­TU­DIOS PA­RA LA HIS­TO­RIA An­ti­gua del Es­pí­ri­tu re­sul­ta­ría de­ter­mi­nan­te, por­que de­be­rían ser los aven­tu­re­ros e in­ves­ti­ga­do­res re­la­cio­na­dos con ella los que en­con­tra­sen las re­li­quias co­di­cia­das por el na­zis­mo.

Es­ta so­cie­dad con­ta­ba con una inago­ta­ble fuen­te de fi­nan­cia­ción que le per­mi­tió con­tra­tar a mu­chos de los más pres­ti­gio­sos in­ves­ti­ga­do­res ale­ma­nes, pe­ro tam­bién or­ga­ni­zar unas alu­ci­nan­tes ex­pe­di­cio­nes pro­ta­go­ni­za­dos por una se­rie de aven­tu­re­ros al ser­vi­cio de la esvástica.

LA PRI­ME­RA AVEN­TU­RA

El pri­mer gru­po de in­ves­ti­ga­ción es­tu­vo de­di­ca­do al es­tu­dio del an­ti­guo al­fa­be­to rú­ni­co y fue di­rec­ta­men­te or­ga­ni­za­do por Her­mann Wirth, por ser un re­nom­bra­do ex­per­to en es­cri­tu­ra y sím­bo­los an­ti­guos. Wirth co­no­cía el sáns­cri­to y va­rias len­guas muer­tas a la per­fec­ción, al­go que le vino muy bien pa­ra des­cu­brir una an­ti­gua len­gua sa­gra­da in­ven­ta­da por una des­co­no­ci­da ci­vi­li­za­ción ubi­ca­da en el Atlán­ti­co Nor­te.

Sa­be­mos que el Par­ti­do Nacionalsocialista des­ta­có por su va­ria­do sim­bo­lis­mo, des­ta­can­do por su im­por­tan­cia la esvástica, pe­ro tam­bién las ru­nas, es­pe­cial­men­te des­de los tiem­pos de List, por es­tar aso­cia­das al­gu­nas co­mo la Si­gel, Eoh, Tyr, Odal y Al­giz a an­ti­guas tra­di-

cio­nes ger­má­ni­cas. Wirth se hi­zo eco de las teo­rías de List, aun­que con­vie­ne re­cor­dar que es­tas ru­nas fue­ron ori­gi­nal­men­te unos sím­bo­los que nun­ca has­ta ese mo­men­to ha­bían es­ta­do aso­cia­dos a nin­gu­na ideo­lo­gía po­lí­ti­ca y me­nos aún a una de ti­po su­pre­ma­cis­ta.

La Ahnenerbe no so­lo con­tó con es­te de­par­ta­men­to. En po­cos me­ses, su nú­me­ro se fue am­plian­do has­ta al­can­zar los cua­ren­ta y tres, de­di­ca­dos a to­do ti­po de dis­ci­pli­nas y ex­tra­ñas creen­cias, co­mo la geo­gra­fía sa­gra­da, el fol­clo­re, dan­zas po­pu­la­res, can­cio­nes tra­di­cio­na­les, le­yen­das, lin­güís­ti­ca y el de­di­ca­do a la ar­queo­lo­gía ger­má­ni­ca, cu­yo ob­je­ti­vo fue en­con­trar las an­ti­guas re­li­quias sa­gra­das y ob­je­tos de po­der, o di­cho de otra ma­ne­ra: el lu­gar pre­ci­so en don­de por aquel en­ton­ces se­gui­rían ocul­tos los gran­des ico­nos re­li­gio­sos de nues­tro pa­sa­do.

