El ve­rano y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res

¿Es­tán re­la­cio­na­dos?

Cocina Vegetariana - - Índice - Re­fle­xio­nes de Patricia Res­tre­po

Dua­li­dad Yin y Yang

To­dos las co­sas y to­dos los fe­nó­me­nos en es­te uni­ver­so pue­den ser di­vi­di­das en dos, día y no­che, na­ci­mien­to y muer­te, ca­lor y frío, hom­bre y mu­jer, es­per­ma­to­zoi­de y óvu­lo. Una ca­te­go­ría es más crea­da e in­fluen­cia­da por la fuer­za cen­trí­fu­ga y ex­pan­si­va, ten­den­cia de­no­mi­na­da Yin y a me­nu­do re­pre­sen­ta­da por un trián­gu­lo in­ver­ti­do ( ). La otra ca­te­go­ría com­ple­men­ta­ria, es más crea­da por la fuer­za cen­trí­pe­ta o con­tra­yen­te, de­no­mi­na­da Yang y a me­nu­do re­pre­sen­ta­da por un trián­gu­lo que re­po­sa so­bre su ba­se ( ). Los tér­mi­nos Yin y Yang fue­ron de­sig­na­dos en Ex­tre­mo Orien­te ha­ce mi­les de años, don­de aún se uti­li­zan. Aun­que la ter­mi­no­lo­gía pue­de ser di­fe­ren­te, en to­das las gran­des cul­tu­ras del Es­te, Oes­te, Nor­te, Sur, per­du­ra una pers­pec­ti­va si­mi­lar de la na­tu­ra­le­za y del uni­ver­so. Yin y Yang no son pro­nom­bres pa­ra cier­tas co­sas. Más bien re­pre­sen­tan ten­den­cias re­la­ti­vas, di­ná­mi­ca­men­te com­pa­ra­das, fuer­zas de la na­tu­ra­le­za an­ta­gó­ni­cas com­ple­men­ta­rias so­bre es­te pla­ne­ta tie­rra, las ten­den­cias de Yin y Yang apa­re­cen co­mo las fuer­zas del cie­lo y la tie­rra. Pe­ne­tran­do en for­ma es­pi­ra­loi­de des­de el es­pa­cio in­fi­ni­to ha­cia el cen­tro de la tie­rra, las fuer­zas del cie­lo, in­clu­yen­do los ra­yos cós­mi­cos, la ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, la luz, la ener­gía so­lar y la pre­sión at­mos­fé­ri­ca, se mue­ven de for­ma an­ti ho­ra­ria. Su di­rec­ción es si­mi­lar a la ro­ta­ción te­rres­tre. En Ex­tre­mo Orien­te, es­ta fuer­za más Yang es lla­ma­da TENNO-KI, que sig­ni­fi­ca la ener­gía del cie­lo. La fuer­za de la tie­rra es ge­ne­ra­da en for­ma as­cen­den­te des­de su cen­tro ha­cia el es­pa­cio in­fi­ni­to, y por la ro­ta­ción del pla­ne­ta se mue­ve en sen­ti­do ho­ra­rio (es­tas di­rec­cio­nes son opues­tas en el he­mis­fe­rio Sur). Es­ta fuer­za más Yin, lla­ma­da en Ex­tre­mo Orien­te CHI-NO-KI, sig­ni­fi­ca la ener­gía te­rres­tre. En­tre es­tos dos mo­vi­mien­tos an­ta­gó­ni­cos pe­ro com­ple­men­ta­rios, to­das las co­sas so­bre la tie­rra y el mun­do re­la­ti­vo y en cons­tan­te cam­bio, son crea­das, man­te­ni­das y des­trui­das pa­ra even­tual­men­te re­na­cer en el eterno ci­clo de la vi­da.

