Los pre­cur­so­res ideo­ló­gi­cos del TER­CER REICH

EL NA­ZIS­MO FUE, SIN DU­DA, UNO DE LOS MO­VI­MIEN­TOS PO­LÍ­TI­CO-IDEO­LÓ­GI­COS MÁS FUNESTOS PA­RA LA HIS­TO­RIA DE LA HU­MA­NI­DAD. PE­RO ¿DE DÓN­DE NA­CIÓ SU CRE­DO DE PEN­SA­MIEN­TO? ES­TAS SON LAS TEO­RÍAS IDEOLÓGICAS QUE SIR­VIE­RON DE GER­MEN PA­RA SU DE­SA­RRO­LLO.

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

TAS EL FI­NAL DE LA SEGUND A GUE­RRA MUN­DIAL, LOS HIS­TO­RIA­DO­RES SE VIE­RON EN LA NE­CE­SI­DAD DE DE- BA­TIR SO­BRE LOS MO­TI­VOS QUE TU­VIE­RON LOS ALE­MA­NES PA­RA ABRA­ZAR­SE A LA CAU­SA DE UN RÉ­GI­MEN QUE AL FI­NAL LES EM­PU­JÓ HAS­TA SU PRO­PIA DES­TRUC­CIÓN. En­tre las cau­sas que pro­vo­ca­ron el as­cen­so del Par­ti­do Nacionalsocialista Ale­mán de los Tra­ba­ja­do­res has­ta el po­der, po­de­mos dis­tin­guir una do­ble ver­tien­te. Los más pres­ti­gio­sos es­tu­dio­sos del ré­gi­men na­zi pa­re­cen po­ner­se de acuer­do a la ho­ra de des­ta­car la si­tua­ción de de­bi­li­dad de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar co­mo uno de los fac­to­res más determinantes pa­ra pro­vo­car el triun­fo del na­zis­mo. Tam­bién cen­tran su aten­ción en las con­se­cuen­cias de la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial des­en­ca­de­na­da en oc­tu­bre de 1929 en Es­ta­dos Uni­dos. Es­to, uni­do a la de­bi­li­dad de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, fue apro­ve­cha­do por nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra al­zar­se en el po­der en un mo­men­to, en el que em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar di­ver­sos mo­vi­mien­tos ex­tre­mis­tas que al fi­nal lo­gra­ron im­po­ner una ideo­lo­gía. Es­tos mez­cla­ban los de­li­rios na­cio­na­lis­tas de cor­te ra­cis­ta con los prin­ci­pios pro­pios del pan­ger­ma­nis­mo ale­mán de fi­na­les del si­glo XIX de ti­po eso­té­ri­co e irra­cio­nal.

NUE­VAS PRO­ME­SAS

La si­tua­ción pa­re­cía per­fec­ta pa­ra el triun­fo de es­te ti­po de doc­tri­nas en

LOS HIS­TO­RIA­DO­RES des­ta­can la si­tua­ción de de­bi­li­dad de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar co­mo uno de los fac­to­res determinantes pa­ra pro­vo­car el triun­fo del na­zis­mo.

los paí­ses eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te en Alemania, hun­di­da en una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca y de va­lo­res des­de el fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Sus ciu­da­da­nos ya no iban a creer en las pro­me­sas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y, por lo tan­to, de­ci­die­ron arro­jar­se a los bra­zos de unos nue­vos par­ti­dos que les pro­me­tie­ron, en­tre otras co­sas, ter­mi­nar con las in­jus­tas im­po­si­cio­nes con las que los paí­ses ven­ce­do­res de la gue­rra ha­bían hu­mi­lla­do a los ale­ma­nes des­pués de la ca­pi­tu­la­ción del Reich. Por el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, Alemania era obli­ga­da a ce­der una par­te im­por­tan­te de su te­rri­to­rio, a pa­gar fuer­tes in­dem­ni­za­cio­nes de gue­rra y a re­du­cir drás­ti­ca­men­te el ta­ma­ño de su ejér­ci­to.

En es­te con­tex­to, la al­ta bur­gue­sía ale­ma­na tu­vo un pa­pel fun­da­men­tal a la ho­ra de sub­ven­cio­nar al par­ti­do na­zi pa­ra lu­char con­tra una pre­vi­si­ble re­vo­lu­ción so­cial cu­yas con­se­cuen­cias se mos­tra­ban ne­fas­tas pa­ra sus pro­pios in­tere­ses.

