La co­ci­na Orien­tal se ca­rac­te­ri­za por em­plear una gran va­rie­dad de sal­sas y es­pe­cias.

Cocina Vegetariana Extra - - SALSAS Y ESPECIAS -

Al­gu­nas de las ellas, ade­más de ha­cer más agra­da­ble el sa­bor de los ali­men­tos, cum­plen otras fun­cio­nes im­por­tan­tes. De he­cho la me­di­ci­na Ayur­ve­da de la In­dia, país que nos ofre­ce la ma­yor ga­ma de es­pe­cias, las in­cor­po­ra en mu­chos de sus remedios y pla­tos tra­di­cio­na­les.

Por ejem­plo, las de sa­bor pi­can­te, muy uti­li­za­das en to­das las re­gio­nes cá­li­das del Su­r­es­te asiá­ti­co, con­tri­bu­yen a re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral a tra­vés de la su­do­ra­ción y a de­sin­fec­tar el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Es­ta ac­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra pre­ve­nir la pro­li­fe­ra­ción de pa­rá­si­tos y bac­te­rias fren­te a las in­fec­cio­nes in­tes­ti­na­les, muy fre­cuen­tes en es­tos cli­mas.

El pi­can­te se uti­li­za tam­bién en la gas­tro­no­mía chi­na, mien­tras que en la ja­po­ne­sa pre­do­mi­na el sa­la­do, aun­que el wa­sa­bi y el jen­gi­bre, ca­rac­te­rís­ti­cos de es­ta úl­ti­ma y tam­bién pi­can­tes, se uti­li­zan pa­ra con­tra­rres­tar los riesgos que con­lle­va la in­ges­ta de pes­ca­do cru­do.

La sal­sa de so­ja, ade­más de real­zar el sa­bor de los ali­men­tos, fa­ci­li­ta su di­ges­tión. El curry, la cayena, el jen­gi­bre y la ca­ne­la tie­nen pro­pie­da­des ca­lo­rí­fi­cas, an­ti­dia­rrei­cas y an­ti­in­fla­ma­to­rias. En la die­to­te­ra­pia chi­na, con­di­cio­na­da por la teo­ría de los cin­co ele­men­tos, se con­si­de­ra que la ali­men­ta­ción es­tá equi­li­bra­da y com­ple­ta cuan­do es­tán pre­sen­tes los cin­co sa­bo­res: el áci­do, el dul­ce, el pi­can­te, el sa­la­do y el amar­go. Des­de es­te pun­to de vis­ta, el ex­ce­so o la ca­ren­cia de uno de ellos, pro­vo­ca des­equi­li­brios ali­men­ta- rios, an­te­sa­la de mu­chas en­fer­me­da­des. Ca­da uno por se­pa­ra­do, tie­ne tro­pis­mo por un ór­gano: el áci­do va al hí­ga­do, el amar­go al co­ra­zón, el dul­ce al ba­zo, el pi­can­te a los pul­mo­nes y el sa­la­do a los ri­ño­nes. Asi­mis­mo ca­da sa­bor tie­ne una ac­ción de­ter­mi­na­da, ya sea ape­ri­ti­va, as­trin­gen­te, su­do­rí­fi­ca, di­ges­ti­va o hi­dra­tan­te. Las sal­sas y las es­pe­cias son una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra que to­dos es­tos sa­bo­res es­tén pre­sen­tes en la ali­men­ta­ción, con los be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos que ello su­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.