En ca­so de tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res

Po­de­mos apli­car la dua­li­dad Yin y Yang pa­ra com­pren­der las cau­sas de cual­quier dis­fun­ción or­gá­ni­ca. La en­fer­me­dad car­dia­ca abar­ca unas cien en­fer­me­da­des clí­ni­cas re­co­no­ci­das. Es­tas, a su vez, se agru­pan en va­rias ca­te­go­rías prin­ci­pa­les se­gún el cri­te­rio de la cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de las en­fer­me­da­des, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ti­pi­fi­car las ta­sas de in­ci­den­cia, mor­ta­li­dad y su­per­vi­ven­cia. Las ca­te­go­rías prin­ci­pa­les in­clu­yen la en­fer­me­dad car­día­ca reu­má­ti­ca, la en­fer­me­dad hi­per­ten­si­va (hi­per­ten­sión y sus com­pli­ca­cio­nes), la en­fer­me­dad car­día­ca is­qué­mi­ca (en­fer­me­dad car­día­ca de­ge­ne­ra­ti­va, in­clu­yen­do in­far­to del mio­car­dio, an­gi­na de pe­cho y en­du­re­ci­mien­to de las ar­te­rias co­ro­na­rias), en­fer­me­dad car­día­ca pul­mo­na­ria, des­ór­de­nes val­vu­la­res, arrit­mias car­día­cas (la­ti­dos y so­plos anor­ma­les), pa­ro car­dia­co, en­fer­me­dad ce­re­bro vas­cu­lar (apo­ple­jía), en­fer­me­dad de las ar­te­rias, ve­nas y de­fec­tos car­día­cos con­gé­ni­tos. Po­de­mos cla­si­fi­car es­tas en­fer­me­da­des se­gún sus sín­to­mas y cau­sas. en tres ca­te­go­rías prin­ci­pa­les: las cau­sa­das por ex­ce­so de Yin, ten­den­cias cen­trí­fu­gas y ex­pan­si­vas; las cau­sa­das por ex­ce­so de Yang, ten­den­cias cen­trí­pe­tas y con­trac­ti­vas; y las cau­sa­das por un con­jun­to de fac­to­res de Yin y Yang en ex­ce­so.

Co­ra­zón ex­pan­di­do

Las cua­li­da­des Yin ex­pan­si­vas com­pren­den la di­la­ta­ción, hin­cha­zón, in­fla­ma­ción, en­san­cha­mien­to, aflo­ja­mien­to y el au­men­to en ve­lo­ci­dad, flu­jo y fre­cuen­cia vi­bra­to­ria. Y las cua­li­da­des Yang, con­trac­ti­vas, in­clu­yen la con­trac­ción, es­tre­cha­mien­to, blo­queo, en­du­re­ci­mien­to y re­duc­ción de la ve­lo­ci­dad de flu­jo y fre­cuen­cia vi­bra­to­ria. Con­si­de­ran­do to­do es­to, po­de­mos con­cluir, fá­cil­men­te, que si se pro­du­ce hin­cha­zón y di­la­ta­ción car­día­ca, y de va­sos san­guí­neos, son de desa­rro­llo y ori­gen Yin, mien­tras que las que in­vo­lu­cran con­trac­ción car­día­ca y va­sos san­guí­neos son, bá­si­ca­men­te, Yang. Con res­pec­to de la san­gre, la di­lu­ción y he­mo­rra­gia son más Yin, mien­tras que el es­pe­sa­mien­to y coa­gu­la­ción son más Yang. Un pul­so rá­pi­do es, ha­bi­tual­men­te, Yin y un pul­so len­to es Yang. Un co­ra­zón ex­pan­di­do, con con­di­ción muy Yin, se pro­du­ce al con­su­mir de­ma­sia­dos lí­qui­dos, en es­pe­cial re­fres­cos y zu­mos de fru­ta (in­sis­ti­mos: en ex­ce­so), fru­ta tro­pi­cal, le­che, al­cohol, ca­fé, es­ti­mu­lan­tes, es­pe­cias, azú­car y de­ma­sia­dos ali­men­tos re­fi­na­dos, ali­men­tos qui­mi­ca­li­za­dos. Es­te ti­po de ali­men­ta­ción ge­ne­ra un co­ra­zón hin­cha­do y pue­de pro­du­cir un pul­so rá­pi­do, irre­gu­lar y agi­ta­do.

Co­ra­zón con­traí­do

Un co­ra­zón con­traí­do, con con­di­ción muy Yang, es el re­sul­ta­do de con­su­mir ali­men­tos de al­to te­nor, en gra­sa sa­tu­ra­da y co­les­te­rol: car­nes, aves, hue­vos, lác­teos, sal co­mún, hor­nea­dos, em­bu­ti­dos. Es­to cau­sa un es­tre­cha­mien­to y un en­du­re­ci­mien­to de las ar­te­rias, y acu­mu­la­ción de de­pó­si­tos de gra­sa blo­quea­dos den­tro y al­re­de­dor del co­ra­zón. Co­mo re­sul­ta­do, el co­ra­zón y las ar­te­rias pier­den su elas­ti­ci­dad y vi­ta­li­dad, y el co­ra­zón tie­ne que tra­ba­jar ex­ce­si­va­men­te pa­ra bom­bear la san­gre a tra­vés de to­do