En 1936 el va­ni­do­so Reichs­füh­rer, Hein­rich Himm­ler se reunió con el emi­nen­te aven­tu­re­ro Ernst Schäfer pa­ra ofre­cer la po­si­bi­li­dad de po­ner­se al fren­te de una nue­va ex­pe­di­ción que te­nía co­mo ob­je­ti­vo pri­mor­dial en­con­trar las hue­llas pri­mi­ge­nias de lo que si­glos atrás ha­bía si­do la ra­za aria. Con es­ta ex­pe­di­ción, Himm­ler tam­bién pre­ten­día dar va­li­dez cien­tí­fi­ca a unas

LA AHNENERBE es­ta­ba for­ma­da por cua­ren­ta y tres de­par­ta­men­tos, de­di­ca­dos a to­do ti­po de dis­ci­pli­nas y ex­tra­ñas creen­cias, co­mo la geo­gra­fía sa­gra­da, el fol­clo­re, las dan­zas po­pu­la­res, las le­yen­das, la ar­queo­lo­gía ger­má­ni­ca...

sor­pren­den­tes teo­rías co­mo la de la Tie­rra Hue­ca, li­ga­das a las le­yen­das orien­ta­les de Agart­ha y Shamb­ha­la.

Pa­ra es­te via­je, Schäfer con­tó con la ayu­da de des­ta­ca­dos miem­bros de la Or­den Ne­gra de las SS. Uno de ellos fue Bruno Be­ger, un con­ven­ci­do an­tro­pó­lo­go nacionalsocialista im­bui­do de las te­sis ra­cia­les del Ter­cer Reich, o di­cho de otra ma­ne­ra: un ex­tre­mis­ta ofus­ca­do con la bús­que­da de los su­per­vi­vien­tes más pu­ros de los arios pri­mi­ge­nios. Otro de sus acom­pa­ñan­tes fue Kart Wie­nert, un pres­ti­gio­so geo­fí­si­co en­car­ga­do de ve­ri­fi­car la con­tro­ver­ti­da teo­ría de la Cos­mo­go­nía Gla­cial, pe­ro tam­bién fue­ron Ernst Krause, en­to­mó­lo­go y fo­tó­gra­fo, y su gran ami­go Ed­mund Geer.

El más in­creí­ble de los via­jes sub­ven­cio­na­dos por la Ahnenerbe y sus acó­li­tos de las SS es­ta­ba lis­to pa­ra co­men­zar. Pe­ro pa­ra ello, sus in­te­gran­tes se tu­vie­ron que so­me­ter a un ri­gu­ro­so pro­gra­ma de pre­pa­ra­ción fí­si­ca y téc­ni­ca, con la in­ten­ción de po­der sor­tear to­dos los pe­li­gros que a buen se­gu­ro se iban a en­con­trar en unas tie­rras ape­nas co­no­ci­das por el hom­bre eu­ro­peo. Co­mo en sus via­jes an­te­rio­res, Schäfer ten­dría que su­pe­rar, nue­va­men­te, to­do ti­po de prue­bas. Una de ellas fue el ri­gor de un me­dio in­hós­pi­to al que nin­guno de sus hom­bres es­ta­ba acos­tum­bra­do. Ade­más, el equi­po se vio en­vuel­to en me­dio de te­rri­bles con­flic­tos ra­cia­les y re­li­gio­sos que a pun­to es­tu­vie­ron de cos­tar­les la vi­da.

CA­MINO HA­CIA EL TÍ­BET

Tras un lar­go tra­yec­to, los ex­plo­ra­do­res lle­ga­ron a la In­dia y allí co­men­za­ron a ul­ti­mar los de­ta­lles pa­ra ini­ciar su mar­cha ha­cia las cum­bres he­la­das del Hi­ma­la­ya. Un día, Schäfer re­ci­bió un te­le­gra­ma en­via­do por la In­dian Of­fi­ce, en el que se le es­pe­ci­fi­ca­ba que se le au­to­ri­za­ba su tras­la­do has­ta la zo­na del Sik­kim, pe­ro las ór­de­nes eran cla­ras: de allí no de­be­rían pa­sar. El Sik­kim era una zo­na mon­ta­ño­sa, bas­tan­te inaccesible, pe­ro al me­nos era una de las re­gio­nes con­si­de­ra­das co­mo una puer­ta de ac­ce­so ha­cia el Tí­bet. Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de po­ner a prue­ba las do­tes in­ves­ti­ga­do­ras de los re­cién lle­ga­dos oc­ci­den­ta­les, y el pri­me­ro en po­ner­se en mar­cha fue el con­tro­ver­ti­do an­tro­pó­lo­go Bruno Be­ger. Con una mez­cla de cu­rio­si­dad y de di­si­mu­la­do re­ce­lo, los au­tóc­to­nos del lu­gar se fue­ron ple­gan­do a los ca­pri­chos de los ale­ma­nes. Con to­do el equi­po pre­pa­ra­do, con las cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas es­pe­ran­do el mo­men­to de in­mor­ta­li­zar a los su­je­tos de es­tu­dio pa­ra sus im­pe­re­ce­de­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, con los ca­li­bra­do­res y apa­ra­tos de me­di­ción a pun­to, Be­ger comenzó a to­mar me­di­das de unos in­di­vi­duos que ni si­quie­ra po­dían com­pren­der los mo­ti­vos de tan ex­tra­ñas prue­bas.

