Fuen­te de pro­teí­nas

Cocina Vegetariana - - Qué Sabemos De... -

Los fru­tos se­cos son ali­men­tos que otor­gan al or­ga­nis­mo una gran can­ti­dad de ener­gía. Por es­te mo­ti­vo, sue­len es­tar pre­sen­tes en la die­ta de aque­llas per­so­nas que se so­me­ten ca­da día a un ejercicio fí­si­co acen­tua­do. Asi­mis­mo, se tra­ta de un ali­men­to muy ca­ló­ri­co: cer­ca de 650 ki­lo­ca­lo­rías por ca­da 100 gra­mos de ali­men­to lo que no lo ha­ce es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble pa­ra los re­gí­me­nes de adel­ga­za­mien­to.

Res­pec­to a su las vi­ta­mi­nas que ofre­ce, hay que des­ta­car la pre­sen­cia de la vi­ta­mi­na E an­ti­oxi­dan­te, una sus­tan­cia que ayu­da a que la abun­dan­te gra­sa que con­tie­nen es­tos ali­men­tos no se oxi­de. Ade­más se tra­ta de un ali­men­to muy ne­ce­sa­rio en la ma­yor par­te de las die­tas ya que pro­te­ge a los gló­bu­los ro­jos y a las cé­lu­las mus­cu­la­res. Tam­bién dis­mi­nu­ye el de­te­rio­ro de las mem­bra­nas ce­lu­la­res del sis­te­ma ner­vio­so y del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. De es­ta ma­ne­ra, la vi­ta­mi­na E pre­vie­ne de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas y del cán­cer se­gún es­tu­dios re­cien­tes rea­li­za­dos por or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Lo­wa Wo­men´s Study. Es­ta aso­cia­ción ave­ri­guó tam­bién que aque­llas mu­je­res que con­su­men fru­tos se­cos cua­tro o más ve­ces por se­ma­na pre­sen­tan un 40% me­nos de ries­go de mo­rir por una en­fer­me­dad co­ro­na­ria. Só­lo con un buen pu­ña­do de ave­lla­nas ya se ha in­ge­ri­do el 60% de la vi­ta­mi­na E que se re­co­mien­da pa­ra ca­da día.

Pe­ro la ave­lla­na tam­bién es ri­ca en vi­ta­mi­na A, que ayu­da a for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, in­clu­ye pro­pie­da­des an­ti­can­ce­ro­sas, fa­vo­re­ce la vis­ta y evi­ta las ca­ta­ra­tas o el glau­co­ma. Tam­bién es­tá in­di­ca­da pa­ra me­jo­rar el es­ta­do de la piel y de las mu­co­sas, evi­tan­do al­gu­nas al­te­ra­cio­nes co­mo la der­ma­ti­tis, los ec­ce­mas, el ac­né, la piel se­ca, los her­pes o que­ma­du­ras. De igual for­ma, pre­vie­ne de la pér­di­da de au­di­ción y, fi­nal­men­te, in­cor­po­ra pro­pie­da­des an­ti­ul­cé­ri­cas. La vi­ta­mi­na B9 tam­bién es­tá pre­sen­te en la ave­lla­na. Gra­cias a ella, es más pro­ba­ble sor­tear la anemia me­ga­lo­blás­ti­ca, la de­bi­li­dad, la pa­li­dez, la fal­ta de ape­ti­to, las nau­seas, la dia­rrea y has­ta la de­pre­sión. Es­ta vi­ta­mi­na re­sul­ta es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble pa­ra las mu­je­res lac­tan­tes

Ga­lle­tas de cho­co­la­te con ave­lla­nas

o em­ba­ra­za­das, los an­cia­nos, los fu­ma­do­res o las per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas de­ri­va­dos de eva­cua­cio­nes po­co fre­cuen­tes. En es­te sen­ti­do, y al in­cluir una gran can­ti­dad de sus­tan­cias la­xan­tes, to­mar un pu­ña­do al día de ave­lla­nas pue­de ayu­dar a su­pe­rar pro­ble­mas de es­tre­ñi­mien­to.

En­tre los di­ver­sos mi­ne­ra­les que in­clu­ye, hay que des­ta­car prin­ci­pal­men­te el calcio y el fós­fo­ro. El pri­me­ro es el ele­men­to más abun­dan­te en nues­tro cuer­po des­pués del agua y, en­tre sus prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios, hay que des­ta­car el que pro­te­ge de la os­teo­po­ro­sis y ayu­da a la sa­lud den­tal. A es­ta pe­que­ña lis­ta hay que su­mar ade­más es­tos otros: la in­duc­ción del sue­ño, la dis­mi­nu­ción de la ten­sión den­tal, la for­ma­ción del es­mal­te y la par­ti­ci­pa­ción en la trans­mi­sión del im­pul­so ner­vio­so. En cuan­to al fós­fo­ro, es­te mi­ne­ral tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en el man­te­ni­mien­to óseo, par­ti­ci­pan­do en ca­si to­dos los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos y man­tien­do el PH de la san­gre li­ge­ra­men­te al­ca­lino. Y co­mo ayu­da a in­cre­men­tar la re­sis­ten­cia, los de­por­tis­tas pue­den be­ne­fi­ciar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.