Los an­ti­oxi­dan­tes del ca­cao y la dia­be­tes ti­po 2

Cocina Vegetariana - - Noticias -

on la lle­ga­da de la Na­vi­dad se mul­ti­pli­can las oca­sio­nes en las que dis­fru­ta­mos de co­mi­das es­pe­cia­les más ela­bo­ra­das y con ingredientes de ca­li­dad. Es en es­tos mo­men­tos cuan­do ser me­ticu­losos es una prio­ri­dad, tan­to al or­ga­ni­zar nues­tros me­nús co­mo al al­ma­ce­nar y con­ser­var los ali­men­tos. En el 86% de los ho­ga­res se ti­ra co­mi­da so­bran­te. Te­nien­do en cuen­ta que la Na­vi­dad es la épo­ca del año en la que más se ha­ce aco­pio de ali­men­tos es fun­da­men­tal ser efi­cien­te des­de el pri­mer mo­men­to pa­ra no desechar na­da. Es­tos son los consejos que la AECOC nos ofre­ce:

La pla­ni­fi­ca­ción es fun­da­men­tal, tan­to si vas a ha­cer al­gún pla­to nue­vo co­mo si vas a re­cu­rrir a re­ce­tas que ha­yas pro­ba­do an­te­rior­men­te. Por eso de­ta­lla y enu­me­ra los pla­tos y los ingredientes os an­ti­oxi­dan­tes de la die­ta po­drían te­ner un pa­pel pro­tec­tor fren­te a la apa­ri­ción y desa­rro­llo de la dia­be­tes me­lli­tus ti­po 2 y, más con­cre­ta­men­te, los fla­va­no­les del ca­cao, gra­cias a su ca­pa­ci­dad pa­ra me­jo­rar el me­ta­bo­lis­mo de la in­su­li­na1. Así lo han pues­to de ma­ni­fies­to los ex­per­tos reuni­dos en el II Works­hop Anual INSA Ca­cao y cho­co­la­te: cien­cia y gas­tro­no­mía, or­ga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y el Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción y Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (INSA), con la co­la­bo­ra­ción del Ob­ser­va­to­rio del Ca­cao, pa­ra ana­li­zar las pro­pie­da­des y los usos de es­te ali­men­to en la his­to­ria y las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes. El Ins­ti­tu­to de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de Ali­men­tos y Nu­tri­ción (ICTAN) del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC)3, con­cre­ta­men­te el gru­po de y re­vi­sa qué tie­nes en la ne­ve­ra an­tes de ir a ha­cer la com­pra.

Pue­des com­prar con ma­yor an­te­la­ción aque­llos productos no pe­re­ce­de­ros de fá­cil al­ma­ce­na­je fi­ján­do­te siem­pre en la fe­cha de ca­du­ci­dad de los mis­mos. A la ho­ra de al­ma­ce­nar, co­lo­ca más a la vis­ta los productos que va­yan a ca­du­car pró­xi­ma­men­te, tan­to en la ne­ve­ra co­mo en la des­pen­sa, pa­ra con­su­mir­los an­tes.

Al­ma­ce­na fru­tas y ver­du­ras siem­pre en la par­te de la ne­ve­ra es­pe­cial­men­te des­ti­na­da a es­te fin. Re­vi­sa pe­rió­di­ca­men­te siem­pre que nin­gu­na fru­ta es­té da­ña­da por­que pue­de es­tro­pear las de­más. Guar­da los productos fres­cos y fiam­bres en recipientes Me­ta­bo­lis­mo y Bioac­ti­vi­dad de Fi­to­quí­mi­cos (BIOCELL) que di­ri­ge la Dra. Lau­ra Bra­vo, ha rea­li­za­do va­rios es­tu­dios so­bre el efec­to del ca­cao el ini­cio de la dia­be­tes.

Ac­tual­men­te, BIOCELL tam­bién es­tá es­tu­dian­do “si es­te pa­pel pro­tec­tor de los fla­va­no­les del ca­cao fren­te al ini­cio de la dia­be­tes se man­tie­ne en las fa­ses más avanzadas de la en­fer­me­dad, pro­te­gien­do otros ór­ga­nos y te­ji­dos im­pli­ca­dos en las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la dia­be­tes, co­mo el en­do­te­lio vas­cu­lar y el ri­ñón, muy fre­cuen­tes en es­tos pa­cien­tes”. De he­cho, la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en es­tas per­so­nas es la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, res­pon­sa­ble del 86% de los fa­lle­ci­mien­tos y del 75% de hos­pi­ta­li­za­cio­nes y, ade­más, en Es­pa­ña ca­si la mi­tad de los pa­cien­tes que es­tán en tra­ta­mien­to sus­ti­tu­ti­vo re­nal son dia­bé­ti­cos, her­mé­ti­cos pa­ra fa­vo­re­cer una me­jor con­ser­va­ción.

Tra­ta de co­ci­nar exac­ta­men­te las ra­cio­nes que se van a con­su­mir, sír­ve­te de re­ce­tas que te ayu­den a cal­cu­lar la co­mi­da pa­ra el nú­me­ro pre­vis­to de co­men­sa­les y ten en cuen­ta que las ra­cio­nes de ni­ños y ma­yo­res han de ser más re­du­ci­das.

Ya que la Na­vi­dad es una épo­ca en la que se ge­ne­ran mu­chos res­tos de las co­pio­sas co­mi­das, na­da me­jor que res­ca­tar esas so­bras con­vir­tién­do­las en nue­vos, de­li­cio­sos y equi­li­bra­dos pla­tos. Rea­pro­ve­char siem­pre ha si­do una prác­ti­ca tra­di­cio­nal muy re­co­men­da­ble pa­ra evi­tar el des­per­di­cio. to­do por un mal con­trol de la DM24.

Es­tos efec­tos be­ne­fi­cio­sos se atri­bu­yen fun­da­men­tal­men­te a los po­li­fe­no­les del ca­cao, “si bien otros com­po­nen­tes co­mo la fi­bra o la teo­bro­mi­na tam­bién con­tri­bu­yen a di­chos be­ne­fi­cios. El con­su­mo de ca­cao en pol­vo o cho­co­la­te con un ele­va­do con­te­ni­do en ca­cao (su­pe­rior al 70%) y, por tan­to, con ma­yor con­te­ni­do en po­li­fe­no­les, es re­co­men­da­ble en el mar­co de una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da”, se­gún la Dra. Bra­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.