En ca­so de ce­lia­quía

que va­le la pe­na co­no­cer

Cocina Vegetariana Extra - - SUMARIO -

Ama­ran­to

Más que una ce­real sin glu­ten es una se­mi­lla. Sus pro­teí­nas son de al­tí­si­ma ca­li­dad y con un al­to gra­do de asi­mi­la­ción. El ama­ran­to es ri­co en li­si­na (0,89 %), un ami­noá­ci­do esen­cial del que ge­ne­ral­men­te los ce­rea­les no con­tie­nen de­ma­sia­do, es­pe­cial­men­te el tri­go (0,32 %) y el maíz (0,27%), y enriquece los pla­tos a los que se les aña­de. La pre­sen­cia de li­si­na y de le­ci­ti­na ha­cen del ama­ran­to un ali­men­to tó­ni­co para los ner­vios y el ce­re­bro. Po­see un al­to con­te­ni­do en cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio y hie­rro (es­te úl­ti­mo muy im­por­tan­te para los ni­ños, ado­les­cen­tes y mu­je­res, que, por lo ge­ne­ral, tie­nen un ma­yor gas­to de ener­gía). Se re­co­no­ce por su co­lor ro­jo os­cu­ro, lla­ma­do pre­ci­sa­men­te ro­jo ama­ran­to, y se pue­de ver cre­cer en las te­rra­zas y bal­co­nes de las ca­sas, don­de se cul­ti­va co­mo plan­ta or­na­men­tal. Con­si­de­ra­do un ali­men­to sa­gra­do por los az­te­cas y los in­cas, era la ba­se de su ali­men­ta­ción ha­ce ya 3.000 años. Por es­ta ra­zón, los es­pa­ño­les, para so­me­ter a los pue­blos in­cas y az­te­cas, de­cre­ta­ron la pe­na de muer­te para los que la cul­ti­va­ran o co­mer­cia­ran con sus se­mi­llas. Con el ex­ter­mi­nio de es­tos pue­blos, el ama­ran­to ca­si des­apa­re­ció. Su fi­bra es esen­cial para una sa­lud ple­na. Gra­cias a su al­to con­te­ni­do en fi­bra, el ama­ran­to tie­ne un efec­to be­ne­fi­cio­so en la di­ges­tión y en las fun­cio­nes intestinales. Su au­sen­cia de glu­ten lo ha­ce es­pe­cial­men­te ade­cua­do para aque­llos con los in­tes­ti­nos de­li­ca­dos. Su sa­bor es agra­da­ble, tan­to so­lo co­mo acom­pa­ñan­do a ver­du­ras y ce­rea­les. Por lo ge­ne­ral, se con­su­me en for­ma de grano o in­fla­do. Es pre­fe­ri­ble ob­te­ner su ha­ri­na con un molinillo ca­se­ro, así se con­ser­va fres­ca. Es una ba­se idó­nea para las pa­pi­llas de los be­bés, o co­mo so­pa para to­ni­fi­car a con­va­le­cien­tes y an­cia­nos. Re­sul­ta tan ver­sá­til que se pue­de aña­dir, so­lo por sus pro­pie­da­des, a cual­quier pla­to de ce­rea­les. Cuan­do se in­cor­po­ra al arroz ha­ce que los pla­tos que­den cru­jien­tes. Agre­ga­do al mi­jo se con­vier­te ca­si en una cre­ma para acom­pa­ñar ver­du­ras y le­gum­bres. La se­mi­lla de ama­ran­to se co­ci­na de igual mo­do que otros ce­rea­les y se pue­de uti­li­zar de for­ma óp­ti­ma para la pre­pa­ra­ción de tar­tas, so­pas, pos­tres y cro­que­tas. Si se sir­ve co­mo acom­pa­ña­mien­to, pue­de con­ver­tir co­mi­das sen­ci­llas en ver­da­de­ras es­pe­cia­li­da­des. Para los cru­dí­vo­ros: las se­mi­llas la­va­das y re­mo­ja­das du­ran­te la no­che se pue­den aña­dir a un mues­li fres­co y cru­do. Ca­len­tán­do­las bre­ve­men­te, las se­mi­llas de ama­ran­to ex­plo­tan co­mo pa­lo­mi­tas. El ama­ran­to es li­ge­ro, fres­co y se dis­tin­gue por un de­li­ca­do sa­bor a nuez, por lo que es ideal para el mues­li, las ga­lle­tas y los pas­te­les. En al­gu­nas tien­das de her­bo­die­té­ti­ca se pue­den en­con­trar ba­rri­tas sin glu­ten com­pues­tas por se­mi­llas in­fla­das de ama­ran­to, miel, al­men­dras y ave­lla­nas.

Se­tas shii­ta­ke

Se en­cuen­tran ge­ne­ral­men­te se­cas. Se ven­den en tien­das de ali­men­tos na­tu­ra­les. De­ben de­jar­se en re­mo­jo du­ran­te unos 30 mi­nu­tos an­tes de usar­las y es ne­ce­sa­rio re­ti­rar el pie y apro­ve­char so­lo el som­bre­ro. Son muy ade­cua­das para las so­pas de ver­du­ras o de arroz in­te­gral, y son ex­ce­len­tes en los pla­tos de pas­ta, pes­ca­do o car­ne. Son muy be­ne­fi­cio­sas para los ri­ño­nes y ayu­dan a eli­mi­nar el ex­ce­so de pro­teí­na ani­mal.

Ku­zu

El ku­zu ori­gi­nal ( Pue­ra­ria lo­ba­ta) es una raíz ja­po­ne­sa que cre­ce has­ta cer­ca de un me­tro de pro­fun­di­dad en la is­la vol­cá­ni­ca de Hok­kai­do. Es uti­li­za­do por los mé­di­cos orien­ta­les, pe­ro tam­bién por mu­chos na­tu­ró­pa­tas oc­ci­den­ta­les para tra­tar los res­fria­dos, la de­bi­li­dad in­tes­ti­nal, el ex­ce­so de mu­co­si­dad, etc. Es bueno para neu­tra­li­zar la aci­dez y para re­la­jar los múscu­los de­ma­sia­do ten­sos. Tam­bién se uti­li­za en la co­ci­na co­mo es­pe­san­te para so­pas, sal­sas, pos­tres y mer­me­la­das. No con­tie­ne glu­ten. Co­mo me­di­ci­na, el ku­zu es úni­co para cu­rar la dia­rrea. Tam­bién ali­via la fie­bre. Se pre­pa­ra así: 1 cc de ku­zu, ½ ta­za de agua, 3 go­tas de ta­ma­ri o una piz­ca de sal. Di­sol­ver el ku­zu en agua fría aña­dién­do­lo len­ta­men­te. Ca­len­tar en el fue­go sin de­jar de re­mo­ver has­ta que la mez­cla se vuel­va trans­pa­ren­te, aña­dir sal o ta­ma­ri, re­mo­ver unos se­gun­dos y apa­gar el fue­go. El ku­zu de­be to­mar­se al me­nos 20 mi­nu­tos an­tes de las co­mi­das, y es muy efi­caz cuan­do se to­ma por la ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.