el cuer­po. La gra­sa y el co­les­te­rol que se acu­mu­lan en las ar­te­rias re­du­cen el pa­so del oxí­geno y de la san­gre al co­ra­zón y al ce­re­bro. Cuan­do el co­ra­zón es­tá de­bi­li­ta­do o so­bre­ac­ti­vo, a me­nu­do el in­tes­tino del­ga­do es­tá im­pe­di­do. Cuan­do el in­tes­tino del­ga­do fun­cio­na bien, ge­ne­ral­men­te los va­sos san­guí­neos fun­cio­nan bien. Las ve­llo­si­da­des en el in­tes­tino del­ga­do, que son co­mo un bos­que de di­mi­nu­tas pro­yec­cio­nes pi­lo­sas, en las cua­les bi­llo­nes de bac­te­rias y vi­rus ab­sor­ben y trans­mu­tan en san­gre a las par­tí­cu­las ali­men­ta­rias de la di­ges­tión de­ben es­tar li­bres de mu­co­si­dad. El con­su­mo de ali­men­tos de ex­tre­mo Yin o ex­tre­mo Yang des­tru­yen es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos y pro­du­cen in­di­ges­tión, una re­duc­ción de la pro­duc­ción de san­gre y, pro­ba­ble­men­te, un des­equi­li­brio en la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos y gló­bu­los blan­cos. Co­mo ocu­rre en el co­ra­zón y en las ar­te­rias, las pa­re­des in­te­rio­res del in­tes­tino del­ga­do pue­den que­dar re­ves­ti­das de mu­co­si­da­des y grasas en­du­re­ci­das y, así, per­der su ha­bi­li­dad na­tu­ral pa­ra con­traer­se y ex­pan­dir­se (pe­ris­ta­les).

Co­ra­zón, hí­ga­do, ri­ño­nes…

Se­gún el clá­si­co de me­di­ci­na in­ter­na del Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, al hí­ga­do se le co­no­ce co­mo el ge­ne­ral del cuer­po que lle­ga­rá a sa­cri­fi­car una par­te de sí mis­mo, si es ne­ce­sa­rio a su co­man­dan­te en je­fe el co­ra­zón y del mi­nis­tro de ener­gía vi­tal bá­si­ca, el in­tes­tino del­ga­do. Los ri­ño­nes y el co­ra­zón tam­bién es­tán re­la­cio­na­dos, aun­que de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal Orien­tal se di­ce que el co­ra­zón y el in­tes­tino del­ga­do son nu­tri­dos por el hí­ga­do y la ve­sí­cu­la bi­liar, y con­tro­la­dos por el ri­ñón y la ve­ji­ga. A su vez, el co­ra­zón y el in­tes­tino del­ga­do for­ta­le­cen el es­tó­ma­go y el ba­zo, y de­bi­li­tan los pul­mo­nes y el in­tes­tino grue­so. La me­di­ci­na con­ven­cio­nal mo­der­na, des­de ha­ce mu­cho tiem­po, re­co­no­ce la re­la­ción co­ra­zón-ri­ñón. Cuan­do los ri­ño­nes es­tán ago­bia­dos por una die­ta al­ta en gra­sa sa­tu­ra­da y sal, no al­can­zan a la­var la san­gre con efi­cien­cia. Y cuan­do los ri­ño­nes se con­traen de­ma­sia­do, la san­gre se acu­mu­la en las ar­te­rías pro­vo­can­do hi­per­ten­sión. De ma­ne­ra que po­de­mos con­cluir que hay una uni­dad y una in­ter­re­la­ción fun­da­men­tal en­tre los di­ver­sos ór­ga­nos. Que las mo­les­tias cir­cu­la­to­rias pue­den es­tar lo­ca­li­za­das en una re­gión del co­ra­zón o en una ar­te­ria re­mo­ta, pe­ro que va a afec­tar al cuer­po de for­ma glo­bal.

