Plan­tas me­di­ci­na­les en ca­sa. Oré­gano

Cocina Vegetariana - - Índice -

S iem­pre va bien te­ner a mano al­gu­na ma­ta de oré­gano ( Ori­ga­num vul­ga­re), tan­to si es en el jar­dín co­mo en al­gu­na ma­ce­ta. Ade­más, os pue­de du­rar más de cin­co años tran­qui­la­men­te, si bien des­pués es pre­fe­ri­ble sus­ti­tuir­la por otra nue­va. Co­mo la al­baha­ca, el oré­gano os ayu­da­rá a evi­tar no po­cos in­sec­tos. Por su as­pec­to es una plan­ta que se pue­de con­fun­dir fá­cil­men­te con la me­jo­ra­na, de aro­ma y sa­bor más sua­ve. El oré­gano no pre­sen­ta pro­ble­mas de cul­ti­vo, so­lo su­fi­cien­te sol y agua (co­mo siem­pre, hay que ase­gu­rar­se de que la ma­ce­ta dre­na­rá bien). Con­vie­ne que las ho­jas de la plan­ta se vean sa­lu­da­bles, aún des­pués de pa­sar por el pro­ce­so de se­ca­do; lo me­jor es tra­tar de pro­te­ger­lo de vien­tos fuer­tes o de in­sec­tos que las de­te­rio­ren. Al re­co­lec­tar las ho­jas en ve­rano hay quien re­cor­ta con ti­je­ras un buen tro­zo de ma­ta (a la mi­tad, con flo­res y to­do), ya que des­pués re­bro­ta.

La plan­ta

El oré­gano ( Ori­ga­num vul­ga­re) pro­ce­de de Pa­les­ti­na, fue in­tro­du­ci­do en Eu­ro­pa en el si­glo XVI. En grie­go su nom­bre, ori­ga­num, sig­ni­fi­ca “oros”, mon­te y “ge­nos” bri­llo; es de­cir, el or­na­men­to del mon­te. Es una plan­ta aro­má­ti­ca de 30-60 cm. de al­tu­ra, que tie­ne el as­pec­to de un ar­bus­to pe­que­ño y un tan­to re­chon­cho. Los ta­llos le­ño­sos, de co­lor ro­ji­zo, ve­llu­dos, se ra­mi­fi­can en la par­te su­pe­rior sos­te­nien­do den­sos ra­mi­lle­tes de di­mi­nu­tas flo­res de co­lor ro­sa­do pur­pú­reo. Las ho­jas pe­cio­la­das, ova­las y pun­tia­gu­das, es­tán cu­bier­tas de ve­llo en su ca­ra in­fe­rior, y con­tie­nen fi­nas go­ti­tas de una esen­cia ama­ri­lla aro­má­ti­ca. Es muy re­co­men­da­ble te­ner siem­pre a mano al­gu­na ma­ta de oré­gano en el jar­dín o en al­gu­na ma­ce­ta. Re­sul­ta muy útil por sus cua­li­da­des con­di­men­ta­rias y me­di­ci­na­les. En el jar­dín ade­más apor­ta un in­ten­so y agra­da­ble aro­ma. Flo­re­ce en ve­rano, en­tre ju­lio y se­tiem­bre, y se re­co­lec­ta la plan­ta en­te­ra, al prin­ci­pio de su flo­ra­ción. Sue­le pro­du­cir ho­jas y flo­res du­ran­te 5-6 años. Ne­ce­si­ta bas­tan­te sol y no so­por­ta las he­la­das. El frío ha­ce que sus ho­jas en­ro­jez­can.

Có­mo nos ayu­da

El oré­gano es muy aro­má­ti­co y un tan­to amar­go; si es de bue­na ca­li­dad pue­de lle­gar a en­tu­me­cer la len­gua. Se tra­ta de un tó­ni­co es­to­ma­cal, un es­ti­mu­lan­te bi­liar y un car­mi­na­ti­vo que, ade­más fa­vo­re­ce las eva­cua­cio­nes. Po­see una no­ta­ble ac­ción an­ti­oxi­dan­te y an­ti­mi­cro­bia­na y se es­tán es­tu­dian­do sus vir­tu­des co­mo an­ti­sép­ti­co y an­ti­tu­mo­ral. Com­bi­na­do con el ro­me­ro y el to­mi­llo, el oré­gano for­ma par­te de un efi­caz acei­te an­ti­rreu­má­ti­co.

Ti­sa­na de oré­gano

Pue­de to­mar­se en in­fu­sión (10 a 20 g de plan­ta por li­tro de agua) tres ve­ces al día, des­pués de las co­mi­das. Otra for­ma de pre­pa­rar la ti­sa­na: una cu­cha­ra­di­ta por ta­za de ho­jas y flo­res se­cas tri­tu­ra­das, en in­fu­sión du­ran­te diez mi­nu­tos. Pue­de en­dul­zar­se con miel. En ca­so de laringitis y amig­da­li­tis se acon­se­ja ha­cer fre­cuen­tes gár­ga­ras con in­fu­sión de oré­gano.

En la co­ci­na: ¡oré­gano… pas­ta & piz­za!

Una piz­ca de oré­gano en las en­sa­la­das les da un to­que ex­ce­len­te, pe­ro es so­bre to­do muy fa­mo­so el em­pleo del oré­gano en la co­ci­na ita­lia­na, co­mo con­di­men­to ideal pa­ra pla­tos ela­bo­ra­dos con sal­sa de to­ma­te, co­mo la pas­ta y las piz­zas. Su sa­bor es más in­ten­so que el de la me­jo­ra­na, la plan­ta aro­má­ti­ca con la que pue­de lle­gar a con­fun­dir­se en los jardines, pe­ro no en el sa­bor. Se uti­li­zan las ho­jas, se­cas o fres­cas, nor­mal­men­te tro­cea­das y a ve­ces in­clu­so echan­do las mis­mas flo­res. Si se es­pol­vo­rea por en­ci­ma de ca­da pla­to de­jan en el ai­re to­do su aro­ma. Tam­bién se usa en cal­dos y en la ela­bo­ra­ción de es­to­ma­ca­les.El oré­gano com­bi­na bien con las al­ca­pa­rras, las acei­tu­nas ado­ba­das y con pla­tos pi­can­tes. Y una ra­mi­ta de oré­gano en una bo­te­lla de acei­te o vi­na­gre le trans­mi­te su fra­gan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.