Blitz­krieg, la GUE­RRA RE­LÁM­PA­GO

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

EL 1 DE SEP­TIEM­BRE DE 1939, LA WEHR­MACHT SE LAN­ZÓ SO­BRE PO­LO­NIA, UN HE­CHO QUE SU­PU­SO EL INI­CIO DEL CON­FLIC­TO MÁS MORTÍFERO Y DES­GA­RRA­DOR DE NUES­TRA HIS­TO­RIA. EL EJÉR­CI­TO PO­LA­CO ES­TA­BA AN­TI­CUA­DO, CA­RE­CÍA DE AR­TI­LLE­RÍA Y AVIO­NES DE CA­ZA PA­RA REPELER LA BRU­TAL AGRE­SIÓN DEL EJÉR­CI­TO ALE­MÁN, POR LO QUE NO TAR­DÓ MU­CHO TIEM­PO EN SUCUMBIR AN­TE EL EM­PU­JE DE LAS DI­VI­SIO­NES ACORAZADAS DE HITLER. PA­RA COL­MO DE MA­LES, LOS NA­ZIS Y LOS SOVIÉTIVOS HA­BÍAN FIR­MA­DO UN TRA­TA­DO PRE­VIO QUE PER­MI­TIÓ A STALIN LAN­ZAR­SE SO­BRE EL OES­TE DE PO­LO­NIA A PAR­TIR DEL 17 DE SEP­TIEM­BRE, OBLI­GAN­DO A LOS PO­LA­COS A CAPITULAR EL DÍA 27 DE ES­TE MIS­MO MES.

AN­TE LA DE­MOS­TRA­CIÓN DE FUERZA DE LOS ALE­MA­NES, los fran­ce­ses e in­gle­ses, que fren­te a to­da ló­gi­ca no ha­bían he­cho na­da por for­ta­le­cer su ma­qui­na­ria mi­li­tar en los años pre­vios a la gue­rra (has­ta que ya fue de­ma­sia­do tar­de) se con­ten­ta­ron con la or­ga­ni­za­ción de ope­ra­cio­nes se­cun­da­rias, co­mo tra­tar de cor­tar el su­mi­nis­tro de hie­rro sue­co a los ale­ma­nes me­dian­te la con­quis­ta de Nar­vik, lo que pro­pi­ció la invasión de Di­na­mar­ca y No­rue­ga por par­te de la Alemania na­zi en abril de 1940.

LA CON­QUIS­TA DE EU­RO­PA El pri­mer pa­so pa­ra la con­quis­ta de Eu­ro­pa ya es­ta­ba da­do, pe­ro pa­ra ello an­tes era ne­ce­sa­rio do­ble­gar a la to­do­po­de­ro­sa Fran­cia. Pa­ra en­ten­der el re­sul­ta­do de la gran ba­ta­lla con la que Hitler pre­ten­dió ha­cer reali­dad su sue­ño de de­rro­tar a su gran ri­val y ven­gar­se por las hu­mi­lla­cio­nes im­pues­tas en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, an­tes de­be­mos de en­ten­der cuál era la si­tua­ción ar­ma­men­tís­ti­ca y mi­li­tar de los prin­ci­pa­les con­ten­dien­tes en el con­flic­to.

Des­de an­tes del ini­cio de la gue­rra, los ale­ma­nes ya ha­bían re­gis­tra­do gran­des cam­bios en lo que se re­fie­re a la or­ga­ni­za­ción de las ope­ra­cio­nes bé­li­cas y la tác­ti­ca mi­li­tar. Tan­to Hitler co­mo el Al­to Man­do eran cons­cien­tes de la de­bi­li­dad de la eco­no­mía ger­ma­na pa­ra so­por­tar un con­flic­to de lar­ga du­ra­ción, por lo que di­se­ña­ron un ti­po de gue­rra que de­bía ser con­tun­den­te pe­ro li­mi­ta­do en el tiem­po: la Blitz­krieg o Gue­rra Re­lám­pa­go.

Con es­ta tác­ti­ca se bus­ca­ba al­can­zar un éxi­to rá­pi­do en el cam­po de ba­ta­lla, apo­yán­do­se en la uti­li­za­ción de la tec­no­lo­gía y las nue­vas ar­mas (es­pe­cial­men­te los tan­ques y los avio­nes de com­ba­te), con la idea de pe­ne­trar en el te­rri­to­rio enemi­go, rom­per sus lí­neas y crear con­fu­sión en­tre las uni­da­des enemi­gas que se ve­rían des­bor­da­das des­de el pri­mer mo­men­to del cho­que.

