Ener­gía en es­ta­do pu­ro

Se­ca, fres­ca, re­lle­na, de co­lo­res... la pas­ta nos pro­por­cio­na mu­chí­si­ma ener­gía y es un ali­men­to bá­si­co de cual­quier die­ta equi­li­bra­da. Su va­rie­dad es enor­me, no lle­va ca­si na­da de gra­sa y gus­ta a gran­des y pe­que­ños. ¿Qué más se pue­de pe­dir?

Cocina Vegetariana Extra - - SUMARIO -

Ener­gía

en es­ta­do pu­ro

La pas­ta es el pro­duc­to ob­te­ni­do por deseca­ción de una ma­sa no fer­men­ta­da ela­bo­ra­da por sé­mo­las, se­mo­li­nas o ha­ri­nas pro­ce­den­tes del trigo du­ro, se­mi­du­ro o blan­do y mez­cla­das con agua. En otras pa­la­bras, los in­gre­dien­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra pre­pa­rar la pas­ta son el agua y, por lo ge­ne­ral, la sé­mo­la de trigo du­ro. ¿Y por qué es me­jor que sea du­ro, el trigo? Pues por­que la ha­ri­na que se ob­tie­ne de és­te per­mi­te con­se­guir pas­ta de ca­li­dad su­pe­rior y con más glu­ten. Es­to es así por­que pa­ra con- se­guir es­ta ha­ri­na só­lo se em­plea una par­te del grano del ce­real, el en­dos­per­mo, ri­co en al­mi­dón y glu­ten, lo que le con­fie­re una ma­yor ca­pa­ci­dad de mol­dea­do.

Más nu­trien­tes

He­mos co­men­ta­do los in­gre­dien­tes bá­si­cos pa­ra pre­pa­rar la pas­ta, pe­ro hay otros que son op­cio­na­les y que pro­por­cio­nan múl­ti­ples ma­ti­ces de sa­bor y de cua­li­da­des nu­tri­ti­vas. Por ejem­plo, hay pas­tas que lle­van hue­vo, que apor­ta con­sis­ten­cia y ener­gía; ver­du­ras, que en­ri­que­cen el pro­duc­to en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les; su­ple­men­tos pro­teí­ni­cos, co­mo la ha­ri­na de so­ja o la le­che des­na­ta­da en pol­vo (son las de­no­mi­na­das pas­tas for­ti­fi­ca­das); su­ple­men­tos de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, que co­rres­pon­den con las pas­tas en­ri­que­ci­das, y pue­den ser de com­ple­men­tos na­tu­ra­les, co­mo la le­va­du­ra de cer­ve­za o pre­pa­ra­dos es­pe­cia­les, co­mo la vi­ta­mi­na B, aun­que dis­mi­nu­yen con la coc­ción. Las pas­tas in­te­gra­les, al igual que el arroz, con­tie­nen más fi­bra.

Pu­ra ener­gía

El va­lor nu­tri­ti­vo de la pas­ta de­pen­de de la com­po­si­ción de la ha­ri­na ini­cial, o lo que es lo mis­mo, de su gra­do de ex­trac­ción. A ma­yor por­cen­ta­je de ex­trac­ción,

ma­yor con­te­ni­do en fi­bra, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

Por otro la­do, si las pas­tas son re­lle­nas o en­ri­que­ci­das, el va­lor nu­tri­ti­vo au­men­ta en fun­ción del ali­men­to in­cor­po­ra­do (ver­du­ras, le­che, hue­vo...). Pe­ro lo que nos pro­por­cio­na esa ener­gía des­pués de un buen pla­to de pas­ta es, sin du­da, la gran can­ti­dad de hi­dra­tos de car­bono que con­tie­nen.