TEO­RÍAS RA­CIA­LES

Al mar­gen de es­ta in­ter­pre­ta­ción, el es­tu­dio del na­zis­mo tie­ne otra ver­tien­te que aún no ha si­do ana­li­za­da en pro­fun­di­dad, aun­que, afor­tu­na­da­men­te, son ca­da vez más los his­to­ria­do­res que cen­tran su aten­ción en es­ta nue­va reali­dad.

To­das es­tas ideas y el re­cha­zo al ra­cio­na­lis­mo y los va­lo­res tí­pi­cos de lo que ha­bía si­do la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal de ba­se hu­ma­nis­ta e ilus­tra­da em­pe­za­ron a ges­tar­se en el si­glo XIX, en el que ve­mos apa­re­cer una se­rie de au­to­res de cor­te na­cio­na­lis­ta y de­fen­so­res de de­li­ran­tes teo­rías ra­cia­les.

Uno de es­tos pre­cur­so­res se­ría el aris­tó­cra­ta fran­cés Art­hur de Go­bi­neau, de­fen­sor de la ne­ce­si­dad de que las cla­ses di­ri­gen­tes es­tu­vie­sen

EL RE­CHA­ZO AL RA­CIO­NA­LIS­MO y los va­lo­res tí­pi­cos de lo que ha­bía si­do la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal de ba­se hu­ma­nis­ta e ilus­tra­da em­pe­za­ron a ges­tar­se en el si­glo XIX.

in­te­gra­das por miem­bros de la ra­za aria pa­ra im­po­ner su vo­lun­tad so­bre la gen­te co­mún y, se­gún él, me­nos vá­li­da.

Pos­te­rior­men­te, Houston Ste­wart Chamberlain, un pen­sa­dor bri­tá­ni­co na­cio­na­li­za­do ale­mán por su con­ven­ci­mien­to de que los arios iban a ga­nar la fu­tu­ra gue­rra con la que se iba a di­ri­mir el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, im­pul­só al­gu­na de las teo­rías del pan­ger­ma­nis­mo con gran in­fluen­cia so­bre el na­cio­nal­so­cia­lis­mo. En Los fun­da­men­tos del si­glo XIX, de­fen­día la con­ve­nien­cia de con­ser­var los va­lo­res de la cul­tu­ra ale­ma­na a par­tir de una de­ci­di­da lu­cha con­tra to­dos los ele­men­tos ex­tra­ños y aje­nos a la cul­tu­ra tradicional de la na­ción ger­ma­na.

Otros de los pen­sa­do­res uni­dos in­te­lec­tual­men­te al na­cio­na­lis­mo ex­tre­mis­ta ale­mán fue Ben­ja­min Kidd (18581916), un so­ció­lo­go bri­tá­ni­co au­tor de una obra, So­cial Evo­lu­tion, de 1894, con enor­me re­per­cu­sión en­tre los gru­pos na­cio­na­lis­tas völ­kisch de prin­ci-

pios del si­glo XX. En su li­bro de­fien­de el mi­li­ta­ris­mo y la cul­tu­ra de la gue­rra co­mo úni­ca for­ma de en­sal­zar los va­lo­res y la su­pe­rio­ri­dad del ser hu­mano.

Los gru­pos ul­tra­na­cio­na­lis­tas ale­ma­nes se apro­ve­cha­ron, de igual for­ma, de los es­tu­dios de lin­güís­ti­ca com­pa­ra­da rea­li­za­dos por Ja­mes Par­sons o sir Wi­lliam Jo­nes, por los que se es­ta­ble­cían nu­me­ro­sas afi­ni­da­des en­tre di­ver­sas len­guas muy ale­ja­das las unas de las otras, des­de Eu­ro­pa has­ta la In­dia, lo que les lle­vó a in­tro­du­cir el tér­mino de ario pa­ra de­fi­nir a aque­llos que ha­bla­ban un de­ter­mi­na­do ti­po de len­gua de ori­gen in­dio. Nue­vos lingüistas vi­nie­ron a re­for­zar es­tas teo­rías des­cu­brien­do nue­vas si­mi­li­tu­des en­tre el ale­mán y el sáns­cri­to, por lo que Frie­drich Schle­gel plan­teó la po­si­bi­li­dad de que los ale­ma­nes pro­ce­die­sen de los re­mo­tos valles del Hi­ma­la­ya. En su de­li­ran­te obra En­sa­yo so­bre la len­gua y la sa­bi­du­ría de los

