CO­CI­NA IN­TE­LI­GEN­TE

Cocina Vegetariana - - Cocina Macrobiótica -

Em­pe­ce­mos por po­ner en va­lor, a la co­ci­na in­te­li­gen­te, ma­cro­bió­ti­ca de to­da la vi­da. Por­que es ver­dad que hay que co­mer de to­dos los gru­pos de ali­men­tos, lo im­por­tan­te es sa­ber su pro­ce­den­cia. Así, ne­ce­si­ta­mos: hi­dra­tos de car­bono, pro­teí­nas, mi­ne­ra­les, lí­pi­dos, y vi­ta­mi­nas, oli­go­ele­men­tos, lí­qui­dos.

Hi­dra­tos de car­bono:

ex­plo­ra en los ce­rea­les in­te­gra­les en grano, arroz in­te­gral, ce­ba­da, ave­na, mi­jo, quí­noa, tri­go sa­rra­ceno, es­pel­ta, ka­mut, maíz en for­ma de grano o po­len­ta, cous- cous y bul­gurt, pasta in­te­gral de bue­na ca­li­dad.

Pro­teí­na:

gar­ban­zos, al­tra­mu­ces, gui­san­tes ver­des par­ti­dos, azu­kis, ju­días pin­tas, ju­días blan­cas, len­te­jas, ju­días ne­gras, y los de­ri­va­dos de las le­gum­bres, to­fu, tem­peh, nat­to, sei­tan. Es­tos úl­ti­mos uti­li­za­dos tra­di­cio­nal­men­te ha­ce mi­les de años por me­dio de pro­ce­sos ar­te­sa­na­les na­tu­ra­les sin la in­ter­ven­ción de adi­ti­vos o quí­mi­cos.

Mi­ne­ra­les:

to­das las ho­jas ver­des, es­pe­cial­men­te las ho­jas de col de to­do el gru­po de cru­cí­fe­ras, que son más be­ne­fi­cio­sas con una li­ge­rí­si­ma coc­ción, al­gas ma­ri­nas, sal ma­ri­na no re­fi­na­da, al­men­dras, se­mi­llas de sé­sa­mo, ca­la­ba­za, té ku­ki­cha, la raíz de ku­zu.

Vi­ta­mi­nas:

qué me­jor fuen­te que la pro­pia na­tu­ra­le­za, las al­gas, las ver­du­ras, las ver­du­ras fer­men­ta­das, la fru­ta de la es­ta­ción, ger­mi­na­dos, aquí es im­por­tan­te re­sal­tar, que la tan bus­ca­da por la tri­bu ve­ga­na, vi­ta­mi­na B12, es­tá pre­sen­te en pe­que­ñas can­ti­da­des en la piel de las ver­du­ras de raíz, bio­ló­gi­cas por su­pues­to, en las al­gas es­pe­cial­men­te en el al­ga nory, en los fer­men­tos co­mo el mi­so, el tem­peh, nat­to, en reali­dad es­tá tam­bién en el ger­men de los ce­rea­les in­te­gra­les y en to­dos los mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos. Lo im­por­tan­te de la vi­ta­mi­na B12 es que el in­tes­tino es­té en bue­nas con­di­cio­nes, es de­cir, que ten­ga­mos una ali­men­ta­ción com­ple­ta, una bue­na mas­ti­ca­ción.

Lí­pi­dos:

los po­de­mos en­con­trar en los acei­tes de pri­me­ra pre­sión, acei­te de oli­va, de sé­sa­mo, fru­tos se­cos, se­mi­llas, pu­rés de fru­tos se­cos y se­mi­llas.

Co­mo ali­men­tos se­cun­da­rios, te­ne­mos las me­la­zas de ce­rea­les, me­la­za de arroz, de ce­ba­da, de maíz, de quí­noa, y otros edul­co­ran­tes na­tu­ra­les co­mo el ama­za­ke, que a di­fe­ren­cia de los men­cio­na­dos arri­ba de­vie­nen de hi­dra­tos de car­bono com­ple­tos, con­di­men­tos na­tu­ra­les, vi­na­gres sin adi­ti­vos de azú­ca­res sim­ples en su ela­bo­ra­ción, co­mo vi­na­gre de arroz, vi­na­gre de ci­rue­las de ume­bos­hi, vi­na­gre de man­za­na. De ma­ne­ra que con es­ta am­plia ga­ma de ali­men­tos, pue­des em­pe­zar tu co­mi­da de­pu­ra­ti­va nu­tri­ti­va y equi­li­bra­da, si res­pon­des a la má­xi­ma “so­mos lo que co­me­mos” es­te equi­li­brio se­rá ver­dad en to­dos los as­pec­tos de tu vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.