NA­CIO­NA­LIS­MO PU­RO

Clio Seleccion - - BIOGRAFÍA HITLER -

El na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do y ex­clu­yen­te, pre­sen­te en Alemania y otros es­ta­dos eu­ro­peos, se ha­bía con­ver­ti­do en un ele­men­to ca­ta­li­za­dor del des­con­ten­to so­cial an­te las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Des­de el pun­to de vis­ta fi­lo­só­fi­co se ha­bía im­pues­to en Eu­ro­pa una co­rrien­te de pen­sa­mien­to que re­cha­za­ba el ra­cio­na­lis­mo de ti­po ilus­tra­do, si­guien­do la obra de au­to­res co­mo Scho­pen­hauer o Nietzs­che.

En es­te con­tex­to pre­bé­li­co tam­bién ob­ser­va­mos una vi­sión pe­si­mis­ta de la so­cie­dad que se re­fle­ja en au­to­res co­mo Os­car Wil­de y en el de­sa­rro­llo de nue­vas teo­rías co­mo el dar­wi­nis­mo so­cial, que de­fien­den la su­per­vi­ven­cia del más fuer­te pa­ra explicar la evo­lu­ción de las es­truc­tu­ras hu­ma­nas. Exis­te tam­bién una crí­ti­ca a los va­lo­res del li­be­ra­lis­mo bur­gués por con­si­de­rar­lo res­pon­sa­ble de to­das las ca­la­mi­da­des su­fri­das en el con­ti­nen­te des­de fi­na­les del si­glo XIX. Es en es­te con­tex­to tan po­co pro­cli­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia de las de­mo­cra­cias, cuan­do Hitler de­ci­dió arro­jar­se al va­cío e ini­ciar la con­quis­ta de Eu­ro­pa a par­tir del 1 de sep­tiem­bre de 1939.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.