La ce­lia­quía y su com­pre­sión energética

Cocina Vegetariana Extra - - SUMARIO -

La ce­lia­quía se ca­rac­te­ri­za por una in­fla­ma­ción cró­ni­ca del in­tes­tino del­ga­do pro­du­ci­da por el glu­ten, que cau­sa atrofia y apla­na­mien­to de las ve­llo­si­da­des que re­cu­bren el in­tes­tino. De­bi­do a los cam­bios en la es­truc­tu­ra y fun­ción de la mu­co­sa del in­tes­tino del­ga­do le­sio­na­do, el or­ga­nis­mo pier­de ca­pa­ci­dad de di­ge­rir y ab­sor­ber los nu­trien­tes de la co­mi­da. La mu­co­sa só­lo se nor­ma­li­za cuan­do se si­gue una die­ta sin glu­ten. Es­ta en­fer­me­dad es una in­to­le­ran­cia to­tal y per­ma­nen­te al glu­ten de va­rios ce­rea­les: tri­go, ce­ba­da, cen­teno y ave­na. Es­ta es la mi­ra­da so­bre la ce­lia­quía de la Nue­va Co­ci­na Energética de Mon­tse Brad­ford.

La ha­ri­na in­dus­trial de cua­tro ce­rea­les

De­bi­do al gran uso que se le ha da­do al glu­ten de es­tos ce­rea­les (es­pe­cial­men­te al tri­go) en la in­dus­tria pa­na­de­ra, pas­te­le­ría y bo­lle­ría in­dus­trial, nos ve­mos bom­bar­dea­dos por es­tos in­gre­dien­tes que van afec­tan­do más y más a to­da la po­bla­ción. Ya no só­lo las per­so­nas ma­yo­res, sino in­clu­so jó­ve­nes y ni­ños es­tán su­frien­do es­ta en­fer­me­dad cró­ni­ca. Des­de los 20-30 años es­tas in­dus­trias han su­per­ex­plo­ta­do a es­tos cua­tro ce­rea­les, con di­fe­ren­tes ver­sio­nes mo­der­nas, que no son de ori­gen bio­ló­gi­co. Se fa­bri­ca pan blan­co y bo­lle­ría con ha­ri­nas de ma­la ca­li­dad, con le­va­du­ra ar­ti­fi­cial, azú­ca­res y otros in­gre­dien­tes to­tal­men­te ar­ti­fi­cia­les, que po­co a po­co van le­sio­nan­do nues­tro in­tes­tino. En los paí­ses oc­ci­den­ta­les el tri­go es el ce­real más con­su­mi­do y uti­li­za­do. El 70% de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios ma­nu­fac­tu­ra­dos con­tie­nen glu­ten, al ser in­cor­po­ra­do co­mo sus­tan­cia vehi­cu­li­zan­te de con­ser­van­tes, aro­mas, co­lo­ran­tes, es­pe­san­tes, adi­ti­vos, etc.

Le­va­du­ra

¿Para qué sir­ve la le­va­du­ra? ¿Por qué hay que uti­li­zar­la al ha­cer cual­quier ti­po de pan o bo­lle­ría? Para hin­char la ma­sa, ya que sino se­ría to­tal­men­te in­co­mi­ble. To­do lo que in­ge­ri­mos tie­ne un efec­to y reac­ción en no­so­tros, si to­ma­mos al­go de efec­to in­fla­ma­to­rio tam­bién no­so­tros su­fri­re­mos es­to efec­to, y por su­pues­to ¡afec­tan­do di­rec­ta­men­te a nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo! Hoy en día hay un enor­me con­su­mo de pan blan­co, que pue­de que pa­rez­ca ape- ti­to­so y cru­jien­te a pri­me­ra vis­ta, pe­ro si lo ob­ser­va­mos, en unas ho­ras, ¡ten­drá una tex­tu­ra elás­ti­ca, blan­da y hú­me­da! Tam­bién la bo­lle­ría y la pas­te­le­ría pa­re­cen te­ner una par­te esen­cial en nues­tra vi­da dia­ria, in­clu­so pue­de sean los pri­me­ros in­gre­dien­tes que con­su­mi­mos tan so­lo al le­van­tar­nos, o co­mo snack a cual­quier ho­ra del día. Se los da­mos a nues­tros hi­jos de for­ma to­tal­men­te in­cons­cien­te, sin com­pren­der el gran da­ño que les pro­du­ci­mos a lar­go pla­zo en su sa­lud.