Pues bien, fren­te a es­ta con­cep­ción mo­der­na de la gue­rra, los ejér­ci­tos alia­dos, con Fran­cia a la ca­be­za, in­ter­pre­ta­ron el fu­tu­ro con­flic­to co­mo una me­ra con­ti­nui­dad de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que se ha­bía ba­sa­do en el avan­ce tradicional de la in­fan­te­ría, la lu­cha en trin­che­ras y la for­ti­fi­ca­ción de po­si­cio­nes fi­jas. Por es­te mo­ti­vo, los fran­ce­ses co­me­tie­ron el error de ba­sar su en­tra­ma­do

HITLER era cons­cien­te de la de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca ger­ma­na pa­ra so­por­tar un con­flic­to de lar­ga du­ra­ción, por lo que di­se­ñó un ti­po de gue­rra que de­bía ser con­tun­den­te pe­ro li­mi­ta­da en el tiem­po.

de­fen­si­vo en la cons­truc­ción de la fa­mo­sa Lí­nea Ma­gi­not en la fron­te­ra fran­co-ger­ma­na, la cual fue rá­pi­da­men­te so­bre­pa­sa­da en ma­yo de 1940, unas se­ma­nas an­tes de la caí­da de Fran­cia an­te el em­pu­je del ejér­ci­to ale­mán.

Fren­te a es­ta con­cep­ción an­ti­cua­da de la gue­rra, los alia­dos so­lo pu­die­ron pa­sar a la ofen­si­va cuan­do la gue­rra se alar­gó y em­pe­zó a ha­cer me­lla en el po­ten­cial eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co de Alemania.

Al mar­gen de las tác­ti­cas mi­li­ta­res tam­bién es im­por­tan­te com­pren­der, pa­ra explicar el pos­te­rior de­sa­rro­llo del con­flic­to, el po­ten- cial de los prin­ci­pa­les ejér­ci­tos en sep­tiem­bre de 1939.

LA SOR­PRE­SA ALE­MA­NA

En un prin­ci­pio to­do pa­re­cía in­di­car que Hitler no ten­dría la fuerza ne­ce­sa­ria pa­ra im­po­ner­se a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, ya que, pe­se a su alianza con Stalin, el po­ten­cial hu­mano y eco­nó­mi­co era muy fa­vo­ra­ble pa­ra Fran­cia y Gran Bre­ta­ña.

En lo que res­pec­ta al po­ten­cial mi­li­tar, el ba­lan­ce to­tal en el ca­so de las ma­ri­nas de gue­rra era in­fi­ni­ta­men­te fa­vo­ra­ble pa­ra las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les.

El do­mi­nio del mar es­ta­ba en ma­nos de los oc­ci­den­ta­les, y,

EN UN PRIN­CI­PIO, to­do pa­re­cía in­di­car que Hitler no ten­dría la fuerza ne­ce­sa­ria pa­ra im­po­ner­se a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, ya que, pe­se a su alianza con Stalin, el po­ten­cial eco­nó­mi­co era muy fa­vo­ra­ble pa­ra Fran­cia y Gran Bre­ta­ña.

ade­más, de una for­ma abru­ma­do­ra. En es­te sen­ti­do de­be­mos de en­ten­der la men­ta­li­dad de Hitler, quien ya en el Mein Kampf ha­bía ad­ver­ti­do de la es­ca­sa con­ve­nien­cia de em­bar­car­se en aven­tu­ras co­lo­nia­les y dispu­tar el do­mino del mar a los in­gle­ses, de ahí su in­sis­ten­cia en la ex­pan­sión de Reich por te­rri­to­rio eu­ro­peo, es­pe­cial­men­te en la zo­na orien­tal.

Cuan­do Hitler lle­gó al po­der en 1933 e ini­ció el rear­me del Ter­cer Reich, la ma­ri­na de gue­rra fue la más per­ju­di­ca­da y eso a pe­sar de que a par­tir de 1935, el al­mi­ran­te ale­mán Rae­der ha­bía pre­pa­ra­do un am­bi­cio­so pro­gra­ma de cons­truc­cio­nes na­va­les pa­ra la bo­ta­du­ra de 14 aco­ra­za­dos, 20 cru­ce­ros, 6 por­taa­vio­nes y unos 250 sub­ma­ri­nos... Pe­ro es­te gran pro­yec­to se que­dó en na­da, ya que pa­ra 1939, la Kriegs­ma­ri­ne so­lo con­ta­ba con tres aco­ra­za­dos de bol­si­llo, dos cru­ce­ros pe­sa­dos y unos 60 sub­ma­ri­nos.