in­dios, pu­bli­ca­da en 1808, es­te fi­ló­so­fo y poe­ta ale­mán, uno de los pa­dres del Ro­man­ti­cis­mo, ase­gu­ró que en tiem­pos pa­sa­dos los arios fue­ron una gran na­ción com­pues­ta por cul­ti­va­dos sa­cer­do­tes y no­bles gue­rre­ros que ha­bían vi­vi­do en las mon­ta­ñas del Tí­bet, pe­ro en un de­ter­mi­na­do mo­men­to, sin sa­ber muy bien los mo­ti­vos, se vie­ron obli­ga­dos a emi­grar, al­gu­nos ha­cia la In­dia y otros ha­cia el oes­te, has­ta lle­gar a Es­can­di­na­via y Alemania.

Más tar­de, el fi­ló­lo­go ale­mán Theo­dor Ben­fey pro­pu­so una nue­va teo­ría que con­si­de­ra­mos fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der las pos­te­rio­res ex­pe­di­cio­nes que lle­va­ron a ca­bo los ex­plo­ra­do­res de Hitler ha­cia las tie­rras del Tí­bet, con la in­ten­ción de en­con­trar las hue­llas per­di­das de es­ta ra­za aria. Se­gún es­te pro­fe­sor de sáns­cri­to y gra­má­ti­ca com­pa­ra­ti­va, los pri­me­ros arios no pro­ce­de­rían del Hi­ma­la­ya, sino del nor­te de Eu­ro­pa. Es­to, in­du­da­ble­men­te, fue del agra­do de los gru­pos ul­tra­na­cio­na­lis­tas völ­kisch, cu­ya con­cep­ción del hom­bre ario co­mo un in­di­vi­duo al­to, ru­bio, es­bel­to y de ojos azu­les se amol­da­ba me­jor a la creen­cia de su ori­gen nór­di­co. Des­de las tie­rras de Es­can­di­na­via, los arios ha­brían mar­cha­do ha­cia el es­te lle­van­do con­si­go su cul­tu­ra pa­ra lle­gar a la In­dia, don­de, mu­cho tiem­po des­pués, los ar­queó­lo­gos na­zis pre­ten­die­ron en­con­trar la prue­ba ma­te­rial que jus­ti­fi­ca­se es­ta creen­cia.

LOS IDEÓ­LO­GOS DEL RÉ­GI­MEN

Es­te pen­sa­mien­to no sur­gió de la na­da, sino que se fue fra­guan­do po­co a po­co, a fue­go len­to, du­ran­te lar­gos años co­mo con­se­cuen­cia de la apa­ri­ción de una se­rie de gru­pos y so­cie­da­des, cu­ya in­fluen­cia en los ideó­lo­gos del mo­vi­mien­to na­zi fue de­ci­si­va pa­ra ge­ne­rar es­te ex­tra­ño corpus de creen­cias cu­yas re­per­cu­sio­nes re­sul­ta­ron de­mo­le­do­ras. ¿Quié­nes fue­ron es­tos per­so­na­jes que tan­to fas­ci­na­ron a Hitler y a los men­to­res del na­cio­nal­so­cia­lis­mo?

El des­pia­da­do an­ti­se­mi­tis­mo del ré­gi­men na­zi es­tu­vo pre­ce­di­do por una se­rie de per­so­na­jes que pre­ten­die­ron mez­clar el ra­cis­mo y el eso­te­ris­mo pa­ra alum­brar una nue­va reali­dad que to­mó for­ma du­ran­te el Ter­cer Reich. Es­te con­jun­to de ex­tra­va­gan­tes ideas po­de­mos

AL­GU­NOS LINGÜISTAS apo­ya­ron la teo­ría de que exis­tían si­mi­li­tu­des en­tre el ale­mán y el sáns­cri­to, por lo que Frie­drich Schle­gel plan­teó la po­si­bi­li­dad de que los ale­ma­nes pro­ce­die­sen del Hi­ma­la­ya.

in­cluir­las den­tro de lo que co­no­ce­mos co­mo ario­so­fía o ar­ma­nis­mo, un sis­te­ma ideo­ló­gi­co de­fen­di­do por au­to­res co­mo Gui­do von List, los cua­les tu­vie­ron un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en el re­sur­gi­mien­to del pa­ga­nis­mo germano y las tra­di­cio­nes ocul­tis­tas re­la­cio­na­das con el ro­man­ti­cis­mo ale­mán.