Ree­du­car el pa­la­dar

¿Por qué desea­mos tan­ta bo­lle­ría y tan­to pan blan­co? Por­que he­mos per­di­do la tra­di­ción de con­su­mir los ce­rea­les en su ex­pre­sión más in­te­gral y na­tu­ral: ce­rea­les de grano en­te­ro. Es­tas se­mi­llas de vi­da, las po­de­mos plan­tar y crear nue­vas plan­tas, ¡nue­va vi­da! ¿No es lo que desea­mos en no­so­tros, te­ner vi­da y vi­ta­li­dad? En­ton­ces, ¿por qué ele­gi­mos co­mer ali­men­tos to­tal­men­te ar­ti­fi­cia­les y sin vi­da? Una in­men­sa ma­yo­ría de per­so­nas ya no uti­li­za ce­rea­les co­ci­na­dos de grano en­te­ro co­mo par­te de su ali­men­ta­ción dia­ria, tan só­lo desean carbohidratos «fo­fos» que no sean den­sos. En la an­ti­güe­dad se co­mían ce­rea­les en­te­ros in­te­gra­les a dia­rio; ¿por qué he­mos per­di­do es­te há­bi­to?

Sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio

Un pun­to co­mún en to­das las per­so­nas ce­lía­cas es que su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio tam­bién es­tá dé­bil. Y po­co a po­co, di­cha en­fer­me­dad apa­re­ce, con sín­to­mas que se van ha­cien­do más evi­den­tes a me­di­da que pa­sa el tiem­po.

Pue­de de­cir­se que es­ta en­fer­me­dad es uno de los re­sul­ta­dos de nues­tra ali­men­ta­ción mo­der­na, to­tal­men­te in­cohe­ren­te e in­cons­cien­te, que tan só­lo se guía por los sen­ti­dos y lo que nos gus­ta. He­mos de com­pren­der que ca­da ali­men­to, sea só­li­do o lí­qui­do, po­see unas ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas (ca­lo­rías, carbohidratos, mi­ne­ra­les, pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas, etc..), pe­ro tam­bién ener­gé­ti­cas (nos pue­de pro­du­cir efec­tos de hin­char, in­fla­mar, ten­sar, blo­quear, acu­mu­lar, crear ca­lor o frío, hi­per­ac­ti­vi­dad, de­bi­li­dad, som­no­len­cia, o de al­te­rar nues­tro sis­te­ma ner­vio­so...). Has­ta que no lle­gue­mos a es­ta cons­cien­cia en la ali­men­ta­ción, siem­pre se­re­mos es­cla­vos de los ali­men­tos y cie­gos a las en­fer­me­da­des que nos pro­du­cen.

En re­su­men

Re­co­men­da­mos evi­tar el con­su­mo de gra­sas saturadas co­mo car­nes, em­bu­ti­dos, to­dos los lác­teos, ya que es­tos ali­men­tos no ayu­dan a man­te­ner una bue­na ca­li­dad de flo­ra in­tes­ti­nal, pro­du­cien­do pu­tre­fac­ción, pér­di­da de flo­ra in­tes­ti­nal*, acu­mu­la­cio­nes de to­xi­nas y aci­dez en la san­gre. Pue­de que en el mo­men­to del diag­nós­ti­co pen­se­mos que es un gran pro­ble­ma, pe­ro la ver­dad es que pue­de ser para no­so­tros un gran re­ga­lo, ya que nos ha­re­mos más cons­cien­tes, bus­can­do más la ca­li­dad de lo que co­me­mos. Y es­te cam­bio nos da­rá po­co a po­co sus fru­tos, ¡ge­ne­rán­do­nos más sa­lud, vi­ta­li­dad y ener­gía!

* N. del E: los pro­bió­ti­cos, co­mo el vi­na­gre de si­dra, hor­ta­li­zas fer­men­ta­das (pic­kles, chu­crut), y al­gu­nos lác­teos fer­men­ta­dos, co­mo el ké­fir y los lac­to­ba­ci­los del yo­gur, así co­mo el ké­fir de agua (kom­bu­cha) po­seen, en­tre otras pro­pie­da­des, la de fa­vo­re­cer la re­ge­ne­ra­ción de la flo­ra in­tes­ti­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.