Las sar­di­nas: gran­des alia­das

Cocina Diez - - Trucos Nutrición - COOR­DI­NA­CIÓN: VE­RÓ­NI­CA BA­RRA­DO. FOTOS: GETTY IMA­GES.

In­cluí­da den­tro del gru­po de los pes­ca­dos azu­les, la sar­di­na se ca­rac­te­ri­za por sus nu­me­ro­sas ven­ta­jas nu­tri­cio­na­les. La me­jor épo­ca pa­ra consumirla es en­tre los me­ses de mayo y oc­tu­bre.

Fuente de sa­lud. Lo más ca­rac­te­rís­ti­co es su al­to con­te­ni­do de Ome­ga 3, que ayu­da a re­gu­lar los al­tos ni­ve­les de c oles­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos evi­tan­do do­len­cias car­día­cas. Fa­vo­re­ce la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, ideal pa­ra una piel sa­na, y es un an­ti­in­fla­ma­to­rio na­tu­ral. Apor­ta cal­cio, vi­ta­mi­na D y fós­fo­ro, esen­cial pa­ra nues­tros hue­sos y dien­tes. Per­fec­ta pa­ra em­ba­ra­za­das y ma­dres lac­tan­tes por la gran do­sis de vi­ta­mi­na B12.

En la co­ci­na. Lo más ha­bi­tual es dis­fru­tar de unas sar­di­nas fri­tas, pe­ro tam­bién se pue­den ha­cer a la plan­cha o asa­das. Otras op­cio­nes más ori­gi­na­les, son ma­ri­na­das o en sal­sas, pa­ra pas­tas y gui­sos, don­de apor­ta­rán sa­bor, sin des­ta­car de­ma­sia­do.

IN­FO. En la ne­ve­ra, ta­pa el pes­ca­do con un pa­ño hú­me­do, así evi­ta­rás po­si­bles bac­te­rias ade­más de los ma­los olo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.