En es­ta si­tua­ción, la ma­ri­na ale­ma­na so­lo po­día na­ve­gar li­bre­men­te por el Bál­ti­co, de don­de ape­nas po­día­sa­lir pa­ra to­mar la ini­cia­ti­va has­ta que la pro­duc­ción de sub­ma­ri­nos ale­ma­nes per­mi­tió a Hitler ini­ciar la cam­pa­ña en el Atlán­ti­co. Por si so­la, la Ro­yal Navy bri­tá­ni­ca te­nía la fuerza su­fi­cien­te pa­ra im­po­ner­se a la ale­ma­na y a la

CUAN­DO HITLER LLE­GÓ AL PO­DER en 1933 e ini­ció el rear­me del Ter­cer Reich, la ma­ri­na de gue­rra fue la más per­ju­di­ca­da, y eso a pe­sar de que, a par­tir de 1935, el al­mi­ran­te Rae­der ha­bía pre­pa­ra­do un am­bi­cio­so pro­gra­ma de cons­truc­cio­nes na­va­les.

an­ti­cua­da flo­ta ita­lia­na. En 1939 los in­gle­ses con­ta­ban con 12 aco­ra­za­dos, 67 cru­ce­ros, 7 por­taa­vio­nes, 200 des­truc­to­res y 60 sub­ma­ri­nos.

Mien­tras es­to ocu­rría en el mar, en tie­rra y ai­re los ejér­ci­tos alia­dos es­ta­ban muy le­jos de po­seer la mis­ma su­pe­rio­ri­dad fren­te a los paí­ses del Eje. Es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da fue la si­tua­ción del Ejér­ci­to de Tie­rra bri­tá­ni­co en 1939, pues­to que se en­con­tra­ba prác­ti­ca­men­te en ges­ta­ción y con muy es­ca­sas di­vi­sio­nes in­clu­so pa­ra co­la­bo­rar con Fran­cia an­te un pre­vi­si­ble ata­que ale­mán.

El ca­so de Po­lo­nia, obli­ga­da a ha­cer fren­te al ata­que de la Alemania na­zi y la Unión So­vié­ti­ca, no fue na­da ha­la­güe­ño. Sus 30 di­vi­sio­nes no con­ta­ban con ar­ma­men­to mo­derno y se en­con­tra­ban des­pro­te­gi­das fren­te al po­der aé­reo de los ale­ma­nes, por lo que su re­sis­ten­cia fue ca­si in­via­ble. La si­tua­ción en Fran­cia no fue tan de­ses­pe­ra­da, ya que en 1939 ha­bía lo­gra­do mo­vi­li­zar cer­ca de 90 di­vi­sio­nes pa­ra ha­cer fren­te a las 113 que te­nía una Alemania que se vio obli­ga­da a com­ba­tir en dos fren­tes. El pres­ti­gio del ejér­ci­to fran­cés se­guía sien­do enor­me, pe­ro la reali­dad no pa­re­cía co­rres­pon­der al re­cuer­do de sus gran­des vic­to­rias du­ran­te la Gran Gue­rra.

Co­mo di­ji­mos, los fran­ce­ses in­ter­pre­ta­ron la gue­rra que es­ta­ba a pun­to de

LA MA­RI­NA ALE­MA­NA so­lo po­día na­ve­gar li­bre­men­te por el Bál­ti­co has­ta que la pro­duc­ción de sub­ma­ri­nos ale­ma­nes per­mi­tió a Hitler ini­ciar la cam­pa­ña en el Atlán­ti­co.

es­ta­llar co­mo lo ha­bían he­cho en 1914, por eso, tan­to su in­fan­te­ría co­mo la ar­ti­lle­ría, se en­con­tra­ban en una si­tua­ción bas­tan­te acep­ta­ble, pe­ro el gran pro­ble­ma, ade­más de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer fren­te a la gue­rra mo­der­na que pro­po­nían los ale­ma­nes, ra­di­ca­ba en la es­ca­sez de tan­ques –unos 1.770–, y su de­fi­cien­te uti­li­za­ción al em­plear­los co­mo com­ple­men­to de la in­fan­te­ría y con una fi­na­li­dad de­fen­si­va.

LA LU­CHA EN LOS CIE­LOS En cuan­to al Wehr­macht, pa­ra 1939 con­ta­ban con 2.600.000 hom­bres y unos 3.200 tan­ques. Fren­te a la su­pe­rio­ri­dad na­val de los alia­dos y el cier­to equi­li­brio en los ejér­ci­tos te­rres­tres, la lu­cha por el do­mi­nio de los cie­los pa­re­cía que pron­to cae­ría en ma­nos de los ale­ma­nes.

