OPE­RA­CIÓN VALKIRIA

Clio Seleccion - - DECLIVE EL FINAL DE HITLER -

EL 20 DE JULIO DE 1944, UN HÉ­ROE DE GUE­RRA DEL EJÉR­CI­TO ALE­MÁN, el co­ro­nel Claus von Stauf­fen­berg pro­ta­go­ni­zó el atentado que más cer­ca es­tu­vo de ter­mi­nar con Hitler. Ese día, el Führer ce­le­bra­ba una reunión en el in­te­rior de una sa­la si­tua­da en el cuar­tel ge­ne­ral de Ras­ten­burg, la Gua­ri­da del Lo­bo. Mien­tras se ce­le­bra­ba la reunión, Stauf­fen­berg lo­gró in­tro­du­cir un pe­que­ño ma­le­tín con una bom­ba en su in­te­rior y lo de­po­si­tó de­ba­jo de la me­sa de ma­pas, a es­ca­sa distancia de don­de se en­con­tra­ba Hitler, pa­ra pos­te­rior­men­te sa­lir lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble y re­gre­sar en avión a Ber­lín pa­ra po­ner en mar­cha Valkiria. En es­ta oca­sión el des­tino del dic­ta­dor ale­mán pa­re­cía se­lla­do, pe­ro una vez más la ca­sua­li­dad vol­vió a aliar­se con él, por­que unos se­gun­dos an­tes de que la bom­ba es­ta­lla­se uno de los asis­ten­tes apar­tó el ma­le­tín unos cen­tí­me­tros y lo pu­so tras una grue­sa pa­ta de madera. La pa­ta de la me­sa ac­tuó co­mo in­me­jo­ra­ble pan­ta­lla pro­tec­to­ra, per­mi­tien­do que tras la explosión Hitler so­lo su­frie­se unas he­ri­das su­per­fi­cia­les. Pro­ba­ble­men­te la Pro­vi­den­cia ju­ga­ba a su fa­vor, pe­ro de po­co le sir­vió pa­ra fre­nar el de­ci­di­do avan­ce de los ejér­ci­tos alia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.