Car­ne de cer­do, la car­ne blan­ca más ri­ca

La ca­li­dad y el buen sa­bor del lo­mo de cer­do, de las chu­le­tas, del so­lo­mi­llo… no pue­den fal­tar en tu me­sa.

Cocina Diez - - Publi-Información -

P re­sen­te en nues­tra gas­tro­no­mía des­de tiem­pos re­mo­tos, la car­ne de cer­do es una gran des­co­no­ci­da. Po­cos sa­ben que es la alia­da per­fec­ta pa­ra gran­des y pe­que­ños por sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les y que es un ali­men­to im­pres­cin­di­ble den­tro de una die­ta sa­na, va­ria­da y equi­li­bra­da. ¿Por qué? Por­que nues­tra car­ne blan­ca más sa­bro­sa es fuen­te de pro­teí­nas y su gra­sa se lo­ca­li­za jus­to de­ba­jo de la piel y re­sul­ta fá­cil eli­mi­nar­la.

Ideal pa­ra to­dos

Gra­cias a sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, el por­cino blan­co y sus ela­bo­ra­dos se adap­tan a las ne­ce­si­da­des de ca­da eta­pa de la vi­da. En el ca­so de los más pe­que­ños de la ca­sa, el lo­mo de cer­do es una gran op­ción: les apor­ta las pro­teí­nas (que ne­ce­si­tan pa­ra el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo de sus hue­sos) y gran can­ti­dad de mi­ne­ra­les co­mo el zinc, el fós­fo­ro y el po­ta­sio y vi­ta­mi­nas del gru­po B (B , B , B y B ).

1 3 6 12 Tam­bién de­ben in­cluir en su menú el lo­mo de cer­do los es­tu­dian­tes (pues su zinc po­ten­cia la fun­ción cog­ni­ti­va) y los de­por­tis­tas (su po­ta­sio con­tri­bu­ye al nor­mal fun­cio­na­mien­to de los múscu­los). El lo­mo de por­cino blan­co es ideal pa­ra los adul­tos, ya que tie­ne un bajo con­te­ni­do en gra­sas sa­tu­ra­das y fa­vo­re­ce unos ni­ve­les nor­ma­les de co­les­te­rol san­guí­neo. La car­ne de cer­do no de­be fal­tar en tu cocina, es una de las más com­ple­tas. ¡Buen pro­ve­cho!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.