Fre­sas: dul­ces y sa­nas

Unas fru­tas ju­go­sas y nu­tri­ti­vas que es­tán es­te mes de ple­na tem­po­ra­da.

Cocina Diez - - Producto A Examen - REA­LI­ZA­CIÓN: EU­GE­NIA ESCOBEDO. FO­TOS: AN­GÉ­LI­CA HE­RAS. TEX­TO: MAR SAN­TA­MA­RÍA.

U na fru­ta sa­bro­sa que apor­ta vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les con muy po­cas ca­lo­rías y que aho­ra que es­tá en ple­na tem­po­ra­da se cue­la en nues­tros me­nús dia­rios. Ha­bla­mos con Hu­go Ve­la, ex­per­to en cul­ti­vo eco­ló­gi­co de unas fre­sas de al­ta ca­li­dad muy apre­cia­das por los gran­des chefs. ¿Fre­sas o fre­so­nes?

◗ Nos cuen­ta Hu­go Ve­la que es­ta dis­tin­ción só­lo exis­te en Es­pa­ña. Aun­que bo­tá­ni­ca­men­te sí hay una di­fe­ren­cia de es­pe­cies, en la fru­ta so­lo se dis­tin­guen en cues­tión de ta­ma­ño, pro­duc­ti­vi­dad de la plan­ta, sa­bor y aro­ma. Por la hi­bri­da­ción se es­tán con­si­guien­do que los fre­so­nes se pa­rez­can ca­da vez más a las fre­sas, y ya se em­pie­za a ha­blar de va­rie­da­des gour­met. La fre­sa Ma­ra de Bois.

◗ Es una va­rie­dad pro­pia de la fin­ca Mon­ja­ra­ma. Tie­ne un sa­bor a fre­sa del bos­que pe­ro con ma­yor ta­ma­ño. Es muy aro­má­ti­ca y gus­ta­ti­va y lle­ga a la me­sa tan so­lo tres días des­pués de ha­ber si­do co­se­cha­da. Al ser "pu­ro azú­car" no ne­ce­si­ta con­di­men­tos, aun­que se pue­de to­mar con zu­mo de na­ran­ja o un he­la­do suave de vai­ni­lla. Tam­bién se sue­le utli­zar pa­ra ela­bo­rar sor­be­tes o coulis por la in­ten­si­dad de su aro­ma.

El fre­són sel­va.

◗ De ma­yor ta­ma­ño y me­nos sa­bor que la fre­sa, aguan­ta más tiem­po en per­fec­tas con­di­cio­nes una vez que se ha co­se­cha­do. Es más car­no­so y más re­sis­ten­te al ca­lor, por lo que re­sul­ta per­fec­to pa­ra ela­bo­ra­cio­nes de re­pos­te­ría, sal­sas...

El fre­són Char­lot­te.

◗ Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas es "el fre­són que quie­re ser fre­sa": más aro­má­ti­co que el res­to de los fre­so­nes pe­ro no tan car­no­so. Re­sul­ta ideal pa­ra pre­pa­rar mer­me­la­das. Cul­ti­vos eco­ló­gi­cos.

◗ Al ser la fre­sa una fru­ta sin cás­ca­ra, es­tá más ex­pues­ta a agen­tes ex­ter­nos, por lo que los con­tro­les a los que se so­me­ten los cul­ti­vos eco­ló­gi­cos son una ga­ran­tía al con­su­mi­dor. Ade­más, el sa­bor de una fre­sa eco­ló­gi­ca es muy di­fe­ren­te al de una fre­sa de cul­ti­vo tra­di­cio­nal.

En su pun­to jus­to.

◗ Pa­ra sa­ber que una fre­sa es­tá ma­du­ra, hay que ver que las ho­jas se des­pe­guen de la fru­ta. Y hay que co­mer­las "al re­vés" de co­mo lo ha­ce­mos, de­jan­do pa­ra el fi­nal la punta que es más dul­ce.

IN­FO. Las fre­sas sil­ves­tres o del

bos­que son fru­tas pe­que­ñas, muy aro­má­ti­cas y dul­ces, aun­que al­go me­nos ju­go­sas que otras va­rie­da­des.

Hu­go Ve­la, ge­ren­te de Fin­ca

Mon­ja­ra­ma; ex­plo­ta­ción agrí­co­la de­di­ca­da al cul­ti­vo eco­ló­gi­co. C. Vie­jo de Ba­ra­jas s/n. San Sebastián de los Re­yes. Ma­drid. Tel: 916 527 441. www.mon­ja­ra­ma.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.