Gui­do von List fue un es­cri­tor de ca­rác­ter ex­cén­tri­co del que se cuen­ta que en 1862, cuan­do so­lo te­nía ca­tor­ce años de edad, ex­pe­ri­men­tó una vi­sión sor­pren­den­te, al con­tem­plar al mis­mí­si­mo dios gue­rre­ro Wo­tan mien­tras es­ta­ba en el in­te­rior de la ca­te­dral de San Es­te­ban. Ló­gi­ca­men­te, y más aún des­pués de tan fa­bu­lo­sa epi­fa­nía, Von List se con­vir­tió en un au­tén­ti­co de­vo­to de la di­vi­ni­dad ger­ma­na y, por lo tan­to, en fuen­te de ins­pi­ra­ción del pa­ga­nis­mo na­zi, an­ti­ca­tó­li­co y antisemita. List es­tu­dió pe­rio­dis­mo, lo que le per­mi­tió pu­bli­car en re­vis­tas de mar­ca­do ca­rác­ter na­cio­na­lis­ta co­mo Neue Welt (Nue­vo Mun­do) o en Hei­mat (Pa­tria), en las que em­pe­zó a dar mues­tras de su es­qui­zoi­de per­so­na­li­dad.

Po­co a po­co su fa­ma de ex­tra­va­gan­te fue au­men­tan­do en­tre los gru­pos ale­ma­nes más ul­tra­con­ser­va­do­res de fi­na­les del si­glo XIX. En 1902, tu­vo una nue­va vi­sión, mien­tras se re­cu­pe­ra­ba de una ce­gue­ra tem­po­ral pro­vo­ca­da por una ope­ra­ción de ca­ta­ra­tas, por la que com­pren­dió la au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za de las ru­nas ger­má­ni­cas, a par­tir de las cua­les pre­ten­dió re­cons­truir una su­pues­ta len­gua pri­mi­ge­nia hablada por los au­tén­ti­cos arios. To­do ello se tra­du­jo en el plan­tea­mien­to de una teo­ría so­bre la exis­ten­cia, en un pa­sa­do re­mo­to, de una es­pe­cie de ra­za ger­ma­na, los ar­ma­nos, asom­bro­sa­men­te in­te­li­gen­tes y es­pi­ri­tua­les, pe­ro que se ha­bía co­rrom­pi­do con el pa­so del tiem­po.

Es­ta es la idea que desa­rro­lla en El se­cre­to de las ru­nas, una obra aco­gi­da con gran acep­ta­ción por los völ­kisch. La ma­yor par­te de los cien­tí­fi­cos, his­to­ria­do­res y fi­ló­so­fos ale­ma­nes de prin­ci­pios del si­glo XX con­si­de­ra­ron el pen­sa­mien­to del vi­sio­na­rio co­mo el re­sul­ta­do de los des­va­ríos de una men­te en­fer­ma, aun­que nin­guno de ellos pu­do ima­gi­nar có­mo al­gu­nos de los dis­pa­ra­tes que an­ti­ci­pó pu­die­ron

EL DES­PIA­DA­DO AN­TI­SE­MI­TIS­MO del ré­gi­men na­zi es­tu­vo pre­ce­di­do por una se­rie de per­so­na­jes que pre­ten­die­ron mez­clar el ra­cis­mo y el eso­te­ris­mo.

lle­gar a con­ver­tir­se en reali­dad. No en vano, la idea de recuperar la ra­za sa­gra­da de los ar­ma­nos pa­sa­ba, se­gún List, por eli­mi­nar fí­si­ca­men­te a los con­si­de­ra­dos in­fra­hu­ma­nos, es­pe­cial­men­te a los ju­díos, al­go que co­mo com­pren­de­rá el lec­tor fue muy bien aco­gi­do por los fun­da­do­res del par­ti­do na­zi, es­pe­cial­men­te por los SS.

