La na­tu­ra­le­za tér­mi­ca Yin-Yang de los ali­men­tos

Cocina Vegetariana Extra - - FUNDAMENTOS -

n el si­glo V a.C. el mé­di­co grie­go Hi­pó­cra­tes re­co­no­ció el po­der cu­ra­ti­vo de los ali­men­tos, con­cep­to que ex­pre­só en su ce­le­bre fra­se “Que tu me­di­ci­na sea tu ali­men­to y el ali­men­to tu me­di­ci­na”. Hi­pó­cra­tes des­cu­brió que los se­res hu­ma­nos con­ta­mos con una fuer­za vi­tal ( Vis Me­di­ca­trix Na­tu­rae) y que es­ta, fren­te a un es­ta­do de en­fer­me­dad, im­pul­sa al or­ga­nis­mo a res­ta­ble­cer por si so­lo la sa­lud. Es­te sa­bio y re­vo­lu­cio­na­rio mé­di­co am­plió los pre­ca­rios co­no­ci­mien­tos de la me­di­ci­na de su tiem­po con su vi­sión ho­lís­ti­ca del hom­bre. Creó las ba­ses de la me­di­ci­na na­tu­ris­ta que a lo lar­go de los años ha ido en­ri­que­cién­do­se gra­cias a la apor­ta­ción de co­rrien­tes como el hi­gie­nis­mo, en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX y de en­se­ñan­zas de gran­des per­so­na­jes como el sa­cer­do­te ale­mán Se­bas­tian Kneipp (1821-1897) y el mé­di­co, tam­bién ale­mán, Ch­ris­toph Wil­helm Hu­fe­land (17621836), quie­nes desa­rro­lla­ron la hi­dro­te­ra­pia y las cu­ras ter­ma­les. Pre­ci­sa­men­te Hu­fe­land en su obra “El ar­te de pro­lon­gar la vida hu­ma­na”, men­cio­na por pri­me­ra vez el ter­mino Ma­cro­bió­ti­ca.

Sin em­bar­go, la Ma­cro­bió­ti­ca tal y como la co­no­ce­mos hoy, se ini­cia a prin­ci­pios del si­glo XX, y es­te mé­ri­to co­rres­pon­de al mé­di­co del ejer­ci­to ja­po­nés Sa­gen Is­hi­zu­ka (1850-1910), el cual re­co­gió el le­ga­do de es­tos gran­des per­so­na­jes, in­te­gró dis­ci­pli­nas y co­rrien­tes na­tu­ris­tas eu­ro­peas con el Taoís­mo y la Me­di­ci­na Orien­tal, las in­ter­pre­tó a su ma­ne­ra y creó es­te sis­te­ma de cu­ra­ción que con­sis­tía en re­cu­pe­rar o man­te­ner la sa­lud a tra­vés del equi­li­brio en­tre la ener­gía Yin y Yang de los ali­men­tos.

El pi­lar de es­te mé­to­do era la die­ta, ba­sa­da en cin­co prin­ci­pios, que po­dría­mos re­su­mir así: Un as­pec­to im­por­tan­te in­cor­po­ra­do a la Ma­cro­bió­ti­ca ac­tual, es el efec­to tér­mi­co que los ali­men­tos pro­du­cen en el or­ga­nis­mo, in­de­pen­dien­te­men­te de la tem­pe­ra­tu­ra a la que se con­su­man.

Hi­pó­cra­tes ya cla­si­fi­có los ali­men­tos en fríos o ca­lien­tes, hi­dra­tan­tes o se­can­tes, con­cep­to re­con­du­ci­ble a la po­la­ri­dad Yin y Yang uti­li­za­da en el Taoís­mo chino. De he­cho en la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal China se cla­si­fi­can los ali-

1º. La alimentación es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar.

2º. El equi­li­brio en­tre so­dio y po­ta­sio, mi­ne­ra­les an­ta­gó­ni­cos y com­ple­men­ta­rios, es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Se­gún pre­do­mi­ne uno u otro, se de­ter­mi­na el ca­rác­ter Yin o Yang de los ali­men­tos.

3º. Los ce­rea­les de­ben ser la ba­se de la alimentación.

4º. Los ali­men­tos de­ben ser in­te­gra­les, na­tu­ra­les y no pro­ce­sa­dos. men­tos en fríos, fres­cos, neu­tros, tem­pla­dos o ca­lien­tes.

Los ali­men­tos fríos y fres­cos son con­si­de­ra­dos más Yin, po­la­ri­dad re­la­cio­na­da con los lí­qui­dos or­gá­ni­cos, con pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes y re­fres­can­tes. En cam­bio los ali­men­to de na­tu­ra­le­za ca­lien­te y tibia se con­si­de­ran más Yang, po­la­ri­dad re­la­cio­na­da con la ener­gía, con pro­pie­da­des se­can­tes y ca­lo­rí­fi­cas.

5º. Se re­co­mien­da con­su­mir ali­men­tos de pro­duc­ción lo­cal y de tem­po­ra­da.

Is­hi­zu­ka se de­di­có a la apli­ca­ción clí­ni­ca y a la di­vul­ga­ción de di­cho sis­te­ma, con­quis­tan­do la con­fian­za de sus pa­cien­tes y de mu­chos se­gui­do­res, al­gu­nos de los cua­les con­tri­bu­ye­ron a la di­fu­sión de es­ta dis­ci­pli­na fue­ra de Ja­pón. Ca­si al fi­nal de su ca­rre­ra es­cri­bió dos li­bros en los que reunió los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos a lo lar­go de su vida: La teo­ría quí­mi­ca de la lon­ge­vi­dad (1896) y Die­ta pa­ra la sa­lud (1898).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.