Pre­gun­tas fre­cuen­tes

Cocina Vegetariana Extra - - SUMARIO -

Se sa­be que la in­to­le­ran­cia al glu­ten com­por­ta a las per­so­nas afec­ta­das y no diag­nos­ti­ca­dos una mul­ti­tud de sín­to­mas pa­to­ló­gi­cos que a me­nu­do les com­pli­can mu­cho la vi­da.

¿Qué es la ce­lia­quía o la in­to­le­ran­cia al glu­ten?

La ce­lia­quía es una in­to­le­ran­cia per­ma­nen­te a la glia­di­na y a las pro­teí­nas lla­ma­das pro­la­mi­nas pre­sen­tes en los ce­rea­les enu­me­ra­dos más ade­lan­te. Las pro­la­mi­nas son res­pon­sa­bles, en per­so­nas ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tas, de pro­fun­das al­te­ra­cio­nes de la mu­co­sa in­tes­ti­nal. La ma­yo­ría de las prue­bas reu­ni­das en los úl­ti­mos años apo­yan la hi­pó­te­sis de que la ce­lia­quía es una con­se­cuen­cia de una res­pues­ta in­mu­ne anor­mal con­tra la glia­di­na y las co­rres­pon­dien­tes pro­la­mi­nas tó­xi­cas.

¿Dón­de se en­cuen­tra el glu­ten?

El glu­ten es­tá pre­sen­te en es­tos ce­rea­les: tri­go du­ro, tri­go blan­do, fa­rro, ka­mut, cen­teno , ce­ba­da, ave­na. Es ne­ce­sa­rio que el in­to­le­ran­te lea con aten­ción las eti­que­tas por­que el glu­ten se pue­de en­con­trar en mu­chos pro­duc­tos ali­men­ta­rios, ta­les co­mo cre­mas, sal­sas, he­la­dos, be­bi­das, cho­co­la­tes, em­bu­ti­dos e in­clu­so en al­gu­nos fár­ma­cos. Al­gu­nos pro­duc­tos lle­van el sím­bo­lo de la es­pi­ga cru­za­da que ga­ran­ti­za la au­sen­cia de glu­ten.

¿A qué edad se pue­de des­cu­brir la ce­lia­quía?

¡A cual­quier edad! Mu­chos to­da­vía pien­san que es­ta con­di­ción pue­de afec­tar só­lo a los ni­ños. Pues­to que la ce­lia­quía es una «res­pues­ta anor­mal in­mu­ne al glu­ten», pue­den apa­re­cer a cual­quier edad. Apa­re­ce en in­di­vi­duos ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tos, a los que un des­en­ca­de­nan­te (am­bien­tal, tó­xi­co, trau­má­ti­co, etc.) ac­ti­va la con­di­ción in­mu­ne ne­ce­sa­ria para vehi­cu­lar tal pa­to­lo­gía. Mu­chas per­so­nas va­gan du­ran­te años con la es­pe­ran­za de so­lu­cio­nar un ma­les­tar que no tie­ne re­me­dio me­dian­te la apli­ca­ción de nu­me­ro­sas te­ra­pias, y lue­go, tal vez por ca­sua­li­dad, des­cu­bren que son ce­lía­cos. Pri­me­ro ter­mi­na su deam­bu­lar y des­pués la eli­mi­na­ción del glu­ten, con el tiem­po, cam­bian sus vi­das. En los úl­ti­mos años, la en­fer­me­dad afec­ta a un nú­me­ro cre­cien­te de in­di­vi­duos, por lo que ca­si pa­re­ce una epi­de­mia. Exis­ten múl­ti­ples hi­pó­te­sis re­la­ti­vas a las cau­sas que es­tán en la ba­se de la ex­pan­sión de es­te fe­nó­meno, que en la ac­tua­li­dad es de «1 ha­bi­tan­te por ca­da 100/150, con una re­la­ción mu­jer-hom­bre de 2 a 1».

¿Por qué la ce­lia­quía se es­tá ex­ten­dien­do?

Al­gu­nas hi­pó­te­sis... Un ejem­plo: El 70% del tri­go du­ro pro­du­ci­do en Ita­lia es irra­dia­do con neu­tro­nes rá­pi­dos, ra­yos gam­ma y ra­yos X con el fin de au­men­tar el ta­ma­ño del grano y po­ten­ciar su re­sis­ten­cia a la coc­ción. En Ita­lia, un in­ge­nie­ro de ENEA ha re­ve­la­do que du­ran­te la dé­ca­da de 1950 se prac­ti­ca­ron es­tas ma­ni­pu­la­cio­nes sin el co­no­ci­mien­to del con­su­mi­dor. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias sa­ben que el au­men­to de la aler­gia al glu­ten em­pe­zó a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1950.

¿Cuá­les son los tras­tor­nos atri­bui­bles a una po­si­ble ce­lia­quía no diag­nos­ti­ca­da?