Otro de los re­fe­ren­tes bá­si­cos a la ho­ra de in­ten­tar es­ta­ble­cer los orí­ge­nes ocul­tos del Ter­cer Reich y de la te­mi­ble Ahnenerbe fue Jörg Lanz von Lie­ben­fels. Dis­cí­pu­lo de Gui­do von List, Adolf Jo­sef Lanz, co­mo en un prin­ci­pio se lla­mó, fue un fer­vien­te de­fen­sor de la ario­so­fía y las teo­rías ra­cia­les vinculadas al na­cio­na­lis­mo pan­ger­ma­nis­ta ale­mán. De su in­fan­cia es po­co lo que sa­be­mos, tan so­lo que pa­só seis lar­gos años in­ter­na­do en el mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se de Georg. Allí pro­fun­di­zó en su co­no­ci­mien­to del An­ti­guo Tes­ta­men­to, pe­ro de una for­ma muy per­so­nal y con­tra­ria a los prin­ci­pios que in­fruc­tuo­sa­men­te tra­ta­ron de in­cul­car­le sus su­pe­rio­res, quie­nes no tu­vie­ron otro re­me­dio

más que ex­pul­sar al dís­co­lo monje por sus con­ti­nuos ac­tos po­co acor­des con la as­cé­ti­ca vi­da mo­na­cal.

Tras su bre­ve ex­pe­rien­cia al ser­vi­cio de la Igle­sia, se re­in­cor­po­ró a su nue­va vi­da lai­ca pa­ra asom­brar a to­dos los que le ro­dea­ban por su ex­tra­va­gan­cia. El si­nies­tro ra­di­ca­lis­mo de Lie­ben­fels le lle­vó a ase­gu­rar que Cris­to fue un ini­cia­do ario lle­ga­do al mun­do pa­ra com­ba­tir con­tra las fuer­zas del mal aglu­ti­na­das en torno a la si­na­go­ga. En su lo­cu­ra no du­dó en afir­mar su pro­pio li­na­je aris­to­crá­ti­co, del que por su­pues­to nun­ca ofre­ció prue­bas, al de­cir que él era, ni más ni me­nos, que el des­cen­dien­te di­rec­to de Jac­ques de Mo­lay, úl­ti­mo gran maes­tre de la Or­den del Tem­ple. Sus des­ca­be­lla­das ideas tu­vie­ron un cier­to éxi­to, por­que en 1905 fun­dó la re­vis­ta Os­ta­ra, de la que fue úni­co au­tor y edi­tor, y que se­gún él tu­vo una gran acep­ta­ción por­que lle­gó a con­tar con más de 100.000 sus­crip­to­res, en­tre los que pu­die­ron es­tar Hitler y Die­trich Ec­kart. Pos­te­rior­men­te, en 1907, crea la Or­den de los Nue­vos Tem­pla­rios, en don­de se

pre­co­ni­za­ba la su­pe­rio­ri­dad di­vi­na de la ra­za aria has­ta unos ex­tre­mos in­con­ce­bi­bles, al pro­po­ner en­tre otras co­sas la es­te­ri­li­za­ción y la muer­te por ina­ni­ción en los cam­pos de con­cen­tra­ción pa­ra to­dos los gru­pos hu­ma­nos con­si­de­ra­dos in­fe­rio­res. Pa­sa­do el tiem­po, y coin­ci­dien­do con el au­men­to de po­der del par­ti­do na­zi en Alemania, Von Lie­ben­fels qui­so ju­gar a ca­ba­llo ga­na­dor, tra­tan­do de pos­tu­lar­se co­mo uno de los pre­cur­so­res ideo­ló­gi­cos del mo­vi­mien­to y del pro­pio Hitler.

Jörg Lanz von Lie­ben­fels mu­rió en abril de 1954, nue­ve años des­pués del fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Su sue­ño de ver có­mo se al­za­ban en el po­der los úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de la ra­za aria se des­va­ne­ció cuan­do los ejér­ci­tos alia­dos en­tra­ron en Alemania en 1945. Lie­ben­fels mar­chó en­ton­ces ha­cia Aus­tria, y allí es­pe­ró el mo­men­to de su muer­te sin de­jar de va­na­glo­riar­se por ha­ber in­flui­do po­de­ro­sa­men­te en el ge­no­ci­dio del pue­blo ju­dío que su­pu­so la muer­te de más de seis mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que Von Lie­ben­fels no con­si­de­ra­ba co­mo tal.

ADOLF HITLER.

HOUSTON STE­WART CHAMBERLAIN.

AL­BERT SPEER, UN AR­QUI­TEC­TO Y PO­LÍ­TI­CO ALE­MÁN, PRO­VE­NIEN­TE DE UNA FA­MI­LIA DE AR­QUI­TEC­TOS DE LA AL­TA BUR­GUE­SÍA Y UNO DE LOS MÁS DES­TA­CA­DOS JE­RAR­CAS DEL TER­CER REICH.

GUI­DO VON LIST.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.