Prue­ba

Volks­wa­gen T-Roc Sport 2.0 TDI

Coche Actual - - SUMARIO - MI­GUEL GARCÍA-VIDAL mgar­cia-vidal@mpib.es / FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

No so­lo una ca­ra bo­ni­ta. Lu­ce una atrac­ti­va ima­gen que en es­ta uni­dad com­bi­na con buen di­na­mis­mo y eco­no­mía de uso.

Con la misma pla­ta­for­ma MQB del Ti­guan, que le aven­ta­ja en 26 cm en lon­gi­tud, y la del Golf, que tam­bién es 3 cm ma­yor, el T-Roc se si­túa como un SUV com­pac­to de ai­re de­por­ti­vo en­fo­ca­do a un pú­bli­co jo­ven o como se­gun­do co­che fa­mi­liar, ya que por de­ba­jo, en bre­ve, se com­ple­ta­rá la ga­ma con el T-Cross; un SUV del seg­men­to B, con la pla­ta­for­ma MQB A0 del Po­lo. Al­go que no re­sul­ta ba­la­dí, pues apar­te de su ma­yor plan­ta so­bre el sue­lo, es­to le per­mi­te be­ne­fi­ciar­se de ma­yor car­ga tec­no­ló­gi­ca, con la trac­ción to­tal 4Mo­tion o la amor­ti­gua­ción pi­lo­ta­da DCC.

Su ca­rro­ce­ría po­ten­cia una za­ga des­cen­den­te, aun­que no tan­to como pa­re­ce por el di­se­ño de su pi­lar C, lo que no con­di­cio­na su ha­bi­ta­bi­li­dad. No en vano, al igual que en sus más di­rec­tos ri­va­les, se pue­den aco­mo­dar cua­tro adul­tos con sol­ven­cia, es­pe­cial­men­te por sus ex­ce­len­tes an­chu­ra y al­tu­ra. El ma­le­te­ro, en cam­bio, no tiene gran ca­pa­ci­dad; só­lo 325 li­tros, fren­te a los 460 de los trac­ción de­lan­te­ra y sin el equi­po de au­dio «Sound Pack». Su in­te­rior ex­hi­be una pan­ta­lla tác­til de 8” en la con­so­la cen­tral, de rá­pi­da res­pues­ta y grá­fi­cos de gran ca­li­dad, que en es­ta ver­sión se com­ple­ta con la ins­tru­men­ta­ción di­gi­tal. No con­ven­ce la pre­sen­cia de tan­to plás­ti­co du­ro, por mu­cho que la gran mol­du­ra del sal­pi­ca­de­ro se pue­da es­co­ger en va­ria­das

to­na­li­da­des, pe­ro sí los remates y en­ca­jes de las dis­tin­tas pie­zas de un in­te­rior pla­ga­do de detalles prác­ti­cos.

En mar­cha se sien­te ágil y, a pe­sar del aca­ba­do Sport, mues­tra un gran equi­li­brio en­tre con­fort y efi­ca­cia; con li­ge­ros ba­lan­ceos en cur­va. Se sien­te aplo­ma­do, con un tren de­lan­te­ro pre­ci­so si no se fuer­za en ex­ce­so la ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va. El mo­tor TDI de 150 CV apor­ta un buen ni­vel de pres­ta­cio­nes y ba­jos con­su­mos, pe­ro no se sien­te de­por­ti­vo, so­bre to­do por­que le fal­ta fue­lle a al­to ré­gi­men. Don­de se sien­te más po­de­ro­so es a me­dio, pe­ro sin fla­quear aba­jo, siem­pre bien apo­ya­do por un ra­pi­dí­si­mo cam­bio DSG que só­lo pa­re­ce tener cam­po de me­jo­ra en cuan­to a sua­vi­dad, pues pa­ra el res­to de si­tua­cio­nes con­ven­ce ple­na­men­te.

Des­de es­te dial se ma­ne­jan los dis­tin­tos mo­dos de con­duc­ción en fun­ción de la su­per­fi­cie por la que cir­cu­la­mos: As­fal­to, Nie­ve, Of­froad y Of­froad In­di­vi­dual.

La ins­tru­men­ta­ción di­gi­tal con­fi­gu­ra­ble for­ma par­te de la do­ta­ción de se­rie, al igual que los asien­tos de­por­ti­vos, que apor­tan tan­to ma­yor su­je­ción como con­fort. El ma­le­te­ro, por ta­ma­ño y for­mas, es como el de un uti­li­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.