Es por es­te mo­ti­vo que se de­ben con­su­mir con cier­ta pre­cau­ción en las die­tas pa­ra per­der pe­so y en per­so­nas dia­bé­ti­cas. La pas­ta en sí mis­ma es po­bre en gra­sas, aun­que pa­ra que es­te ni­vel con­ti­núe sien­do ba­jo, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la ela­bo­ra­ción del pla­to. Por ejem­plo, unos ma­ca­rro­nes co­ci­dos con sal­sa de to­ma­te no con­tie­nen ape­nas gra­sa, pe­ro si les aña­di­mos car­ne, que­so o man­te­qui­lla, la co­sa cam­bia.

En otras pa­la­bras, el tru­co es to­mar de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes y ade­cua­das a ca­da per­so­na so­bre los me­jo­res in­gre­dien­tes pa­ra acom­pa­ñar es­te ali­men­to. Su di­ges­ti­bi­li­dad es óp­ti­ma y aún más en las pas­tas co­mu­nes, aun­que hay que pro­cu­rar de­gus­tar­la en su pun­to, pues si es­tá ex­ce­si­va­men­te co­ci­da re­sul­ta me­nos di­ge­ri­ble.

Pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les

Exis­te una acu­mu­la­ción cons­tan­te y cre­cien­te de prue­bas cien­tí­fi­cas que de­mues­tran la sa­lu­bri­dad de la pas­ta y de los pla­tos de pas­ta com­bi­na­dos con otros in­gre­dien­tes. Si si­gues le­yen­do, po­drás des­cu­brir al­gu­nos re­sú­me­nes de los úl­ti­mos es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos. Es­tos re­sul­ta­dos de­jan cla­ro que no só­lo la pro­pia pas­ta es un ali­men­to sa­lu­da­ble y nu­tri­ti­vo, sino que cuan­do se com­bi­na con otros in­gre­dien­tes sa­lu­da­bles co­mo el acei­te de oli­va, ver­du­ras, ju­días, pes­ca­do o car­ne, la pas­ta es un ali­men­to per­fec­to.

La pas­ta ayu­da a ba­jar el ín­di­ce gli­cé­mi­co de una co­mi­da, un gran be­ne­fi­cio nu­tri­cio­nal. Los cien­tí­fi­cos de­mues­tran que cuan­do la pas­ta se com­bi­na con otros ali­men­tos co­mo por ejem­plo, el que­so, chile con car­ne, ju­días o atún, es­tos in­gre­dien­tes aña­di­dos pue­den re­ba­jar el ín­di­ce gli­cé­mi­co de una co­mi­da a ba­se de pas­ta. Una co­mi­da a ba­se de pas­ta + otros in­gre­dien­tes sa­lu­da­bles = un me­nor ín­di­ce de ín­di­ce glu­cé­mi­co de la co­mi­da = una co­mi­da más nutritiva y abun­dan­te.

Tam­bién es im­por­tan­te re­mar­car que los ali­men­tos a ba­se de ce­rea­les (es­pe­cial­men­te las va­rie­da­des in­te­gra­les) con un ín­di­ce glu­cé­mi­co ba­jo, co­mo la pas­ta y la ave­na, son be­ne­fi­cio­sos pa­ra las per­so­nas con dia­be­tes.

Los ali­men­tos con al­to ín­di­ce glu­cé­mi­co, pue­den au­men­tar el ries­go de cán­cer de ma­ma, mien­tras que el con­su­mo de pas­ta, un ali­men­to con ba­jo ín­di­ce glu­cé- mi­co, no pa­re­ce te­ner nin­gu­na in­fluen­cia so­bre es­ta en­fer­me­dad.

Una die­ta con un ín­di­ce glu­cé­mi­co ba­jo com­pues­ta por ali­men­tos con un ba­jo ín­di­ce glu­cé­mi­co, co­mo por ejem­plo, la pas­ta, pue­de ser re­co­men­da­ble pa­ra el tra­ta­mien­to die­té­ti­co de la dia­be­tes ti­po 2. En 2002, in­ves­ti­ga­do­res fin­lan­de­ses des­cu­brie­ron que el con­su­mo de hi­dra­tos de car­bono a ba­se de pas­ta y pan de cen­teno, po­día re­du­cir el ries­go de desa­rro­llar dia­be­tes ti­po 2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.