Ali­men­ta­ción die­té­ti­ca pa­ra dia­bé­ti­cos

Me­di­ci­na na­tu­ral, die­té­ti­ca y sa­lud

Cocina Vegetariana Extra - - SUMARIO -

La ‘dia­be­tes me­lli­tus’ afec­ta a mi­llo­nes de per­so­nas. Es una en­fer­me­dad que afec­ta a los ri­ño­nes, al sis­te­ma car­dio­cir­cu­la­to­rio y a la vis­ta. Su cui­da­do co­rrec­to es in­dis­pen­sa­ble, por­que a pe­sar de que no exis­te un mé­to­do cu­ra­ti­vo conocido, el tra­ta­mien­to ade­cua­do re­du­ce to­das sus com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das. En la ac­tua­li­dad se sa­be que es muy im­por­tan­te en la die­ta del dia­bé­ti­co pres­cin­dir de las gra­sas sa­tu­ra­das; por ello, la die­ta ve­ge­ta­ria­na es más ade­cua­da que la con­ven­cio­nal pa­ra es­tas per­so­nas.

Menos gra­sas… y menos car­ne

Ade­más de la co­rrec­ta ad­mi­nis­tra­ción de in­su­li­na, una die­ta ade­cua­da es la pie­dra an­gu­lar de cual­quier tra­ta­mien­to de la dia­be­tes. El con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en al­mi­dón y fi­bra es esen­cial pa­ra el buen con­trol del dia­bé­ti­co. Son acon­se­ja­bles los ce­rea­les in­te­gra­les, los ve­ge­ta­les, las le­gum­bres y la fru­ta. Todo el mun­do, con o sin dia­be­tes, se pue­de be­ne­fi­ciar de una die­ta ca­da vez más ve­ge­ta­ria­na y de la re­duc­ción de la in­ges­ta de car­nes ri­cas en gra­sas o de­ri­va­dos lác­teos. Las re­co­men­da­cio­nes que da­ba la cien­cia ofi­cial pa­ra di­se­ñar una die­ta pa­ra las per­so­nas dia­bé­ti­cas han cam­bia­do ra­di­cal­men­te en los úl­ti­mos diez años. Aho­ra, en lu­gar de en­fa­ti­zar la res­tric­ción del con­su­mo de azú­ca­res y al­mi­do­nes, la ma­yo­ría de es­pe­cia­lis­tas ins­tan a con­su­mir menos gra­sas (es de­cir, car­ne, le­che y sus de­ri­va­dos, pro­duc­tos de pas­te­le­ría ela­bo­ra­dos con man­te­qui­lla, etc.). Des­de ha­ce po­co tiem­po, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes ha acon­se­ja­do que el 50-60% de ca­lo­rías de la die­ta dia­ria del dia­bé­ti­co es­té for­ma­da por car­bohi­dra­tos. res­pal­da­da por un buen con­su­mo de fi­bra ve­ge­tal (30-50 g/día), que en­len­te­ce su ab­sor­ción; mien­tras el con­su­mo de gra­sas de­be­ría si­tuar­se siem­pre por de­ba­jo del 30% de las ca­lo­rías que uno con­su­me al día.

Más ce­rea­les in­te­gra­les, más le­gum­bres y más hor­ta­li­zas fres­cas

La in­cor­po­ra­ción de ce­rea­les (tri­go, ce­ba­da, ave­na, etc.), ma­yor can­ti­dad de hor­ta­li­zas, le­gum­bres y fru­ta en la die­ta apor­ta nu­me­ro­sas ven­ta­jas die­té­ti­cas pa­ra todo el mun­do. En­tre ellas es­tá la dis­mi­nu­ción del ni­vel de co­les­te­rol, la dis­mi­nu­ción de la hi­per­ten­sión ar­te­rial, ma­yor con­trol del pe­so, y des­cen­so del ries­go de in­far­to de mio­car­dio y he­mi­ple­jía.

