Su tex­tu­ra ater­cio­pe­la­da

Cocina Diez - - Producto A Examen -

y su lla­ma­ti­va for­ma ha­cen que las flo­res de ca­la­ba­cín re­sul­ten to­do un man­jar en el pla­to. Só­lo hay que la­var­las bien pa­ra po­der con­su­mir­las, pe­ro co­mo son muy de­li­ca­das, hay que pre­pa­rar­las el día que se com­pran (no se pue­den con­ser­var más de 24 ho­ras). Es­tas flo­res pue­den to­mar­se sen­ci­lla­men­te re­bo­za­das y fri­tas, pe­ro que­dan ex­qui­si­tas si las re­lle­nas con una cre­ma ela­bo­ra­da con ri­co­ta, ajo, al­baha­ca, zu­mo de li­món, sal y pi­mien­ta, y las re­bo­zas en una mez­cla de ha­ri­na de tem­pu­ra y agua he­la­da an­tes de freír­las en acei­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.