El cli­ma y el me­dio am­bien­te

Exis­te tam­bién una re­la­ción di­rec­ta en­tre los ór­ga­nos y el cli­ma o me­dio am­bien­te. Se­gún la teo­ría de las 5 trans­for­ma­cio­nes, el ve­rano co­rres­pon­de al flu­jo fue­go que se ma­ni­fies­ta en ve­rano, o en zo­nas del pla­ne­ta con ener­gía fue­go y al­tas tem­pe­ra­tu­ras. En ca­da es­ta­ción o cam­bio cli­má­ti­co se ma­ni­fies­ta un di­na­mis­mo que se co­rres­pon­de y se in­ter­co­nec­ta con to­do en el pla­ne­ta, es una tra­ma in­vi­si­ble, fi­na y pre­ci­sa que ve­la y ex­pre­sa que to­do lo que vi­ve en la bios­fe­ra ase­ve­ran­do la vi­da en un flu­jo inin­te­rrum­pi­do, por es­to en las an­ti­guas ob­ser­va­cio­nes don­de se ori­gi­nó la me­di­ci­na co­no­ci­da co­mo “la doc­tri­na de las fir­mas”, que es la co­rres­pon­den­cia analó­gi­ca de las ma­ni­fes­ta­cio­nes fí­si­cas de las flo­res, plan­tas y fru­tos de la tie­rra y el agua sir­vie­ron de pres­crip­ción inequí­vo­ca pa­ra sa­nar cuan­do en un ór­gano o cual­quier par­te del or­ga­nis­mo se ha­bía blo­quea­do el pa­so de es­te flu­jo.

Fue­go

Se­gún es­te sis­te­ma, los ór­ga­nos que re­pre­sen­tan la ener­gía fue­go son el co­ra­zón y el in­tes­tino del­ga­do. En Ex­tre­mo Orien­te se de­fi­ne el co­ra­zón con el yo o in­ti­mi­dad del al­ma. Es el lu­gar de con­jun­ción y cho­que de las fuer­zas del cie­lo y de la tie­rra, oca­sio­nan­do la ex­pan­sión y con­trac­ción rít­mi­ca del co­ra­zón que ori­gi­na el la­ti­do. El co­ra­zón es­tá di­vi­di­do en cua­tro pé­ta­los o cá­ma­ras. Las dos re­gio­nes su­pe­rio­res se lla­man atrios y las dos in­fe­rio­res ven­trícu­los. Los atrios son de ta­ma­ño más pe­que­ño que los ven­trícu­los, tie­nen pa­re­des más fi­nas y sir­ven pa­ra re­co­ger la san­gre que re­tor­na del cuer­po o pul­mo­nes. Los ven­trícu­los de ma­yor ta­ma­ño tie­nen pa­re­des más grue­sas y bom­bean la san­gre al res­to del cuer­po y pul­mo­nes. El in­tes­tino del­ga­do en Orien­te re­pre­sen­ta el Ser. El 90% de los nu­trien­tes se ab­sor­ben en el in­tes­tino del­ga­do.

La ali­men­ta­ción y el pa­so de los años

En ge­ne­ral, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res se desa­rro­llan a tra­vés de un pe­rio­do lar­go de años co­mo pro­duc­to de una ali­men­ta­ción ex­tre­ma no equi­li­bra­da, vi­da se­den­ta­ria, es­trés, fal­ta de con­tac­to fí­si­co, re­sen­ti­mien­to y emo­cio­nes no sa­na­das.

De ma­ne­ra que, en la mis­ma pro­por­ción, si mo­di­fi­ca­mos los há­bi­tos ali­men­ti­cios, in­cor­po­ran­do a nues­tra die­ta ce­rea­les in­te­gra­les en grano, le­gum­bres, ver­du­ras eco­ló­gi­cas de es­ta­ción, al­gas ma­ri­nas, fru­tas de es­ta­ción, fer­men­tos na­tu­ra­les, se­mi­llas y fru­tos se­cos, acom­pa­ña­do de ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da, cul­ti­var una ac­ti­tud de gra­ti­tud ha­cia la vi­da, en­trar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y sa­nar cual­quier re­sen­ti­mien­to emo­cio­nal, en­con­trar un es­pa­cio pa­ra la me­di­ta­ción pue­de re­ver­tir, to­tal­men­te, una dis­fun­ción car­dio­vas­cu­lar. Cuan­do es­ta­mos en la épo­ca es­ti­val, evi­tar la co­mi­da que con­ges­tio­na las fun­cio­nes cir­cu­la­to­rias y car­dio­vas­cu­la­res y op­tar por una ali­men­ta­ción cor­dial in­clu­yen­do plan­tas que re­fres­can, se­mi­llas, ce­rea­les y sa­bo­res que to­ni­fi­quen las fun­cio­nes del co­ra­zón, son un pa­sa­por­te a la sa­lud del co­ra­zón.

Paté de maíz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.