EL DIS­CÍ­PU­LO DE "OS­TA­RA"

Clio Seleccion - - IDEOLOGÍA EL ORIGEN NAZI -

EN UN NUE­VO NÚ­ME­RO DE LA RE­VIS­TA OS­TA­RA DE 1927, Lanz von Lie­ben­fels lle­gó a afir­mar: "Se de­be re­cor­dar que los mo­vi­mien­tos de la esvástica y fas­cis­tas son bá­si­ca­men­te desa­rro­lla­do­res la­te­ra­les de las ideas de Os­ta­ra". En 1932 Jörg Lanz von Lie­ben­fels re­dac­tó una car­ta a un ami­go en la que trans­mi­tía es­tas pa­la­bras: "Hitler es uno de nues­tros dis­cí­pu­los… al­gún día com­pro­ba­rá us­ted que él, y no­so­tros a tra­vés de él, triun­fa­re­mos y crea­re­mos un mo­vi­mien­to que ha­rá tem­blar al mun­do". La­men­ta­ble­men­te, es­tas pro­fé­ti­cas vi­sio­nes ter­mi­na­ron con­vir­tién­do­se en reali­dad. En 1933, Hitler lle­gó al po­der en una Alemania en don­de la cri­sis eco­nó­mi­ca y la de­bi­li­dad de las de­mo­cra­cias tra­di­cio­na­les ha­bían da­do alas a es­te nue­vo ti­po de par­ti­dos de cor­te ex­tre­mis­ta. Du­ran­te do­ce años, los na­zis hi­cie­ron tem­blar al mun­do, co­mo con­se­cuen­cia del ini­cio de la más mor­tí­fe­ra de las gue­rras que al fi­nal pro­vo­có la muer­te de unos se­ten­ta mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos. La gue­rra fue pa­ra los na­zis y los de­fen­so­res del ra­cis­mo la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra lle­var a ca­bo la eli­mi­na­ción de las ra­zas in­fe­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.