Mien­tras Ber­ger ha­cía de las su­yas, Schäfer ini­ció una nue­va in­ves­ti­ga­ción, orien­ta­da a tra­tar de des­cu­brir qué ha­bía de cier­to en esas an­ti­guas creen­cias que ha­bla­ban de mun­dos sub­te­rrá­neos y de po­de­ro­sos re­yes con los que con­ve­nía se­llar una alianza pa­ra, de es­ta ma­ne­ra, de­rro­tar a las fuer­zas del mal per­so­ni­fi­ca­das en el ju­daís­mo in­ter­na­cio­nal. Aquí, en Eu­ro­pa, la ma­yor par­te de las co­rrien­tes ocul­tis­tas, de las que era fiel cre­yen­te el Reichs­füh­rer Hein­rich Himm­ler, coin­ci­dían en afir­mar que el lu­gar de ori­gen de esos "su­pe­rio­res des­co­no­ci­dos" con los que era ne­ce­sa­rio con­tac­tar era pre­ci­sa­men­te la zo­na del Hi­ma­la­ya, y más con­cre­ta­men­te el la­go Lob Nor, al nor­te del Tí­bet, en las pro­xi­mi­da­des del de­sier­to del Go­bi y al no­roes­te de Chi­na. En su des­tino, Schäfer pu­do es­cu­char an­ti­guas his­to­rias que le ani­ma­ron a se­guir ade­lan­te,

EN 1936, Himm­ler le ofre­ció a Ernst Schäfer la po­si­bi­li­dad de po­ner­se al fren­te de una nue­va ex­pe­di­ción, que te­nía co­mo ob­je­ti­vo pri­mor­dial en­con­trar las hue­llas pri­mi­ge­nias de lo que si­glos atrás ha­bía si­do la ra­za aria.

re­cor­dán­do­le co­no­ci­mien­tos mi­le­na­rios a los que ha­bía po­di­do ac­ce­der al es­tu­diar el pa­sa­do mí­ti­co de la na­ción ale­ma­na. Una y otra vez le con­ta­ron que, mu­chos si­glos atrás, un enor­me ca­ta­clis­mo acon­te­ci­do en la re­gión del Go­bi obli­gó a los sa­bios de una an­ti­gua ci­vi­li­za­ción, po­see­do­res de co­no­ci­mien­tos de ti­po so­bre­na­tu­ral, a esconderse en una se­rie de fan­tás­ti­cas cue­vas sub­te­rrá­neas si­tua­das ba­jo las cum­bres he­la­das del Hi­ma­la­ya. Allí se di­vi­die­ron en dos gru­pos: el pri­me­ro de ellos mar­chó por el "ca­mino de la de­re­cha" has­ta al­can­zar las tie­rras del reino de Agart­ha, mien­tras que el se­gun­do si­guió por el "ca­mino de la iz­quier­da" has­ta la ciu­dad de Shamb­ha­la, ciu­dad de po­der y en don­de re­si­dían es­tos su­pe­rio­res des­co­no­ci­dos de­ten­to­res de un po­der ex­tra­or­di­na­rio.

