Un me­dio de trans­por­te im­pa­ra­ble EL CRE­CI­MIEN­TO PAU­LA­TINO DE

Coche Actual - - TE INTERESA -

las ciu­da­des y las ca­da vez más ha­bi­tua­les res­tric­cio­nes que apli­can los ayun­ta­mien­tos de va­rias ciu­da­des por los ele­va­dos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción han traí­do con­si­go tam­bién una mi­gra­ción de los usua­rios ha­cia mo­dos de trans­por­te al­ter­na­ti­vos al co­che. La bi­ci­cle­ta ha si­do uno de ellos, ga­nan­do te­rreno y pro­ta­go­nis­mo en el pai­sa­je ur­bano, a lo que tam­bién ha ayu­da­do la apa­ri­ción de fór­mu­las co­mo el «bi­cis­ha­ring» o la bi­ci­cle­ta com­par­ti­da. La pre­sen­cia de la bi­ci­cle­ta en las ca­lles de cual­quier ciu­dad es im­pa­ra­ble. Pe­ro, al igual que su­ce­de con los pea­to­nes, los ci­clis­tas son uno de los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­bles en la ciu­dad.

Aun­que gran par­te de los ci­clis­tas fa­lle­ci­dos en accidente de trá­fi­co se con­ta­bi­li­zan en vías in­ter­ur­ba­nas (a ma­yor ve­lo­ci­dad, peo­res con­se­cuen­cias), los ac­ci­den­tes se pro­du­cen en su ma­yo­ría en vías ur­ba­nas (el 74 por cien­to). En 2016 fa­lle­cie­ron 17 ci­clis­tas más en vías ur­ba­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.