Cam­biar de die­ta

La die­ta ve­ge­ta­ria­na es­tá for­ma­da prin­ci­pal­men­te por ali­men­tos ri­cos en car­bohi­dra­tos. A es­ta ca­te­go­ría per­te­ne­cen los ce­rea­les, hor­ta­li­zas, le­gum­bres y fru­tas. Cier­tas com­bi­na­cio­nes de ali­men­tos pue­den apor­tar tan­ta o más pro­teí­na que la que se en­cuen­tra en la car­ne o los hue­vos. La com­bi­na­ción de ce­rea­les con le­gum­bres es esen­cial co­mo prin­ci­pal fuen­te de pro­teí­nas en una die­ta ve­ge­ta­ria­na, y los ve­ge­ta­les ac­túan de com­ple­men­to. La im­por­tan­cia de la fru­ta re­si­de en su al­to con­te­ni­do en mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y en­zi­mas que ini­cian el pro­ce­so asi­mi­la­ti­vo de los ali­men­tos. Nin­guno de es­tos ali­men­tos es ri­co en gra­sas, cues­tión im­por­tan­te si te­ne­mos en cuen­ta la in­ci­den­cia de la ar­te­rios­cle­ro­sis en el dia­bé­ti­co. Al gru­po de fru­tos olea­gi­no­sos per­te­ne­cen ali­men­tos ri­cos en áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos, pro­teí­nas y ca­lo­rías. En­tre los me­jo­res en­con­tra­mos las se­mi­llas de sé­sa­mo, los anacar­dos y los ca­cahue­tes. Las nue­ces con­tie­nen mu­chas ca­lo­rías en re­la­ción a su con­te­ni­do pro­tei­co, por ello de­be­rán to­mar­se con me­nor fre­cuen­cia. La die­ta ovo-lac­to-ve­ge­ta­ria­na ase­gu­ra una can­ti­dad de pro­teí­nas más que su­fi­cien­te. Co­mo los ve­ge­ta­ria­nos no con­su­men gra­sas sa­tu­ra­das, la can­ti­dad de gra­sa pro­ce­den­te de los hue­vos, la man­te­qui­lla o la le­che, en can­ti­da­des no ex­ce­si­vas, no es per­ju­di­cial.

Có­mo com­bi­nar los ali­men­tos

Las pro­teí­nas de nues­tro or­ga­nis­mo es­tán for­ma­das gra­cias a la com­bi­na­ción de 22 ami­noá­ci­dos. De ellos ocho (nue­ve en los ni­ños) no pue­den ser sin­te­ti­za­dos por no­so­tros y te­ne­mos que ob­te­ner­los de la die­ta. Son los ami­noá­ci­dos esen­cia­les, que de­ben ser con­su­mi­dos equi­li­bra­da­men­te pa­ra que la for­ma­ción de pro­teí­nas no se re­sien­ta. Las per­so­nas ve­ge­ta­ria­nas de­be­rán te­ner es­pe­cial cui­da­do en in­ge­rir can­ti­da­des su-

fi­cien­tes de cua­tro ami­noá­ci­dos esen­cia­les, que si se man­tie­nen en equi­li­brio ayu­dan a man­te­ner el equi­li­brio de los de­más. Es­tos cua­tro ami­noá­ci­dos son: trip­tó­fano, iso­leu­ci­na, li­si­na y me­tio­ni­na. En ge­ne­ral, las le­gum­bres se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te con los ce­rea­les o fru­tos se­cos. Las hor­ta­li­zas aña­den ca­li­dad a las pro­teí­nas igual que pe­que­ñas can­ti­da­des de de­ri­va­dos lác­teos o hue­vos. Co­mer una gran va­rie­dad de ce­rea­les, ve­ge­ta­les, le­gum­bres y fru­tos se­cos es una bue­na idea pa­ra ob­te­ner una bue­na mez­cla de las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les con­te­ni­dos en ellos. Las com­bi­na­cio­nes bá­si­cas son:

• Ce­rea­les con le­gum­bres.

• Ce­rea­les con fru­tos se­cos.

• Ce­rea­les con le­che o de­ri­va­dos lác­teos.

• Le­gum­bres con fru­tos olea­gi­no­sos.

• Le­gum­bres con pro­duc­tos lác­teos o hue­vos.

Una vez se do­mi­nan las com­bi­na­cio­nes con los ali­men­tos bá­si­cos, se pue­den ela­bo­rar pla­tos ve­ge­ta­ria­nos fá­cil­men­te. Por ejem­plo, su­man­do las ca­lo­rías de los in­gre­dien­tes pa­ra di­se­ñar a con­ti­nua­ción la can­ti­dad de ca­da pla­to de acuer­do con nues­tras ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas. Se pue­den au­men­tar o dis­mi­nuir las ca lo­rías y el va­lor nu­tri­ti­vo de ca­da pla­to cam­bian­do los in­gre­dien­tes. Así, a la mez­cla de len­te­jas con arroz se pue­de au­men­tar el con­te­ni­do pro­tei­co con se­mi­llas de sé­sa­mo.

Cre­ma de gar­ban­zos

Sal­sa de to­ma­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.