Las vi­ta­mi­nas del ve­rano

Cocina Diez - - Producto Del Mes - REA­LI­ZA­CIÓN/FO­TOS: NURIA SE­RRANO. COOR­DI­NA­CIÓN: SIL­VIA CRIA­DO.

La san­día y el me­lón son dos de las fru­tas más con­su­mi­das de la épo­ca es­ti­val. Si­gue le­yen­do y des­cu­bri­rás sus cua­li­da­des, ca­rac­te­rís­ti­cas y va­rie­da­des. ¡Mmm!

San­día y me­lón son los pro­duc­tos es­tre­lla del ve­rano por­que, ade­más de ser re­fres­can­tes y li­ge­ros, su sa­bor dul­ce ha­ce que gus­ten a ma­yo­res y pe­que­ños. Su al­to con­te­ni­do en agua, mul­ti­pli­ca sus cua­li­da­des hi­dran­tan­tes y an­ti­oxi­dan­tes. Muy ba­jos en ca­lo­rías, la san­día apor­ta 20 por ca­da 100 gra­mos, y el me­lón, 52, y tam­bién apor­tan mu­chas vi­ta­mi­nas, so­bre to­do be­ta­ca­ro­te­nos. És­tas son las más con­su­mi­das.

San­día

◗ Ne­gra. Las di­ploi­des o con se­mi­llas son las cul­ti­va­das tra­di­cio­nal­men­te. Se­gún la for­ma, pue­den ser re­don­das, co­mo la ne­gra, o alar­ga­das. Su cor­te­za es ver­de os­cu­ra o ne­gra. Co­mo cu­rio­si­dad, hay una va­rie­dad, la den­su­ke, que pro­vie­ne de Hok­kai­do, una is­la de Japón, y un ejem­plar pue­de cos­tar 200 eu­ros. ◗ Mi­ni. Es una san­día ra­ya­da con mi­cro­se­mi­lla en el fru­to y se­mi­llas to­tal­men­te co­mes­ti­bles. Su pe­so os­ci­la en­tre 2 y 3 kgs.

◗ Ra­ya­da. Es­tas va­rie­da­des tie­nen unas se­mi­llas tier­nas y muy blan­das, de co­lor blan­co, que se pue­den comer. Su cor­te­za es ver­de cla­ra, con rayas más cla­ras, y en­tre sus ti­pos des­ta­ca la "rei­na de co­ra­zo­nes".

Me­lón

◗ Ama­ri­llo. De as­cen­den­cia per­sa, es el más pa­re­ci­do al "piel de sa­po" por su sa­bor y as­pec­to. Se ca­rac­te­ri­za por su pul­pa dul­ce y su tex­tu­ra cru­jien­te y su fir­me­za ga­ran­ti­za una bue­na

IN­FO. El me­lón ver­de o ho­ney­dew es­tá dis­po­ni­ble to­do el año y es­tá muy ri­co en fres­co co­mo ma­ce­do­nia o en­sa­la­da. con­ser­va­ción. Su sa­bor es li­ge­ra­men­te dul­ce con un to­que pi­can­te. Ideal pa­ra so­pas frías y en­sa­la­das.

Cantalupo.

◗ Tam­bién co­no­ci­do co­mo "me­lón fran­cés", tie­ne una piel fi­na con ve­tas lon­gi­tu­di­na­les. Su pul­pa es de co­lor anaran­ja­do y, pa­ra sa­ber que es­tá a pun­to pa­ra comer, su aro­ma de­be ser de­li­ca­do y dul­ce. Per­fec­to co­mo in­gre­dien­te pa­ra be­bi­das o acom­pa­ña­do con al­men­dras y ave­lla­nas.

◗ Ga­lia. Es un cru­ce en­tre cantalupo y ho­ney­dew. Pe­que­ño y es­fé­ri­co, no so­bre­pa­sa el ki­lo de pe­so. De sa­bor dul­ce, su car­ne se des­ha­ce en la bo­ca pe­ro se ablan­da rá­pi­do.

Piel de sa­po. Ori­gi­na­rio ◗ de Tur­quía, se ca­rac­te­ri­za por su for­ma ova­la­da. Es de ta­ma­ño me­dio, con cor­te­za ver­de te­nue y mo­tea­do en ne­gro. Su car­ne es de co­lor blan­co y de tex­tu­ra cru­jien­te, y com­bi­na muy bien en pos­tres y tar­tas.

Ma­nual de ins­truc­cio­nes

Pa­ra va­ciar una san­día, cor­ta su par­te su­pe­rior. Con la ayu­da de una cu­cha­ra gran­de, ve des­car­gan­do su in­te­rior. Una vez va­cía, lím­pia­la ba­jo el gri­fo y úsa­la co­mo re­ci­pien­te pa­ra en­sa­la­das o cóc­te­les. ¡Tro­pi­cal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.