Prue­ba

Maz­da 6 2.0 Sk­yac­tiv-G 145

Coche Actual - - SUMARIO - PA­BLO MA­LLO pma­llo@mpib.es / FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

Equi­pa­mien­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Maz­da siem­pre ha se­gui­do su pro­pio ca­mino a la ho­ra de plan­tear so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. Sus me­cá­ni­cas de ga­so­li­na, por ejem­plo, no son tur­boa­li­men­ta­das, sino que em­plean un con­trol muy pre­ci­so de la com­bus­tión pa­ra man­te­ner ba­jos los con­su­mos, con­ser­van­do una ci­lin­dra­da re­la­ti­va­men­te al­ta. A pe­sar del al­to agra­do de uso que pro­por­cio­na, con es­te pro­pul­sor de 145 CV es ne­ce­sa­rio ha­cer un fre­cuen­te uso del cam­bio, no só­lo por no ir so­bra­do de par mo­tor, sino so­bre to­do por­que cuen­ta con unos desa­rro­llos prác­ti­ca­men­te de dié­sel, pa­ra con­se­guir con­su­mos muy ajus­ta­dos.

El com­por­ta­mien­to apues­ta acer­ta­da­men­te por el con­fort de mar­cha, con unos ta­ra­dos de sus­pen­sión re­la­ti­va­men­te sua­ves y una di­rec­ción bas­tan­te asis­ti­da. De­bi­do a la li­ge­re­za del con­jun­to (1.498 kg se­gún nues­tra bás­cu­la, que es una ex­ce­len­te ci­fra pa­ra un co­che de su ta­ma­ño) es po­si­ble abor­dar las cur­vas a muy buen rit­mo sin nin­gún pro­ble­ma, con reac­cio­nes no­bles y pre­de­ci­bles, y una pre­ci­sión al lí­mi­te más que acep­ta­ble sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a una pues­ta a pun­to más fir­me. Pi­sa bien y obe­de­ce fiel­men­te nues­tras ór­de­nes, sea cual sea el ti­po de con­duc­ción que ha­ga­mos, aun­que no bus­ca sen­sa­cio­nes es­pe­cial­men­te di­rec­tas

ni cam­bios de apo­yo sú­per in­me­dia­tos. Con to­do, se sien­te ágil y li­ge­ro, con un eje tra­se­ro que, una vez apo­ya­do, re­don­dea los gi­ros sin lle­gar a des­li­zar, y es­te ex­tra de di­na­mis­mo ha­ce que pa­rez­ca un co­che más pe­que­ño de lo que es en reali­dad, aun sien­do de los más gran­des y con ma­yor dis­tan­cia en­tre ejes de su cla­se. En la zo­na pró­xi­ma al lí­mi­te de ad­he­ren­cia apa­re­ce cier­ta de­ri­va de los neu­má­ti­cos a mo­do de avi­so, pe­ro aún que­da mar­gen de aga­rre, ade­más la elec­tró­ni­ca man­tie­ne to­do en su si­tio y pro­por­cio­na una ele­va­da sen­sa­ción de con­trol. To­do es­to se com­bi­na con un muy buen tac­to de to­dos sus man­dos, que res­pon­den en ca­da mo­men­to de ma­ne­ra pre­ci­sa y co­mo te es­pe­ras, apor­tan­do pla­cer de con­duc­ción.

De se­rie lle­va Head-Up Dis­play (aho­ra pro­yec­ta­do di­rec­ta­men­te so­bre el pa­ra­bri­sas), cá­ma­ras pe­ri­fé­ri­cas, asien­tos eléc­tri­cos ven­ti­la­dos y ca­le­fac­ta­dos, equi­po de so­ni­do Bo­se, fa­ros ma­tri­cia­les led, lla­ve in­te­li­gen­te, na­ve­ga­dor y mu­chos asis­ten­tes. El pues­to de con­duc­ción es muy en­vol­ven­te. La zo­na cen­tral del cua­dro de ins­tru­men­tos es di­gi­tal, eso sí, de di­se­ño clá­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.