Des­pués de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos más acu­cian­tes de Alemania, Hitler lle­vó a ca­bo un nue­vo plan eco­nó­mi­co ba­sa­do en la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras y el de­sa­rro­llo de la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca pa­ra do­tar el Reich de un po­de­ro­so ejér­ci­to con el que im­po­ner su au­to­ri­dad en el con­ti­nen­te eu­ro­peo. Pa­ra el dic­ta­dor ale­mán, la gran prio­ri­dad fue la Luft­waf­fe, tan­to que el ejér­ci­to del ai­re ale­mán se be­ne­fi­ció de un pre­su­pues­to ili­mi­ta­do has­ta tal pun­to que en 1939 ya con­ta­ba con unos 4.000 avio­nes, en­tre ellos un mi­llar de ca­zas, 1.800 bom­bar­de­ros y unos 450 Stu­kas (bom­bar­de­ros en pi­ca­do). El úni­co pro­ble­ma pa­ra Alemania era la es­ca­sez de bom­bar­de­ros es­tra­té­gi­cos de lar­go al­can­ce, por lo que al prin­ci­pio de la gue­rra Gran Bre­ta­ña era prác­ti­ca­men­te inal­can­za­ble. A to­dos es­tos avio­nes le de­be­mos de su­mar los 1.600 apa­ra­tos que te­nían al prin­ci­pio de la gue­rra los ita­lia­nos, aun­que ca­si to­dos ellos de una ca­li­dad in­fe­rior de­bi­do a su an­ti­güe­dad.

En Fran­cia, la cri­sis eco­nó­mi­ca y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca tu­vie­ron unos efec­tos de­mo­le­do­res so­bre la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca, es­pe­cial­men­te en la cons­truc­ción de avio­nes. Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, bas­ta ad­ver­tir que en 1939 los avio­nes de ca­za fran­ce­ses aún no se cons­truían en se­rie e in­clu­so no exis­tía un mo­de­lo pa­ra la ela­bo­ra­ción de un bom­bar­de­ro li­ge­ro ni en pi­ca­do. Se­gún las ac­tas de la Di­rec­ción del Ma­te­rial Aé­reo Mi­li­tar, el 3 de sep­tiem­bre de 1939 Fran­cia con­ta­ba con 1.157 ca­zas y 175 bom­bar­de­ros, pe­ro muy po­cos dis­po­nían de los per­fec­cio­na­mien­tos téc­ni­cos que sí te­nían los avio­nes ale­ma­nes: hé­li­ce de pa­so va­ria­ble, mo­tor com­pre­sor, ra­dio y tren de ate­rri­za­je es­ca­mo­ta­ble. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra los alia­dos, In­gla­te­rra sí que su­po an­ti­ci­par­se al pe­li­gro ale­mán e ini­ció pron­to un pro­gra­ma de mo­der­ni­za­ción de sus fuer­zas aé­reas que fue­ron, pre­ci­sa­men­te, las que lo­gra­rían de­rro­tar por pri­me­ra vez a Hitler.

To­das las car­tas ya es­ta­ban so­bre la me­sa; la su­pe­rio­ri­dad ar­ma­men­tís­ti­ca de Alemania no era tan evi­den­te co­mo pa­ra ase­gu­rar­se una vic­to­ria rá­pi­da so­bre sus enemi­gos. Po­si­ble­men­te Hitler so­pe­só la po­si­bi­li­dad de que las dé­bi­les de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les ter­mi­na­sen acep­tan­do un acuer­do de paz des­pués de la fá­cil vic­to­ria so­bre Po­lo­nia. La reali­dad fue bien dis­tin­ta.

TRO­PAS ALE­MA­NAS EN­TRAN­DO EN PO­LO­NIA EN SEP­TIEM­BRE DE 1939 EN LA LLA­MA­DA GUE­RRA RE­LÁM­PA­GO DE HITLER.

TAN­QUES ALE­MA­NES EN SEP­TIEM­BRE DE 1939, CRU­ZAN­DO UN RÍO EN TE­RRI­TO­RIO PO­LA­CO.

NA­CI­MIEN­TO, FRA­CA­SO Y MUER­TE DE LA LÍ­NEA MA­GI­NOT, LA FOR­TA­LE­ZA IN­FI­NI­TA DE FRAN­CIA CON­TRA LA INVASIÓN NA­ZI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.