Era real­men­te in­creí­ble, pe­ro es­tos re­cuer­dos pa­re­cían co­rro­bo­rar las si­nies­tras his­to­rias que por aquel en­ton­ces co­rrían de bo­ca en bo­ca en­tre los in­ves­ti­ga­do­res ale­ma­nes, co­mo Hans F. K. Günt­her, pro­fe­sor de Bruno Be­ger, co­no­ci­do co­mo el Po­pe de la Ra­za, por ser uno de los má­xi­mos teó­ri­cos de la hi­gie­ne ra­cial. Se­gún él, los nór­di­cos arios del no­roes­te eu­ro­peo aban­do­na­ron sus tie­rras des­pués de un ra­di­cal cam­bio cli­má­ti­co, lo que les obli­gó a mar­char ha­cia el su­r­es­te, rum­bo a la le­ja­na Asia. En su ca­mino, es­tos úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de la ra­za su­pe­rior fue­ron de­jan­do hue­llas de su cul­tu­ra al­ta­men­te desa­rro­lla­da, de la que se­ría un buen ejem­plo los círcu­los de pie­dras y los dól­me­nes que aún hoy se pue­den con­tem­plar en las vas­tas lla­nu­ras de la Eu­ro­pa Su­ro­rien­tal. Tam­bién se lle­va­ron con­si­go los fun­da­men­tos de su cien­cia y las ba­ses de su sis­te­ma so­cial per­fec­ta­men­te es­truc­tu­ra­do.

En Orien­te, el aven­tu­re­ro ale­mán, jun­to al res­to de su equi­po, no per­dió la opor­tu­ni­dad de ahon­dar en la le­yen­da, y, por eso, pu­so to­do su em­pe­ño en tra­tar de con­ven­cer al Con­se­jo de Mi­nis­tros ti­be­tano pa­ra que le de­ja­sen ac­ce­der a la ciu­dad sa­gra­da de Lha­sa, y así des­cu­brir nue­vos tes­ti­mo­nios so­bre la lle­ga­da del hom­bre ario has­ta es­tas le­ja­nas la­ti­tu­des, y ras­trear la pre­sen­cia del mí­ti­co reino de Agart­ha ba­jo las ní­veas ci­mas de las mon­ta­ñas sa­gra­das. Lo ma­lo es que, a es­tas alturas, el áni­mo del gru­po ya em­pe­za­ba a de­cli­nar, des­pués de tan­tas se­ma­nas en el Sik­kim es­pe­ran­do la au­to­ri­za­ción pa­ra ini­ciar una odi­sea que les lle­va­se has­ta la ciu­dad má­gi­ca del Tí­bet. Por fin, el per­mi­so del con­se­jo lle­gó, lo que le­van­tó el áni­mo del gru­po, que in­me­dia­ta­men­te se pu­so ma­nos a la obra pa­ra pre­pa­rar el tra­yec­to has­ta la ciu­dad de Gang­tok, en don­de de­bían abas­te­cer­se de pro­vi­sio­nes e ini­ciar el via­je de­fi­ni­ti­vo a Lha­sa. Es­te par­tió el 21 de di­ciem­bre de 1938, des­pués de rea­li­zar un cu­rio­so ri­tual pa­gano al­re­de­dor de una ho­gue­ra pa­ra dar la bien­ve­ni­da al sols­ti­cio de in­vierno mien­tras can­ta­ban can­cio­nes tra­di­cio­na­les de la mi­to­lo­gía ger­má­ni­ca. Des­pués de mu­chos días de via­je, du­ran­te los cua­les pu­die­ron su­mer­gir­se y ahon­dar en la be­lle­za de unas tie­rras nun­ca an­tes vis­tas por nin­gún ale­mán, el gru­po lle­gó a Lha­sa. Era el 19 de enero de 1939, y Schäfer y los su­yos pu­die­ron por fin ac­ce­der a la ciu­dad sa­gra­da, enar­bo­lan­do ban­de­ras mar­ca­das con la esvástica, mien­tras con­tem­pla­ban ma­ra­vi­lla­dos la gran­dio­sa man­sión del Da­lái La­ma: el pa­la­cio de Po­ta­la.