Son los si­guien­tes: Anemia re­sis­ten­te al tra­ta­mien­to con hie­rro, obe­si­dad, al­te­ra­ción del es­mal­te den­tal, as­te­nia a me­nu­do aso­cia­da a ba­ja pre­sión ar­te­rial , dia­rrea, es­tre­ñi­mien­to, pér­di­da de au­di­ción, dis­ten­sión y do­lor ab­do­mi­nal, ti­roi­di­tis, anore­xia, náu­seas, vó­mi­tos, os­teo­po­ro­sis, os­teo­ma­la­cia, ca­lam­bres y cri­sis de te­ta­nia, ede­mas pe­ri­fé­ri­cos, tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos, neu­ro­pa­tía pe­ri­fé­ri­ca, mi­gra­ñas, es­qui­zo­fre­nia, de­men­cia or­gá­ni­ca, epi­lep­sia aso­cia­da a cal­ci­fi­ca­cio­nes in­tra­cra­nea­les oc­ci­pi­ta­les, al­te­ra­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas, der­ma­ti­tis her­pe­ti­for­me, uñas y ca­be­llos que­bra­di­zos, le­sio­nes cutáneas, acné, au­men­to del co­les­te­rol, de los tri­gli­cé­ri­dos, etc. En las mu­je­res: tras­tor­nos se­xua­les e in­fer­ti­li­dad, me­nar­quia tar­día, me­no­pau­sia tem­pra­na, ame­no­rrea, abor­tos es­pon­tá­neos re­cu­rren­tes, par­tos pre­ma­tu­ros. En los hom­bres: im­po­ten­cia, pro­ble­mas de mo­vi­li­dad y de mor­fo­lo­gía de los es­per­ma­to­zoi­des. Ade­más, mu­chos es­tu­dios mues­tran la co­rre­la­ción que exis­te en­tre la ce­lia­quía no diag­nos­ti­ca­da y en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes co­mo la ar­tri­tis reuma­toi­de, la dia­be­tes o la ti­roi­di­tis au­to­in­mu­ne.

¿Qué prue­bas se pue­den rea­li­zar para de­ter­mi­nar el diag­nós­ti­co de la ce­lia­quía?

Las prue­bas acon­se­ja­das por el pro­to­co­lo son tan­to aná­li­sis de san­gre co­mo biop-

sias. Las prue­bas san­guí­neas pro­por­cio­nan la do­si­fi­ca­ción de: - An­ti­glia­di­na (AGA); - An­cien­do­mi­sio (EMA); - An­ti­cuer­pos an­ti­trans­glu­ta­mi­na­sa (tTG). Si las prue­bas de an­ti­cuer­pos re­sul­tan po­si­ti­vas, en­ton­ces se lle­va a ca­bo una biop­sia in­tes­ti­nal en­dos­có­pi­ca me­dian­te la que se ex­trae una mues­tra de mu­co­sa. La ce­lia­quía se diag­nos­ti­ca cuan­do se en­cuen­tra en el su­je­to una mor­fo­lo­gía «pla­na» de las ve­llo­si­da­des intestinales.

¿Las prue­bas de ru­ti­na para la de­tec­ción de la ce­lía­quía son siem­pre su­fi­cien­tes para un diag­nós­ti­co de­fi­ni­ti­vo?

Por des­gra­cia, no. Su­ce­de, en cier­tos ca­sos, que pa­san años an­tes de al­can­zar una ve­ri­fi­ca­ción po­si­ti­va de an­ti­cuer­pos o una ve­ri­fi­ca­ción por biop­sia que con­fir­me la evi­den­cia de la ce­lia­quía. En apo­yo al diag­nós­ti­co exis­te una prue­ba de san­gre im­por­tan­te: la ti­pi­fi­ca­ción sé­ri­ca de te­ji­dos ge­nó­mi­ca HLA de pri­me­ra cla­se (A-B- C) y de se­gun­da cla­se (DR-DQ). Es­te es­tu­dio con­fir­ma, en su se­gun­da cla­se, la pre­dis­po­si­ción a tra­vés de la pre­sen­cia de los ha­plo­ti­pos DQ2 y DQ8, es­pe­cí­fi­cos de la ce­lia­quía.

¿Cuá­les son los ce­rea­les que pue­den con­su­mir los ce­lía­cos?

Son el arroz, el maíz, el mi­jo, la qui­noa, el ama­ran­to y el al­for­fón. Es bueno re­cor­dar lo que re­co­mien­da el gas­tro­en­te­ró­lo­go L.Gre­co: los pro­duc­tos es­pe­cia­les sin glu­ten, ofre­ci­dos por las far­ma­cias, tie­nen un pa­pel me­nor en la die­ta del ce­lía­co. (…) De he­cho, es muy im­por­tan­te que no nos acos­tum­bre­mos a vi­vir con «sus­ti­tu­ti­vos» (…) en vez de eso de­be­mos desa­rro­llar ver­da­de­ras al­ter­na­ti­vas ali­men­ta­rias (…), com­prar el pla­cer de la al­ter­na­ti­va a la pas­ta y el pan, y no vi­vir de «fal­so pan y fal­sa pas­ta». En las tien­das de ali­men­ta­ción na­tu­ral se pue­de en­con­trar una am­plia ga­ma de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos sin glu­ten, que in­clu­ye: ce­rea­les in­te­gra­les, ce­rea­les se­mi­co­ci­dos, es­pe­san­tes, pas­tas, dul­ces, ape­ri­ti­vos, edul­co­ran­tes, le­va­du­ra, be­bi­das, he­la­dos, yo­gur, le­che ve­ge­tal y na­ta ve­ge­tal.

Una vez ob­te­ni­do el diag­nós­ti­co de la ce­lia­quía, ¿qué hay que ha­cer?

Sim­ple: ¡ex­cluir el glu­ten de la die­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.