Pa­ra Schäfer ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer­se me­re­ce­dor de la enor­me con­fian­za que al­gu­nos de los más al­tos je­rar­cas del par­ti­do na­zi ha­bían pues­to so­bre él. In­me­dia­ta­men­te, comenzó a fo­to­gra­fiar y a fil­mar to­do lo que iba ocu­rrien­do a su al­re­de­dor,

EL 19 DE ENERO DE 1939, Schäfer y los su­yos pu­die­ron por fin ac­ce­der a la ciu­dad sa­gra­da, enar­bo­lan­do ban­de­ras mar­ca­das con la esvástica, mien­tras con­tem­pla­ban ma­ra­vi­lla­dos la gra­dio­sa man­sión del Da­lái La­ma.

an­sio­so por cap­tar en su esen­cia la na­tu­ra­le­za de un mun­do to­tal­men­te des­co­no­ci­do pa­ra los su­yos. Du­ran­te su es­tan­cia en Lha­sa, tam­bién tu­vo tiem­po de gra­bar la ce­re­mo­nia que anun­cia­ba la lle­ga­da del Año Nue­vo, que­dan­do ma­ra­vi­lla­do an­te el mo­vi­mien­to y el co­lo­ri­do de una se­rie de bai­les ri­tua­les con los que se in­ten­ta­ba re­pro­du­cir la sem­pi­ter­na lu­cha en­tre el bien y el mal. To­do pa­re­cía es­tar de su la­do, por­que los ha­bi­tan­tes de Lha­sa los recibieron con una ines­pe­ra­da hos­pi­ta­li­dad, abrien­do sus ca­sas y sus co­ra­zo­nes an­te to­das las pre­gun­tas con las que los ale­ma­nes em­pe­za­ron a in­da­gar en sus creen­cias mi­le­na­rias pa­ra, de es­ta for­ma, in­ten­tar des­cu­brir al­go más so­bre ese lu­gar ocul­to pa­ra los no ini­cia­dos en los mis­te­rios del Tí­bet, y que él creía for­ma­do por un mun­do sub­te­rrá­neo ha­bi­ta­do por se­res so­bre­na­tu­ra­les.

Ló­gi­ca­men­te, la ma­yor par­te de los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ra­ba es­te mun­do co­mo al­go pu­ra­men­te in­tan­gi­ble. In­tan­gi­ble e inal­can­za­ble por­que a él so­lo se po­día lle­gar con la men­te, des­pués de un ar­duo y com­ple­jo pro­ce­so de me­di­ta­ción. A pe­sar de to­do, mu­chos aven­tu­re­ros se ne­ga­ron a dar­se por ven­ci­dos, en­tre ellos al­gu­nos miem­bros del par­ti­do nacionalsocialista co­mo Ernst Schäfer, em­pe­ña­do en de­mos­trar al mun­do la exis­ten­cia de es­te reino mí­ti­co y la par­te de ver­dad es­con­di­da tras esa apa­sio­nan­te le­yen­da. Pa­ra los miem­bros de la Ahnenerbe ha­bía lle­ga­do el mo­men­to más de­ci­si­vo de un via­je por el que siem­pre se­rían re­cor­da­dos, pe­ro los pla­nes de Hitler mi­ra­ban nue­va­men­te ha­cia otra di­rec­ción. En su afán por do­mi­nar el mun­do, ha­bía or­de­na­do la invasión de Po­lo­nia pa­ra lle­var a Eu­ro­pa ha­cia su pro­pia des­truc­ción. La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se ini­ció el día 1 de sep­tiem­bre de 1939, y es­to obli­gó a Schäfer y a los su­yos a aban­do­nar el Tí­bet apre­su­ra­da­men­te, al ha­ber­se con­ver­ti­do, en tan so­lo unos ins­tan­tes, en unos pe­li­gro­sos enemi­gos del Go­bierno bri­tá­ni­co. La vuel­ta ha­cia su país no fue ni mu­cho me­nos sen­ci­lla, pe­ro al fi­nal ter­mi­na­ron lle­gan­do a Ber­lín pa­ra con­ver­tir­se en los au­tén­ti­cos ído­los de una Alemania en gue­rra.

ERNST SCHÄFER.

LA PRI­ME­RA EX­PE­DI­CIÓN LLE­VA­DA A CA­BO POR MIEM­BROS DE LA AHNENERBE TE­NÍA CO­MO OB­JE­TI­VO EL TÍ­BET.

EX­PE­DI­CIÓN DE LA ALEMANIA NA­ZI AL TÍ­BET.

EL AN­TRO­PÓ­LO­GO NACIONALSOCIALISTA BRUNO BE­GER DU­RAN­TE LA EX­PE­DI­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.